Nuevas Ideas
Comer Beber

(Mi PETiT) HOMENAJE A…
JEFF BUCKLEY

(Mi PETiT) HOMENAJE A…
JEFF BUCKLEY

Imagen
Imagen

   Con un único álbum en vida, la obra maestra “Grace” (1994), y una muerte temprana, Jeff Buckley se convirtió en tiempo récord en un músico de culto. El amor, la cólera, la alegría, la depresión y sobre todo sus queridos Led Zeppelin fueron, en sus propias palabras, sus grandes influencias. De hecho, el grupo británico marcó el principio y el final de su amor por la música, pues fue precisamente tarareando uno de sus temas cuando Jeff Buckley desapareció hace 19 años, hoy, Domingo 29 de mayo de 2016, en las aguas del río Wolf a su paso por Memphis. (Petit) Homenaje al joven guitarrista, compositor e intérprete californiano, que supo revolucionar el panorama cultural de los 90 desmarcándose del estilo grunge que imperaba al apostar por un sonido único, entre rock, folk, blues y jazz, que junto a su mágica voz le merecieron el título de “iluminado”.


   Jeffrey Scott Buckley nació en California el 17 de noviembre de 1966. Su madre, Mary Guibert, era una pianista clásica y violonchelista de sangre francesa, griega, americana y panameña, y su padre, Tim Buckley -que también murió demasiado pronto-, un cantautor americano e icono de la contracultura de los 60, descendiente de emigrantes irlandeses e italianos, que un mes antes del nacimiento de su hijo se fue para no volver.  Jeff sólo lo vería una vez en su vida, a la edad de 8 años y se crió como hijo de madre soltera, sin raíces, pero como él mismo recordó, cargado de canciones.


   Buckley creció en un ambiente musical propiciado por aquella madre dedicada a la música y gran amante de los Beatles, que lo mismo le ponía “Let it Be” que “El Cascanueces” de Chaikovski; con un tío cantante y una tía flautista; y un padrastro, Ron Moorhead, que le llenó la cabeza de Queen, Pink Floyd y en especial Led Zeppelin, cuyo “Physical Graffiti” (1975) fue el primer álbum que se compró el pequeño a la edad de 9 años, en la misma época en que su padre biológico murió, con sólo 28 años, por sobredosis de cocaína y morfina, lo que provocó que aquel niño, conocido hasta entonces como Scottie Moorhead, prohibiera que le llamaran así para recuperar el apellido de su progenitor.


   Para entonces, Jeff ya hacía sus pinitos con una guitarra acústica que encontró olvidada en el armario de su abuela, y cuando a los 14 años decidió ser músico, la familia le apoyó regalándole una Les Paul negra con la que arrancaría sus primeras notas de jazz. Tenía los mejores profesores en sus discos de Zeppelin, Hendrix o The Kiss y de cuyas canciones empezó a hacer versiones con sus primeras bandas, sumando todo estilo musical que se cruzaba en su camino y estudiando siempre que podía. Ya graduado, y de nuevo gracias a su familia se metió en el Instituto de músicos de Los Ángeles, pero sólo 1 año después optó por buscarse la vida trabajando en hoteles y dedicando todo su tiempo libre a tocar, hasta que en 1990 recibió la llamada de Nueva York.


   En la Gran Manzana se nutrió de blues, punk, hardcore o música sufí, y vivió a su manera la escena avant-garde de los 90. Mientras Nirvana y Pearl Jam acaparaban portadas, él arriesgó con algo nuevo, diferente, atípico, con referentes como Miles Davis, Louis Armstrong o Judy Garland, dejando a todos atónitos y despertando la curiosidad del que fuera manager de su padre, que intrigado por si aquel jovencito había heredado su talento, se ofreció a grabarle su primera demo, y en 1991 le propuso participar en un homenaje a Tim Buckley que Jeff aceptó, según contó después, como su personal manera de reconciliarse con un progenitor que nunca trató.


   Después de aquel tributo en la iglesia de St. Ann (& The Holy Trinity) de Brooklyn, durante el cual el joven de 25 años sorprendió a los presentes con 4 temas de su padre, entre los que estaba “I Never Asked to Be Your Mountain” (1967), una canción dedicada a él y a su madre, Jeff se quedó en Nueva York. Se alquiló un apartamento en East Village y tomó el barrio con su música tocando en todos los garitos, pero en especial en el Café Sin-é, uno de los muchos locales de la zona en la que también se estrenaron Bob Dylan o Springsteen. Con la única compañía de su Fender Telecaster, Jeff dejó volar versiones de sus queridos Led Zeppelin, Ali Khan, Leonard Cohen o incluso Édith Piaf, ganando fama entre el público y llegando a oídos de las grandes discográficas, que en 1992 se plantaron a la entrada del café con el único objetivo de ficharle.


   Ganó Columbia por ser la compañía de su héroe Dylan. Buckley firmó un contrato millonario por 3 discos, que estrenó con un EP de 4 temas grabadas en el mismo Sin-é, y después de un encierro de 6 semanas para grabar su primer disco, en agosto de 1994 vio la luz “Grace”, un álbum que dejaba ver todas sus influencias, con su maravillosa “Last Goodbye” y las increíbles versiones de “Lilac Wine” (1966) de Nina Simone o del “Hallelujah“ (1984) de Leonard Cohen, para muchos EL TEMA de Buckley. Aunque aún habría que esperar a que el público le descubriera, en el ambiente musical fue de inmediato considerado como una genialidad, impresionando a su idolatrado Robert Plant y logrando que Jimmy Page lo considerara su disco favorito de la década. Cuentan que el día en el que Jeff y Jimmy se conocieron, los dos rompieron a llorar, convirtiéndose desde aquel momento en su padrino musical. No fueron los únicos, Bob Dylan lo calificó como uno de los mejores cantautores de los 90, Chrissie Hynde de Pretenders pidió que tocara en privado parte de su repertorio, Paul McCartney le presentó sus respetos tras una actuación, Bowie se deshizo en halagos y Lou Reed proclamó que quería trabajar con él.


   El mismo día que salió “Grace,” Buckley comenzó una gira de más de 1 año y medio que le llevó por todo el planeta, incluyendo Japón y Nueva Zelanda, contagiando entre otros a Chris Cornell de Soundgarden, The Edge de U2 o Pj Harvey, que se hallaban entre los asistentes. Buckley llenaba estadios, seguía sorprendiendo con conciertos improvisados en su querido Sin-é, y de paso colaboraba con Patti Smith o con el grupo Television, cuyo líder Tom Verlaine se convirtió en el productor de su segundo disco, “My Sweetheart the Drunk” (1998). Bajo su consejo, Jeff decidió mudarse a Memphis para recuperar así sus imprescindibles actuaciones en locales pequeños, y así, pleno de inspiración grabó nuevas demos caseras que mandó a su banda de Nueva York que entusiasmada puso rumbo hacia Memphis.


   Partieron de viaje el 29 de mayo de 1997, y aquella misma tarde Buckley feliz, se fue con un amigo al río Wolf, afluente del Mississipi, cargado con una guitarra, un radiocasete y una botella de vino. Allí, en la tranquilidad, quiso pegarse un baño improvisado, con botas y todo, para celebrar el buen momento, y mientras nadaba tarareando su inseparable “Whole Lotta Love” de Zeppelin, de un plumazo la corriente que creó un remolcador a su paso, le hizo desaparecer. Tenía sólo 30 años. Su cuerpo fue hallado una semana después y a pesar de lo mucho que se especuló con las circunstancias de su muerte, la autopsia confirmó que todo fue un absurdo accidente, y ni alcohol ni drogas tuvieron que ver.


   Un año después se publicó el inacabado y póstumo “(Sketches for) My sweetheart the drunk”, y mientras Dylan le dedicaba su canción “Mississippi” (“Love and Theft”, 2001), su madre se ocupó de su legado musical, supervisando con mimo cada detalle y sobre todo defendiendo que aquella genialidad perdida nada tuvo que ver con la figura de Tim Buckley, sino solo con su música y amor.


                                           (De Lidia Martín, el 29 de mayo de 2016)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de JEFF BUCKLEY, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.

[Volver a Mi Petit DiscotecaCallejero o Blogosfera]

   Con un único álbum en vida, la obra maestra “Grace” (1994), y una muerte temprana, Jeff Buckley se convirtió en tiempo récord en un músico de culto. El amor, la cólera, la alegría, la depresión y sobre todo sus queridos Led Zeppelin fueron, en sus propias palabras, sus grandes influencias. De hecho, el grupo británico marcó el principio y el final de su amor por la música, pues fue precisamente tarareando uno de sus temas cuando Jeff Buckley desapareció hace 19 años, hoy, Domingo 29 de mayo de 2016, en las aguas del río Wolf a su paso por Memphis. (Petit) Homenaje al joven guitarrista, compositor e intérprete californiano, que supo revolucionar el panorama cultural de los 90 desmarcándose del estilo grunge que imperaba al apostar por un sonido único, entre rock, folk, blues y jazz, que junto a su mágica voz le merecieron el título de “iluminado”.


   Jeffrey Scott Buckley nació en California el 17 de noviembre de 1966. Su madre, Mary Guibert, era una pianista clásica y violonchelista de sangre francesa, griega, americana y panameña, y su padre, Tim Buckley -que también murió demasiado pronto-, un cantautor americano e icono de la contracultura de los 60, descendiente de emigrantes irlandeses e italianos, que un mes antes del nacimiento de su hijo se fue para no volver.  Jeff sólo lo vería una vez en su vida, a la edad de 8 años y se crió como hijo de madre soltera, sin raíces, pero como él mismo recordó, cargado de canciones.


   Buckley creció en un ambiente musical propiciado por aquella madre dedicada a la música y gran amante de los Beatles, que lo mismo le ponía “Let it Be” que “El Cascanueces” de Chaikovski; con un tío cantante y una tía flautista; y un padrastro, Ron Moorhead, que le llenó la cabeza de Queen, Pink Floyd y en especial Led Zeppelin, cuyo “Physical Graffiti” (1975) fue el primer álbum que se compró el pequeño a la edad de 9 años, en la misma época en que su padre biológico murió, con sólo 28 años, por sobredosis de cocaína y morfina, lo que provocó que aquel niño, conocido hasta entonces como Scottie Moorhead, prohibiera que le llamaran así para recuperar el apellido de su progenitor.


   Para entonces, Jeff ya hacía sus pinitos con una guitarra acústica que encontró olvidada en el armario de su abuela, y cuando a los 14 años decidió ser músico, la familia le apoyó regalándole una Les Paul negra con la que arrancaría sus primeras notas de jazz. Tenía los mejores profesores en sus discos de Zeppelin, Hendrix o The Kiss y de cuyas canciones empezó a hacer versiones con sus primeras bandas, sumando todo estilo musical que se cruzaba en su camino y estudiando siempre que podía. Ya graduado, y de nuevo gracias a su familia se metió en el Instituto de músicos de Los Ángeles, pero sólo 1 año después optó por buscarse la vida trabajando en hoteles y dedicando todo su tiempo libre a tocar, hasta que en 1990 recibió la llamada de Nueva York.


   En la Gran Manzana se nutrió de blues, punk, hardcore o música sufí, y vivió a su manera la escena avant-garde de los 90. Mientras Nirvana y Pearl Jam acaparaban portadas, él arriesgó con algo nuevo, diferente, atípico, con referentes como Miles Davis, Louis Armstrong o Judy Garland, dejando a todos atónitos y despertando la curiosidad del que fuera manager de su padre, que intrigado por si aquel jovencito había heredado su talento, se ofreció a grabarle su primera demo, y en 1991 le propuso participar en un homenaje a Tim Buckley que Jeff aceptó, según contó después, como su personal manera de reconciliarse con un progenitor que nunca trató.


   Después de aquel tributo en la iglesia de St. Ann (& The Holy Trinity) de Brooklyn, durante el cual el joven de 25 años sorprendió a los presentes con 4 temas de su padre, entre los que estaba “I Never Asked to Be Your Mountain” (1967), una canción dedicada a él y a su madre, Jeff se quedó en Nueva York. Se alquiló un apartamento en East Village y tomó el barrio con su música tocando en todos los garitos, pero en especial en el Café Sin-é, uno de los muchos locales de la zona en la que también se estrenaron Bob Dylan o Springsteen. Con la única compañía de su Fender Telecaster, Jeff dejó volar versiones de sus queridos Led Zeppelin, Ali Khan, Leonard Cohen o incluso Édith Piaf, ganando fama entre el público y llegando a oídos de las grandes discográficas, que en 1992 se plantaron a la entrada del café con el único objetivo de ficharle.


   Ganó Columbia por ser la compañía de su héroe Dylan. Buckley firmó un contrato millonario por 3 discos, que estrenó con un EP de 4 temas grabadas en el mismo Sin-é, y después de un encierro de 6 semanas para grabar su primer disco, en agosto de 1994 vio la luz “Grace”, un álbum que dejaba ver todas sus influencias, con su maravillosa “Last Goodbye” y las increíbles versiones de “Lilac Wine” (1966) de Nina Simone o del “Hallelujah“ (1984) de Leonard Cohen, para muchos EL TEMA de Buckley. Aunque aún habría que esperar a que el público le descubriera, en el ambiente musical fue de inmediato considerado como una genialidad, impresionando a su idolatrado Robert Plant y logrando que Jimmy Page lo considerara su disco favorito de la década. Cuentan que el día en el que Jeff y Jimmy se conocieron, los dos rompieron a llorar, convirtiéndose desde aquel momento en su padrino musical. No fueron los únicos, Bob Dylan lo calificó como uno de los mejores cantautores de los 90, Chrissie Hynde de Pretenders pidió que tocara en privado parte de su repertorio, Paul McCartney le presentó sus respetos tras una actuación, Bowie se deshizo en halagos y Lou Reed proclamó que quería trabajar con él.


   El mismo día que salió “Grace,” Buckley comenzó una gira de más de 1 año y medio que le llevó por todo el planeta, incluyendo Japón y Nueva Zelanda, contagiando entre otros a Chris Cornell de Soundgarden, The Edge de U2 o Pj Harvey, que se hallaban entre los asistentes. Buckley llenaba estadios, seguía sorprendiendo con conciertos improvisados en su querido Sin-é, y de paso colaboraba con Patti Smith o con el grupo Television, cuyo líder Tom Verlaine se convirtió en el productor de su segundo disco, “My Sweetheart the Drunk” (1998). Bajo su consejo, Jeff decidió mudarse a Memphis para recuperar así sus imprescindibles actuaciones en locales pequeños, y así, pleno de inspiración grabó nuevas demos caseras que mandó a su banda de Nueva York que entusiasmada puso rumbo hacia Memphis.


   Partieron de viaje el 29 de mayo de 1997, y aquella misma tarde Buckley feliz, se fue con un amigo al río Wolf, afluente del Mississipi, cargado con una guitarra, un radiocasete y una botella de vino. Allí, en la tranquilidad, quiso pegarse un baño improvisado, con botas y todo, para celebrar el buen momento, y mientras nadaba tarareando su inseparable “Whole Lotta Love” de Zeppelin, de un plumazo la corriente que creó un remolcador a su paso, le hizo desaparecer. Tenía sólo 30 años. Su cuerpo fue hallado una semana después y a pesar de lo mucho que se especuló con las circunstancias de su muerte, la autopsia confirmó que todo fue un absurdo accidente, y ni alcohol ni drogas tuvieron que ver.


   Un año después se publicó el inacabado y póstumo “(Sketches for) My sweetheart the drunk”, y mientras Dylan le dedicaba su canción “Mississippi” (“Love and Theft”, 2001), su madre se ocupó de su legado musical, supervisando con mimo cada detalle y sobre todo defendiendo que aquella genialidad perdida nada tuvo que ver con la figura de Tim Buckley, sino solo con su música y amor.


                                           (De Lidia Martín, el 29 de mayo de 2016)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de JEFF BUCKLEY, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.

[Volver a Mi Petit DiscotecaCallejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 23 al 27 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 16 al 20 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL: SAN CRiSTÓBAL
EL SANTO “DESCANONiZADO”

Patrón de los viajeros a pie, en bici o en coche, cuya medalla, aún hoy, colgada del retrovisor, se balancea por encima del insuperable...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 09 al 13 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 02 al 06 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ LUNA LLENA DE LA FRESA!

Conocida como “Luna llena de la Fresa” por coincidir con el período de cosecha de la fruta en forma de corazón, cuyo color evoca la pasión... 

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 25 al 29 de junio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

GEORGES MÉLiÈS
(CiNE EN EL RíO MANZANARES)

El pionero del cinematógrafo Georges Méliès (1861-1938) da nombre a un festival de cine organizado por adolescentes...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail