Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT VERANO (nº22):
LAS POSTALES

Mi PETiT VERANO (nº22):
LAS POSTALES

Imagen
Imagen

   Querido lector. Huelga decir que la comunicación a distancia ha cambiado tanto que los que siguen usando postales suelen ser tachados de nostálgicos anticuados cuando no se les acusa de participar -por el consumo de papel- en la deforestación de la selva amazónica. Si bien es verdad que la inmediatez del teléfono, del mail o del whatsapp ha eliminado, de un... plumazo, el trozo de cartón rectangular de nuestros buzones, el verano suele un periodo propicio para resucitar el arte de la correspondencia manuscrita al recordar que el placer de escribir un mensaje a un ser querido en el que estás pensando en un momento preciso será proporcional a la alegría que experimentará el destinario al leerlo. Crónica sentimental de un medio de comunicación que nació en Austria en 1869 y llenó de colores y sentimientos las vidas de miles de ciudadanos.


   Oficialmente, fue el catedrático austriaco de economía de la Academia Militar de Wiener-Neustadt, Emmanuel Hermann, el que usó, por vez primera, un cartón de color café, franqueado y sin sobre, como método de correspondencia privada. Su idea gustó tanto al entonces director de Correos y Telégrafos de Viena, el barón Adolf Maly, que rápidamente firmó un decreto para autorizar su circulación, en 1869. Sin embargo, se sabe que, unos años antes, durante la celebración del V Congreso Postal de Prusia, en 1865, el Consejero de Estado, Heinrich von Stephan, ya habría propuesto, sin éxito, desnudar del sobre a las cartas oficiales para reducir costes.


   Una vez esclarecido el origen y pasando por alto la falta de privacidad de unos mensajes a la vista de todos, la rapidez y, sobre todo, el precio -bastante más económico que el de las epístolas habituales- hicieron que el nuevo formato se extendiera como la pólvora. Alemania, Austría, Bélgica, Holanda e Inglaterra fueron los primeros en recibir con los buzones abiertos a la tarjeta postal. Al principio, solo existía la posibilidad de enviar cartones franqueados y sin gracia, la verdad, que los más mañosos e ingeniosos no dudaron en personalizar al minuto. Pero, a partir de 1870, los impresores privados, que supieron ver el negocio, pidieron a los gobiernos liberar la actividad y, al poco tiempo, las postales se vistieron de gala. La creatividad a ultranza hizo de ellas un asunto ilustrado tan variado como indiscreto su contenido.


   En sus inicios, un lado del cartón estaba estrictamente reservado al sello y al nombre y dirección del destinatario; y el otro a la obra de artistas y, más adelante, de fotógrafos, que encontrarían un filón por explotar. Hoy en día, aquellas tarjetas son las más buscadas por los coleccionistas por su valor intrínseco al constituir un fiel reflejo del momento social y cultural que atravesaban los países de origen o de paso de los remitentes.


   Las postales llegaron a España en 1871, para ser exactos un 10 de mayo, fecha en la que la Dirección General de Comunicaciones decretó una Real Orden para regular su uso. Solo 2 años después, nacía la Primera República española y, con ella, la primera tarjeta postal oficial. Era rectangular, de un discreto color crema, con marco azul, sello republicano y un franqueo de 5 céntimos. Mientras tanto, en el resto de Europa, ya se luchaba por ser cuanto más original mejor a la hora de idear tarjetas privadas, algo que en España no llegaría hasta las navidades de 1886, con la liberación de la imposición estatal. A partir de ese momento, las mentes inquietas de la península se pusieron en marcha en busca de las mejores imágenes. Aún se conserva hoy la primera postal ilustrada de la que se tiene constancia en nuestro país, con fecha del 21 de octubre de 1892. Viajó de Madrid a Barcelona y la produjo Hauser y Menet, una de las principales imprentas españolas de la época, que daría mucho que hablar y sobre todo que escribir.


   A partir de 1900, el ascenso de la tarjeta postal fue imparable y su compra no solo se asociaba al hecho de comunicar, sino también a un coleccionismo que ya despuntaba con un producto barato como pocos. En 1901, el intercambio de postales era lo más, tanto que sólo 1 año después, la otra vez imprenta Hauser y Menet presumía de producir 500.000 tarjetas postales al mes.


   Pero, como todo, a medida que se fueron añadiendo supuestas mejoras, se fue perdiendo cierto encanto y de los cartones totalmente manuscritos se pasó a un producto “all included” con dedicatoria y corazones de serie. En 1905, la postal se hizo práctica y se dividió su anverso en 2, con una parte para los sellos, dirección y nombre del destinatario y la otra mitad para unas palabras que ya nunca más taparían la ilustración. Tarjetas políticas, turísticas, de moda, con monumentos -de ladrillo y de carne y hueso-, de contenido erótico, humorístico, de vida cotidiana, de fauna y flora, sobre la realeza o los trajes regionales… todo valía para alegrar el día a alguien y recordar el lugar, con todas sus circunstancias, en el que se hallaba el emisor. Pero, más allá de ese empujón de la industria impresora, hubo otros factores, como el boom turístico de la primera década del siglo XX y la fuerza de la publicidad, que convirtieron a la postal en un elemento indispensable que alcanzaría su clímax en verano y obligaría a reforzar el trabajo de los funcionarios de Correos para hacer frente a las toneladas de tarjetas que hacían su agosto en el extranjero.


   Si ahora se viaja desde el sofá gracias al televisor e internet, en aquella época se hacía con las postales, que cual alfombra mágica de Aladino nos transportaban a paraísos lejanos, explorados o no por los remitentes, que a veces compraban una tarjeta que nada tenía que ver con su lugar real de vacaciones y la enviaban para dar envidia a familiares o amigos.


   Descubierto el pastel, hoy en día, estos cartones han quedado relegados a ocasiones puntuales, a colecciones privadas, a lucir cual souvenir en destinos de descanso, o a ser acumulados en cajas rebosantes, que se venden en el Rastro. Son vidas enteras, con nombres, apellidos, historias y lugares plasmados en un objeto tangible que se ha esfumado a expensas de la velocidad. Lo que ahora se estila es la tarjeta virtual, con tantas posibilidades que uno puede acabar enredado en una madeja infinita de sonidos, vídeos, animaciones o fotomontajes, olvidando el verdadero propósito.


   El tiempo. El tiempo es la clave de todo. Ahí está la magia. En la espera, en la letra manuscrita, en la imagen elegida, en los detalles -los más atrevidos hacen dibujitos-, en el viaje -a veces de lo más accidentado-, incluso en el perfume con el que se puede impregnar la postal, en la incertidumbre de saber si llegará a su destino y, finalmente, en el vuelco que nos daba el corazón, cuando por fin, al abrir el casillero encontramos una postal a nuestra atención.


PD (nº1) histórica: En 1874, nació la Unión Postal Universal con el objetivo de unificar estilos, normas y mejorar el servicio de esta correspondencia. En 1878, se globalizó su tamaño a la medida de 9x14 cm. Y, en 1905, se recogió el uso diferenciado de sus 2 caras: 1 lado para el sello, nombre y dirección del destinatario; y el otro para la imagen o ilustración.


PD (nº2) artística: La postal como lienzo también se ha convertido en pieza de arte. desde las 4 postales, que bajo el título “Rendez-vous à dimanche 6 février 1916 à 1h ¾ de l’aprés-midi”, firmó Marcel Duchamp al dadaísmo de los años 20, pasando por el arte pop de los 60 y las tarjetas con un agujero, firmadas por Yoko Ono en los 70, bajo el título “A hole to see the sky trough”.


PD (nº3) protocolaria: Hay que elegir bien el momento para enviar la tarjeta postal. Ni recién cogido el vuelo, que nos lleve a nuestro destino, porque podría llegar antes incluso de que nos hayamos ido; ni esperar al último día de vacaciones porque llegaremos nosotros antes que la postal.


                                  (De Lidia Martín, el 02 de septiembre de 2014)


Referencias útiles:
Si buscas postales antiguas, no dejes de visitar la Tienda (Museo) del Coleccionista de Antigüedades:
ALMiRANTE 23

Calle del Almirante, 23
28004 Madrid
913 081 202
M Banco de España / Colón


Horario:
- De Lunes a Viernes: de 11h a 13h30 y de 17h a 19h30;
- Los Sábados de 11h a 13h30.


Para saberlo sobre las ferias de coleccionismo y las nuevas adquisiciones de ALMiRANTE 23, conéctate a su web y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Slow Life, Callejero o Blogosfera]

   Querido lector. Huelga decir que la comunicación a distancia ha cambiado tanto que los que siguen usando postales suelen ser tachados de nostálgicos anticuados cuando no se les acusa de participar -por el consumo de papel- en la deforestación de la selva amazónica. Si bien es verdad que la inmediatez del teléfono, del mail o del whatsapp ha eliminado, de un... plumazo, el trozo de cartón rectangular de nuestros buzones, el verano suele un periodo propicio para resucitar el arte de la correspondencia manuscrita al recordar que el placer de escribir un mensaje a un ser querido en el que estás pensando en un momento preciso será proporcional a la alegría que experimentará el destinario al leerlo. Crónica sentimental de un medio de comunicación que nació en Austria en 1869 y llenó de colores y sentimientos las vidas de miles de ciudadanos.


   Oficialmente, fue el catedrático austriaco de economía de la Academia Militar de Wiener-Neustadt, Emmanuel Hermann, el que usó, por vez primera, un cartón de color café, franqueado y sin sobre, como método de correspondencia privada. Su idea gustó tanto al entonces director de Correos y Telégrafos de Viena, el barón Adolf Maly, que rápidamente firmó un decreto para autorizar su circulación, en 1869. Sin embargo, se sabe que, unos años antes, durante la celebración del V Congreso Postal de Prusia, en 1865, el Consejero de Estado, Heinrich von Stephan, ya habría propuesto, sin éxito, desnudar del sobre a las cartas oficiales para reducir costes.


   Una vez esclarecido el origen y pasando por alto la falta de privacidad de unos mensajes a la vista de todos, la rapidez y, sobre todo, el precio -bastante más económico que el de las epístolas habituales- hicieron que el nuevo formato se extendiera como la pólvora. Alemania, Austría, Bélgica, Holanda e Inglaterra fueron los primeros en recibir con los buzones abiertos a la tarjeta postal. Al principio, solo existía la posibilidad de enviar cartones franqueados y sin gracia, la verdad, que los más mañosos e ingeniosos no dudaron en personalizar al minuto. Pero, a partir de 1870, los impresores privados, que supieron ver el negocio, pidieron a los gobiernos liberar la actividad y, al poco tiempo, las postales se vistieron de gala. La creatividad a ultranza hizo de ellas un asunto ilustrado tan variado como indiscreto su contenido.


   En sus inicios, un lado del cartón estaba estrictamente reservado al sello y al nombre y dirección del destinatario; y el otro a la obra de artistas y, más adelante, de fotógrafos, que encontrarían un filón por explotar. Hoy en día, aquellas tarjetas son las más buscadas por los coleccionistas por su valor intrínseco al constituir un fiel reflejo del momento social y cultural que atravesaban los países de origen o de paso de los remitentes.


   Las postales llegaron a España en 1871, para ser exactos un 10 de mayo, fecha en la que la Dirección General de Comunicaciones decretó una Real Orden para regular su uso. Solo 2 años después, nacía la Primera República española y, con ella, la primera tarjeta postal oficial. Era rectangular, de un discreto color crema, con marco azul, sello republicano y un franqueo de 5 céntimos. Mientras tanto, en el resto de Europa, ya se luchaba por ser cuanto más original mejor a la hora de idear tarjetas privadas, algo que en España no llegaría hasta las navidades de 1886, con la liberación de la imposición estatal. A partir de ese momento, las mentes inquietas de la península se pusieron en marcha en busca de las mejores imágenes. Aún se conserva hoy la primera postal ilustrada de la que se tiene constancia en nuestro país, con fecha del 21 de octubre de 1892. Viajó de Madrid a Barcelona y la produjo Hauser y Menet, una de las principales imprentas españolas de la época, que daría mucho que hablar y sobre todo que escribir.


   A partir de 1900, el ascenso de la tarjeta postal fue imparable y su compra no solo se asociaba al hecho de comunicar, sino también a un coleccionismo que ya despuntaba con un producto barato como pocos. En 1901, el intercambio de postales era lo más, tanto que sólo 1 año después, la otra vez imprenta Hauser y Menet presumía de producir 500.000 tarjetas postales al mes.


   Pero, como todo, a medida que se fueron añadiendo supuestas mejoras, se fue perdiendo cierto encanto y de los cartones totalmente manuscritos se pasó a un producto “all included” con dedicatoria y corazones de serie. En 1905, la postal se hizo práctica y se dividió su anverso en 2, con una parte para los sellos, dirección y nombre del destinatario y la otra mitad para unas palabras que ya nunca más taparían la ilustración. Tarjetas políticas, turísticas, de moda, con monumentos -de ladrillo y de carne y hueso-, de contenido erótico, humorístico, de vida cotidiana, de fauna y flora, sobre la realeza o los trajes regionales… todo valía para alegrar el día a alguien y recordar el lugar, con todas sus circunstancias, en el que se hallaba el emisor. Pero, más allá de ese empujón de la industria impresora, hubo otros factores, como el boom turístico de la primera década del siglo XX y la fuerza de la publicidad, que convirtieron a la postal en un elemento indispensable que alcanzaría su clímax en verano y obligaría a reforzar el trabajo de los funcionarios de Correos para hacer frente a las toneladas de tarjetas que hacían su agosto en el extranjero.


   Si ahora se viaja desde el sofá gracias al televisor e internet, en aquella época se hacía con las postales, que cual alfombra mágica de Aladino nos transportaban a paraísos lejanos, explorados o no por los remitentes, que a veces compraban una tarjeta que nada tenía que ver con su lugar real de vacaciones y la enviaban para dar envidia a familiares o amigos.


   Descubierto el pastel, hoy en día, estos cartones han quedado relegados a ocasiones puntuales, a colecciones privadas, a lucir cual souvenir en destinos de descanso, o a ser acumulados en cajas rebosantes, que se venden en el Rastro. Son vidas enteras, con nombres, apellidos, historias y lugares plasmados en un objeto tangible que se ha esfumado a expensas de la velocidad. Lo que ahora se estila es la tarjeta virtual, con tantas posibilidades que uno puede acabar enredado en una madeja infinita de sonidos, vídeos, animaciones o fotomontajes, olvidando el verdadero propósito.


   El tiempo. El tiempo es la clave de todo. Ahí está la magia. En la espera, en la letra manuscrita, en la imagen elegida, en los detalles -los más atrevidos hacen dibujitos-, en el viaje -a veces de lo más accidentado-, incluso en el perfume con el que se puede impregnar la postal, en la incertidumbre de saber si llegará a su destino y, finalmente, en el vuelco que nos daba el corazón, cuando por fin, al abrir el casillero encontramos una postal a nuestra atención.


PD (nº1) histórica: En 1874, nació la Unión Postal Universal con el objetivo de unificar estilos, normas y mejorar el servicio de esta correspondencia. En 1878, se globalizó su tamaño a la medida de 9x14 cm. Y, en 1905, se recogió el uso diferenciado de sus 2 caras: 1 lado para el sello, nombre y dirección del destinatario; y el otro para la imagen o ilustración.


PD (nº2) artística: La postal como lienzo también se ha convertido en pieza de arte. desde las 4 postales, que bajo el título “Rendez-vous à dimanche 6 février 1916 à 1h ¾ de l’aprés-midi”, firmó Marcel Duchamp al dadaísmo de los años 20, pasando por el arte pop de los 60 y las tarjetas con un agujero, firmadas por Yoko Ono en los 70, bajo el título “A hole to see the sky trough”.


PD (nº3) protocolaria: Hay que elegir bien el momento para enviar la tarjeta postal. Ni recién cogido el vuelo, que nos lleve a nuestro destino, porque podría llegar antes incluso de que nos hayamos ido; ni esperar al último día de vacaciones porque llegaremos nosotros antes que la postal.


                                  (De Lidia Martín, el 02 de septiembre de 2014)


Referencias útiles:
Si buscas postales antiguas, no dejes de visitar la Tienda (Museo) del Coleccionista de Antigüedades:
ALMiRANTE 23

Calle del Almirante, 23
28004 Madrid
913 081 202
M Banco de España / Colón


Horario:
- De Lunes a Viernes: de 11h a 13h30 y de 17h a 19h30;
- Los Sábados de 11h a 13h30.


Para saberlo sobre las ferias de coleccionismo y las nuevas adquisiciones de ALMiRANTE 23, conéctate a su web y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Slow Life, Callejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 23 al 27 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 16 al 20 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL: SAN CRiSTÓBAL
EL SANTO “DESCANONiZADO”

Patrón de los viajeros a pie, en bici o en coche, cuya medalla, aún hoy, colgada del retrovisor, se balancea por encima del insuperable...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 09 al 13 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 02 al 06 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ LUNA LLENA DE LA FRESA!

Conocida como “Luna llena de la Fresa” por coincidir con el período de cosecha de la fruta en forma de corazón, cuyo color evoca la pasión... 

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 25 al 29 de junio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

GEORGES MÉLiÈS
(CiNE EN EL RíO MANZANARES)

El pionero del cinematógrafo Georges Méliès (1861-1938) da nombre a un festival de cine organizado por adolescentes...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail