Nuevas Ideas
Comer Beber

CRÓNiCA CRíTiCA DE CHERNÓBiL

CRÓNiCA CRíTiCA DE CHERNÓBiL

Imagen
Imagen

   El Sábado 26 de abril de 1986, tuvo lugar el (hasta entonces) mayor accidente nuclear de todos los tiempos. Tres décadas después, la ciudad (ahora) ucraniana sigue siendo un pedazo de tierra desolada, símbolo de todo lo que un simple error humano (junto a factores sociales y políticos de la URSS en aquel momento) puede llegar a destruir. En conmemoración del 30º aniversario del desastre de Chernóbil, la fundación EQUO organiza una jornada, titulada “¿Cuenta atrás para la energía nuclear en España?”, el próximo Martes 26, en el Congreso de los Diputados. Crónica Crítica de ¿una metáfora de la autodestrucción?


   En los años 70 y 80, la Unión Soviética y los Estados Unidos, separados por un muro de acero no solo ideológico, libraron una guerra silenciosa en la que la amenaza y la desconfianza jugaron un papel decisivo. Ambos bandos dedicaron todos sus esfuerzos no solo a formar un gran ejército sino también a dotarse de un buen suministro de energía para asegurar su independencia. En el caso de la URRS, el régimen comunista apostó por la energía nuclear, y en 1972, comenzaron las obras de uno de los proyectos más ambiciosos de la época: la central de Chernóbil, bautizada (incluso antes de su inauguración) Vladímir Ilich Lenin, sería la más potente del mundo.


   El 26 de abril de 1986, la central ya tenía construidos 4 reactores RBMK-1000, y se trabajaba en la construcción de un quinto, pero aquella fatídica madrugada, inesperadamente, algo falló. El fatal desenlace tuvo origen en una prueba que los operadores decidieron realizar para aumentar la seguridad del reactor 4: querían averiguar durante cuánto tiempo la turbina de vapor podía seguir generando energía eléctrica una vez cortada la afluencia de vapor, pero la prueba salió mal. El núcleo del reactor sufrió un sobrecalentamiento que acabó provocando una primera explosión del hidrógeno acumulado en su interior, y pocos segundos después, una segunda, que hizo volar por las aires la losa del reactor así como las paredes de hormigón de la sala en la que se encontraba. La llamarada, que originó, alcanzó 1000 metros de altura, dejando en el cielo un nube de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito, todos ellos materiales radioactivos y/o tóxicos, en una cantidad 500 veces mayor que la que liberó la bomba atómica de Hiroshima.


   Durante las horas que siguieron a la explosión, los niños de Pripyat, donde vivían los trabajadores de la central y que en su día había sido bautizada como “la ciudad del futuro”, vieron pasar la nube radioactiva tan tranquilos desde los parques de su ciudad... hasta que las alarmas internacionales saltaron cuando los índices de radioactividad, que se registraron en Suecia, Finlandia y Alemania, indicaron al mundo occidental que algo grave había pasado en el gigante soviético. Fue entonces cuando la verdad salió a la luz. Además del fallo en el experimento, también había errores en la seguridad: la gran central de Chernóbil carecía de un edificio de contención adecuado.


   El 28 de abril de 1986, las autoridades soviéticas mandaron evacuar discretamente a los 116.000 habitantes de Pripyat, pidiéndoles que llevaran una pequeña maleta con sus documentos y necesidades de higiene básicas, pues en 3 días volverían a sus hogares. Mientras tanto, los bomberos de Pripyat estuvieron trabajando de manera heroica y sin descanso para apagar el fuego e impedir, sobre todo, que la explosión afectara al reactor 3, y evitar así un desastre aún mayor. Sin embargo, el incendio duró hasta el 09 de mayo, y contribuyó a la dispersión de los elementos radioactivos. Todos los hombres que trabajaron en aquellas primeras y fatídicas horas, murieron en un intervalo no mayor a 8 días después a consecuencia de la elevada dosis de radioactividad a la que estuvieron expuestos. 


   Durante los 7 meses siguientes, lo que más urgía era limpiar los restos radiactivos y tapar al reactor que seguía emitiendo partículas contaminantes. Para esa tarea se contrató a los llamados “liquidadores”,  hombres, civiles y militares, que expusieron sus vidas -la mayoría, o la han perdido ya o sufren graves consecuencias- para proteger al resto del mundo del desastre. Aquellos hombre trabajaron a contrarreloj, con trajes de protección caseros, para fabricar la estructura a la que llamaron “el sarcófago”, bajo la que hoy sigue latiendo el corazón del temible reactor 4.


   En la actualidad, Pripyat es una ciudad fantasma, situada en la llamada “zona de alienación”, “de exclusión” o simplemente “zona muerta”, un área que abarca 30 kilómetros a la redonda de la central nuclear, tristemente célebre por su legado de muerte y contaminación. Las últimas fotos de la ciudad (hechas por drones) muestran un paisaje más parecido a una película postapocalíptica del Hollywood más comercial que a una ciudad llena de vida, tal y como se había planeado en los años 70. Hoy en día, la noria, que iba a inaugurarse en las fiestas del 01 de mayo (de 1986), observa paralizada en el tiempo los edificios vacíos y oxidados, que cobijan juguetes y libros corroídos junto a las mascarillas y ventanas rotas sin cristales por las que entra una fría y siniestra luz.


   En cuanto a la central de Chernóbil, la actividad continuó hasta el 15 de diciembre del 2000. Después de la explosión, los reactores no accidentados fueron desactivados gradualmente, ya que Ucrania necesitaba electricidad. Y actualmente unos cientos de obreros siguen trabajando en la central, realizando labores de limpieza y construyendo una estructura en forma de arco donde se pretende acumular todo el material radioactivo. Este proyecto, financiado por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, tiene como finalidad cubrir el reactor que explotó y que actualmente se encuentra protegido por el citado “sarcófago” de acero y cemento pero que, después de 30 años, empieza a deteriorarse. Los niveles de radiación son aún tan altos en la central que las jornadas de trabajo no sobrepasan las 5 horas al día, y por cada mes trabajado, tienen 15 días de descanso. 


   En el vigésimo aniversario del desastre, Greenpeace sacó a la luz un informe sobre la “verdadera magnitud de desastre, algo parcial, pues es imposible evaluar el número de muertes reales debidas directamente al accidente de Chernóbil, pero sin suda más real que la versión oficial, que afirma que, entre el momento del desastre y el año 2000, solo 31 personas murieron. Una cifra, evidentemente, manipulada por las autoridades, que obligaron a los médicos a relacionar las muertes y discapacidades por cáncer a algún problema anterior o congénito de los pacientes. Según la ONG ambientalista, desde 1986 hasta hoy, entre 50.000 y 100.000 “liquidadores” han muerto, y se espera que hasta el 2065 se diagnostiquen 150.000 casos de cáncer directamente relacionados a esta tragedia. El total de víctimas, entre heridos, evacuados y fallecidos, hacen un total de 10 millones de personas: “Chernóbil fue un auténtico infierno creado por el hombre”, como bien afirma Álvaro Dorado, en su documental “Chernóbil. La zona” (2015).


   Finalmente, se calcula que tienen que pasar 20.000 años para que vuelva a estar limpia de radiación la “zona de alienación” de Pripyat (que quedó deshabitada, excepto por un pequeño número de ancianos, que se negaron a abandonar sus hogares, y (mal)viven bajo su propia responsabilidad), y 600 años para que vuelva a ser habitable. Mientras tanto, a quienes sí han abierto sus puertas desde principios del siglo XXI es a los turistas... Parece ser que lo inhóspito de la antigua “ciudad del futuro” llama mucho la atención de los aficionados al “turismo oscuro” del inglés Thanatourism, aunque la contemplación de las ruinas del comunismo solo puede disfrutarse durante 10 minutos...


   Como bien dijo Noam Chomsky: “Si algunas especies extraterrestres fueran recopilando la historia del homo sapiens, ellos podrían dividir el calendario: AAN (antes de las armas nucleares) y EAN (la era de las armas nucleares). Esta última era, por supuesto, se abrió el 06 de agosto de 1945, el primer día de la cuenta regresiva para lo que puede ser el final poco glorioso de esta extraña especie, que alcanzó la inteligencia suficiente para descubrir los medios eficaces para destruirse a sí misma”.

PD: La medalla (aquí) entregada a los "liquidadores" representa las 3 clases de radiaciones junto a una gota de sangre.


                                            (De María Glück, el 24 de abril de 2016)


Referencias útiles:
¿CUENTA ATRÁS PARA LA ENERGÍA NUCLEAR EN ESPAÑA?


¿CUÁNDO? El Martes 26 de abril de 2016, de 12h a 14h.


¿QUÉ? En conmemoración por el 30º aniversario del desastre de Chernóbil, la fundación EQUO ha organizado una jornada “¿Cuenta atrás para la energía nuclear en España?” con una mesa redonda, que contará con la presencia de Svieta Shmagailo, quien vivió muy de cerca la explosión del reactor de Chernóbil, Raquel Montón, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, y varios representantes de distintos partidos políticos.


¿DÓNDE? En el Congreso de los Diputados
Carrera de S. Jerónimo s/n
28014 Madrid
913 906 000
M Sevilla

¿CUÁNTO? Para asistir es imprescindible rellenar este formulario antes de las 10h del Lunes 25 de abril de 2016.


Para saberlo todo del evento, conéctate a la web de la Fundación EQUO (también en Facebook y Twitter); y a la web de GREENPEACE (también en Facebook y Twitter).


[Volver a Mi Petit Compromiso, Callejero o Blogosfera]

   El Sábado 26 de abril de 1986, tuvo lugar el (hasta entonces) mayor accidente nuclear de todos los tiempos. Tres décadas después, la ciudad (ahora) ucraniana sigue siendo un pedazo de tierra desolada, símbolo de todo lo que un simple error humano (junto a factores sociales y políticos de la URSS en aquel momento) puede llegar a destruir. En conmemoración del 30º aniversario del desastre de Chernóbil, la fundación EQUO organiza una jornada, titulada “¿Cuenta atrás para la energía nuclear en España?”, el próximo Martes 26, en el Congreso de los Diputados. Crónica Crítica de ¿una metáfora de la autodestrucción?


   En los años 70 y 80, la Unión Soviética y los Estados Unidos, separados por un muro de acero no solo ideológico, libraron una guerra silenciosa en la que la amenaza y la desconfianza jugaron un papel decisivo. Ambos bandos dedicaron todos sus esfuerzos no solo a formar un gran ejército sino también a dotarse de un buen suministro de energía para asegurar su independencia. En el caso de la URRS, el régimen comunista apostó por la energía nuclear, y en 1972, comenzaron las obras de uno de los proyectos más ambiciosos de la época: la central de Chernóbil, bautizada (incluso antes de su inauguración) Vladímir Ilich Lenin, sería la más potente del mundo.


   El 26 de abril de 1986, la central ya tenía construidos 4 reactores RBMK-1000, y se trabajaba en la construcción de un quinto, pero aquella fatídica madrugada, inesperadamente, algo falló. El fatal desenlace tuvo origen en una prueba que los operadores decidieron realizar para aumentar la seguridad del reactor 4: querían averiguar durante cuánto tiempo la turbina de vapor podía seguir generando energía eléctrica una vez cortada la afluencia de vapor, pero la prueba salió mal. El núcleo del reactor sufrió un sobrecalentamiento que acabó provocando una primera explosión del hidrógeno acumulado en su interior, y pocos segundos después, una segunda, que hizo volar por las aires la losa del reactor así como las paredes de hormigón de la sala en la que se encontraba. La llamarada, que originó, alcanzó 1000 metros de altura, dejando en el cielo un nube de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito, todos ellos materiales radioactivos y/o tóxicos, en una cantidad 500 veces mayor que la que liberó la bomba atómica de Hiroshima.


   Durante las horas que siguieron a la explosión, los niños de Pripyat, donde vivían los trabajadores de la central y que en su día había sido bautizada como “la ciudad del futuro”, vieron pasar la nube radioactiva tan tranquilos desde los parques de su ciudad... hasta que las alarmas internacionales saltaron cuando los índices de radioactividad, que se registraron en Suecia, Finlandia y Alemania, indicaron al mundo occidental que algo grave había pasado en el gigante soviético. Fue entonces cuando la verdad salió a la luz. Además del fallo en el experimento, también había errores en la seguridad: la gran central de Chernóbil carecía de un edificio de contención adecuado.


   El 28 de abril de 1986, las autoridades soviéticas mandaron evacuar discretamente a los 116.000 habitantes de Pripyat, pidiéndoles que llevaran una pequeña maleta con sus documentos y necesidades de higiene básicas, pues en 3 días volverían a sus hogares. Mientras tanto, los bomberos de Pripyat estuvieron trabajando de manera heroica y sin descanso para apagar el fuego e impedir, sobre todo, que la explosión afectara al reactor 3, y evitar así un desastre aún mayor. Sin embargo, el incendio duró hasta el 09 de mayo, y contribuyó a la dispersión de los elementos radioactivos. Todos los hombres que trabajaron en aquellas primeras y fatídicas horas, murieron en un intervalo no mayor a 8 días después a consecuencia de la elevada dosis de radioactividad a la que estuvieron expuestos. 


   Durante los 7 meses siguientes, lo que más urgía era limpiar los restos radiactivos y tapar al reactor que seguía emitiendo partículas contaminantes. Para esa tarea se contrató a los llamados “liquidadores”,  hombres, civiles y militares, que expusieron sus vidas -la mayoría, o la han perdido ya o sufren graves consecuencias- para proteger al resto del mundo del desastre. Aquellos hombre trabajaron a contrarreloj, con trajes de protección caseros, para fabricar la estructura a la que llamaron “el sarcófago”, bajo la que hoy sigue latiendo el corazón del temible reactor 4.


   En la actualidad, Pripyat es una ciudad fantasma, situada en la llamada “zona de alienación”, “de exclusión” o simplemente “zona muerta”, un área que abarca 30 kilómetros a la redonda de la central nuclear, tristemente célebre por su legado de muerte y contaminación. Las últimas fotos de la ciudad (hechas por drones) muestran un paisaje más parecido a una película postapocalíptica del Hollywood más comercial que a una ciudad llena de vida, tal y como se había planeado en los años 70. Hoy en día, la noria, que iba a inaugurarse en las fiestas del 01 de mayo (de 1986), observa paralizada en el tiempo los edificios vacíos y oxidados, que cobijan juguetes y libros corroídos junto a las mascarillas y ventanas rotas sin cristales por las que entra una fría y siniestra luz.


   En cuanto a la central de Chernóbil, la actividad continuó hasta el 15 de diciembre del 2000. Después de la explosión, los reactores no accidentados fueron desactivados gradualmente, ya que Ucrania necesitaba electricidad. Y actualmente unos cientos de obreros siguen trabajando en la central, realizando labores de limpieza y construyendo una estructura en forma de arco donde se pretende acumular todo el material radioactivo. Este proyecto, financiado por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo, tiene como finalidad cubrir el reactor que explotó y que actualmente se encuentra protegido por el citado “sarcófago” de acero y cemento pero que, después de 30 años, empieza a deteriorarse. Los niveles de radiación son aún tan altos en la central que las jornadas de trabajo no sobrepasan las 5 horas al día, y por cada mes trabajado, tienen 15 días de descanso. 


   En el vigésimo aniversario del desastre, Greenpeace sacó a la luz un informe sobre la “verdadera magnitud de desastre, algo parcial, pues es imposible evaluar el número de muertes reales debidas directamente al accidente de Chernóbil, pero sin suda más real que la versión oficial, que afirma que, entre el momento del desastre y el año 2000, solo 31 personas murieron. Una cifra, evidentemente, manipulada por las autoridades, que obligaron a los médicos a relacionar las muertes y discapacidades por cáncer a algún problema anterior o congénito de los pacientes. Según la ONG ambientalista, desde 1986 hasta hoy, entre 50.000 y 100.000 “liquidadores” han muerto, y se espera que hasta el 2065 se diagnostiquen 150.000 casos de cáncer directamente relacionados a esta tragedia. El total de víctimas, entre heridos, evacuados y fallecidos, hacen un total de 10 millones de personas: “Chernóbil fue un auténtico infierno creado por el hombre”, como bien afirma Álvaro Dorado, en su documental “Chernóbil. La zona” (2015).


   Finalmente, se calcula que tienen que pasar 20.000 años para que vuelva a estar limpia de radiación la “zona de alienación” de Pripyat (que quedó deshabitada, excepto por un pequeño número de ancianos, que se negaron a abandonar sus hogares, y (mal)viven bajo su propia responsabilidad), y 600 años para que vuelva a ser habitable. Mientras tanto, a quienes sí han abierto sus puertas desde principios del siglo XXI es a los turistas... Parece ser que lo inhóspito de la antigua “ciudad del futuro” llama mucho la atención de los aficionados al “turismo oscuro” del inglés Thanatourism, aunque la contemplación de las ruinas del comunismo solo puede disfrutarse durante 10 minutos...


   Como bien dijo Noam Chomsky: “Si algunas especies extraterrestres fueran recopilando la historia del homo sapiens, ellos podrían dividir el calendario: AAN (antes de las armas nucleares) y EAN (la era de las armas nucleares). Esta última era, por supuesto, se abrió el 06 de agosto de 1945, el primer día de la cuenta regresiva para lo que puede ser el final poco glorioso de esta extraña especie, que alcanzó la inteligencia suficiente para descubrir los medios eficaces para destruirse a sí misma”.

PD: La medalla (aquí) entregada a los "liquidadores" representa las 3 clases de radiaciones junto a una gota de sangre.


                                            (De María Glück, el 24 de abril de 2016)


Referencias útiles:
¿CUENTA ATRÁS PARA LA ENERGÍA NUCLEAR EN ESPAÑA?


¿CUÁNDO? El Martes 26 de abril de 2016, de 12h a 14h.


¿QUÉ? En conmemoración por el 30º aniversario del desastre de Chernóbil, la fundación EQUO ha organizado una jornada “¿Cuenta atrás para la energía nuclear en España?” con una mesa redonda, que contará con la presencia de Svieta Shmagailo, quien vivió muy de cerca la explosión del reactor de Chernóbil, Raquel Montón, responsable de la campaña de energía nuclear de Greenpeace, y varios representantes de distintos partidos políticos.


¿DÓNDE? En el Congreso de los Diputados
Carrera de S. Jerónimo s/n
28014 Madrid
913 906 000
M Sevilla

¿CUÁNTO? Para asistir es imprescindible rellenar este formulario antes de las 10h del Lunes 25 de abril de 2016.


Para saberlo todo del evento, conéctate a la web de la Fundación EQUO (también en Facebook y Twitter); y a la web de GREENPEACE (también en Facebook y Twitter).


[Volver a Mi Petit Compromiso, Callejero o Blogosfera]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA

Descubre los secretos mejor guardados que se esconden detrás de las fachadas madrileñas...

[Leer más...]

Imagen

2018

(Mi Petit) Homenaje a...  

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(14, 15 y 16 de septiembre de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

CECiL BEATON
(MiTOS DEL SiGLO XX)

Igual que no se entiende el siglo XIX sin los pintores impresionistas, es imposible concebir el siglo XX sin las imágenes de Robert Capa...

[Leer más...]

Imagen

CECiL BEATON
(MiTOS DEL SiGLO XX)

Igual que no se entiende el siglo XIX sin los pintores impresionistas, es imposible concebir el siglo XX sin las imágenes de Robert Capa... 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(27, 28 y 29 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

SALVADOR DALí
(REVOLUCiONARiOS DEL XX)

La historia del siglo XX no sería la misma sin Salvador Dalí. Además de faltar cuadros, joyas y esculturas representativas del movimiento surrealista...

[Leer más...]

Imagen

SALVADOR DALí
(REVOLUCiONARiOS DEL XX)

La historia del siglo XX no sería la misma sin Salvador Dalí. Además de faltar cuadros, joyas y esculturas representativas del movimiento surrealista... 

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en... 

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(20, 21 y 22 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes... 

[Leer más...]

Imagen

PROSTíBULO POÉTiCO
RECiTAR ES SEXY

El verso se hizo carne, o viceversa. En Prostíbulo Poético, se ofrenda sensualidad, placer y excitación a cambio de dinero, pero el trueque...

[Leer más...]

Imagen

PROSTíBULO POÉTiCO
RECiTAR ES SEXY

El verso se hizo carne, o viceversa. En Prostíbulo Poético, se ofrenda sensualidad, placer y excitación a cambio de dinero, pero el trueque...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(13, 14 y 15 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

Imagen

RAFAEL DE LA HOZ (ARDERiUS)
(MAESTROS MODERNOS EN EL COAM)

Hoy, Martes 10 de julio de 2018, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid dedicará, dentro de su ciclo Maestros Modernos, una conferencia...

[Leer más...]

Imagen

RAFAEL DE LA HOZ (ARDERiUS)
(MAESTROS MODERNOS EN EL COAM)

Hoy, Martes 10 de julio de 2018, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid dedicará, dentro de su ciclo Maestros Modernos, una conferencia... 

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT AGENDA
(06, 07 y 08 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece en la capital este fin de semana, consulta Mi Petit Agenda de Tu Petit Madrid...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail