Nuevas Ideas
Comer Beber

(Mi PETiT) HOMENAJE A...
ViRGiNiA WOOLF

(Mi PETiT) HOMENAJE A...
ViRGiNiA WOOLF

Imagen
Imagen

   Su historia es la de una artista incomprendida, que a costa de su propia vida dejó un legado único e indispensable, que ha marcado a generaciones de hombres y mujeres. Víctima de una terrible enfermedad, de una sociedad de la que no se sentía parte sino esclava y de una vida que amaba y odiaba por igual, Virgina Woolf acabó suicidándose a los 59 años. Con motivo del 134º aniversario de su nacimiento, hoy Lunes 25 de enero de 2016, (petit) Homenaje a una de las escritoras más importantes en lengua inglesa.


   Cuando Adeline Virginia Stephen nació en el barrio londinense de Kensington, un frío 25 de enero de 1882, ya tenía una hermana por parte de padre, y tres hermanos por parte de madre (frutos de matrimonios anteriores); y otros tres hermanos carnales. Su padre, Sir Leslie Stephen, era un novelista, historiador y ensayista reconocido; y su madre, Julia Prinsep Jackson, nacida en La India, cuya belleza no dejaba indiferente a nadie, era una famosa modelo de pintores prerrafaelistas.


   Aunque no fue a la escuela, la infancia de Virginia fue erudita. Recibió clases particulares de profesores y de su padre en el domicilio familiar donde, día sí día también, pasaban poetas, novelistas, músicos y por supuesto pintores. De hecho, la futura novelista y editora feminista se codearía con eminencias durante toda su vida. Pero si en sus memorias recuerda una infancia feliz, más en St Ives (Cornualles), donde la familia veraneó hasta que ella tuviera 12 años, que en Londres, también se barruntan abusos sexuales por parte de su medio hermano, una teoría hoy muy sostenida por parte de los principales estudiosos de su obra, que ven en la melancolía y ambivalencia sexual de muchos de sus textos y personajes, una metáfora del dolor de su infancia.


   La muerte de su madre en 1895, cuando Virginia tenía 13 años, y la de su padre en 1904, provocaron sus primeros episodios depresivos. Después de ser ingresada por vez primera en 1904, su enfermedad mental, que iba de fuertes crisis nerviosas y ataques de ansiedad a profundas y recurrentes depresiones, la acompañaría toda su vida.


   En 1912, la autora dejó la casa que compartía con su hermana y dos sus hermanos, para casarse con el escritor Leonard Woolf, y abandonó su apellido de soltera para firmarlo todo con el de su marido. Juntos crearon una pequeña editorial para poder publicar algunos cuentos de Virginia, y más adelante, otros proyectos del Grupo de Bloomsbury, un círculo de intelectuales y escritores al que pertenecieron, que despreciaba la moral victoriana, la religión y el realismo en todas sus expresiones artísticas. Defensores del individualismo existencial y el humanismo, sus integrantes eran considerados como el intelectualismo ilustrado de la época. Entre sus integrantes, destacan los nombres del economista y padre de la macroeconomía moderna, John M. Keynes, de la escritora Katherine Mansfield, del filósofo y matemático, Bertrand Russell, y del  filósofo, matemático y lingüista, Ludwig Wittegenstein.


   Aunque la obra de Virginia Woolf se acoge dentro del movimiento conocido como modernismo anglosajón, es innegable que desde su primera novela, Fin de un viaje (1915), a la última, Entre actos (1941), hay una ruptura evidente con el estilo y la temática victoriana, que aún imperaba en la literatura. Poco a poco fue renunciando a los esquemas clásicos de narración y de presentación de personajes, para dejar paso a la dualidad de su estado de ánimo, que pasaba de la euforia a la desesperación de manera recurrente y caótica.


   Se la considera una de las primeras y más importantes autoras de la literatura moderna porque recurrió a un narrador omnisciente para expresar su propio yo. Esa voz narrativa está presente en: Al faro (1927), sin duda su obra más autobiográfica, y novela clave del modernismo por toda la evocación que tiene de la realidad perdida, del melancólico pasado; en Orlando (1928), una carta de amor dirigida a la que fuera por aquel entonces su amante, Vita Sackville West, y que supone un canto a la libertad sexual mediante un estilo brillante, directo y liberador; y en Las Olas (1931), en la que Woolf se vuelve más introspectiva, buscando las claves del pasado de sus personajes para entender su presente y determinar su futuro.


   De sus obras de no ficción, Una habitación propia (1929) es la que más eco ha tenido en las generaciones posteriores, seguramente porque, en ella, aparece una Virginia más contestataria, que reflexiona sobre el papel de la mujer de principios del siglo XX en la literatura como coto reservado para el hombre. Aunque la escritora comprometida no fue nunca una activista del movimiento feminista, en auge durante aquellos años, se la ha considerado uno de sus adalides. Pero, en realidad, Woolf era una anacoreta, entregada a su literatura, sus diarios, sus memorias, cuando su trastorno bipolar se lo permitía. No tuvo tiempo ni fuerza ni ganas de sumarse a ningún movimiento. Solo observaba, y escribía. Así fue su vida y su carrera. Un ir y venir de sí misma, sin poder entregarse, para su desgracia, a otra causa más que la suya.


   Ninguna clase de éxito pudo salvar a Woolf de sí misma. Ni siquiera La señora Dalloway, su cuarta novela, que salió a la venta el 14 de mayo de 1925. Ambientada en la Inglaterra post Gran Guerra, la obra detalla la vida de una mujer victoriana de la clase alta londinense, Clarissa Dalloway, durante una única jornada en la que está preparando una fiesta. Narrativamente cimentada en el estilo “flujo de consciencia” o “monólogo interior”, está construida a través de pequeñas historias, que permiten conocer, mediante los pensamientos de Clarissa y los de otros personajes, cómo era la sociedad de entreguerras. Con claros tintes autobiográficos, la novela fue entendida como una respuesta al Ulises (1922) de Joyce -que Woolf admiraba especialmente-, pero también tiene una lectura claramente autorreferencial, no solo por la insatisfacción existencial de Clarissa, sino también por la demencia suicida de Septimus, un veterano de guerra que se cruza en la vida de la protagonista y crea en ella una gran conmoción.


   Tras la publicación de la novela, la crítica empezó a aplaudirla y valorarla como merecía. Se elogió su originalidad y la peripecia estructural de situar a un único narrador, que va y viene de personaje en personaje, entrando y saliendo de su propio yo y pasando de sus monólogos interiores a la reflexión narrativa. La naturalidad con que está escrito y el éxito de ventas que supuso sobre todo entre el público femenino, hizo que los críticos literarios revisasen sus obras anteriores, y sacasen Al faro de un inmerecido ostracismo.


   Sin embargo, al no poder soportar más sus recaídas, su reclusión forzosa en el campo -era una incondicional de la intensa vida londinense-, y su incapacidad cada vez mayor de escribir con lucidez, Virginia Woolf se suicidó el 28 de marzo de 1941 hundiendo su cuerpo en el río Ouse del condado de Sussex. En su última nota a su marido, escribió: “Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que hago lo mejor que puedo hacer (…). No puedo luchar más (…). Lo he perdido todo excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices de lo que hemos sito tú y yo. V. ”.


   Hoy en día, aplaudida y reconocida, Virgina Woolf fue una mujer abocada a una infelicidad inmerecida, pero que dejó para la posteridad algunos de los mejores y más introspectivos relatos sobre la grandeza del universo femenino.


PD (nº1) biográfica
- Virginia Woolf. La vida por escrito, 
de Irene Chikiar Bauer (Taurus);
- Virginia Woolf, 
de Bernard Gazier (Cicolini);
- Vida de Virginia Woolf, 
de Ramiro Ribeiro Martínez (Eila);
- Virginia Woolf: la escritura de la invisible, 
de Luisa Antolín (Hotel Papel Ediciones SL);
- Virginia Woolf: Guía para jóvenes, 
de Gina Wisker (Loguez Ediciones);
- Virginia Woolf y el Club de Bloomsbury, 
de Marta Pessarrodona (Ara Llibres);
- Poseo mi alma. El secreto de Virgina Woolf. 
de Nadia Fusini (Siruela).


PD (nº2) cinematográfica:
- “Mrs. Dalloway, de Virgina Woolf (1997), de Marleen Gorris, es una adaptación de la novela homónima, protagonizada por Vanessa Redgrave, que estuvo nominada a laConcha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián;


- “¿Quién teme a Virginia Woolf?” (1966), de Mike Nichols. Basada en la obra de teatro homónima, de Edawrd Albee, de 1962, y protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton en uno de los papeles más arrebatados de sus respectivas carreras, se trata de una despiadada película sobre la autodestrucción dentro de la pareja, que alude a una pregunta que evoca directamente a la autora: “¿Quién teme vivir la vida sin falsas ilusiones?”;


- “Las horas (2002), de Stephen Daldry. Basada en la novela homónima de Michael Cunningha, que fue Premio Pulitzer, la historia se construye sobre La señora Dalloway, y cuenta en paralelo la vida de tres mujeres. Una de ellas es la propia Woolf mientras escribía la novela, y las otras dos, personalidades fuertemente influidas por dicha novela. Nicole Kidman ganó el Oscar a la mejor actriz por interpretar a Woolf.

PD (nº3) conmemorativa: Este año, la 26ª Conferencia Anual sobre Virginia Woolf y su legado tendrá lugar en la Leeds Trinity University, del 16 al 19 de junio de 2016. Para saberlo todo del evento, conéctate a la web de WOOLF 2016 (también en Facebook y Twitter).


                                                             (De Belén E., el 25 de enero de 2016)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de ViRGiNiA WOOLF, conéctate en inglés a su Facebook.


[Volver a Mi Petit BibliotecaCallejero o Blogosfera]

   Su historia es la de una artista incomprendida, que a costa de su propia vida dejó un legado único e indispensable, que ha marcado a generaciones de hombres y mujeres. Víctima de una terrible enfermedad, de una sociedad de la que no se sentía parte sino esclava y de una vida que amaba y odiaba por igual, Virgina Woolf acabó suicidándose a los 59 años. Con motivo del 134º aniversario de su nacimiento, hoy Lunes 25 de enero de 2016, (petit) Homenaje a una de las escritoras más importantes en lengua inglesa.


   Cuando Adeline Virginia Stephen nació en el barrio londinense de Kensington, un frío 25 de enero de 1882, ya tenía una hermana por parte de padre, y tres hermanos por parte de madre (frutos de matrimonios anteriores); y otros tres hermanos carnales. Su padre, Sir Leslie Stephen, era un novelista, historiador y ensayista reconocido; y su madre, Julia Prinsep Jackson, nacida en La India, cuya belleza no dejaba indiferente a nadie, era una famosa modelo de pintores prerrafaelistas.


   Aunque no fue a la escuela, la infancia de Virginia fue erudita. Recibió clases particulares de profesores y de su padre en el domicilio familiar donde, día sí día también, pasaban poetas, novelistas, músicos y por supuesto pintores. De hecho, la futura novelista y editora feminista se codearía con eminencias durante toda su vida. Pero si en sus memorias recuerda una infancia feliz, más en St Ives (Cornualles), donde la familia veraneó hasta que ella tuviera 12 años, que en Londres, también se barruntan abusos sexuales por parte de su medio hermano, una teoría hoy muy sostenida por parte de los principales estudiosos de su obra, que ven en la melancolía y ambivalencia sexual de muchos de sus textos y personajes, una metáfora del dolor de su infancia.


   La muerte de su madre en 1895, cuando Virginia tenía 13 años, y la de su padre en 1904, provocaron sus primeros episodios depresivos. Después de ser ingresada por vez primera en 1904, su enfermedad mental, que iba de fuertes crisis nerviosas y ataques de ansiedad a profundas y recurrentes depresiones, la acompañaría toda su vida.


   En 1912, la autora dejó la casa que compartía con su hermana y dos sus hermanos, para casarse con el escritor Leonard Woolf, y abandonó su apellido de soltera para firmarlo todo con el de su marido. Juntos crearon una pequeña editorial para poder publicar algunos cuentos de Virginia, y más adelante, otros proyectos del Grupo de Bloomsbury, un círculo de intelectuales y escritores al que pertenecieron, que despreciaba la moral victoriana, la religión y el realismo en todas sus expresiones artísticas. Defensores del individualismo existencial y el humanismo, sus integrantes eran considerados como el intelectualismo ilustrado de la época. Entre sus integrantes, destacan los nombres del economista y padre de la macroeconomía moderna, John M. Keynes, de la escritora Katherine Mansfield, del filósofo y matemático, Bertrand Russell, y del  filósofo, matemático y lingüista, Ludwig Wittegenstein.


   Aunque la obra de Virginia Woolf se acoge dentro del movimiento conocido como modernismo anglosajón, es innegable que desde su primera novela, Fin de un viaje (1915), a la última, Entre actos (1941), hay una ruptura evidente con el estilo y la temática victoriana, que aún imperaba en la literatura. Poco a poco fue renunciando a los esquemas clásicos de narración y de presentación de personajes, para dejar paso a la dualidad de su estado de ánimo, que pasaba de la euforia a la desesperación de manera recurrente y caótica.


   Se la considera una de las primeras y más importantes autoras de la literatura moderna porque recurrió a un narrador omnisciente para expresar su propio yo. Esa voz narrativa está presente en: Al faro (1927), sin duda su obra más autobiográfica, y novela clave del modernismo por toda la evocación que tiene de la realidad perdida, del melancólico pasado; en Orlando (1928), una carta de amor dirigida a la que fuera por aquel entonces su amante, Vita Sackville West, y que supone un canto a la libertad sexual mediante un estilo brillante, directo y liberador; y en Las Olas (1931), en la que Woolf se vuelve más introspectiva, buscando las claves del pasado de sus personajes para entender su presente y determinar su futuro.


   De sus obras de no ficción, Una habitación propia (1929) es la que más eco ha tenido en las generaciones posteriores, seguramente porque, en ella, aparece una Virginia más contestataria, que reflexiona sobre el papel de la mujer de principios del siglo XX en la literatura como coto reservado para el hombre. Aunque la escritora comprometida no fue nunca una activista del movimiento feminista, en auge durante aquellos años, se la ha considerado uno de sus adalides. Pero, en realidad, Woolf era una anacoreta, entregada a su literatura, sus diarios, sus memorias, cuando su trastorno bipolar se lo permitía. No tuvo tiempo ni fuerza ni ganas de sumarse a ningún movimiento. Solo observaba, y escribía. Así fue su vida y su carrera. Un ir y venir de sí misma, sin poder entregarse, para su desgracia, a otra causa más que la suya.


   Ninguna clase de éxito pudo salvar a Woolf de sí misma. Ni siquiera La señora Dalloway, su cuarta novela, que salió a la venta el 14 de mayo de 1925. Ambientada en la Inglaterra post Gran Guerra, la obra detalla la vida de una mujer victoriana de la clase alta londinense, Clarissa Dalloway, durante una única jornada en la que está preparando una fiesta. Narrativamente cimentada en el estilo “flujo de consciencia” o “monólogo interior”, está construida a través de pequeñas historias, que permiten conocer, mediante los pensamientos de Clarissa y los de otros personajes, cómo era la sociedad de entreguerras. Con claros tintes autobiográficos, la novela fue entendida como una respuesta al Ulises (1922) de Joyce -que Woolf admiraba especialmente-, pero también tiene una lectura claramente autorreferencial, no solo por la insatisfacción existencial de Clarissa, sino también por la demencia suicida de Septimus, un veterano de guerra que se cruza en la vida de la protagonista y crea en ella una gran conmoción.


   Tras la publicación de la novela, la crítica empezó a aplaudirla y valorarla como merecía. Se elogió su originalidad y la peripecia estructural de situar a un único narrador, que va y viene de personaje en personaje, entrando y saliendo de su propio yo y pasando de sus monólogos interiores a la reflexión narrativa. La naturalidad con que está escrito y el éxito de ventas que supuso sobre todo entre el público femenino, hizo que los críticos literarios revisasen sus obras anteriores, y sacasen Al faro de un inmerecido ostracismo.


   Sin embargo, al no poder soportar más sus recaídas, su reclusión forzosa en el campo -era una incondicional de la intensa vida londinense-, y su incapacidad cada vez mayor de escribir con lucidez, Virginia Woolf se suicidó el 28 de marzo de 1941 hundiendo su cuerpo en el río Ouse del condado de Sussex. En su última nota a su marido, escribió: “Siento que voy a enloquecer de nuevo. Creo que no podemos pasar otra vez por una de esas épocas terribles. Y no puedo recuperarme esta vez. Comienzo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que hago lo mejor que puedo hacer (…). No puedo luchar más (…). Lo he perdido todo excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir arruinando tu vida durante más tiempo. No creo que dos personas pudieran ser más felices de lo que hemos sito tú y yo. V. ”.


   Hoy en día, aplaudida y reconocida, Virgina Woolf fue una mujer abocada a una infelicidad inmerecida, pero que dejó para la posteridad algunos de los mejores y más introspectivos relatos sobre la grandeza del universo femenino.


PD (nº1) biográfica
- Virginia Woolf. La vida por escrito, 
de Irene Chikiar Bauer (Taurus);
- Virginia Woolf, 
de Bernard Gazier (Cicolini);
- Vida de Virginia Woolf, 
de Ramiro Ribeiro Martínez (Eila);
- Virginia Woolf: la escritura de la invisible, 
de Luisa Antolín (Hotel Papel Ediciones SL);
- Virginia Woolf: Guía para jóvenes, 
de Gina Wisker (Loguez Ediciones);
- Virginia Woolf y el Club de Bloomsbury, 
de Marta Pessarrodona (Ara Llibres);
- Poseo mi alma. El secreto de Virgina Woolf. 
de Nadia Fusini (Siruela).


PD (nº2) cinematográfica:
- “Mrs. Dalloway, de Virgina Woolf (1997), de Marleen Gorris, es una adaptación de la novela homónima, protagonizada por Vanessa Redgrave, que estuvo nominada a laConcha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián;


- “¿Quién teme a Virginia Woolf?” (1966), de Mike Nichols. Basada en la obra de teatro homónima, de Edawrd Albee, de 1962, y protagonizada por Elizabeth Taylor y Richard Burton en uno de los papeles más arrebatados de sus respectivas carreras, se trata de una despiadada película sobre la autodestrucción dentro de la pareja, que alude a una pregunta que evoca directamente a la autora: “¿Quién teme vivir la vida sin falsas ilusiones?”;


- “Las horas (2002), de Stephen Daldry. Basada en la novela homónima de Michael Cunningha, que fue Premio Pulitzer, la historia se construye sobre La señora Dalloway, y cuenta en paralelo la vida de tres mujeres. Una de ellas es la propia Woolf mientras escribía la novela, y las otras dos, personalidades fuertemente influidas por dicha novela. Nicole Kidman ganó el Oscar a la mejor actriz por interpretar a Woolf.

PD (nº3) conmemorativa: Este año, la 26ª Conferencia Anual sobre Virginia Woolf y su legado tendrá lugar en la Leeds Trinity University, del 16 al 19 de junio de 2016. Para saberlo todo del evento, conéctate a la web de WOOLF 2016 (también en Facebook y Twitter).


                                                             (De Belén E., el 25 de enero de 2016)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de ViRGiNiA WOOLF, conéctate en inglés a su Facebook.


[Volver a Mi Petit BibliotecaCallejero o Blogosfera]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA

Descubre los secretos mejor guardados que se esconden detrás de las fachadas madrileñas...

[Leer más...]

Imagen

2018

(Mi Petit) Homenaje a...  

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(14, 15 y 16 de septiembre de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

CECiL BEATON
(MiTOS DEL SiGLO XX)

Igual que no se entiende el siglo XIX sin los pintores impresionistas, es imposible concebir el siglo XX sin las imágenes de Robert Capa...

[Leer más...]

Imagen

CECiL BEATON
(MiTOS DEL SiGLO XX)

Igual que no se entiende el siglo XIX sin los pintores impresionistas, es imposible concebir el siglo XX sin las imágenes de Robert Capa... 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(27, 28 y 29 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

SALVADOR DALí
(REVOLUCiONARiOS DEL XX)

La historia del siglo XX no sería la misma sin Salvador Dalí. Además de faltar cuadros, joyas y esculturas representativas del movimiento surrealista...

[Leer más...]

Imagen

SALVADOR DALí
(REVOLUCiONARiOS DEL XX)

La historia del siglo XX no sería la misma sin Salvador Dalí. Además de faltar cuadros, joyas y esculturas representativas del movimiento surrealista... 

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en... 

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(20, 21 y 22 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes... 

[Leer más...]

Imagen

PROSTíBULO POÉTiCO
RECiTAR ES SEXY

El verso se hizo carne, o viceversa. En Prostíbulo Poético, se ofrenda sensualidad, placer y excitación a cambio de dinero, pero el trueque...

[Leer más...]

Imagen

PROSTíBULO POÉTiCO
RECiTAR ES SEXY

El verso se hizo carne, o viceversa. En Prostíbulo Poético, se ofrenda sensualidad, placer y excitación a cambio de dinero, pero el trueque...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(13, 14 y 15 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

RAFAEL DE LA HOZ (ARDERiUS)
(MAESTROS MODERNOS EN EL COAM)

Hoy, Martes 10 de julio de 2018, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid dedicará, dentro de su ciclo Maestros Modernos, una conferencia...

[Leer más...]

Imagen

RAFAEL DE LA HOZ (ARDERiUS)
(MAESTROS MODERNOS EN EL COAM)

Hoy, Martes 10 de julio de 2018, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid dedicará, dentro de su ciclo Maestros Modernos, una conferencia... 

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(06, 07 y 08 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail