Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT VERANO (nº21):
LOS SOUVENiRS

Mi PETiT VERANO (nº21):
LOS SOUVENiRS

Imagen
Imagen

   Si nos fiáramos de los Souvenirs (“recuerdos” en francés) que se pueden encontrar en cualquier ruta turística que se precie, las calles de España estarían plagadas de mujeres vestidas de flamenco, los toros pastarían en el asfalto y la paella rebosaría a diario en las ollas de todas las casa; en México, todos los hombres llevarían un sombrero ancho de paja o de fieltro, con costuras doradas; en Rusia, las matrioskas beberían vodka; y la Torre Eiffel sería el único monumento histórico de Francia. Entonces, estos ¿fieles? pedacitos de memoria -pensados para turistas y ninguneados por los autóctonos- son el reflejo ¿del momento social, cultural y también político en el que se crearon o de la imagen que tienen los viajeros del país que visitan?  Crónica sentimental de ¿la cultura popular?


   Para entender nuestros clásicos patrios, es necesario darnos una vuelta por la historia de los souvenirs, que nacieron con el primer intercambio de culturas. Por aquel entonces, cualquier presente u objeto nunca visto, que llamara la atención del foráneo, se convertía -en caso de superar el camino de regreso-, en trofeo como se explica en la Odisea, que narra las aventuras de Ulises durante su viaje de vuelta a casa tras la guerra de Troya. En su gran poema épico, Homero describe cómo el héroe mítico va recopilando recuerdos allá por donde pasaba. Tiempo después, en el siglo I d.C., los romanos -que por algo tienen fama de listos- dieron un paso más comercializándolos, y parece que fue un tal Gaius Valerius Verdullus, ceramista de profesión, el que arrasó con sus vasas potorias, unos vasos adornados con dibujos eróticos, que después de beber en ellos, quedaban fantásticos como elemento decorativo en las domus romanas de todo el imperio.


   En nuestro país, se sabe que, a principios del siglo XIX, muchos de los visitantes regresaban a su país con exceso de equipaje. En tierras andaluzas, por ejemplo, el aristócrata e hispanista inglés Richard Ford (1796-1858) quiso llevar un detalle a su esposa Harriet y compró unas zapatillas hechas a medida por el zapatero sevillano José Pérez; Prosper Mérimée (1803-1870) -el autor de “Carmen”, la famosa ópera que todos conocemos- encargó a la duquesa de Montijo mantillas típicas para sus amigas parisinas; el poeta Théophile Gautier (1811-1872) adquirió una torera de terciopelo azul con hilo de oro de Granada; y el novelista italiano Edmundo de Amicis (1846-1908) eligió una navaja cordobesa cuyo primer uso fue protegerle de los bandoleros y una vez pasado el peligro, se transformó en un souvenir de lo  más kitsch.


   Durante el siglo XIX, el turismo fue creciendo a medida que lo hizo la costumbre de viajar. De los primeros y atrevidos aventureros con destinos y souvenirs de lo más exóticos, se pasó al boom turístico como consecuencia directa del éxito del ferrocarril y del barco de vapor, que permitieron hacer kilómetros no solo a los más intrépidos y adinerados sino también al pueblo llano, aumentando así el número de pasajeros y, por tanto, de recuerdos. Hasta aquí nada de tiendas especializadas ni manufacturas de serie, los souvenirs seguían siendo auténticos testimonios de unos periplos únicos, que congelaban en la mente un momento, una experiencia o una sensación. Pero, a finales del XIX, con las exposiciones universales de Nueva York, Londres y París, los artesanos y comerciantes vieron el negocio y nacieron por doquier tiendas plagadas de unos recuerdos que aliviaron el compromiso de llevar un detalle y que, hoy en día, provocan estupor entre muchos amigos que prefieren que nadie se acuerde de ellos en las tournées ajenas.


   En el siglo XX, la masificación y globalización de todo, de los viajes, de los recuerdos, de las comercios donde encontrarlos y, sobre todo, del consumo, ha borrado su romántico propósito original para convertirlos en puro marketing, y hoy en día no hay prenda, objeto o idea, por absurda o extraña que parezca, que no sea susceptible de convertirse en souvenir: monedas, postales, vajilla de todo tipo, llaveros, delantales, paraguas, dedales, gorras, camisetas, piezas inservibles perfectamente estampadas- y espantadas- y miniaturas de monumentos que muchas veces ni tan si quiera se visitan.  Es más, la industria del souvenir ha influido hasta en la moda, llevando el traje regional -relegado a ocasiones especiales- a hacer su aparición estelar ante el turista como si fuésemos a comprar el pan o a trabajar vestidos de goyescos en Madrid, o con falda y gaita bajo el brazo en Dublín. Una imagen distorsionada que se aguanta con resignación ya que el turismo constituye una importante fuente de ingreso en todas las economías del mundo.


   Excepto los auténticos viajeros, que intentan mezclarse con los autóctonos para conocer la realidad de lugar que visitan, el capitalismo a ultranza ha convertido el folclore en un cebo turístico, explotado hasta quitarle el sentido. De lo artesano se ha pasado a lo industrial, y de lo genuino a un producto de serie made in China, sea el recuerdo de donde sea. El turista  de hoy en día se define por su compra. Muchas veces lo hace como acuse de recibo o comprobante indiscutible de “yo estuve aquí” para plantárselo en la cara y, luego, en la puerta de la nevera de un amigo, o para quedar bien con todo el mundo. Y, a las malas, para los que más apuran, los aeropuertos también ofrecen un popurrí de culturas, que casi podría ahorrarles una vuelta al mundo.


   Entonces, ¡ojito con los imanes! A ver si después de tanto viaje estos pequeños campos electromagnéticos van a dejarnos sin tarjetas de crédito y el recuerdo va a ser imborrable, pero por acabar sin dinero y atrapado en algún lugar perdido.


PD (nº1) cómica: Ya se sabe, si el vídeo mató a la estrella de la radio, los televisores planos han hecho lo propio con la flamenca de toda la vida. Nadie ha encontrado aún un sitio mejor para este souvenir que ahora lucha contra las leyes de la gravedad.


PD (nº2)  anecdótica: En el mundo souvenir, todo cabe: desde una bola de cristal con nieve artificial, que encierra un paisaje de las Bahamas, a las cabinas telefónicas de Londres teñidas de cualquier color menos el rojo o abanicos e imanes con forma de chancla en Laponia.


PD (nº3) histórica: La Estatua de la Libertad es el souvenir más consumido del mundo. Un objeto ideado para transmitir un alentador mensaje y llevarse en el bolsillo el sueño americano.


PD (nº4) curiosa: El dinero de los souvenir es, en su mayoría, un dinero tirado. Los agasajados suelen considerar el regalo como algo inútil, hortera e incluso molesto. Ante estas reacciones, y hace ya 3 años, los alcaldes de Pisa, Florencia y Siena se unieron para luchar contra los recuerdos de mal gusto. El detonante fue un calzoncillo con la torre de Pisa impresa en la parte delantera, aunque ya tenían motivos suficientes con los delantales que lucían el torso desnudo del David de Miguel Ángel. Contra las ofensas a la cultura y a la religión, pudieron batallar, pero se quedaron sin argumentos y, sobre todo, sin ley que les apoyara a la hora de decidir qué es y qué no de buen gusto.


PD (nº5) estratégica: Detrás de los souvenirs, hay auténticas campañas de marketing, pensadas hasta el más mínimo detalle como, por ejemplo, la reciente coronación de Felipe VI, que puso en marcha la máquina de hacer dinero produciendo miles de chapas, camisetas y demás utensilios ¿imprescindibles en la vida diaria? para llegar a tiempo y hacer el agosto en junio.


PD (nº6) salvadora: Menos mal que, entre tanto feísmo, han surgido nuevas tiendas, que rechazan el concepto de “souvenir” ofreciendo piezas de diseño con sentido común, espíritu y/o glamour, como Madrid al Cubo (Calle de la Cruz, 35; M Tirso de Molina / Sol).


                                     (De Lidia Martín, el 28 de agosto de 2014)


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

   Si nos fiáramos de los Souvenirs (“recuerdos” en francés) que se pueden encontrar en cualquier ruta turística que se precie, las calles de España estarían plagadas de mujeres vestidas de flamenco, los toros pastarían en el asfalto y la paella rebosaría a diario en las ollas de todas las casa; en México, todos los hombres llevarían un sombrero ancho de paja o de fieltro, con costuras doradas; en Rusia, las matrioskas beberían vodka; y la Torre Eiffel sería el único monumento histórico de Francia. Entonces, estos ¿fieles? pedacitos de memoria -pensados para turistas y ninguneados por los autóctonos- son el reflejo ¿del momento social, cultural y también político en el que se crearon o de la imagen que tienen los viajeros del país que visitan?  Crónica sentimental de ¿la cultura popular?


   Para entender nuestros clásicos patrios, es necesario darnos una vuelta por la historia de los souvenirs, que nacieron con el primer intercambio de culturas. Por aquel entonces, cualquier presente u objeto nunca visto, que llamara la atención del foráneo, se convertía -en caso de superar el camino de regreso-, en trofeo como se explica en la Odisea, que narra las aventuras de Ulises durante su viaje de vuelta a casa tras la guerra de Troya. En su gran poema épico, Homero describe cómo el héroe mítico va recopilando recuerdos allá por donde pasaba. Tiempo después, en el siglo I d.C., los romanos -que por algo tienen fama de listos- dieron un paso más comercializándolos, y parece que fue un tal Gaius Valerius Verdullus, ceramista de profesión, el que arrasó con sus vasas potorias, unos vasos adornados con dibujos eróticos, que después de beber en ellos, quedaban fantásticos como elemento decorativo en las domus romanas de todo el imperio.


   En nuestro país, se sabe que, a principios del siglo XIX, muchos de los visitantes regresaban a su país con exceso de equipaje. En tierras andaluzas, por ejemplo, el aristócrata e hispanista inglés Richard Ford (1796-1858) quiso llevar un detalle a su esposa Harriet y compró unas zapatillas hechas a medida por el zapatero sevillano José Pérez; Prosper Mérimée (1803-1870) -el autor de “Carmen”, la famosa ópera que todos conocemos- encargó a la duquesa de Montijo mantillas típicas para sus amigas parisinas; el poeta Théophile Gautier (1811-1872) adquirió una torera de terciopelo azul con hilo de oro de Granada; y el novelista italiano Edmundo de Amicis (1846-1908) eligió una navaja cordobesa cuyo primer uso fue protegerle de los bandoleros y una vez pasado el peligro, se transformó en un souvenir de lo  más kitsch.


   Durante el siglo XIX, el turismo fue creciendo a medida que lo hizo la costumbre de viajar. De los primeros y atrevidos aventureros con destinos y souvenirs de lo más exóticos, se pasó al boom turístico como consecuencia directa del éxito del ferrocarril y del barco de vapor, que permitieron hacer kilómetros no solo a los más intrépidos y adinerados sino también al pueblo llano, aumentando así el número de pasajeros y, por tanto, de recuerdos. Hasta aquí nada de tiendas especializadas ni manufacturas de serie, los souvenirs seguían siendo auténticos testimonios de unos periplos únicos, que congelaban en la mente un momento, una experiencia o una sensación. Pero, a finales del XIX, con las exposiciones universales de Nueva York, Londres y París, los artesanos y comerciantes vieron el negocio y nacieron por doquier tiendas plagadas de unos recuerdos que aliviaron el compromiso de llevar un detalle y que, hoy en día, provocan estupor entre muchos amigos que prefieren que nadie se acuerde de ellos en las tournées ajenas.


   En el siglo XX, la masificación y globalización de todo, de los viajes, de los recuerdos, de las comercios donde encontrarlos y, sobre todo, del consumo, ha borrado su romántico propósito original para convertirlos en puro marketing, y hoy en día no hay prenda, objeto o idea, por absurda o extraña que parezca, que no sea susceptible de convertirse en souvenir: monedas, postales, vajilla de todo tipo, llaveros, delantales, paraguas, dedales, gorras, camisetas, piezas inservibles perfectamente estampadas- y espantadas- y miniaturas de monumentos que muchas veces ni tan si quiera se visitan.  Es más, la industria del souvenir ha influido hasta en la moda, llevando el traje regional -relegado a ocasiones especiales- a hacer su aparición estelar ante el turista como si fuésemos a comprar el pan o a trabajar vestidos de goyescos en Madrid, o con falda y gaita bajo el brazo en Dublín. Una imagen distorsionada que se aguanta con resignación ya que el turismo constituye una importante fuente de ingreso en todas las economías del mundo.


   Excepto los auténticos viajeros, que intentan mezclarse con los autóctonos para conocer la realidad de lugar que visitan, el capitalismo a ultranza ha convertido el folclore en un cebo turístico, explotado hasta quitarle el sentido. De lo artesano se ha pasado a lo industrial, y de lo genuino a un producto de serie made in China, sea el recuerdo de donde sea. El turista  de hoy en día se define por su compra. Muchas veces lo hace como acuse de recibo o comprobante indiscutible de “yo estuve aquí” para plantárselo en la cara y, luego, en la puerta de la nevera de un amigo, o para quedar bien con todo el mundo. Y, a las malas, para los que más apuran, los aeropuertos también ofrecen un popurrí de culturas, que casi podría ahorrarles una vuelta al mundo.


   Entonces, ¡ojito con los imanes! A ver si después de tanto viaje estos pequeños campos electromagnéticos van a dejarnos sin tarjetas de crédito y el recuerdo va a ser imborrable, pero por acabar sin dinero y atrapado en algún lugar perdido.


PD (nº1) cómica: Ya se sabe, si el vídeo mató a la estrella de la radio, los televisores planos han hecho lo propio con la flamenca de toda la vida. Nadie ha encontrado aún un sitio mejor para este souvenir que ahora lucha contra las leyes de la gravedad.


PD (nº2)  anecdótica: En el mundo souvenir, todo cabe: desde una bola de cristal con nieve artificial, que encierra un paisaje de las Bahamas, a las cabinas telefónicas de Londres teñidas de cualquier color menos el rojo o abanicos e imanes con forma de chancla en Laponia.


PD (nº3) histórica: La Estatua de la Libertad es el souvenir más consumido del mundo. Un objeto ideado para transmitir un alentador mensaje y llevarse en el bolsillo el sueño americano.


PD (nº4) curiosa: El dinero de los souvenir es, en su mayoría, un dinero tirado. Los agasajados suelen considerar el regalo como algo inútil, hortera e incluso molesto. Ante estas reacciones, y hace ya 3 años, los alcaldes de Pisa, Florencia y Siena se unieron para luchar contra los recuerdos de mal gusto. El detonante fue un calzoncillo con la torre de Pisa impresa en la parte delantera, aunque ya tenían motivos suficientes con los delantales que lucían el torso desnudo del David de Miguel Ángel. Contra las ofensas a la cultura y a la religión, pudieron batallar, pero se quedaron sin argumentos y, sobre todo, sin ley que les apoyara a la hora de decidir qué es y qué no de buen gusto.


PD (nº5) estratégica: Detrás de los souvenirs, hay auténticas campañas de marketing, pensadas hasta el más mínimo detalle como, por ejemplo, la reciente coronación de Felipe VI, que puso en marcha la máquina de hacer dinero produciendo miles de chapas, camisetas y demás utensilios ¿imprescindibles en la vida diaria? para llegar a tiempo y hacer el agosto en junio.


PD (nº6) salvadora: Menos mal que, entre tanto feísmo, han surgido nuevas tiendas, que rechazan el concepto de “souvenir” ofreciendo piezas de diseño con sentido común, espíritu y/o glamour, como Madrid al Cubo (Calle de la Cruz, 35; M Tirso de Molina / Sol).


                                     (De Lidia Martín, el 28 de agosto de 2014)


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

Imagen

SiLLAS DESCARRiADAS
O LA ONG DE LAS SiLLAS SiN TECHO

¿Una ONG de sillas? ¿Una clínica de rehabilitación? ¿Un órdago a la obsolescencia programada?...

[Leer más...]

Imagen

SiLLAS DESCARRiADAS
O LA ONG DE LAS SiLLAS SiN TECHO

¿Una ONG de sillas? ¿Una clínica de rehabilitación? ¿Un órdago a la obsolescencia programada?...

[Leer más...]

Imagen

LA RECOVA
LA "RETROALMONEDA" ViNTAGE

Un Seat 600 del 72 asoma el morro al fondo de la tienda, en pleno Rastro. Es la seña de identidad del local de...

[Leer más...]

Imagen

LA RECOVA
LA "RETROALMONEDA" ViNTAGE

Un Seat 600 del 72 asoma el morro al fondo de la tienda, en pleno Rastro. Es la seña de identidad del local de...

[Leer más...]

Imagen

EL BARRiO DE LAS LETRAS:
DE LAS HUERTAS A DECOR-ACCiÓN

La Puerta del Sol, pasando por la Carrera de San Jerónimo, hasta la Plaza de las Cortes, el Paseo del Prado; y la calle de Atocha hasta...

[Leer más...]

Imagen

CASA DECOR 2014
COLOR, ALEGRíA Y MUCHO ARTE

Cuando, en 1985, Mercedes Malbrán de Campos propuso a 36 decoradores argentinos el desafío de ambientar una antigua casona...

[Leer más...]

Imagen

CASA DECOR 2014
COLOR, ALEGRíA Y MUCHO ARTE

Cuando, en 1985, Mercedes Malbrán de Campos propuso a 36 decoradores argentinos el desafío de ambientar una antigua casona...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO: EL JARDíN DEL ÁNGEL

Es un oasis en el centro de Madrid donde los cuerpos celestes bien podrían deambular y perderse, un lugar exquisito y bello en...

[Leer más...]

Imagen

TRiiTME: ONCE UPON DESiGN...

Cada casa revela la personalidad de quien la habita. A través de sus muebles, conoceremos las apreciaciones estéticas de su propietario...

[Leer más...]

Imagen

TRiiTME: ONCE UPON DESiGN...

Cada casa revela la personalidad de quien la habita. A través de sus muebles, conoceremos las apreciaciones estéticas de su propietario...

[Leer más...]

Imagen

LOVELY RETRO:
DECO, ROPA & LOLLiPOP

¿Sabes cuál es la diferencia entre lo vintage (un estilo muy en boga y en boca de todo el mundo, hoy en día) y lo retro?... 

[Leer más...]

Imagen

DíAS EUROPEOS DE ARTESANíA

Durante 3 días consecutivos, la Artesanía se volverá a convertir, como cada mes de abril (¿aguas mil?), en la protagonista...

[Leer más...]

Imagen

SiNGULARES MAG,
TALLERES CLANDESTiNOS Y POP UP ¿SECRETA?

Siempre albergó la idea de crear una publicación, al más puro estilo neoyorquino, en la que apareciesen casas que hablan...

[Leer más...]

Imagen

TU PETiT HOUSE 3.0 by WE ARE BUiLDERS

“Se busca compañero de piso, en una vivienda de 190 metros cuadrados, 5 dormitorios, 3 baños, tarima de madera, 2 terrazas, una... 

[Leer más...]

Imagen

TU PETiT HOUSE 3.0 by WE ARE BUiLDERS

“Se busca compañero de piso, en una vivienda de 190 metros cuadrados, 5 dormitorios, 3 baños, tarima de madera, 2 terrazas, una...

[Leer más...]

Imagen

EL MERCADO DE MOTORES
¡SÚBETE AL TREN!

Comenzó el primer fin de semana de un mes de otoño de 2012 mientras las hojas se caían de los árboles. Ubicados, por aquel...

[Leer más...]

Imagen

EL MERCADO DE MOTORES
¡SÚBETE AL TREN!

Comenzó el primer fin de semana de un mes de otoño de 2012 mientras las hojas se caían de los árboles. Ubicados, por aquel...

[Leer más...]

Imagen

MADRiD AL CUBO

¿Cuántas veces has viajado y has optado por no llevar nada a amigos y/o familiares porque todos los souvenirs que veías te ponían...

[Leer más...]

Imagen

MUEBLES, LÁMPARAS... ¡¡¡DECORAAACCiÓN!!!

Por cuarto año consecutivo, DecorAcción invadirá las calles, los hoteles, los restaurantes, las fachadas y las galerías de arte del Barrio de Las...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA DE CASA DECOR

Sin nombre oficial, pero con una historia especial, el moderno edificio circular de hormigón y granito gris, con ventanas geométricas...

[Leer más...]

Imagen

VíCTiMAS DEL CELULOiDE

Coincidiréis conmigo en que hacer un regalo que sorprenda por su humor, sutilidad, inteligencia o buen gusto no es nada fácil...

[Leer más...]

Imagen

MAiSON ARTiST,
TU GALERíA DE DECORACiÓN

Natalia Núñez Zabala me parece todo un ejemplo de mujer emprendedora y me gustaría aprovechar estas líneas para contaros su historia...

[Leer más...]

Imagen

EL MADRiD DE E. (nº6): MAiSON ARTiST, TU GALERíA DE DECORACiÓN

Natalia Núñez Zabala me parece todo un ejemplo de mujer emprendedora y me gustaría aprovechar estas líneas para contaros su historia. Nació en...

[Leer más...]

Imagen

VUELVEN LAS REiNAS DE LiViNG iNTERNATiONAL PARA REYES

Como no puedes cambiar de casa todos los días, Living International se convertirá, si no lo es ya, en tu nueva tienda efímera de decoración que abre sus maletas, perdón, sus...

[Leer más...]

Imagen

THE APARTMENT COMPARTiDO

De buenas a primeras, debo admitir que la primera vez que oí hablar de The Apartment, pensé en la mítica comedia, 5 veces oscarizada, de Billy Wilder con Jack Lemmon y Shirley MacLaine...

[Leer más...]

Imagen

EL TARRO DE iDEAS (DE GEMA)

Un mes después de inaugurar, con mucha ilusión, su blog “El Tarro de ideas” y de alimentarlo con dedicación, Gema Casado se estrena, el 20 de noviembre de 2011, en Facebook publicando una foto...

[Leer más...]

Imagen

UN, DOS, TREXA & THE WOMEN STATiON:
¿CASUALiDAD O DESTiNO?

Trexa Aguado (a la izquierda), interiorista de profesión y enamorada de la vida por afición, se vino a Madrid por amor. Con la cabeza llena de ideas y la barriguita de buenas noticias...

[Leer más...]

Imagen

DOS GARDENiAS PARA... SALLY

Hace exactamente 10 años que Sally Lerma Hambleton decidió cambiar de vida para dedicarse a su pasión. En noviembre de 2002, después de seguir un curso iniciático...

[Leer más...]

Imagen

MADRiD iN LOVE: POP UP STORE & MORE

Mientras que, en el viejo Continente, todo el mundo pensaba que la Pop-Up era el nombre de un nuevo estilo musical o de una discoteca de moda, este concepto arrasaba en Nueva York...

[Leer más...]

Imagen

EL PATiO ENCANTADO DE FEDERiCA (& CO)

Después de estudiar Escritura Creativa, en Nueva York, y Literatura Comparada, en París, Federica Barbaranelli tenía todas las papeletas para ser escritora... Pero la vida da muchas vueltas...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail