Nuevas Ideas
Comer Beber

EL GRAN ARTE DEL BONSÁi
(EN MADRiD)

EL GRAN ARTE DEL BONSÁi
(EN MADRiD)

Imagen
Imagen

   Cuidados, mimo, tesón, esmero, paciencia… El cuidado del bonsái o Pen-Jin es un arte pausado, un ritual parsimonioso, que en Occidente se relaciona con el paisajismo y la decoración, pero que en la tradición oriental se vincula con la espiritualidad. Pese a la creencia popular, no se trata de árboles pequeñitos, que deban su tamaño a la genética. Sus diminutas proporciones radican en una poda mantenida del tronco, ramas y raíces, que retrasan su crecimiento y le permiten mantenerse para siempre en miniatura.


   Las primeras referencias al arte del bonsái se remontan al Antiguo Egipto. Por lo que se ve, la reina faraón Hatschepsut, cuyo mandato se extendió entre 1498 y 1468 a.C., mandó construir unos majestuosos jardines en su palacio de Luxor, y los grabados de la época cuentan la llegada de barcos, cargados con especies de árboles de diferentes procedencias, y cómo algunas de ellas fueron conservadas en macetas, con las raíces envueltas en telas humedecidas, durante las largas travesías. Pero el cultivo del bonsái como arte nacería  mucho más tarde.


   Todo empezó durante la Dinastía Tsin en China (221-206 a.C.) cuando las adiestradas manos de los monjes taoístas empezaron a cuidar los árboles en miniatura como objeto de culto, que simbolizaba el equilibrio entre el hombre y el alma y constituía un puente entre lo divino y lo humano, entre la vida y la muerte. Aún así, habría que esperar hasta la dinastía Ming (1368-1644) para que la práctica del arte del Pen-Jin se extendiera a la nobleza y las clases pudientes, las únicas que se podían permitir los gastos que suponía una afición con la que, supuestamente, ganarían la eternidad, a diferencia de los pobres quienes, por falta de medios para poder cuidar bonsáis, no la alcanzarían nunca, confirmando de paso que espiritualidad y poderío económico van siempre de la mano.


   Mientras tanto, en Occidente, conocemos a los bonsáis por su nombre japonés (que significa literalmente “árbol en maceta”) ya que el arte de sus cuidados se extendió por todo Oriente y fue en Japón donde se acogió con más entusiasmo, hasta el punto de perfeccionar las técnicas chinas (que se esmeraban en manipular los bonsáis aprovechando la forma retorcida de los troncos para emular dragones y animales fantásticos de su mitología), y convertirlo en una auténtica disciplina de la decoración, el paisajismo y la jardinería, que representaba prestigio y refinamiento. El salto al oeste llegó en el siglo XIX cuando numerosos viajeros occidentales descubrieron las pequeñas especies y, como todos, se enamoraron de ellas.


   Pero, ¡ojo!, cuidar bonsáis requiere de mucha escuela (por si algún lector lanzado está pensando ya en coger un árbol y liarse a podar de cualquier manera). De hecho, hay verdaderas escuelas y clubes para adquirir conocimientos en técnica y perfeccionamiento. Porque la reducción del tamaño de la especie en cuestión (cualquier variedad de árbol puede convertirse en bonsái, aunque son mejores las de hoja pequeña) depende de manejar a la perfección elementos como la poda, el trasplante, el abonado, el riego, la exposición al sol y la instalación de alambradas, que vayan modificando su tamaño y forma, hasta conseguir el objetivo deseado.


   Entonces, si quieres saber más de bonsáis, estás de suerte. El joven japonés, Masashi Hirao (1981, Tokushima), en la ilustración, uno de los mayores expertos en el cuidado del bonsái en la actualidad, estará en Madrid durante 3 días. Cuando estudiaba en la Universidad de Kyoto Sangyo, Masashi comenzó a estudiar las técnicas con Saburo Kato, uno de los maestros más importantes a nivel internacional que, antes de morir, le nombró como su último discípulo y, por tanto, su sucesor. En 2013, Hirao fue elegido como Embajador Cultural del Gobierno de Japón, y desde entonces, imparte cursos y talleres de bonsáis a lo ancho y largo del mundo.


PD (nº1): Masashi Hirao realizará dos demostraciones sobre el cuidado del bonsái, organizadas por la Embajada de Japón en colaboración con Casa Asia y la Fundación Japón:
- Hoy, Jueves 12 de marzo de 2015, a las 19h, en Intermediae (en el Matadero Madrid, Plaza de la Chopera, 14; M Legazpi); con entrada libre (hasta completar aforo); 

- y  el Viernes 13 de marzo de 2015, de 17h a 20h , en el Museo Bonsái Luis Vallejo (Avenida Olímpica s/n, en Arroyo de la Vega, Alcobendas); entrada libre con inscripción previa llamando al 916 570 954 o mandando un mail a bonsai@luisvallejo.com


PD (nº2): Por cierto, desde 1985 en España, existe otro experto en bonsái. Después de visitar Japón por primera vez como presidente español, Felipe González recibió como regalo del gobierno nipón un bonsái. En adelante, el político se ocuparía personalmente de los cuidados intensivos de aquel ejemplar, que sería el primero de muchos y que se convertiría en una afición que le serviría sin duda para abstraerse de los avatares políticos. En 1996, al abandonar el Palacio de la Moncloa, Felipe González donó su colección al Real Jardín Botánico de Madrid, donde aún pueden observarse. Desde 2005, están expuestos en la Terraza de los Laureles, un espacio que se creó de forma expresa para situar los 61 ejemplares de especies autóctonas y otras extranjeras, que González había ido recibiendo como obsequios en sus viajes internacionales.


                                  (De Abigail Campos, el 12 de marzo de 2015)


Referencias útiles:
EL ARTE DEL BONSÁi EN MADRiD


(1) En el Real Jardín Botánico (también en Facebook y Twitter)
Plaza de Murillo, 2
28014 Madrid
914 203 017
M Atocha / Atocha Renfe / Banco de España
Horario anual:
- Enero y Febrero: de Lunes a Domingo, de 10h a 18h;
- Marzo: de Lunes a Domingo, de 10h a 19h;
- Abril: de Lunes a Domingo, de 10h a 20h;
- De Mayo a Agosto: de Lunes a Domingo, de 10h a 21h;
- Septiembre: de Lunes a Domingo, de 10h a 20h;
- Octubre: de Lunes a Domingo, de 10h a 19h;
- Noviembre y Diciembre: de Lunes a Domingo, de 10h a 18h.
PD
: Abierto todos los días del año excepto Navidad y Año Nuevo. Entrada por la Puerta de Murillo, justo enfrente del Museo del Prado.


(2) En la Escuela de Bonsái y Artes Zen Bonsaikido (también en Facebook y Twitter)
Paseo de la Castellana, 100, bajo izq.
28046 Madrid
911 399 146
M Nuevos Ministerios


(3) En Bonsái Colmenar (también en Facebook y Twitter)
Calle Ávila, 43
28770 Colmenar Viejo
918 455 099
Horario:
- De Lunes a Jueves: con cita previa;
- Los Viernes: de 11h a 14h y de 17h a 20h:
- Los Sábados, Domingos y Festivos: de 11h a 14h.
PD
: Además de ser un centro profesional dedicado al cuidado exclusivo de los bonsais, también hay una exposición permanente de cerca de 2.000 ejemplares.


(4) En el Museo del Bonsái Luis Vallejo (también en Facebook)
Avenida de la Olímpica, s/n
28108 Arroyo de la Vega (Alcobendas)
916 670 954
Horario:
- de invierno (de octubre a marzo): los Sábados, Domingos y Festivos, de 10h a 14h y de 16h a 18h;
- de verano (de abril a septiembre): los Sábados, Domingos y Festivos, de 11h a 14h y de 17h a 20h;
- Durante todo el año (excepto agosto): visitas concertadas de grupos, de Martes a Viernes, de 10h a 16h.


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

   Cuidados, mimo, tesón, esmero, paciencia… El cuidado del bonsái o Pen-Jin es un arte pausado, un ritual parsimonioso, que en Occidente se relaciona con el paisajismo y la decoración, pero que en la tradición oriental se vincula con la espiritualidad. Pese a la creencia popular, no se trata de árboles pequeñitos, que deban su tamaño a la genética. Sus diminutas proporciones radican en una poda mantenida del tronco, ramas y raíces, que retrasan su crecimiento y le permiten mantenerse para siempre en miniatura.


   Las primeras referencias al arte del bonsái se remontan al Antiguo Egipto. Por lo que se ve, la reina faraón Hatschepsut, cuyo mandato se extendió entre 1498 y 1468 a.C., mandó construir unos majestuosos jardines en su palacio de Luxor, y los grabados de la época cuentan la llegada de barcos, cargados con especies de árboles de diferentes procedencias, y cómo algunas de ellas fueron conservadas en macetas, con las raíces envueltas en telas humedecidas, durante las largas travesías. Pero el cultivo del bonsái como arte nacería  mucho más tarde.


   Todo empezó durante la Dinastía Tsin en China (221-206 a.C.) cuando las adiestradas manos de los monjes taoístas empezaron a cuidar los árboles en miniatura como objeto de culto, que simbolizaba el equilibrio entre el hombre y el alma y constituía un puente entre lo divino y lo humano, entre la vida y la muerte. Aún así, habría que esperar hasta la dinastía Ming (1368-1644) para que la práctica del arte del Pen-Jin se extendiera a la nobleza y las clases pudientes, las únicas que se podían permitir los gastos que suponía una afición con la que, supuestamente, ganarían la eternidad, a diferencia de los pobres quienes, por falta de medios para poder cuidar bonsáis, no la alcanzarían nunca, confirmando de paso que espiritualidad y poderío económico van siempre de la mano.


   Mientras tanto, en Occidente, conocemos a los bonsáis por su nombre japonés (que significa literalmente “árbol en maceta”) ya que el arte de sus cuidados se extendió por todo Oriente y fue en Japón donde se acogió con más entusiasmo, hasta el punto de perfeccionar las técnicas chinas (que se esmeraban en manipular los bonsáis aprovechando la forma retorcida de los troncos para emular dragones y animales fantásticos de su mitología), y convertirlo en una auténtica disciplina de la decoración, el paisajismo y la jardinería, que representaba prestigio y refinamiento. El salto al oeste llegó en el siglo XIX cuando numerosos viajeros occidentales descubrieron las pequeñas especies y, como todos, se enamoraron de ellas.


   Pero, ¡ojo!, cuidar bonsáis requiere de mucha escuela (por si algún lector lanzado está pensando ya en coger un árbol y liarse a podar de cualquier manera). De hecho, hay verdaderas escuelas y clubes para adquirir conocimientos en técnica y perfeccionamiento. Porque la reducción del tamaño de la especie en cuestión (cualquier variedad de árbol puede convertirse en bonsái, aunque son mejores las de hoja pequeña) depende de manejar a la perfección elementos como la poda, el trasplante, el abonado, el riego, la exposición al sol y la instalación de alambradas, que vayan modificando su tamaño y forma, hasta conseguir el objetivo deseado.


   Entonces, si quieres saber más de bonsáis, estás de suerte. El joven japonés, Masashi Hirao (1981, Tokushima), en la ilustración, uno de los mayores expertos en el cuidado del bonsái en la actualidad, estará en Madrid durante 3 días. Cuando estudiaba en la Universidad de Kyoto Sangyo, Masashi comenzó a estudiar las técnicas con Saburo Kato, uno de los maestros más importantes a nivel internacional que, antes de morir, le nombró como su último discípulo y, por tanto, su sucesor. En 2013, Hirao fue elegido como Embajador Cultural del Gobierno de Japón, y desde entonces, imparte cursos y talleres de bonsáis a lo ancho y largo del mundo.


PD (nº1): Masashi Hirao realizará dos demostraciones sobre el cuidado del bonsái, organizadas por la Embajada de Japón en colaboración con Casa Asia y la Fundación Japón:
- Hoy, Jueves 12 de marzo de 2015, a las 19h, en Intermediae (en el Matadero Madrid, Plaza de la Chopera, 14; M Legazpi); con entrada libre (hasta completar aforo); 

- y  el Viernes 13 de marzo de 2015, de 17h a 20h , en el Museo Bonsái Luis Vallejo (Avenida Olímpica s/n, en Arroyo de la Vega, Alcobendas); entrada libre con inscripción previa llamando al 916 570 954 o mandando un mail a bonsai@luisvallejo.com


PD (nº2): Por cierto, desde 1985 en España, existe otro experto en bonsái. Después de visitar Japón por primera vez como presidente español, Felipe González recibió como regalo del gobierno nipón un bonsái. En adelante, el político se ocuparía personalmente de los cuidados intensivos de aquel ejemplar, que sería el primero de muchos y que se convertiría en una afición que le serviría sin duda para abstraerse de los avatares políticos. En 1996, al abandonar el Palacio de la Moncloa, Felipe González donó su colección al Real Jardín Botánico de Madrid, donde aún pueden observarse. Desde 2005, están expuestos en la Terraza de los Laureles, un espacio que se creó de forma expresa para situar los 61 ejemplares de especies autóctonas y otras extranjeras, que González había ido recibiendo como obsequios en sus viajes internacionales.


                                  (De Abigail Campos, el 12 de marzo de 2015)


Referencias útiles:
EL ARTE DEL BONSÁi EN MADRiD


(1) En el Real Jardín Botánico (también en Facebook y Twitter)
Plaza de Murillo, 2
28014 Madrid
914 203 017
M Atocha / Atocha Renfe / Banco de España
Horario anual:
- Enero y Febrero: de Lunes a Domingo, de 10h a 18h;
- Marzo: de Lunes a Domingo, de 10h a 19h;
- Abril: de Lunes a Domingo, de 10h a 20h;
- De Mayo a Agosto: de Lunes a Domingo, de 10h a 21h;
- Septiembre: de Lunes a Domingo, de 10h a 20h;
- Octubre: de Lunes a Domingo, de 10h a 19h;
- Noviembre y Diciembre: de Lunes a Domingo, de 10h a 18h.
PD
: Abierto todos los días del año excepto Navidad y Año Nuevo. Entrada por la Puerta de Murillo, justo enfrente del Museo del Prado.


(2) En la Escuela de Bonsái y Artes Zen Bonsaikido (también en Facebook y Twitter)
Paseo de la Castellana, 100, bajo izq.
28046 Madrid
911 399 146
M Nuevos Ministerios


(3) En Bonsái Colmenar (también en Facebook y Twitter)
Calle Ávila, 43
28770 Colmenar Viejo
918 455 099
Horario:
- De Lunes a Jueves: con cita previa;
- Los Viernes: de 11h a 14h y de 17h a 20h:
- Los Sábados, Domingos y Festivos: de 11h a 14h.
PD
: Además de ser un centro profesional dedicado al cuidado exclusivo de los bonsais, también hay una exposición permanente de cerca de 2.000 ejemplares.


(4) En el Museo del Bonsái Luis Vallejo (también en Facebook)
Avenida de la Olímpica, s/n
28108 Arroyo de la Vega (Alcobendas)
916 670 954
Horario:
- de invierno (de octubre a marzo): los Sábados, Domingos y Festivos, de 10h a 14h y de 16h a 18h;
- de verano (de abril a septiembre): los Sábados, Domingos y Festivos, de 11h a 14h y de 17h a 20h;
- Durante todo el año (excepto agosto): visitas concertadas de grupos, de Martes a Viernes, de 10h a 16h.


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

Imagen

SALON DES FLEURS
LA ETERNA PRiMAVERA

La fachada es de cuento. El contenido se reparte entre floristería, tienda de delicatessen, objetos muy especiales y salón de té...

[Leer más...]

Imagen

LOS MUEBLES MESTiZOS DE ELAS

Elas es la forma portuguesa de decir "ellas" y, desde hace unos meses, en Madrid es también un homenaje a las mujeres africanas...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº24):
GUiLLE GARCíA-HOZ

El interiorista y diseñador Guille García-Hoz ha sabido crear un estilo propio personalísimo, que se adapta como un guante...

[Leer más...]

Imagen

EL (PETiT) MADRiD SECRETO (nº24):
GUiLLE GARCíA-HOZ

El interiorista y diseñador Guille García-Hoz ha sabido crear un estilo propio personalísimo, que se adapta como un guante...

[Leer más...]

Imagen

BERBERiA (DEL SÁHARA Y DEL SAHEL)

En 1997, dos chavales enamorados, Marc Pons y Cris Guillén, apasionados del “cacharreo”, con particular atracción a lo desconocido...

[Leer más...]

Imagen

BERBERiA (DEL SÁHARA Y DEL SAHEL)

En 1997, dos chavales enamorados, Marc Pons y Cris Guillén, apasionados del “cacharreo”, con particular atracción a lo desconocido...

[Leer más...]

Imagen

2014

En el Callejero (muy personal) de Mi Petit Madrid, encontrarás calles madrileñas insospechadas. De momento, encontrarás...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT NAViDAD (nº19):
EL MERCADO NAViDEÑO DE LA PLAZA MAYOR

Si hoy en día el Mercado navideño de la Plaza Mayor es un clásico de las fiestas en la Villa, no siempre fue así. Crónica sentimental de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT NAViDAD (nº13):
EL PORTAL DE BELÉN

Esta noche el niño Jesús hará su aparición en escena, o mejor dicho, en Belén. Hoy, y no antes, esta figurita se sumará a un pesebre...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT NAViDAD (nº13):
EL PORTAL DE BELÉN

Esta noche el niño Jesús hará su aparición en escena, o mejor dicho, en Belén. Hoy, y no antes, esta figurita se sumará a un pesebre...

[Leer más...]

Imagen

CÓMO SOBREViViR (DiGNAMENTE)…
A LA CENA DE NOCHEBUENA/NOCHEViEJA

Menús elaborados, visitas familiares, invitados inesperados… Sobrevivir a la Navidad y hacerlo dignamente merece de cierta práctica…

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT NAViDAD (nº1):
LAS CAJAS DE MÚSiCA DE RiNCÓN MUSiCAL

Qué gusto da comprobar que no siempre son los gigantescos y ostentosos almacenes, quienes dictan, casi por decreto, el comienzo de las fiestas...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT NAViDAD (nº1):
LAS CAJAS DE MÚSiCA DE RiNCÓN MUSiCAL

Qué gusto da comprobar que no siempre son los gigantescos y ostentosos almacenes, quienes dictan, casi por decreto, el comienzo de las fiestas...

[Leer más...]

Imagen

10 COSAS QUE NO SABíAS DEL RASTRO
(by DiANA ALLER)

En 1599, era tan común que la gente comprara y vendiera cosas de segunda mano y venta ambulante por la ciudad...

[Leer más...]

Imagen

KiKE KELLER
O EL ARTE POR NECESiDAD (ViTAL)

Lo normal, al pasar por primera vez delante de su escaparate, es pararse a mirar; a continuación, alargar el cuello para...

[Leer más...]

Imagen

KiKE KELLER
O EL ARTE POR NECESiDAD (ViTAL)

Lo normal, al pasar por primera vez delante de su escaparate, es pararse a mirar; a continuación, alargar el cuello para...

[Leer más...]

Imagen

MERCADO DE OFiCiOS
TiEMPOS NUEVOS, ViEJOS OFiCiOS

No es un ejercicio de nostalgia. Es la feria de la resurrección...

[Leer más...]

Imagen

MERCADO DE OFiCiOS
TiEMPOS NUEVOS, ViEJOS OFiCiOS

No es un ejercicio de nostalgia. Es la feria de la resurrección...

[Leer más...]

Imagen

I MALASAÑA MARKET

Un espacio, lleno de ilusión, donde creativos, diseñadores, artesanos y pequeños emprendedores de todo el mundo, pudieran...

[Leer más...]

Imagen

I MALASAÑA MARKET

Un espacio, lleno de ilusión, donde creativos, diseñadores, artesanos y pequeños emprendedores de todo el mundo, pudieran...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº21):
LOS SOUVENiRS

Si nos fiáramos de los Souvenirs (“recuerdos” en francés) que se pueden encontrar en cualquier ruta turística que se precie, las calles de España estarían...

[Leer más...]

Imagen

SiLLAS DESCARRiADAS
O LA ONG DE LAS SiLLAS SiN TECHO

¿Una ONG de sillas? ¿Una clínica de rehabilitación? ¿Un órdago a la obsolescencia programada?...

[Leer más...]

Imagen

SiLLAS DESCARRiADAS
O LA ONG DE LAS SiLLAS SiN TECHO

¿Una ONG de sillas? ¿Una clínica de rehabilitación? ¿Un órdago a la obsolescencia programada?...

[Leer más...]

Imagen

LA RECOVA
LA "RETROALMONEDA" ViNTAGE

Un Seat 600 del 72 asoma el morro al fondo de la tienda, en pleno Rastro. Es la seña de identidad del local de...

[Leer más...]

Imagen

LA RECOVA
LA "RETROALMONEDA" ViNTAGE

Un Seat 600 del 72 asoma el morro al fondo de la tienda, en pleno Rastro. Es la seña de identidad del local de...

[Leer más...]

Imagen

EL BARRiO DE LAS LETRAS:
DE LAS HUERTAS A DECOR-ACCiÓN

La Puerta del Sol, pasando por la Carrera de San Jerónimo, hasta la Plaza de las Cortes, el Paseo del Prado; y la calle de Atocha hasta...

[Leer más...]

Imagen

CASA DECOR 2014
COLOR, ALEGRíA Y MUCHO ARTE

Cuando, en 1985, Mercedes Malbrán de Campos propuso a 36 decoradores argentinos el desafío de ambientar una antigua casona...

[Leer más...]

Imagen

CASA DECOR 2014
COLOR, ALEGRíA Y MUCHO ARTE

Cuando, en 1985, Mercedes Malbrán de Campos propuso a 36 decoradores argentinos el desafío de ambientar una antigua casona...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO: EL JARDíN DEL ÁNGEL

Es un oasis en el centro de Madrid donde los cuerpos celestes bien podrían deambular y perderse, un lugar exquisito y bello en...

[Leer más...]

Imagen

TRiiTME: ONCE UPON DESiGN...

Cada casa revela la personalidad de quien la habita. A través de sus muebles, conoceremos las apreciaciones estéticas de su propietario...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail