Nuevas Ideas
Comer Beber

(Mi PETiT) HOMENAJE A JiMi HENDRiX

(Mi PETiT) HOMENAJE A JiMi HENDRiX

Imagen
Imagen

   Fueron solo 5 años de carrera y 4 discos, pero fue tiempo suficiente para demostrar al mundo que lo suyo con la guitarra era algo más que un don. Electrificó como nadie la guitarra, superando, según los expertos, a B.B. King, Jimmy Page, Chuck Berry, Keith Richard, e incluso, a su admirado Eric Clapton. Innovador, autodidacta, brillante, psicodélico y vanguardista, hizo vibrar al mundo con su destreza zurda, con guitarras invertidas y un histriónico espectáculo en el que lo mismo tocaba con los dientes, que con la lengua, a golpes con el pie, o frotando las cuerdas contra lo que pillara a mano. Completó los más difíciles acordes sin inmutarse, saturó como nadie los amplificadores, y tiró de efectos denostados de los que hizo su sello personal. (Gran) homenaje a Jimi Hendrix cuya carrera fue tan fulminante como su vida, y aún hoy, Viernes 18 de septiembre de 2015, cuando se cumplen 45 años de su muerte, demasiado joven a la edad de 27 años, aquel riff de su tema “Voodoo Child” sigue sonando como el mejor de todos los tiempos.


   De sangre afroamericana, cherokee e irlandesa, James Marshall “Jimi” Hendrix vino al mundo en Seattle el 27 de noviembre de 1942. Sus padres, Lucille Jeter y Al Hendrix, se habían conocido en un baile siendo unos adolescentes de 15 y 22 años, y todo iba sobre ruedas hasta que la II Guerra Mundial aceleró su boda para separarlos 3 días después, llevándose al padre al frente y dejando en el hogar a una mujer sola y embarazada. Hendrix fue el primero de 5 hijos, aunque solo él y su hermano menor Leon fueron criados por Lucille y Al, ya que la falta de dinero obligó a los padres a entregar a sus otros 3 niños en adopción.


   Su infancia transcurrió entre peleas, discusiones, penurias económicas, y una cada vez más preocupante adición de su madre al alcohol. El divorcio llegó cuando Hendrix tenía 9 años, quedando con su hermano Leon, bajo la custodia del padre y las frecuentes visitas y cuidados de la abuela. Fue una época difícil en la que sobrevivió gracias a la generosidad de la comunidad afroamericana, y que marcó a Hendrix como lo cantaría en “Castles made of sand” (1967). Ya entonces ya era habitual ver al pequeño tocando la guitarra con el palo de una escoba. Su primer instrumento fue un ukelele de 1 sola cuerda que encontró con 12 años limpiando el garaje de una vecina. Luego, llegó su primera guitarra acústica que le compró el padre por 5 dólares poco después de la muerte, en 1958, de una madre treintañera enferma de cirrosis. Hendrix se las apañó como pudo, y aunque nunca supo leer ni escribir música, aprendió solito a tocar, ensayando varias horas al día y sacando los temas que escuchaba de grandes del blues como Muddy Waters o B.B. King.


   Con su primera banda, The Velvetones, supo que aquella acústica no era suficiente, y no paró hasta convencer a su padre de que le comprara una eléctrica, una Supro Ozark blanca, con la que se estrenó en el sótano de una sinagoga de Seattle, y que le robaron al dejarla olvidada en un backstage. Su siguiente formación fue Rocking Kings a la que llegó con una reluciente Silvertone Danelectro roja que por fin Hendrix pudo comprarse con su propio dinero. Pero justo cuando las cosas parecían enderezarse, llegó un segundo arresto por conducir un coche robado, y tuvo que elegir entre ir la cárcel o unirse al ejército. En mayo de 1961, el joven se alistó en lo que llegó a describir como “el infierno”, que abandonó casi 1 año después, al parecer, tras obtener la licencia por declararse homosexual.


   Para entonces, a Hendrix ya le había llamado la atención el guitarrista Butch Snipes y su manera de tocar con los dientes, y empezó a imitarlo mientras compaginaba sus bandas con trabajos como músico de acompañamiento para artistas como Sam Cooke o Jackie Wilson. En 1964, Hendrix ganó el concurso de aficionados del Teatro Apollo de Nueva York, que le abrió camino en el circuito de clubs de Harlem. Allí se codeó, y acompañó a los famosos Isley Brother’s, y más tarde, a Little Richard con el debutó en televisión en 1965. No duró mucho. Hendrix quería volar solo. Interpretar cada noche los mismos temas le consumía, y después de probar con otras formaciones como la de Curtis Knight o la de Joey Dee, en 1966 pasó página, y se trasladó al barrio de Greenwich Village en busca de inspiración.


   El músico sabía moverse bien entre 2 mundos, el negro de Harlem y el rock blanco de Greenwich Village, donde arrancó su carrera en solitario, actuando en los clubes nocturnos, despertando la curiosidad de un público impresionado por un jovenzuelo que tocaba la guitarra endiabladamente bien… hasta que, una noche, Linda Keith, novia de Keith Richards, lo descubrió, y difundió su talento sin parar, llegando a oídos de Chas Chandler, bajista de The Animals, que reconvertido en manager, vio en Hendrix al artista que andaba buscando. Chandler tuvo una especie de revelación, no solo por el claro virtuosismo del guitarrista, si no porque Hendrix eligió para arrancar el concierto en el que se conocieron, una versión arrolladora del tema “Hey Joe” de Tim Rose, justo el tema que desde hacía tiempo obsesionaba a Chandler. No necesitó más. Durante el resto del show, solo pudo pensar en proponerle ir con él a Inglaterra, oferta que Hendrix aceptó con la única condición de conocer a Jeff Beck y a Eric Clapton...


   Jimi llegó a Londres en septiembre de 1966, en un momento de máxima eclosión cultural, con la banda Cream en lo más alto, y su guitarrista, Eric Clapton, elevado por los fans a la categoría divina. En menos de 24 horas, Hendrix ya tenía novia, y era el tema de conversación de todos los músicos. Y en apenas 1 semana, logró subirse al escenario junto a su ídolo, Eric “dios” Clapton. Aquella noche, Jimi tocó un blues complicado para la mayoría de los grandes, “killing Floor” de Howlin’ Wolf, y lo hizo como si nada, marcándose un repertorio completo de efectos, con guitarra a la espalda, entre las piernas y tocando con los dientes que provocó que Clapton abandonara temblando el escenario. Hendrix había matado a Dios.


   Mientras tanto, Chandler se había ocupado de buscar a otros músicos para formar una banda. Los elegidos fueron el batería Mitch Mitchell y el bajista Noel Redding, cuyo blues progresivo, y de paso, su peinado causaron muy buena impresión al guitarrista. Así nació The Jimi Hendrix Experience, y con el grupo, un nuevo nombre para el músico, que cambió “Jimmy” por el más sencillo Jimi. En octubre del 66, después que la banda hubiera arrasado como telonera de Johnny Hallyday en Francia, los managers de The Who ficharon a The Experience para su nuevo sello discográfico Track Records, con el que el 23 de aquel mes salió el primer single “Hey Joe”. Para entonces, el rumor de su genialidad se había extendido como la pólvora, levantando tanta expectación que en su siguiente actuación, en noviembre, se acercaron al club londinense Bag O’Nails, Clapton, Jeff Beck, John Lennon, Paul McCartney, Pete Townshead, Brian Jones o Mick Jagger, que -dicen- no pararon de maldecir y alucinar.


   En un tiempo récord, Hendrix colocó 3 de sus temas entre los primeros puestos de las listas, “Hey Joe”, “Purple Haze” y “The wind cries Mary”, los 3 de su primer álbum “Are you experienced” (mayo de 1967), al que le robó el nº1 el “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band” de The Beatles, a los que volvió a dejar boquiabiertos al tocar ante ellos “Sgt. Pepper” en directo sólo 3 días después de su publicación. Hendrix estaba haciendo historia, se había ganado el apodo de “El Fenómeno”, pero sabía que aún le faltaba camino por recorrer, y entre las muchas ideas que barajaba con su manager para llamar aún más la atención, se coló una broma de un periodista, que hablando de la fuerza de los Who, que solían destrozar sus instrumentos a golpes, sugirió quemar la guitarra de Hendrix.


   La siguiente cita del músico fue en el ya mítico concierto del 67 en el London Astoria en el que tras un solo de 45 minutos, inmoló su guitarra convirtiéndose en el más salvaje sobre los escenarios, una bestia de talento incalculable, el “Elvis negro”, como le llamaron, que acabó con quemaduras leves en sus manos, y que repitió espectáculo el mismo año, en el Festival Pop de Monterrey, en California, donde también prendió fuego a su instrumento en una especie de sacrificio, que se grabó en la retina de los asistentes, y dio lugar a una de las imágenes más famosas del rock.


   Y así llegó su segundo álbum “Axis: Bold as Love” (diciembre de 1967), cargado de toda la psicodelia de la que el artista pudo hacer uso y cuya salida se retrasó porque Hendrix perdió el master en el asiento de un taxi. Luego, fue el turno de “Electric Ladyland” (octubre de 1968), para muchos la obra maestra de Hendrix, en la que el guitarrista usó por primera vez el sonido wah-wah, rompió su relación con Chandler, y tiró de otros músicos como Jack Casady (de Jefferson Airplane) o Steve Windwood (de Traffic) para grabar el famoso “Voodoo Child”.


   Hendrix era ya un mito, uno de los músicos mejor pagados de todos los tiempos, excesivo en las grabaciones, en los directos, en las giras y en el consumo de drogas, que –dicen- empezó a usar para aguantar el ritmo, y a las que acabó enganchado como su público a él. Las tensiones con sus compañeros de The Experience eran cada vez mayores y entonces, tras disolverse, llegó Woodstock


   Aquel festival hippie de música de la granja de Bethel de Nueva York fue icono de toda una generación de estadounidenses, hartos de la guerra de Vietnam, amantes del sexo, la paz, las drogas y la libertad, con Hendrix como cabeza de un cartel que también incluía a The Who, Joe Cocker, Jefferson Airplane, Ravi Shankar, Joan Baez, Santana, Neil Young, Creedence Clearwater Revival o Janis Joplin. Las dudas de Hendrix, que curiosamente tenía miedo escénico, fueron aumentando proporcionalmente a las expectativas de asistentes, y así, sin querer pensarlo mucho, con apenas 2 semanas de ensayo con su estrenada formación Gypsy Sun and Rainbows, cerró Woodstock tras 3 días sin dormir, a las 8h30 de la mañana del lunes 20 de agosto, con el show más electrizante del festival y uno de los momentos históricos de los años 60.


   Con su nueva banda, Hendrix grabó su primer y único álbum oficial en directo “The Band of Gypsys” (1970), y empezó a dejar notar en sus actuaciones su abuso de las drogas. El 16 de septiembre de 1970 participó en una jam session del club de jazz Ronnie Scott del Soho londinense, y tan solo 48 horas después, murió en circunstancias aún hoy polémicas y cuestionadas. Se fue de una forma estúpida, que alimentó la leyenda, pues la autopsia reveló que había fallecido asfixiado al aspirar su propio vómito intoxicado de alcohol, drogas, y al parecer, 18 veces la dosis permitida de unas pastillas para dormir.


   Jimi Hendrix Murió con 27 años, pasando a formar parte del terrible Club de los 27, junto a Brian Jones, que murió a esa misma edad en el 69, Janis Joplin, que lo hizo apenas 1 mes después que Hendrix, Jim Morrison, que falleció en el 71, Kurt Cobain en los 90, y Amy Winehouse en 2011.


   Desde entonces, su familia solo ha protagonizado disputas y litigios por una herencia millonaria, con 2 hijos que nunca reconoció, y decenas de discos, premios y homenajes póstumos que le mantuvieron vivo mientras sus restos descansaban junto a su padre Al en Seattle, en un lujoso panteón que contrasta con la tumba abandonada de la madre, Lucille.


PD (nº1) comercial: Al parecer, la fuerza del sonido de Hendrix era tal que se cargaba todos sus amplificadores, hasta que dio con los Marshall, los únicos que aguantaron su ritmo, convirtiéndose en la mejor publicidad que podían desear.


PD (nº2) ardiente: La guitarra que quemó Hendrix en el London Astoria, permaneció encerrada en el garaje de los padres del agente del músico hasta que, en 2008, fue subastada por 2 millones de dólares.


                                        (De Lidia Martín, el 18 de septiembre de 2015)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de JiMi HENDRiX, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit DiscotecaCallejero o Blogosfera]

   Fueron solo 5 años de carrera y 4 discos, pero fue tiempo suficiente para demostrar al mundo que lo suyo con la guitarra era algo más que un don. Electrificó como nadie la guitarra, superando, según los expertos, a B.B. King, Jimmy Page, Chuck Berry, Keith Richard, e incluso, a su admirado Eric Clapton. Innovador, autodidacta, brillante, psicodélico y vanguardista, hizo vibrar al mundo con su destreza zurda, con guitarras invertidas y un histriónico espectáculo en el que lo mismo tocaba con los dientes, que con la lengua, a golpes con el pie, o frotando las cuerdas contra lo que pillara a mano. Completó los más difíciles acordes sin inmutarse, saturó como nadie los amplificadores, y tiró de efectos denostados de los que hizo su sello personal. (Gran) homenaje a Jimi Hendrix cuya carrera fue tan fulminante como su vida, y aún hoy, Viernes 18 de septiembre de 2015, cuando se cumplen 45 años de su muerte, demasiado joven a la edad de 27 años, aquel riff de su tema “Voodoo Child” sigue sonando como el mejor de todos los tiempos.


   De sangre afroamericana, cherokee e irlandesa, James Marshall “Jimi” Hendrix vino al mundo en Seattle el 27 de noviembre de 1942. Sus padres, Lucille Jeter y Al Hendrix, se habían conocido en un baile siendo unos adolescentes de 15 y 22 años, y todo iba sobre ruedas hasta que la II Guerra Mundial aceleró su boda para separarlos 3 días después, llevándose al padre al frente y dejando en el hogar a una mujer sola y embarazada. Hendrix fue el primero de 5 hijos, aunque solo él y su hermano menor Leon fueron criados por Lucille y Al, ya que la falta de dinero obligó a los padres a entregar a sus otros 3 niños en adopción.


   Su infancia transcurrió entre peleas, discusiones, penurias económicas, y una cada vez más preocupante adición de su madre al alcohol. El divorcio llegó cuando Hendrix tenía 9 años, quedando con su hermano Leon, bajo la custodia del padre y las frecuentes visitas y cuidados de la abuela. Fue una época difícil en la que sobrevivió gracias a la generosidad de la comunidad afroamericana, y que marcó a Hendrix como lo cantaría en “Castles made of sand” (1967). Ya entonces ya era habitual ver al pequeño tocando la guitarra con el palo de una escoba. Su primer instrumento fue un ukelele de 1 sola cuerda que encontró con 12 años limpiando el garaje de una vecina. Luego, llegó su primera guitarra acústica que le compró el padre por 5 dólares poco después de la muerte, en 1958, de una madre treintañera enferma de cirrosis. Hendrix se las apañó como pudo, y aunque nunca supo leer ni escribir música, aprendió solito a tocar, ensayando varias horas al día y sacando los temas que escuchaba de grandes del blues como Muddy Waters o B.B. King.


   Con su primera banda, The Velvetones, supo que aquella acústica no era suficiente, y no paró hasta convencer a su padre de que le comprara una eléctrica, una Supro Ozark blanca, con la que se estrenó en el sótano de una sinagoga de Seattle, y que le robaron al dejarla olvidada en un backstage. Su siguiente formación fue Rocking Kings a la que llegó con una reluciente Silvertone Danelectro roja que por fin Hendrix pudo comprarse con su propio dinero. Pero justo cuando las cosas parecían enderezarse, llegó un segundo arresto por conducir un coche robado, y tuvo que elegir entre ir la cárcel o unirse al ejército. En mayo de 1961, el joven se alistó en lo que llegó a describir como “el infierno”, que abandonó casi 1 año después, al parecer, tras obtener la licencia por declararse homosexual.


   Para entonces, a Hendrix ya le había llamado la atención el guitarrista Butch Snipes y su manera de tocar con los dientes, y empezó a imitarlo mientras compaginaba sus bandas con trabajos como músico de acompañamiento para artistas como Sam Cooke o Jackie Wilson. En 1964, Hendrix ganó el concurso de aficionados del Teatro Apollo de Nueva York, que le abrió camino en el circuito de clubs de Harlem. Allí se codeó, y acompañó a los famosos Isley Brother’s, y más tarde, a Little Richard con el debutó en televisión en 1965. No duró mucho. Hendrix quería volar solo. Interpretar cada noche los mismos temas le consumía, y después de probar con otras formaciones como la de Curtis Knight o la de Joey Dee, en 1966 pasó página, y se trasladó al barrio de Greenwich Village en busca de inspiración.


   El músico sabía moverse bien entre 2 mundos, el negro de Harlem y el rock blanco de Greenwich Village, donde arrancó su carrera en solitario, actuando en los clubes nocturnos, despertando la curiosidad de un público impresionado por un jovenzuelo que tocaba la guitarra endiabladamente bien… hasta que, una noche, Linda Keith, novia de Keith Richards, lo descubrió, y difundió su talento sin parar, llegando a oídos de Chas Chandler, bajista de The Animals, que reconvertido en manager, vio en Hendrix al artista que andaba buscando. Chandler tuvo una especie de revelación, no solo por el claro virtuosismo del guitarrista, si no porque Hendrix eligió para arrancar el concierto en el que se conocieron, una versión arrolladora del tema “Hey Joe” de Tim Rose, justo el tema que desde hacía tiempo obsesionaba a Chandler. No necesitó más. Durante el resto del show, solo pudo pensar en proponerle ir con él a Inglaterra, oferta que Hendrix aceptó con la única condición de conocer a Jeff Beck y a Eric Clapton...


   Jimi llegó a Londres en septiembre de 1966, en un momento de máxima eclosión cultural, con la banda Cream en lo más alto, y su guitarrista, Eric Clapton, elevado por los fans a la categoría divina. En menos de 24 horas, Hendrix ya tenía novia, y era el tema de conversación de todos los músicos. Y en apenas 1 semana, logró subirse al escenario junto a su ídolo, Eric “dios” Clapton. Aquella noche, Jimi tocó un blues complicado para la mayoría de los grandes, “killing Floor” de Howlin’ Wolf, y lo hizo como si nada, marcándose un repertorio completo de efectos, con guitarra a la espalda, entre las piernas y tocando con los dientes que provocó que Clapton abandonara temblando el escenario. Hendrix había matado a Dios.


   Mientras tanto, Chandler se había ocupado de buscar a otros músicos para formar una banda. Los elegidos fueron el batería Mitch Mitchell y el bajista Noel Redding, cuyo blues progresivo, y de paso, su peinado causaron muy buena impresión al guitarrista. Así nació The Jimi Hendrix Experience, y con el grupo, un nuevo nombre para el músico, que cambió “Jimmy” por el más sencillo Jimi. En octubre del 66, después que la banda hubiera arrasado como telonera de Johnny Hallyday en Francia, los managers de The Who ficharon a The Experience para su nuevo sello discográfico Track Records, con el que el 23 de aquel mes salió el primer single “Hey Joe”. Para entonces, el rumor de su genialidad se había extendido como la pólvora, levantando tanta expectación que en su siguiente actuación, en noviembre, se acercaron al club londinense Bag O’Nails, Clapton, Jeff Beck, John Lennon, Paul McCartney, Pete Townshead, Brian Jones o Mick Jagger, que -dicen- no pararon de maldecir y alucinar.


   En un tiempo récord, Hendrix colocó 3 de sus temas entre los primeros puestos de las listas, “Hey Joe”, “Purple Haze” y “The wind cries Mary”, los 3 de su primer álbum “Are you experienced” (mayo de 1967), al que le robó el nº1 el “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band” de The Beatles, a los que volvió a dejar boquiabiertos al tocar ante ellos “Sgt. Pepper” en directo sólo 3 días después de su publicación. Hendrix estaba haciendo historia, se había ganado el apodo de “El Fenómeno”, pero sabía que aún le faltaba camino por recorrer, y entre las muchas ideas que barajaba con su manager para llamar aún más la atención, se coló una broma de un periodista, que hablando de la fuerza de los Who, que solían destrozar sus instrumentos a golpes, sugirió quemar la guitarra de Hendrix.


   La siguiente cita del músico fue en el ya mítico concierto del 67 en el London Astoria en el que tras un solo de 45 minutos, inmoló su guitarra convirtiéndose en el más salvaje sobre los escenarios, una bestia de talento incalculable, el “Elvis negro”, como le llamaron, que acabó con quemaduras leves en sus manos, y que repitió espectáculo el mismo año, en el Festival Pop de Monterrey, en California, donde también prendió fuego a su instrumento en una especie de sacrificio, que se grabó en la retina de los asistentes, y dio lugar a una de las imágenes más famosas del rock.


   Y así llegó su segundo álbum “Axis: Bold as Love” (diciembre de 1967), cargado de toda la psicodelia de la que el artista pudo hacer uso y cuya salida se retrasó porque Hendrix perdió el master en el asiento de un taxi. Luego, fue el turno de “Electric Ladyland” (octubre de 1968), para muchos la obra maestra de Hendrix, en la que el guitarrista usó por primera vez el sonido wah-wah, rompió su relación con Chandler, y tiró de otros músicos como Jack Casady (de Jefferson Airplane) o Steve Windwood (de Traffic) para grabar el famoso “Voodoo Child”.


   Hendrix era ya un mito, uno de los músicos mejor pagados de todos los tiempos, excesivo en las grabaciones, en los directos, en las giras y en el consumo de drogas, que –dicen- empezó a usar para aguantar el ritmo, y a las que acabó enganchado como su público a él. Las tensiones con sus compañeros de The Experience eran cada vez mayores y entonces, tras disolverse, llegó Woodstock


   Aquel festival hippie de música de la granja de Bethel de Nueva York fue icono de toda una generación de estadounidenses, hartos de la guerra de Vietnam, amantes del sexo, la paz, las drogas y la libertad, con Hendrix como cabeza de un cartel que también incluía a The Who, Joe Cocker, Jefferson Airplane, Ravi Shankar, Joan Baez, Santana, Neil Young, Creedence Clearwater Revival o Janis Joplin. Las dudas de Hendrix, que curiosamente tenía miedo escénico, fueron aumentando proporcionalmente a las expectativas de asistentes, y así, sin querer pensarlo mucho, con apenas 2 semanas de ensayo con su estrenada formación Gypsy Sun and Rainbows, cerró Woodstock tras 3 días sin dormir, a las 8h30 de la mañana del lunes 20 de agosto, con el show más electrizante del festival y uno de los momentos históricos de los años 60.


   Con su nueva banda, Hendrix grabó su primer y único álbum oficial en directo “The Band of Gypsys” (1970), y empezó a dejar notar en sus actuaciones su abuso de las drogas. El 16 de septiembre de 1970 participó en una jam session del club de jazz Ronnie Scott del Soho londinense, y tan solo 48 horas después, murió en circunstancias aún hoy polémicas y cuestionadas. Se fue de una forma estúpida, que alimentó la leyenda, pues la autopsia reveló que había fallecido asfixiado al aspirar su propio vómito intoxicado de alcohol, drogas, y al parecer, 18 veces la dosis permitida de unas pastillas para dormir.


   Jimi Hendrix Murió con 27 años, pasando a formar parte del terrible Club de los 27, junto a Brian Jones, que murió a esa misma edad en el 69, Janis Joplin, que lo hizo apenas 1 mes después que Hendrix, Jim Morrison, que falleció en el 71, Kurt Cobain en los 90, y Amy Winehouse en 2011.


   Desde entonces, su familia solo ha protagonizado disputas y litigios por una herencia millonaria, con 2 hijos que nunca reconoció, y decenas de discos, premios y homenajes póstumos que le mantuvieron vivo mientras sus restos descansaban junto a su padre Al en Seattle, en un lujoso panteón que contrasta con la tumba abandonada de la madre, Lucille.


PD (nº1) comercial: Al parecer, la fuerza del sonido de Hendrix era tal que se cargaba todos sus amplificadores, hasta que dio con los Marshall, los únicos que aguantaron su ritmo, convirtiéndose en la mejor publicidad que podían desear.


PD (nº2) ardiente: La guitarra que quemó Hendrix en el London Astoria, permaneció encerrada en el garaje de los padres del agente del músico hasta que, en 2008, fue subastada por 2 millones de dólares.


                                        (De Lidia Martín, el 18 de septiembre de 2015)


Referencias útiles:
Para seguir los pasos póstumos de JiMi HENDRiX, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit DiscotecaCallejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT VERANO...
...SiN AGENDA

¡Feliz Veraneo... sin agenda! 

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA
DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

EL TROTAJUEVES
LiBROS, ViAJES Y POESíA

Basta una ojeada por la animada web de El Trotajueves para comprobar la feliz convivencia entre un espacio virtual colmado de planes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT ZODiACO:
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 23 al 27 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

EL LAGO DE LOS CiSNES
EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO
(HAY ViDA EN MARTES)

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo...

[Leer más...]

Imagen

AUDREY HEPBURN
(CiBELES DE CiNE)

Icono indiscutible del siglo XX, Audrey Hepburn (1929-1993), gracias a su personalidad, belleza, elegancia y talento interpretativo... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 16 al 20 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL: SAN CRiSTÓBAL
EL SANTO “DESCANONiZADO”

Patrón de los viajeros a pie, en bici o en coche, cuya medalla, aún hoy, colgada del retrovisor, se balancea por encima del insuperable...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 09 al 13 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 02 al 06 de julio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ LUNA LLENA DE LA FRESA!

Conocida como “Luna llena de la Fresa” por coincidir con el período de cosecha de la fruta en forma de corazón, cuyo color evoca la pasión... 

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

JEFF BECK
EL GUiTARRiSTA DE LOS GUiTARRiSTAS

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT SEMANA
(Del 25 al 29 de junio de 2018)

Para saber lo que se cuece aquí y ahora, consulta Tu Petit Agenda de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

GEORGES MÉLiÈS
(CiNE EN EL RíO MANZANARES)

El pionero del cinematógrafo Georges Méliès (1861-1938) da nombre a un festival de cine organizado por adolescentes...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail