Nuevas Ideas
Comer Beber

TiKi CHATEAU
EL PACíFiCO EN MADRiD

TiKi CHATEAU
EL PACíFiCO EN MADRiD

Imagen
Imagen

   Miguel Escobedo, de 50 años, empezó a coleccionar objetos tiki cuando estudiaba derecho. Su debilidad por piezas usadas le llevó a encontrar en un mercadillo un extraño vaso que despertó tanto su curiosidad, que sin darse cuenta se convirtió en un auténtico experto de esta cultura. Tras varias décadas ejerciendo como abogado, cierto hastío y un creciente conflicto ético, Miguel decidió dejarlo todo y entregarse a la "causa tiki" montando su propio bar. En 2014 abrió Kona Lei en la antigua cafetería de unos míticos apartamentos de la calle de Hernán Cortes, pero las desavenencias con su socio le hicieron echar el cierre y probar suerte, esta vez solo, ofreciendo la visión más romántica de Polinesia en Tiki Chateau, un pequeño rincón de Oceanía, que abrió sus puertas en Malasaña en diciembre de 2016.


   La cultura tiki ("primer hombre") nació en Estados Unidos en los años 20. Por entonces Hawái ya era territorio americano, y los soldados, empresarios e incluso el mismísimo Elvis regresaban cargados de historias idílicas, imágenes únicas y ciertas costumbres que encontraron fácil hueco en una sociedad que necesitaba evadirse y soñar. Dos décadas después, este fenómeno de la cultura pop norteamericana no solo seguía vivo, sino que experimentaba su máximo apogeo y salía a las calles para arraigar en ciertos locales. Era la primera vez que la hostelería exportaba un movimiento cultural tan importante. Cine, literatura, moda, música, decoración, etc., todo se cubrió del estilo tiki, y surgieron artistas por doquier que bajo su influencia crearon carteles, pinturas, vajillas, canciones, esculturas o trajes, que hoy decoran o dan ambiente a locales como el de Miguel (retratado aquí).


   A España llegó, y cuajó por extraño que parezca, en plena dictadura. Máscaras, tótems, bambú, chicas hula alcanzaron los rincones más insólitos de nuestra geografía. Tanto que en los años 60 no había ciudad, ya fuera Cuenca o Jaén, sin su templo tiki. El primero, House of Ming, abrió en Madrid en 1965 en plena Castellana, todo un clásico del que Miguel recuperó parte de un atrezzo que hoy luce en Tiki Chateau.


   En su universo tiki, más allá de la estética, Escobedo ofrece música hawaiana tradicional o el género conocido como “exótica”, con tops como la peruana Yma Sumac o el americano Arthur Lyman, y por supuesto, una cuidada y particular coctelería. Se trata de un consumo diferente, otra forma de sociabilizar con tiempo y calma, pues estos cócteles requieren beber despacio, hablar y saborear cada trago. No faltan clásicos como el Mai Tai (“el mejor” en el lenguaje tahitiano), a base cítricos, almendras y rones, pues este destilado cargado de mística e historia, con tantas versiones como culturas tomaron el Caribe, era tan preciado que desató guerras, levantó imperios y destruyó regiones.


   Hasta el Tiki Chateau se acercan clientes asiduos, curiosos, amantes de esta cultura, transeúntes casuales y algún que otro despistado que aún busca la absenta que antes servían en este mismo. Una comunidad que incluye a músicos como Javier Díez, experto en Theremin, diseñadores como Iván Castro que creó su logo, auténticos referentes tiki como el alemán afincado en California, Sven Kirsten, conocido por realizar videos en los 80 para The Cramps o Tom Waits, el tallista tiki Mr. Fez o el coctelero Oriol Elias que lleva este sabor por bares de Barcelona.


   Hoy en día, el Tiki Chateau ha conseguido ser un bar de culto donde evadirse, y aunque Miguel nunca ha estado en Polinesia, no quiere pisarla jamás. Prefiere refugiarse en su pequeño bar y que la realidad no le haga perder esa idílica visión de lo que considera el paraíso... en la tierra.

                                         (De Lidia Martín, el 28 de septiembre de 2017)


Referencias útiles:
TiKi CHATEAU
(en la ilustración)
Calle de San Vicente Ferrer, 32
28004 Madrid
910 097 803
M Tribunal / Noviciado


Horario: de Jueves a Domingo, de 19h a 2h30.


Para seguir los pasos (re)creativos de TiKi CHATEAU, conéctate a su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Blogosfera]

   Miguel Escobedo, de 50 años, empezó a coleccionar objetos tiki cuando estudiaba derecho. Su debilidad por piezas usadas le llevó a encontrar en un mercadillo un extraño vaso que despertó tanto su curiosidad, que sin darse cuenta se convirtió en un auténtico experto de esta cultura. Tras varias décadas ejerciendo como abogado, cierto hastío y un creciente conflicto ético, Miguel decidió dejarlo todo y entregarse a la "causa tiki" montando su propio bar. En 2014 abrió Kona Lei en la antigua cafetería de unos míticos apartamentos de la calle de Hernán Cortes, pero las desavenencias con su socio le hicieron echar el cierre y probar suerte, esta vez solo, ofreciendo la visión más romántica de Polinesia en Tiki Chateau, un pequeño rincón de Oceanía, que abrió sus puertas en Malasaña en diciembre de 2016.


   La cultura tiki ("primer hombre") nació en Estados Unidos en los años 20. Por entonces Hawái ya era territorio americano, y los soldados, empresarios e incluso el mismísimo Elvis regresaban cargados de historias idílicas, imágenes únicas y ciertas costumbres que encontraron fácil hueco en una sociedad que necesitaba evadirse y soñar. Dos décadas después, este fenómeno de la cultura pop norteamericana no solo seguía vivo, sino que experimentaba su máximo apogeo y salía a las calles para arraigar en ciertos locales. Era la primera vez que la hostelería exportaba un movimiento cultural tan importante. Cine, literatura, moda, música, decoración, etc., todo se cubrió del estilo tiki, y surgieron artistas por doquier que bajo su influencia crearon carteles, pinturas, vajillas, canciones, esculturas o trajes, que hoy decoran o dan ambiente a locales como el de Miguel (retratado aquí).


   A España llegó, y cuajó por extraño que parezca, en plena dictadura. Máscaras, tótems, bambú, chicas hula alcanzaron los rincones más insólitos de nuestra geografía. Tanto que en los años 60 no había ciudad, ya fuera Cuenca o Jaén, sin su templo tiki. El primero, House of Ming, abrió en Madrid en 1965 en plena Castellana, todo un clásico del que Miguel recuperó parte de un atrezzo que hoy luce en Tiki Chateau.


   En su universo tiki, más allá de la estética, Escobedo ofrece música hawaiana tradicional o el género conocido como “exótica”, con tops como la peruana Yma Sumac o el americano Arthur Lyman, y por supuesto, una cuidada y particular coctelería. Se trata de un consumo diferente, otra forma de sociabilizar con tiempo y calma, pues estos cócteles requieren beber despacio, hablar y saborear cada trago. No faltan clásicos como el Mai Tai (“el mejor” en el lenguaje tahitiano), a base cítricos, almendras y rones, pues este destilado cargado de mística e historia, con tantas versiones como culturas tomaron el Caribe, era tan preciado que desató guerras, levantó imperios y destruyó regiones.


   Hasta el Tiki Chateau se acercan clientes asiduos, curiosos, amantes de esta cultura, transeúntes casuales y algún que otro despistado que aún busca la absenta que antes servían en este mismo. Una comunidad que incluye a músicos como Javier Díez, experto en Theremin, diseñadores como Iván Castro que creó su logo, auténticos referentes tiki como el alemán afincado en California, Sven Kirsten, conocido por realizar videos en los 80 para The Cramps o Tom Waits, el tallista tiki Mr. Fez o el coctelero Oriol Elias que lleva este sabor por bares de Barcelona.


   Hoy en día, el Tiki Chateau ha conseguido ser un bar de culto donde evadirse, y aunque Miguel nunca ha estado en Polinesia, no quiere pisarla jamás. Prefiere refugiarse en su pequeño bar y que la realidad no le haga perder esa idílica visión de lo que considera el paraíso... en la tierra.

                                         (De Lidia Martín, el 28 de septiembre de 2017)


Referencias útiles:
TiKi CHATEAU
(en la ilustración)
Calle de San Vicente Ferrer, 32
28004 Madrid
910 097 803
M Tribunal / Noviciado


Horario: de Jueves a Domingo, de 19h a 2h30.


Para seguir los pasos (re)creativos de TiKi CHATEAU, conéctate a su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Blogosfera]

Imagen

CELSO Y MANOLO
O LA GASTRONOMíA SOSTENiBLE

A los hermanos Zamora, aquello de ponerse delante de un buen plato siempre les había resultado placentero, pero desde que...

[Leer más...]

Imagen

MAMÁ KOKORE
LA REPOSTERíA CON ALMA Y CORAZÓN

En japonés, el término “Kokoro” significa “mente”, “interior”, “espíritu”, “alma”, “intención”, “voluntad”, “sensibilidad”, “sentimientos” y...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº62):
LAURA PAMPLONA

Actriz, modelo y cantante -aunque en realidad estudió diseño-, Laura Pamplona ha desarrollado una carrera estrechamente...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº61):
JORGE BLASS

El ilusionista Jorge Blass comenzó a practicar la magia a la edad de 6 años, y con 12, ya estaba estudiando en la Escuela de Magia...

[Leer más...]

Imagen

TABERNA LA CRUZADA

A escasos metros de la Plaza de Oriente y el Teatro Real, se encuentra una de las tabernas más antiguas de Madrid, fundada... 

[Leer más...]

Imagen

ALEATORiO
BAR CON(TRA) CULTURA

Quienquiera puede subirse al escenario, leer el poema que ha escrito, y a cambio, recibir la atención y el aplauso de los asistentes...

[Leer más...]

Imagen

CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness... 

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) RUTA POR MADRiD RíO

Frontera natural entre el centro y el sur de la ciudad, entre Arganzuela y Carabanchel, el río Manzanares, surcado por los puentes de...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº59):
CARLOS SALEM

Nada más llegar a Madrid en 1988, el periodista, poeta y escritor, Carlos Salem, dirigió varios diarios al tiempo que colaboraba...

[Leer más...]

Imagen

ARQUiBAR
LA FiNA DE CONDE DUQUE

“El lugar donde yo quisiera vivir”, “Una casita de muñecas”, “Un trocito de cielo en medio de Madrid”… son solo algunos de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº33):
LA BARBACOA

Al pronunciar esta palabra, imaginamos de inmediato la típica escena en la que familiares o amigos, bien avenidos, se reúnen en...

[Leer más...]

Imagen

PALADAR NENÉ
DELiCiAS CLANDESTiNAS EN LA ViLLA

Una docena de amigos quieren cenar juntos. Buscan un lugar céntrico y accesible con ambiente cómodo y familiar, donde...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº58):
AMARNA MiLLER

Licenciada en Bellas Artes, la porno star Amarna Miller (Madrid, 1990) -cuyo nombre artístico rinde homenaje, por un lado...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº27):
LAS MEDUSAS DE LA “A” A LA “Z”

Pueblan las costas del mundo, y pican a los incautos bañistas, que por lo general las detestan. Pero la vida de las medusas...

[Leer más...]

Imagen

HATTORi HANZO
LA PRiMERA iZAKAYA DE LA ViLLA

Quien pasa por delante del número 17 de la calle Mesoneros Romanos, a escasos metros de la Gran Vía, ni puede imaginar... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº25):
EL MOJiTO DE LA “A” a la “Z”

Sabemos que nos encanta y que viene de Cuba. Poco más. Sin embargo, la historia del mojito, cuya creación se debe a un pirata...

[Leer más...]

Imagen

EL NAÚTiCO
UN OASiS EN LA SiERRA

Una larga caminata bien puede convertirse en un precioso paseo, si la ruta desemboca en el lozano embalse de Valmayor... 

[Leer más...]

Imagen

(APER)AiÒ

Como a todos nos gusta la “comida italiana” -sin duda una de las más conocidas, valoradas y copiadas en prácticamente... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT HELADERíA SECRETA

Solo con leche, azúcar de caña ecológica y fruta fresca, Freya diseña originales helados italianos, desde 2006, en el castizo... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº21):
CRÓNiCA SENTiMENTAL DEL GAZPACHO

Considerado -con razón- como uno de los platos estrella del verano y, por ende, de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº57):
TERESA ViEJO

Con una larga carrera como periodista, la infatigable Teresa Viejo ha conducido toda suerte de programas en TVE, Antena 3...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº19):
EL CHiRiNGUiTO

De cocinilla de pescadores a fenómeno social, el chiringuito es hoy todo un símbolo de nuestra cultura, un refugio (casi siempre) de...

[Leer más...]

Imagen

VERGÜENZA AJENA

Dar con el nombre perfecto para un negocio, puede parecer muy fácil, hasta que te encuentras con un cartel en blanco y... 

[Leer más...]

Imagen

JUAN RARO
UN LOCAL CAMALEÓNiCO

Además de ser el nombre de una novela de ciencia ficción, escrita por Olaf Stapeldon y editada en 1937, Juan Raro es el... 

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) MADRiD DE ADOPCiÓN (nº5):
ZUMERíA ORiGEN. TASTE THE WORLD

Nada más entrar en el Mercado de los Mostenses, se escuchan las risas de Leticia y Jessica, las dependientas de Origen...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº35):
EL ESTAR CAFÉ SE TRASPASA

Mesas llenas de estudiantes tomando café y jugando al scrabble, al trivial o al parchís. En un rincón, una camarera, bandeja en mano...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) MADRiD DE ADOPCiÓN (nº3):
LOLO, EL RiCO HELADO DE AZMiNA…

¡Ufffff, qué calor! ¿Te hace un polo súper refrescante de los de antes? Desde hace tan solo unos días, se puede encontrar...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) MADRiD DE ADOPCiÓN (nº2):
XANACUK DE NiCHOLAS LUCiE SMiTH

¿Cómo termina un australiano en el otro lado del mundo? Por amor, por supuesto…

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº55):
JUAN YUSTE

El impulsor de Cultura Inquieta, Juan Yuste, cuenta con más de 20 años de experiencia en la vanguardia de la escena musical y...

[Leer más...]

Imagen

GRANEL MADRiD
SOSTENiBiLiDAD AL PESO

¿Hart@ de comprar productos envasados? ¿Añoras los colmados que servían las legumbres en cucuruchos de papel de estraza?...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail