Nuevas Ideas
Comer Beber

EL GATO VERDE
UN BAR DE BARRiO EN LAVAPiÉS

EL GATO VERDE
UN BAR DE BARRiO EN LAVAPiÉS

Imagen
Imagen

   Existe un local en la zona conocida como el alto Lavapiés, donde la clientela se ha ganado el honor de ser parroquia, un término que en la gramática no escrita de los bares madrileños, ensalza la fidelidad y el compromiso de quienes dieron con su hueco delante de una barra. La de El Gato Verde recuperó su aspecto original de acero inoxidable en 2008, tras soportar durante años el peso de al menos siete capas de pintura. El suelo corrió una (buena) suerte parecida. Bajo algunas capas bastante destrozadas, emergió un precioso terrazo original con diseño de los años 60, que había soportado a las mil maravillas el paso de los años y el peso de los asiduos. Respecto al nombre, parece que fueron las paredes completamente verdes de aquel pequeño restaurante de comida ecuatoriana, las que bautizaron sin querer el siguiente proyecto, paciente y selectivo, de Enrique Vaz Oliver (en la ilustración), hostelero y artista.


   En los ambientes musicales, se le conoce por sus apellidos, que han firmado, entre otros muchos trabajos, la banda sonora del espectáculo “Sinergía”, estrenado por la Compañía nueveuno, en el Circo Price de Madrid, pero detrás de la barra de El Gato Verde, suena mejor su nombre de pila. Cuando el local abrió sus puertas en 2008, eran dos socios. Comenzaron apretando el programa para dar cabida a exposiciones y conciertos, ¡cuántos más mejor!, pero enseguida achicaron el ritmo para programar menos y escoger mejor: “Los bares de moda acaban siendo víctimas de su propia prisa. Desde aquí, hemos visto como abrían y cerraban negocios en poco tiempo. El secreto es resistir diferenciándote y haciendo lo que te gusta y, por supuesto, ¡menos Fast Music!”.


   El local, ejemplo de esencia concentrada en un espacio de dimensiones manejables, consta de dos plantas y un escueto sótano, donde el ambiente felino se lleva a los extremos, convirtiendo en tigres y panteras a quienes precisen del uso del servicio. La escalera conduce a un coqueto salón, donde el último hallazgo interesante es un viejo gramófono, comprado en El Rastro, que siempre fue un adorno y resulta que funciona a la perfección, tras una puesta apunto. Con el azar de su lado, llegaba no hace mucho a El Gato Verde, el regalo de una colección de discos de pizarra y baquelita, que se alternarán con la exigente selección de Vaz Oliver. Los cristales del salón superior, decorados con un montón de cuerpos flotantes, recuerdan la primera intervención artística a cargo del creador Doctor Anchoa, carteles de jazz y la reproducción de una litografía de Picasso, cuyo original tiene la fortuna de guardar  Enrique en su propia casa, regalo de su abuela, galerista de arte.


   El Gato Verde tampoco ignora los placeres del gusto. Avalado por sus parroquianos, Enrique puede presumir de su buena selección de cervezas artesanas (desde la apertura del local), que los clientes prefieren a cualquier marca industrial, de unas raciones de deliciosa cecina, abundantes y a buen precio, y de las empanadas chilenas del obrador de Rosi, que también vive y trabaja en Lavapiés: “Más que barrio, nosotros y el negocio de enfrente, El Despertar, aquí desde hace 35 años aunque haya ido cambiando de dueños, hacemos resistencia”… contra la gentrificación, una palabra que a Enrique no le gusta, ni el fenómeno que define, un proceso incómodo que cambia el paisanaje de un barrio con solera, provocando que la moda desplace a los vecinos de toda la vida, ante la carestía de alquileres y precios de servicios.


   Entre sus clientes más antiguos, que es además un gran amigo, se encuentra El Chúngaro, compositor de música balcánica, que organiza eventos cíngaros en diferentes espacios de Madrid, y Vaz Oliver pergeña ahora seriamente crear una tertulia con pescadores que intercambien relatos de sus vidas mientras tejen sus propias moscas, ahí, junto al piano colocado a la izquierda de la barra, sobre el que se apoya una fila de libros, que se transforma según los caprichos de la clientela, y... un Gato... Pintado por mil manos, en forma de cadáver exquisito, y naturalmente en el color de la esperanza...


                                   (De Sol Alonso, el 15 de noviembre de 2016)


Referencias útiles:
EL GATO VERDE
(ver la ilustración)
Calle de la Torrecilla del Leal, 15
28012 Madrid
693 829 897
M Antón Martín / Lavapiés


Horario: de Lunes a Domingo, de 20h hasta las 2h30 de la madrugada.


Para seguir los pasos (re)creativos de EL GATO VERDE, conéctate a su web y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Discoteca, Callejero o Blogosfera]

   Existe un local en la zona conocida como el alto Lavapiés, donde la clientela se ha ganado el honor de ser parroquia, un término que en la gramática no escrita de los bares madrileños, ensalza la fidelidad y el compromiso de quienes dieron con su hueco delante de una barra. La de El Gato Verde recuperó su aspecto original de acero inoxidable en 2008, tras soportar durante años el peso de al menos siete capas de pintura. El suelo corrió una (buena) suerte parecida. Bajo algunas capas bastante destrozadas, emergió un precioso terrazo original con diseño de los años 60, que había soportado a las mil maravillas el paso de los años y el peso de los asiduos. Respecto al nombre, parece que fueron las paredes completamente verdes de aquel pequeño restaurante de comida ecuatoriana, las que bautizaron sin querer el siguiente proyecto, paciente y selectivo, de Enrique Vaz Oliver (en la ilustración), hostelero y artista.


   En los ambientes musicales, se le conoce por sus apellidos, que han firmado, entre otros muchos trabajos, la banda sonora del espectáculo “Sinergía”, estrenado por la Compañía nueveuno, en el Circo Price de Madrid, pero detrás de la barra de El Gato Verde, suena mejor su nombre de pila. Cuando el local abrió sus puertas en 2008, eran dos socios. Comenzaron apretando el programa para dar cabida a exposiciones y conciertos, ¡cuántos más mejor!, pero enseguida achicaron el ritmo para programar menos y escoger mejor: “Los bares de moda acaban siendo víctimas de su propia prisa. Desde aquí, hemos visto como abrían y cerraban negocios en poco tiempo. El secreto es resistir diferenciándote y haciendo lo que te gusta y, por supuesto, ¡menos Fast Music!”.


   El local, ejemplo de esencia concentrada en un espacio de dimensiones manejables, consta de dos plantas y un escueto sótano, donde el ambiente felino se lleva a los extremos, convirtiendo en tigres y panteras a quienes precisen del uso del servicio. La escalera conduce a un coqueto salón, donde el último hallazgo interesante es un viejo gramófono, comprado en El Rastro, que siempre fue un adorno y resulta que funciona a la perfección, tras una puesta apunto. Con el azar de su lado, llegaba no hace mucho a El Gato Verde, el regalo de una colección de discos de pizarra y baquelita, que se alternarán con la exigente selección de Vaz Oliver. Los cristales del salón superior, decorados con un montón de cuerpos flotantes, recuerdan la primera intervención artística a cargo del creador Doctor Anchoa, carteles de jazz y la reproducción de una litografía de Picasso, cuyo original tiene la fortuna de guardar  Enrique en su propia casa, regalo de su abuela, galerista de arte.


   El Gato Verde tampoco ignora los placeres del gusto. Avalado por sus parroquianos, Enrique puede presumir de su buena selección de cervezas artesanas (desde la apertura del local), que los clientes prefieren a cualquier marca industrial, de unas raciones de deliciosa cecina, abundantes y a buen precio, y de las empanadas chilenas del obrador de Rosi, que también vive y trabaja en Lavapiés: “Más que barrio, nosotros y el negocio de enfrente, El Despertar, aquí desde hace 35 años aunque haya ido cambiando de dueños, hacemos resistencia”… contra la gentrificación, una palabra que a Enrique no le gusta, ni el fenómeno que define, un proceso incómodo que cambia el paisanaje de un barrio con solera, provocando que la moda desplace a los vecinos de toda la vida, ante la carestía de alquileres y precios de servicios.


   Entre sus clientes más antiguos, que es además un gran amigo, se encuentra El Chúngaro, compositor de música balcánica, que organiza eventos cíngaros en diferentes espacios de Madrid, y Vaz Oliver pergeña ahora seriamente crear una tertulia con pescadores que intercambien relatos de sus vidas mientras tejen sus propias moscas, ahí, junto al piano colocado a la izquierda de la barra, sobre el que se apoya una fila de libros, que se transforma según los caprichos de la clientela, y... un Gato... Pintado por mil manos, en forma de cadáver exquisito, y naturalmente en el color de la esperanza...


                                   (De Sol Alonso, el 15 de noviembre de 2016)


Referencias útiles:
EL GATO VERDE
(ver la ilustración)
Calle de la Torrecilla del Leal, 15
28012 Madrid
693 829 897
M Antón Martín / Lavapiés


Horario: de Lunes a Domingo, de 20h hasta las 2h30 de la madrugada.


Para seguir los pasos (re)creativos de EL GATO VERDE, conéctate a su web y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Discoteca, Callejero o Blogosfera]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido... 

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos... 

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores... 

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros...

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros... 

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail