Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT VERANO (nº21):
LOS SOUVENiRS

Mi PETiT VERANO (nº21):
LOS SOUVENiRS

Imagen
Imagen

   Si nos fiáramos de los Souvenirs (“recuerdos” en francés) que se pueden encontrar en cualquier ruta turística que se precie, las calles de España estarían plagadas de mujeres vestidas de flamenco, los toros pastarían en el asfalto y la paella rebosaría a diario en las ollas de todas las casa; en México, todos los hombres llevarían un sombrero ancho de paja o de fieltro, con costuras doradas; en Rusia, las matrioskas beberían vodka; y la Torre Eiffel sería el único monumento histórico de Francia. Entonces, estos ¿fieles? pedacitos de memoria -pensados para turistas y ninguneados por los autóctonos- son el reflejo ¿del momento social, cultural y también político en el que se crearon o de la imagen que tienen los viajeros del país que visitan?  Crónica sentimental de ¿la cultura popular?


   Para entender nuestros clásicos patrios, es necesario darnos una vuelta por la historia de los souvenirs, que nacieron con el primer intercambio de culturas. Por aquel entonces, cualquier presente u objeto nunca visto, que llamara la atención del foráneo, se convertía -en caso de superar el camino de regreso-, en trofeo como se explica en la Odisea, que narra las aventuras de Ulises durante su viaje de vuelta a casa tras la guerra de Troya. En su gran poema épico, Homero describe cómo el héroe mítico va recopilando recuerdos allá por donde pasaba. Tiempo después, en el siglo I d.C., los romanos -que por algo tienen fama de listos- dieron un paso más comercializándolos, y parece que fue un tal Gaius Valerius Verdullus, ceramista de profesión, el que arrasó con sus vasas potorias, unos vasos adornados con dibujos eróticos, que después de beber en ellos, quedaban fantásticos como elemento decorativo en las domus romanas de todo el imperio.


   En nuestro país, se sabe que, a principios del siglo XIX, muchos de los visitantes regresaban a su país con exceso de equipaje. En tierras andaluzas, por ejemplo, el aristócrata e hispanista inglés Richard Ford (1796-1858) quiso llevar un detalle a su esposa Harriet y compró unas zapatillas hechas a medida por el zapatero sevillano José Pérez; Prosper Mérimée (1803-1870) -el autor de “Carmen”, la famosa ópera que todos conocemos- encargó a la duquesa de Montijo mantillas típicas para sus amigas parisinas; el poeta Théophile Gautier (1811-1872) adquirió una torera de terciopelo azul con hilo de oro de Granada; y el novelista italiano Edmundo de Amicis (1846-1908) eligió una navaja cordobesa cuyo primer uso fue protegerle de los bandoleros y una vez pasado el peligro, se transformó en un souvenir de lo  más kitsch.


   Durante el siglo XIX, el turismo fue creciendo a medida que lo hizo la costumbre de viajar. De los primeros y atrevidos aventureros con destinos y souvenirs de lo más exóticos, se pasó al boom turístico como consecuencia directa del éxito del ferrocarril y del barco de vapor, que permitieron hacer kilómetros no solo a los más intrépidos y adinerados sino también al pueblo llano, aumentando así el número de pasajeros y, por tanto, de recuerdos. Hasta aquí nada de tiendas especializadas ni manufacturas de serie, los souvenirs seguían siendo auténticos testimonios de unos periplos únicos, que congelaban en la mente un momento, una experiencia o una sensación. Pero, a finales del XIX, con las exposiciones universales de Nueva York, Londres y París, los artesanos y comerciantes vieron el negocio y nacieron por doquier tiendas plagadas de unos recuerdos que aliviaron el compromiso de llevar un detalle y que, hoy en día, provocan estupor entre muchos amigos que prefieren que nadie se acuerde de ellos en las tournées ajenas.


   En el siglo XX, la masificación y globalización de todo, de los viajes, de los recuerdos, de las comercios donde encontrarlos y, sobre todo, del consumo, ha borrado su romántico propósito original para convertirlos en puro marketing, y hoy en día no hay prenda, objeto o idea, por absurda o extraña que parezca, que no sea susceptible de convertirse en souvenir: monedas, postales, vajilla de todo tipo, llaveros, delantales, paraguas, dedales, gorras, camisetas, piezas inservibles perfectamente estampadas- y espantadas- y miniaturas de monumentos que muchas veces ni tan si quiera se visitan.  Es más, la industria del souvenir ha influido hasta en la moda, llevando el traje regional -relegado a ocasiones especiales- a hacer su aparición estelar ante el turista como si fuésemos a comprar el pan o a trabajar vestidos de goyescos en Madrid, o con falda y gaita bajo el brazo en Dublín. Una imagen distorsionada que se aguanta con resignación ya que el turismo constituye una importante fuente de ingreso en todas las economías del mundo.


   Excepto los auténticos viajeros, que intentan mezclarse con los autóctonos para conocer la realidad de lugar que visitan, el capitalismo a ultranza ha convertido el folclore en un cebo turístico, explotado hasta quitarle el sentido. De lo artesano se ha pasado a lo industrial, y de lo genuino a un producto de serie made in China, sea el recuerdo de donde sea. El turista  de hoy en día se define por su compra. Muchas veces lo hace como acuse de recibo o comprobante indiscutible de “yo estuve aquí” para plantárselo en la cara y, luego, en la puerta de la nevera de un amigo, o para quedar bien con todo el mundo. Y, a las malas, para los que más apuran, los aeropuertos también ofrecen un popurrí de culturas, que casi podría ahorrarles una vuelta al mundo.


   Entonces, ¡ojito con los imanes! A ver si después de tanto viaje estos pequeños campos electromagnéticos van a dejarnos sin tarjetas de crédito y el recuerdo va a ser imborrable, pero por acabar sin dinero y atrapado en algún lugar perdido.


PD (nº1) cómica: Ya se sabe, si el vídeo mató a la estrella de la radio, los televisores planos han hecho lo propio con la flamenca de toda la vida. Nadie ha encontrado aún un sitio mejor para este souvenir que ahora lucha contra las leyes de la gravedad.


PD (nº2)  anecdótica: En el mundo souvenir, todo cabe: desde una bola de cristal con nieve artificial, que encierra un paisaje de las Bahamas, a las cabinas telefónicas de Londres teñidas de cualquier color menos el rojo o abanicos e imanes con forma de chancla en Laponia.


PD (nº3) histórica: La Estatua de la Libertad es el souvenir más consumido del mundo. Un objeto ideado para transmitir un alentador mensaje y llevarse en el bolsillo el sueño americano.


PD (nº4) curiosa: El dinero de los souvenir es, en su mayoría, un dinero tirado. Los agasajados suelen considerar el regalo como algo inútil, hortera e incluso molesto. Ante estas reacciones, y hace ya 3 años, los alcaldes de Pisa, Florencia y Siena se unieron para luchar contra los recuerdos de mal gusto. El detonante fue un calzoncillo con la torre de Pisa impresa en la parte delantera, aunque ya tenían motivos suficientes con los delantales que lucían el torso desnudo del David de Miguel Ángel. Contra las ofensas a la cultura y a la religión, pudieron batallar, pero se quedaron sin argumentos y, sobre todo, sin ley que les apoyara a la hora de decidir qué es y qué no de buen gusto.


PD (nº5) estratégica: Detrás de los souvenirs, hay auténticas campañas de marketing, pensadas hasta el más mínimo detalle como, por ejemplo, la reciente coronación de Felipe VI, que puso en marcha la máquina de hacer dinero produciendo miles de chapas, camisetas y demás utensilios ¿imprescindibles en la vida diaria? para llegar a tiempo y hacer el agosto en junio.


PD (nº6) salvadora: Menos mal que, entre tanto feísmo, han surgido nuevas tiendas, que rechazan el concepto de “souvenir” ofreciendo piezas de diseño con sentido común, espíritu y/o glamour, como Madrid al Cubo (Calle de la Cruz, 35; M Tirso de Molina / Sol).


                                     (De Lidia Martín, el 28 de agosto de 2014)


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

   Si nos fiáramos de los Souvenirs (“recuerdos” en francés) que se pueden encontrar en cualquier ruta turística que se precie, las calles de España estarían plagadas de mujeres vestidas de flamenco, los toros pastarían en el asfalto y la paella rebosaría a diario en las ollas de todas las casa; en México, todos los hombres llevarían un sombrero ancho de paja o de fieltro, con costuras doradas; en Rusia, las matrioskas beberían vodka; y la Torre Eiffel sería el único monumento histórico de Francia. Entonces, estos ¿fieles? pedacitos de memoria -pensados para turistas y ninguneados por los autóctonos- son el reflejo ¿del momento social, cultural y también político en el que se crearon o de la imagen que tienen los viajeros del país que visitan?  Crónica sentimental de ¿la cultura popular?


   Para entender nuestros clásicos patrios, es necesario darnos una vuelta por la historia de los souvenirs, que nacieron con el primer intercambio de culturas. Por aquel entonces, cualquier presente u objeto nunca visto, que llamara la atención del foráneo, se convertía -en caso de superar el camino de regreso-, en trofeo como se explica en la Odisea, que narra las aventuras de Ulises durante su viaje de vuelta a casa tras la guerra de Troya. En su gran poema épico, Homero describe cómo el héroe mítico va recopilando recuerdos allá por donde pasaba. Tiempo después, en el siglo I d.C., los romanos -que por algo tienen fama de listos- dieron un paso más comercializándolos, y parece que fue un tal Gaius Valerius Verdullus, ceramista de profesión, el que arrasó con sus vasas potorias, unos vasos adornados con dibujos eróticos, que después de beber en ellos, quedaban fantásticos como elemento decorativo en las domus romanas de todo el imperio.


   En nuestro país, se sabe que, a principios del siglo XIX, muchos de los visitantes regresaban a su país con exceso de equipaje. En tierras andaluzas, por ejemplo, el aristócrata e hispanista inglés Richard Ford (1796-1858) quiso llevar un detalle a su esposa Harriet y compró unas zapatillas hechas a medida por el zapatero sevillano José Pérez; Prosper Mérimée (1803-1870) -el autor de “Carmen”, la famosa ópera que todos conocemos- encargó a la duquesa de Montijo mantillas típicas para sus amigas parisinas; el poeta Théophile Gautier (1811-1872) adquirió una torera de terciopelo azul con hilo de oro de Granada; y el novelista italiano Edmundo de Amicis (1846-1908) eligió una navaja cordobesa cuyo primer uso fue protegerle de los bandoleros y una vez pasado el peligro, se transformó en un souvenir de lo  más kitsch.


   Durante el siglo XIX, el turismo fue creciendo a medida que lo hizo la costumbre de viajar. De los primeros y atrevidos aventureros con destinos y souvenirs de lo más exóticos, se pasó al boom turístico como consecuencia directa del éxito del ferrocarril y del barco de vapor, que permitieron hacer kilómetros no solo a los más intrépidos y adinerados sino también al pueblo llano, aumentando así el número de pasajeros y, por tanto, de recuerdos. Hasta aquí nada de tiendas especializadas ni manufacturas de serie, los souvenirs seguían siendo auténticos testimonios de unos periplos únicos, que congelaban en la mente un momento, una experiencia o una sensación. Pero, a finales del XIX, con las exposiciones universales de Nueva York, Londres y París, los artesanos y comerciantes vieron el negocio y nacieron por doquier tiendas plagadas de unos recuerdos que aliviaron el compromiso de llevar un detalle y que, hoy en día, provocan estupor entre muchos amigos que prefieren que nadie se acuerde de ellos en las tournées ajenas.


   En el siglo XX, la masificación y globalización de todo, de los viajes, de los recuerdos, de las comercios donde encontrarlos y, sobre todo, del consumo, ha borrado su romántico propósito original para convertirlos en puro marketing, y hoy en día no hay prenda, objeto o idea, por absurda o extraña que parezca, que no sea susceptible de convertirse en souvenir: monedas, postales, vajilla de todo tipo, llaveros, delantales, paraguas, dedales, gorras, camisetas, piezas inservibles perfectamente estampadas- y espantadas- y miniaturas de monumentos que muchas veces ni tan si quiera se visitan.  Es más, la industria del souvenir ha influido hasta en la moda, llevando el traje regional -relegado a ocasiones especiales- a hacer su aparición estelar ante el turista como si fuésemos a comprar el pan o a trabajar vestidos de goyescos en Madrid, o con falda y gaita bajo el brazo en Dublín. Una imagen distorsionada que se aguanta con resignación ya que el turismo constituye una importante fuente de ingreso en todas las economías del mundo.


   Excepto los auténticos viajeros, que intentan mezclarse con los autóctonos para conocer la realidad de lugar que visitan, el capitalismo a ultranza ha convertido el folclore en un cebo turístico, explotado hasta quitarle el sentido. De lo artesano se ha pasado a lo industrial, y de lo genuino a un producto de serie made in China, sea el recuerdo de donde sea. El turista  de hoy en día se define por su compra. Muchas veces lo hace como acuse de recibo o comprobante indiscutible de “yo estuve aquí” para plantárselo en la cara y, luego, en la puerta de la nevera de un amigo, o para quedar bien con todo el mundo. Y, a las malas, para los que más apuran, los aeropuertos también ofrecen un popurrí de culturas, que casi podría ahorrarles una vuelta al mundo.


   Entonces, ¡ojito con los imanes! A ver si después de tanto viaje estos pequeños campos electromagnéticos van a dejarnos sin tarjetas de crédito y el recuerdo va a ser imborrable, pero por acabar sin dinero y atrapado en algún lugar perdido.


PD (nº1) cómica: Ya se sabe, si el vídeo mató a la estrella de la radio, los televisores planos han hecho lo propio con la flamenca de toda la vida. Nadie ha encontrado aún un sitio mejor para este souvenir que ahora lucha contra las leyes de la gravedad.


PD (nº2)  anecdótica: En el mundo souvenir, todo cabe: desde una bola de cristal con nieve artificial, que encierra un paisaje de las Bahamas, a las cabinas telefónicas de Londres teñidas de cualquier color menos el rojo o abanicos e imanes con forma de chancla en Laponia.


PD (nº3) histórica: La Estatua de la Libertad es el souvenir más consumido del mundo. Un objeto ideado para transmitir un alentador mensaje y llevarse en el bolsillo el sueño americano.


PD (nº4) curiosa: El dinero de los souvenir es, en su mayoría, un dinero tirado. Los agasajados suelen considerar el regalo como algo inútil, hortera e incluso molesto. Ante estas reacciones, y hace ya 3 años, los alcaldes de Pisa, Florencia y Siena se unieron para luchar contra los recuerdos de mal gusto. El detonante fue un calzoncillo con la torre de Pisa impresa en la parte delantera, aunque ya tenían motivos suficientes con los delantales que lucían el torso desnudo del David de Miguel Ángel. Contra las ofensas a la cultura y a la religión, pudieron batallar, pero se quedaron sin argumentos y, sobre todo, sin ley que les apoyara a la hora de decidir qué es y qué no de buen gusto.


PD (nº5) estratégica: Detrás de los souvenirs, hay auténticas campañas de marketing, pensadas hasta el más mínimo detalle como, por ejemplo, la reciente coronación de Felipe VI, que puso en marcha la máquina de hacer dinero produciendo miles de chapas, camisetas y demás utensilios ¿imprescindibles en la vida diaria? para llegar a tiempo y hacer el agosto en junio.


PD (nº6) salvadora: Menos mal que, entre tanto feísmo, han surgido nuevas tiendas, que rechazan el concepto de “souvenir” ofreciendo piezas de diseño con sentido común, espíritu y/o glamour, como Madrid al Cubo (Calle de la Cruz, 35; M Tirso de Molina / Sol).


                                     (De Lidia Martín, el 28 de agosto de 2014)


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 23 al 27 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 16 al 20 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL: SAN CRiSTÓBAL
EL SANTO “DESCANONiZADO”

Patrón de los viajeros a pie, en bici o en coche, cuya medalla, aún hoy, colgada del retrovisor, se balancea por encima del insuperable...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 09 al 13 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 02 al 06 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ LUNA LLENA DE LA FRESA!

Conocida como “Luna llena de la Fresa” por coincidir con el período de cosecha de la fruta en forma de corazón, cuyo color evoca la pasión... 

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 25 al 29 de junio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

GEORGES MÉLiÈS
(CiNE EN EL RíO MANZANARES)

El pionero del cinematógrafo Georges Méliès (1861-1938) da nombre a un festival de cine organizado por adolescentes...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail