Nuevas Ideas
Comer Beber

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
¡FELiZ DíA MUNDiAL DE LAS ABEJAS!

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
¡FELiZ DíA MUNDiAL DE LAS ABEJAS!

Imagen
Imagen

   Asiduos de las piscinas y jardines con sus imprescindibles flores, estos antófilos despiertan sentimientos encontrados entre el ruido de sus casi 12.000 batidas de ala por minuto y su picadura. Sin embargo, su función polinizadora, que mantiene el ciclo de la vida, es tan fundamental para el medio ambiente que los expertos aseguran que su desaparición provocaría una crisis alimentaria y económica de tal nivel que incluso los hay que hablan del fin del mundo. Mañana, Sábado 20 de mayo de 2017, se celebrará en todo el planeta el Día Mundial de las Abejas. Crónica sentimental de un insecto que nos da miel, polen, jalea real, propóleo, cera e incluso veneno como remedio natural, entre viaje a viaje y lametazo a lametazo, logrando que la naturaleza dé paso al veranito.


   Presentes en todos los continentes, excepto en la Antártida, con sus seis patas, dos ojos, dos alas, una bolsa de néctar y un estómago, pertenecen a la superfamilia Apoidea, que abarca especies solitarias, semisociales y eusociales (el nivel más alto de organización social que se da en ciertos animales). De tatarabuelos tan insignes como las avispas, las abejas que eran depredadoras, tal vez cataron el polen de alguna de sus víctimas y su dulzor les convirtió al “veganismo”. Los antiguos las tenían ya en tan alta estima que los egipcios llamaban “oro líquido” a su miel, y Cleopatra las usaba como ingrediente indispensable de su juguete sexual, fabricado con una calabaza hueca rellena de abejas vivitas y coleando, o más bien zumbando, pues era esta vibración el secreto de su éxitooo... ohoh...


   Placeres aparte, incluso Darwin tiró de ellas para explicar su teoría de la evolución y dar sentido al origen de las especies hablando del instinto y eligiéndolas como ejemplo por su capacidad para organizarse y construir esas celdas hexagonales, dignas del mejor de los arquitectos. Y aunque se desconoce a cuándo se remonta su existencia, se sabe que el fósil más antiguo de una de ellas fue hallado en ámbar en Birmania y tiene unos 100 millones de años.


   Siglos y siglos después, sus sucesoras dan la bienvenida al calor con la colmena en su máximo apogeo, rebosantes de crías y de miel, y son precisamente estas recolectoras, las de la especie Apis mellifera, las más conocidas y las que dejan a todos atónitos con su comportamiento social. Dicen que fue en 1758 cuando el científico y botánico sueco Carlos Linneo -para muchos el padre de la taxonomía- clasificó a la abeja de miel con el nombre latín de “mellifera”, que significa portadora de miel, hasta que observó que lo que transportaba no era tal manjar, sino el néctar que luego con sus enzimas transformaría en miel, pero para entonces, ya era demasiado tarde y se quedó con su nombre de bautizo.


   Gracias a su larga lengua, estas abejas de miel se alimentan del dulce néctar y del polen que, generosas y coloridas, las flores les ofrecen a su paso. Del primero sacan toda la energía que necesitan y del segundo, el alimento para sus crías, las larvas, excepto una, la elegida como nueva reina, que será engordada con jalea real. Cada colonia tiene un olor único para identificar a sus miembros, y en el interior de la colmena las tareas están perfectamente repartidas. Mientras las hembras limpian, recolectan y cuidan de las crías, los zánganos hacen honor a su nombre y se dedican únicamente a fecundar a la reina, aunque en ello se les vaya la vida porque mueren al fecundar.


   En cuanto a la abeja reina se aparea sólo durante 1 ó 2 días, y almacena el esperma para lo que le queda de vida, en la que puede llegar a poner hasta 2.500 huevos por día siendo el verano su gran época. De estos huevos,  los no fertilizados serán los machos o zánganos, y los fertilizados, las hembras, que con tal ardua tarea por delante son las que portan un aguijón para protegerse, aunque al clavarlo suele morir desgarrada.


   Son estas hembras las que, de flor en flor y mientras se alimentan, dejan caer el polen de los estambres al estigma de las flores donde germina, dando vida en el más amplio sentido de la palabra. De hecho, el pelo que las cubre, a diferencia de las avispas, tiene su función, pues en él se queda pegado el polen ayudando en una tarea vital para nuestra alimentación y la de nuestro ganado, y por tanto para la biodiversidad y el clima. Polen, néctar o propóleo son sus objetivos y para cada carga necesitan una media de 1.500 flores, así que haciendo cálculos, con unas 50.000 recolectoras por colmena, estamos hablando de miles de millones de flores durante la floración, y de unos 60.000 viajes para lograr un kilo de polen, ya que cada abeja de miel logrará recolectar en su mes de vida, apenas una doceava parte de una cucharadita de miel.


   De ellas depende cerca del 85% de los cultivos comerciales, y la Unión Europea calcula que su aporte a la economía podría superar los 6.500 millones de euros; por lo que lanzó la petición del Día Internacional de las Abejas como una de las muchas iniciativas que reivindican su función, entre las que también destaca la campaña #SOSAbejas de Greenpeace.


   No es de extrañar que con tanto que nos dan, su influencia en nuestra cultura vaya desde lo más superficial como el peinado colmena hasta la mítica “luna de miel”, que –dicen- se remonta a la antigua Babilonia cuando el padre de la novia entregaba al pretendiente cerveza de miel para la felicidad y fertilidad de su noche de casados; pasando por el veneno de su aguijón como ingrediente de remedios homeopáticos o para luchar contra el envejecimiento; y la cera que la reina Isabel I ya usaba para fabricar su carmín o la que utilizaban en la Edad Media para sellar las grandes misivas.


   Entonces, la próxima vez que oigas su zumbido, ¡no la espantes y dale las gracias! recordando las palabras que dijo el mismísimo Albert Einstein: “La vida sin abejas sería un auténtico desastre”.


PD (nº1) cómic-a: También el mundo del cómic ha dado protagonismo a las abejas, que como súper héroes o súper villanos han llenado páginas y páginas por igual. Desde la gran editorial Marvel con la buena de Wasp y el malo entre los malos Swarm; pasando por su gran competidora DC comics, con Red Bee, Insect Queen y Queen bee; o Havery comics con Bee Man, que debía ingerir miel continuamente para no perder su poder.


PD (nº2) animada: Más allá de la archifamosa Abeja Maya, hay otras zumbonas no tan conocidas, pero que merecen un recuerdo, como las que hacían segregar a Winni the Pooh o la actual serie de dibujos animados “Buzzbee”, la italiana abeja Giulia, la japonesa Hutch o la película “Bee Movie”, muy criticada entre los apicultores y amantes de dicho animal.


PD (nº3) literaria: El título por excelencia que nos remite a nuestros protagonistas es La Colmena, de Camilo José Cela. Un retrato brutal del enjambre que era la sociedad del momento a través de casi 300 personajes, aunque el autor ya nos había puesto la miel en los labios con su Viaje a la Alcarria, un recorrido por la comarca de la miel. Otros tantos también dedicaron sus letras a las abejas o a su miel como alguno de los versos de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda; el poema “El canto de la miel” de Federico García Lorca; algún pasaje de “Platero y tú”, de Juan Ramón Jiménez; o incluso de “La tempestad”, de William Shakespeare, en la que su personaje Próspero amenaza con estas palabras: “Recibirás más pinchazos que celdas tiene un panal”.


PD (nº4) cinematográfico: Como súper estrellas o grandes secundarios, las abejas han probado las mieles del éxito en el séptimo arte, desde temidas asesinas como en “El enjambre“ (1978) hasta inofensivas como las de “Tomates verdes fritos” (1991), pasando por las que con su picadura desencadenaban el drama de “Mi chica” (1991), las incomprendidas de “El topo” (1970), de Alejandro Jodorowsky, con 2 tumbas rodeadas de panales y enjambres; o las premonitoras de “El incidente” (2008) que adelantaban el terrible destino de nuestro planeta de desaparecer las abejas.


PD (nº5) comprometida: Para saber más de la historia de las abejas, ¡no te pierdas “The Death of Bees. Parasites, Poison and Humans” (2015).


PD (nº6) patria: Finalmente, no dejes de visitar la Aula-Museo de las Abejas (también en Facebook), en la provincia de Ávila, entre los municipios de Poyales del Hoyo y Candeleda, en el Valle del Tietar, a un paso de la Comarca de La Vera y en la ladera sur de la Sierra de Gredos, un paraje natural protegido. Profesor y apicultor autodidacta, Gerardo Pérez González, director del Aula Museo, montó las primaras colmenas hace 34 años siendo todavía un estudiante. En el curso de los años, la apicultura se ha convertido en su actividad principal, tanto en el campo de la producción como la didáctica de las abejas. En 1997, creó el Aula Museo Abejas del Valle (ver la ilustración), con la finalidad de transmitir su saber e intentar mejorar la percepción del mundo de las abejas en la sociedad. Horario de Verano de las visitas guiadas: de Lunes a Domingo, de 12h a 18h. Horario de Otoño, Invierno y Primavera de las visitas guiadas: los Sábados, Domingos y Festivos, a las 12h y a las 17h. Precio: 4,50 euros (Adultos); 3,50 euros (Niños); Grupos de 20 adultos (3,50 euros por persona); Grupos de 20 niños (3 euros por persona).


                                               (De Lidia Martín, el 19 de mayo de 2017)

PD (nº7): Ilustración by Ryo Tokemasa.


[Volver a Mi Petit Primavera, Compromiso, Callejero o Blogosfera]

   Asiduos de las piscinas y jardines con sus imprescindibles flores, estos antófilos despiertan sentimientos encontrados entre el ruido de sus casi 12.000 batidas de ala por minuto y su picadura. Sin embargo, su función polinizadora, que mantiene el ciclo de la vida, es tan fundamental para el medio ambiente que los expertos aseguran que su desaparición provocaría una crisis alimentaria y económica de tal nivel que incluso los hay que hablan del fin del mundo. Mañana, Sábado 20 de mayo de 2017, se celebrará en todo el planeta el Día Mundial de las Abejas. Crónica sentimental de un insecto que nos da miel, polen, jalea real, propóleo, cera e incluso veneno como remedio natural, entre viaje a viaje y lametazo a lametazo, logrando que la naturaleza dé paso al veranito.


   Presentes en todos los continentes, excepto en la Antártida, con sus seis patas, dos ojos, dos alas, una bolsa de néctar y un estómago, pertenecen a la superfamilia Apoidea, que abarca especies solitarias, semisociales y eusociales (el nivel más alto de organización social que se da en ciertos animales). De tatarabuelos tan insignes como las avispas, las abejas que eran depredadoras, tal vez cataron el polen de alguna de sus víctimas y su dulzor les convirtió al “veganismo”. Los antiguos las tenían ya en tan alta estima que los egipcios llamaban “oro líquido” a su miel, y Cleopatra las usaba como ingrediente indispensable de su juguete sexual, fabricado con una calabaza hueca rellena de abejas vivitas y coleando, o más bien zumbando, pues era esta vibración el secreto de su éxitooo... ohoh...


   Placeres aparte, incluso Darwin tiró de ellas para explicar su teoría de la evolución y dar sentido al origen de las especies hablando del instinto y eligiéndolas como ejemplo por su capacidad para organizarse y construir esas celdas hexagonales, dignas del mejor de los arquitectos. Y aunque se desconoce a cuándo se remonta su existencia, se sabe que el fósil más antiguo de una de ellas fue hallado en ámbar en Birmania y tiene unos 100 millones de años.


   Siglos y siglos después, sus sucesoras dan la bienvenida al calor con la colmena en su máximo apogeo, rebosantes de crías y de miel, y son precisamente estas recolectoras, las de la especie Apis mellifera, las más conocidas y las que dejan a todos atónitos con su comportamiento social. Dicen que fue en 1758 cuando el científico y botánico sueco Carlos Linneo -para muchos el padre de la taxonomía- clasificó a la abeja de miel con el nombre latín de “mellifera”, que significa portadora de miel, hasta que observó que lo que transportaba no era tal manjar, sino el néctar que luego con sus enzimas transformaría en miel, pero para entonces, ya era demasiado tarde y se quedó con su nombre de bautizo.


   Gracias a su larga lengua, estas abejas de miel se alimentan del dulce néctar y del polen que, generosas y coloridas, las flores les ofrecen a su paso. Del primero sacan toda la energía que necesitan y del segundo, el alimento para sus crías, las larvas, excepto una, la elegida como nueva reina, que será engordada con jalea real. Cada colonia tiene un olor único para identificar a sus miembros, y en el interior de la colmena las tareas están perfectamente repartidas. Mientras las hembras limpian, recolectan y cuidan de las crías, los zánganos hacen honor a su nombre y se dedican únicamente a fecundar a la reina, aunque en ello se les vaya la vida porque mueren al fecundar.


   En cuanto a la abeja reina se aparea sólo durante 1 ó 2 días, y almacena el esperma para lo que le queda de vida, en la que puede llegar a poner hasta 2.500 huevos por día siendo el verano su gran época. De estos huevos,  los no fertilizados serán los machos o zánganos, y los fertilizados, las hembras, que con tal ardua tarea por delante son las que portan un aguijón para protegerse, aunque al clavarlo suele morir desgarrada.


   Son estas hembras las que, de flor en flor y mientras se alimentan, dejan caer el polen de los estambres al estigma de las flores donde germina, dando vida en el más amplio sentido de la palabra. De hecho, el pelo que las cubre, a diferencia de las avispas, tiene su función, pues en él se queda pegado el polen ayudando en una tarea vital para nuestra alimentación y la de nuestro ganado, y por tanto para la biodiversidad y el clima. Polen, néctar o propóleo son sus objetivos y para cada carga necesitan una media de 1.500 flores, así que haciendo cálculos, con unas 50.000 recolectoras por colmena, estamos hablando de miles de millones de flores durante la floración, y de unos 60.000 viajes para lograr un kilo de polen, ya que cada abeja de miel logrará recolectar en su mes de vida, apenas una doceava parte de una cucharadita de miel.


   De ellas depende cerca del 85% de los cultivos comerciales, y la Unión Europea calcula que su aporte a la economía podría superar los 6.500 millones de euros; por lo que lanzó la petición del Día Internacional de las Abejas como una de las muchas iniciativas que reivindican su función, entre las que también destaca la campaña #SOSAbejas de Greenpeace.


   No es de extrañar que con tanto que nos dan, su influencia en nuestra cultura vaya desde lo más superficial como el peinado colmena hasta la mítica “luna de miel”, que –dicen- se remonta a la antigua Babilonia cuando el padre de la novia entregaba al pretendiente cerveza de miel para la felicidad y fertilidad de su noche de casados; pasando por el veneno de su aguijón como ingrediente de remedios homeopáticos o para luchar contra el envejecimiento; y la cera que la reina Isabel I ya usaba para fabricar su carmín o la que utilizaban en la Edad Media para sellar las grandes misivas.


   Entonces, la próxima vez que oigas su zumbido, ¡no la espantes y dale las gracias! recordando las palabras que dijo el mismísimo Albert Einstein: “La vida sin abejas sería un auténtico desastre”.


PD (nº1) cómic-a: También el mundo del cómic ha dado protagonismo a las abejas, que como súper héroes o súper villanos han llenado páginas y páginas por igual. Desde la gran editorial Marvel con la buena de Wasp y el malo entre los malos Swarm; pasando por su gran competidora DC comics, con Red Bee, Insect Queen y Queen bee; o Havery comics con Bee Man, que debía ingerir miel continuamente para no perder su poder.


PD (nº2) animada: Más allá de la archifamosa Abeja Maya, hay otras zumbonas no tan conocidas, pero que merecen un recuerdo, como las que hacían segregar a Winni the Pooh o la actual serie de dibujos animados “Buzzbee”, la italiana abeja Giulia, la japonesa Hutch o la película “Bee Movie”, muy criticada entre los apicultores y amantes de dicho animal.


PD (nº3) literaria: El título por excelencia que nos remite a nuestros protagonistas es La Colmena, de Camilo José Cela. Un retrato brutal del enjambre que era la sociedad del momento a través de casi 300 personajes, aunque el autor ya nos había puesto la miel en los labios con su Viaje a la Alcarria, un recorrido por la comarca de la miel. Otros tantos también dedicaron sus letras a las abejas o a su miel como alguno de los versos de Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda; el poema “El canto de la miel” de Federico García Lorca; algún pasaje de “Platero y tú”, de Juan Ramón Jiménez; o incluso de “La tempestad”, de William Shakespeare, en la que su personaje Próspero amenaza con estas palabras: “Recibirás más pinchazos que celdas tiene un panal”.


PD (nº4) cinematográfico: Como súper estrellas o grandes secundarios, las abejas han probado las mieles del éxito en el séptimo arte, desde temidas asesinas como en “El enjambre“ (1978) hasta inofensivas como las de “Tomates verdes fritos” (1991), pasando por las que con su picadura desencadenaban el drama de “Mi chica” (1991), las incomprendidas de “El topo” (1970), de Alejandro Jodorowsky, con 2 tumbas rodeadas de panales y enjambres; o las premonitoras de “El incidente” (2008) que adelantaban el terrible destino de nuestro planeta de desaparecer las abejas.


PD (nº5) comprometida: Para saber más de la historia de las abejas, ¡no te pierdas “The Death of Bees. Parasites, Poison and Humans” (2015).


PD (nº6) patria: Finalmente, no dejes de visitar la Aula-Museo de las Abejas (también en Facebook), en la provincia de Ávila, entre los municipios de Poyales del Hoyo y Candeleda, en el Valle del Tietar, a un paso de la Comarca de La Vera y en la ladera sur de la Sierra de Gredos, un paraje natural protegido. Profesor y apicultor autodidacta, Gerardo Pérez González, director del Aula Museo, montó las primaras colmenas hace 34 años siendo todavía un estudiante. En el curso de los años, la apicultura se ha convertido en su actividad principal, tanto en el campo de la producción como la didáctica de las abejas. En 1997, creó el Aula Museo Abejas del Valle (ver la ilustración), con la finalidad de transmitir su saber e intentar mejorar la percepción del mundo de las abejas en la sociedad. Horario de Verano de las visitas guiadas: de Lunes a Domingo, de 12h a 18h. Horario de Otoño, Invierno y Primavera de las visitas guiadas: los Sábados, Domingos y Festivos, a las 12h y a las 17h. Precio: 4,50 euros (Adultos); 3,50 euros (Niños); Grupos de 20 adultos (3,50 euros por persona); Grupos de 20 niños (3 euros por persona).


                                               (De Lidia Martín, el 19 de mayo de 2017)

PD (nº7): Ilustración by Ryo Tokemasa.


[Volver a Mi Petit Primavera, Compromiso, Callejero o Blogosfera]

Imagen

¡FELiZ VIII NOCHE DE LOS iNVESTiGADORES!

Principalmente dirigido a los adolescentes, a sus padres y a los adultos, en general, “La Noche de los investigadores” es un proyecto europeo...

[Leer más...]

Imagen

MUELLE
(I CERTAMEN DE ARTE URBANO)

Han pasado más de 40 años desde que un chaval del barrio de Campamento decidiera comunicarse estampando su firma por las...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 15 al 22 de septiembre de 2017)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

DONDE HAY UN PUNTO, HAY UN CAMiNO
¡FELiZ DíA DEL PUNTO!

Desde hace 7 años, numerosas escuelas de EE.UU a Inglaterra, pasando por Canadá, Guatemala, Australia, Turquía y Zambia...

[Leer más...]

Imagen

HAPPY PARK(ing) DAY!
by LA CELESTE

En 2005, para “llamar la atención sobre la necesidad de aumentar los espacios verdes en nuestras ciudades” (grises), el colectivo de “guerrilla...

[Leer más...]

Imagen

MADRiGAL
MÁS QUE UNA ESCUELA DE MÚSiCA

No todas las vueltas al cole son iguales, ni todas las mochilas se cargan de libros que pesan tanto en forma como en contenido. Hay aulas...

[Leer más...]

Imagen

MADRiGAL
MÁS QUE UNA ESCUELA DE MÚSiCA

No todas las vueltas al cole son iguales, ni todas las mochilas se cargan de libros que pesan tanto en forma como en contenido. Hay aulas...

[Leer más...]

Imagen

GREASE
EN MADRiD

Si el musical de los años 50 fue “Cantando bajo la lluvia” y el de los 60, “West Side Story”, el de los años 80 es, sin duda, “Grease”...

[Leer más...]

Imagen

LUCHA LiBRE MEXiCANA
EN LA ViLLA

La lucha libre mexicana es uno de los deportes más espectaculares del mundo. Saltos, trompadas, empujones y un outfit a base de capas...

[Leer más...]

Imagen

BOOKTASTiNG
BOCADOS DE LETRAS

¿A qué saben una palabra, un poema, un cuento? ¿Tiene alma el paladar para distinguir el sabor de una historia de amor y otra de miedo?...

[Leer más...]

Imagen

REGLA FANZiNE

No es frecuente que las mujeres marquen su menarquía en el calendario como un día festivo, y mucho menos que organicen una fiesta...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 11 al 15 de septiembre de 2017)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

CLERKS DE LA "A" A LA "Z"
(SUNSET CiNEMA)

Después de programar clásicos como “Fiebre del sábado noche” o “The Warriors”, Sunset Cinema presenta la ópera prima de...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiCES FiESTAS DE LA MELONERA,
LA ViRGEN DEL PUERTO!

Como reza el refrán, las Fiestas de La Melonera anuncian el final del verano. Detrás de esta castiza advocación mariana, se encuentra...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiCES FiESTAS DE LA MELONERA,
LA ViRGEN DEL PUERTO!

Como reza el refrán, las Fiestas de La Melonera anuncian el final del verano. Detrás de esta castiza advocación mariana, se encuentra...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA MUNDiAL DEL 69!

Siguiendo un pícaro mimetismo numérico, hoy, Miércoles 06 de septiembre de 2017, es decir, para hablar claro, el 6/9, se celebrará tanto...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ LUNA DEL MAíZ!

La última luna llena del verano, que alcanzará su cénit de día, hoy, Miércoles 06 de septiembre de 2017, a las 9h04, se llama “luna del Maíz...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 04 al 08 de septiembre de 2017)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

10 (+1) RAZONES PARA VOLVER A MADRiD

Después de un verano de farniente, pensar en las vacaciones del próximo año no ayuda a “aterrizar” en la rutina laboral de forma eficiente...

[Leer más...]

Imagen

10 (+1) RAZONES PARA VOLVER A MADRiD

Después de un verano de farniente, pensar en las vacaciones del próximo año no ayuda a “aterrizar” en la rutina laboral de forma eficiente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
ViRGO

A diferencia de las demás constelaciones, existen múltiples versiones o confusiones acerca del origen de Virgo que se asocia principalmente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
ViRGO

A diferencia de las demás constelaciones, existen múltiples versiones o confusiones acerca del origen de Virgo que se asocia principalmente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
EL OLiVAR DE CASTiLLEJO

Atraído por la música de fondo, el paseante avanza por un camino flanqueado por almendros, jaras, retamas y romeros...

[Leer más...]

Imagen

SABiNA URRACA,
PREGONERA DE LA PLAZA EN VERANO

Hoy, Viernes 28 de julio de 2017, Sabina Urraca le pondrá la guinda a su pastel o, como ella dice, la palmerita a ese cóctel que se...

[Leer más...]

Imagen

SABiNA URRACA,
PREGONERA DE LA PLAZA EN VERANO

Hoy, Viernes 28 de julio de 2017, Sabina Urraca le pondrá la guinda a su pastel o, como ella dice, la palmerita a ese cóctel que se... 

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL Y RUTA:
EL FUTBOLíN

Presentes hasta hace poco en la mayoría de los bares europeos y norteamericanos, sus mesas han ido desapareciendo de nuestro entorno... 

[Leer más...]

Imagen

AMERiCAN GRAFFiTi
(EN MADRiD)

“¿Dónde estabas en el 62?”. Este era uno de los reclamos publicitarios de “American Graffiti”, de George Lucas, estrenada en 1973...

[Leer más...]

Imagen

VERANO 1993

Veinticuatro años después de aquel verano diferente, la cineasta Carla Simón ya no necesita soñar para imaginar la película de su vida...

[Leer más...]

Imagen

VERANO 1993

Veinticuatro años después de aquel verano diferente, la cineasta Carla Simón ya no necesita soñar para imaginar la película de su vida...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail