Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT OTOÑO PRENAViDEÑO (nº23):
LOS ViLLANCiCOS

Mi PETiT OTOÑO PRENAViDEÑO (nº23):
LOS ViLLANCiCOS

Imagen
Imagen

   Es inevitable. Como cada año por estas fechas, unas cuantas melodías navideñas ocuparán machaconamente nuestras cabezas. Por mucho que intentemos resistirnos, por más que tarareemos otras canciones cuando escuchemos sus primeros y temidos compases, tarde o temprano, caeremos en la trampa: cava, turrón o uva en mano, estaremos cantando un villancico a pleno pulmón, rodeados de familiares o amigos. Llegados a este punto, lo mejor es dejarse llevar y, claro está, disfrutar. Y, si en ese instante de felicidad, alguien se atreve a dirigir una mirada con retintín, ¡adelántate!, porque todo en esta vida tiene su explicación y por supuesto, estas canciones populares también. ¿O es que no sabes de dónde vienen?


   Cuenta la leyenda que, en el siglo VI, San Prudencio, patrón de Álava, hizo parada y fonda con unos pastores durante un viaje de Armentia al Duero. Aprovechando el encuentro, el clérigo vasco les habló de Jesús cantando historias de Navidad. Y así, entre ovejas y estrellas, nació el primer villancico patrio. Pero, fuera de nuestras fronteras, ya se nos habían adelantado los franceses, que aún hoy se jactan de que, en el siglo IV, San Hilario de Poitiers se había marcado el villancico más antiguo hasta el momento, titulado “Jesús refulsit ómnium” (Jesús lo ilumina todo), un himno musical sobre el nacimiento de Cristo.


   Su nombre deriva de la palabra “villa”, una población que superaba a las aldeas en habitantes y privilegios, y donde los villanos -en el buen sentido de la palabra- le daban al cante en las fiestas, celebradas bajo cualquier excusa. Su métrica parece ser heredera del zéjel, una composición popular de los musulmanes españoles, y antes de llamarse como hoy todos conocemos, se les denominó “villancejos” y “villancetes”. El término “villancico” no se usó hasta el siglo XV y fue gracias a Iñigo López de Mendoza, el marqués de Santillana, que tituló así una de sus composiciones. Por entonces, los pegadizos estribillos no hablaban de religión o temas sagrados como ahora. Todo lo que cantaban era profano, gustoso y daba buena fe o, mejor dicho, buena cuenta, de los acontecimientos y grandes hitos ocurridos en los pueblos y alrededores. En ellos, la plebe criticaba, reía, recordaba, satirizaba y anunciaba desde amoríos a cotilleos políticos, pasando por buenas nuevas, nacimientos y como no, muertes. Ya entonces, la costumbre era alternar estrofas pensadas para un solista, con estribillos para ser cantados por un coro.


   La muestra más antigua que se conserva de esta tradición oral es el Cancionero de Stúñiga (1458), que debe su nombre al autor del tema que abre el manuscrito, Lope de Zúñiga, un aristócrata y rapsoda navarro. Conservada en la Biblioteca Nacional de España, la obra recopila la producción poética de la corte de Alfonso V de Aragón, que emocionado al conquistar Nápoles en 1443, se rodeó de juglares castellanos, aragoneses y catalanes que dieron rienda suelta a su arte bajo el influjo del Quattrocento italiano. Con los Reyes Católicos, llegó el Cancionero de la Colombina (1490), un ejemplar que, compró en el siglo XVI un gran amante de los libros, Hernando, hijo del mismísimo Cristóbal Colón, que añadió ese tesoro a su impresionante biblioteca de más de 15.000 volúmenes que tras su muerte, pasó al fondo literario de la Catedral de Sevilla, conocida como la Colombina. También de aquella época se remonta el Cancionero de Palacio o Barbieri, un compendio de la música que se estilaba durante las casi 4 décadas (de 1479 a 1516) de mandato de los Católicos Fernando e Isabel, cuando el villancico y el romance eran lo más.


   En aquellos tiempos, el maestro en la materia era Juan de Encina (1468-1529), un poeta y dramaturgo considerado el precursor del teatro español y cuya interpretación, en 1492, ante los duques de Alba -a los que prestaba servicio organizando fiestas y escribiendo música y comedias-, de 2 poemas en los que unos pastores anunciaban el nacimiento de Cristo, le hizo de oro y llamó la atención del poder eclesiástico. En efecto, la Iglesia, siempre al acecho de las más efectivas maneras de evangelizar, empezó a echar mano de los villancicos para amenizar sus oficios religiosos en fechas señaladas como el Corpus Christi o la Navidad. De cantar a los amores y desamores se pasó a hablar de la anunciación y la Trinidad y, sobre todo, del nacimiento de Jesús.


   El despliegue de medios fue tal, que las grandes catedrales añadieron a su personal un maestro de capilla, es decir, un compositor de prestigio, que ayudado por varios músicos se dedicaban exclusivamente a inventar nuevas melodías como, por ejemplo, el cura Francisco Guerrero, un compositor cuya fama por entonces podría ser comparable a la actual de Alejandro Sanz. El afán conquistador de la Iglesia llevó estos cánticos y su mensaje también a la América colonial, donde tuvieron la delicadeza de añadir palabras de los idiomas o dialectos indígenas para conseguir una mayor aceptación. De aquella época, se conserva el Cancionero del Duque de Calabria o de Upsala -ciudad sueca donde se guarda la única copia-, y el Cancionero de Medinaceli. A estas alturas, a las voces ya se le había sumado una viola de arco que luego daría paso a la guitarra, hoy protagonista junto a la botella de anís de los típicos arranques navideños.


   Con el tiempo, las composiciones llegaron a ser tan populares que acapararon la producción musical del siglo XVII y no había celebración religiosa o fecha señalada en el calendario católico, sin villancico al canto. Además, el órgano hizo su aparición en escena, es decir, en la Iglesia, adquiriendo una solemnidad cada vez mayor. Pero, el villancico había llegado a su máximo esplendor ya que la entrada del nuevo siglo firmaría el principio del fin. Aunque la influencia italiana de la época hizo que los poetas buscaran mayor calidad, el pueblo siguió a lo suyo multiplicando las versiones y de paso, las parodias, lo que provocó que, en 1765, la Iglesia más conservadora, cansada de ser objeto de burla, prohibiera los villancicos en las liturgias.


   Aún así, los que hoy canturreamos sin parar vienen de estos años y uno de sus mayores exponentes fue el padre (Antonio) Soler, organista y director del coro del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Una música que a pesar de cantar a Jesús, despierta el ansia consumista, las ganas de comer turrón, la necesidad de adornar un árbol y el deseo de esquiar, mucho más que el afán de adorar a la Virgen, a San José y al niño que está en la cuna…… Ande, ande, ande


PD histórico-popular (nº1): Tal vez el villancico patrio por excelencia sea precisamente la “Marimorena”, del que dicen podría estar inspirado en una tabernera de la Cava Baja madrileña llamada María Morena o María la morena, que en 1702 formó parte de los escandalosos que celebraban a su manera la Navidad, con tambores, panderetas y zambombas, cuyo sonido entorpecía la misa de San Francisco. Aunque los hay que defienden que es en honor a la Virgen María, conocida en varios puntos de España como la Morena o la Moreneta, y que la tabernera sólo se lleva el ruidoso honor de dar sentido a la frase “armar la marimorena”.


PD histórico popular (nº2): Otro de los grandes hit es “Noche de paz” del que cuentan que nació la tarde del 23 de diciembre de 1818, cuando el párroco austríaco Joseph Mohr que estaba preparando la Misa del Gallo, se dio cuenta de que su órgano (bueno, el de la iglesia), había dejado de funcionar. Lejos de venirse abajo, el joven sacerdote compuso en un santiamén, nunca mejor dicho, una cancioncita para que pudiera interpretarse con lo que tenía a mano, una guitarra, y así nació Stille nacht.


PD (nº3) internacional: En Inglaterra, los villancicos se dieron a conocer en el siglo XV, como dignos herederos de un género musical llamado “carol” (del francés “carole”), que acompañaba a los bailes populares que celebraban fechas especiales como la cosecha o la Navidad.


PD (nº4) de récord: El que ostenta “Blanca Navidad” de Irving Berlin, cantada por Bing Crosby. Un villancico que llegó a vender más de 50 millones de copias en el mundo, pasando a engrosar el libro Guinness de los récords como el tema más vendido de la historia.


                                               (De Lidia Martín, el 03 de diciembre de 2015)


Referencias útiles:
¿DÓNDE ESCUCHAR ViLLANCiCOS EN MADRiD?


(1) En todas las tiendas y grandes superficies que tengan hilo musical, durante todo el periodo navideño.


(2) En el Museo del Prado
¿CUÁNDO? Los 22, 23, 29 y 30 de diciembre de 2015, a las 19h.


¿QUÉ? Como cada año por estas fechas, el Museo del Prado organiza el Ciclo de Música Navideña con 4 conciertos de villancicos clásicos y populares, música religiosa afroamericana, góspel y jazz, interpretados por agrupaciones corales con acompañamiento instrumental.


¿DÓNDE? En el Museo del Prado
Paseo del Prado, s/n
28014 Madrid
913 302 800
M Atocha / Banco de España


¿CUÁNTO? 5 euros (Venta anticipada online hasta el 14 de diciembre de 2015 aquí).


Más info en la web del MUSEO DEL PRADO (también en Facebook y Twitter).


[Volver a Mi Petit Discoteca, Callejero o Blogosfera]

   Es inevitable. Como cada año por estas fechas, unas cuantas melodías navideñas ocuparán machaconamente nuestras cabezas. Por mucho que intentemos resistirnos, por más que tarareemos otras canciones cuando escuchemos sus primeros y temidos compases, tarde o temprano, caeremos en la trampa: cava, turrón o uva en mano, estaremos cantando un villancico a pleno pulmón, rodeados de familiares o amigos. Llegados a este punto, lo mejor es dejarse llevar y, claro está, disfrutar. Y, si en ese instante de felicidad, alguien se atreve a dirigir una mirada con retintín, ¡adelántate!, porque todo en esta vida tiene su explicación y por supuesto, estas canciones populares también. ¿O es que no sabes de dónde vienen?


   Cuenta la leyenda que, en el siglo VI, San Prudencio, patrón de Álava, hizo parada y fonda con unos pastores durante un viaje de Armentia al Duero. Aprovechando el encuentro, el clérigo vasco les habló de Jesús cantando historias de Navidad. Y así, entre ovejas y estrellas, nació el primer villancico patrio. Pero, fuera de nuestras fronteras, ya se nos habían adelantado los franceses, que aún hoy se jactan de que, en el siglo IV, San Hilario de Poitiers se había marcado el villancico más antiguo hasta el momento, titulado “Jesús refulsit ómnium” (Jesús lo ilumina todo), un himno musical sobre el nacimiento de Cristo.


   Su nombre deriva de la palabra “villa”, una población que superaba a las aldeas en habitantes y privilegios, y donde los villanos -en el buen sentido de la palabra- le daban al cante en las fiestas, celebradas bajo cualquier excusa. Su métrica parece ser heredera del zéjel, una composición popular de los musulmanes españoles, y antes de llamarse como hoy todos conocemos, se les denominó “villancejos” y “villancetes”. El término “villancico” no se usó hasta el siglo XV y fue gracias a Iñigo López de Mendoza, el marqués de Santillana, que tituló así una de sus composiciones. Por entonces, los pegadizos estribillos no hablaban de religión o temas sagrados como ahora. Todo lo que cantaban era profano, gustoso y daba buena fe o, mejor dicho, buena cuenta, de los acontecimientos y grandes hitos ocurridos en los pueblos y alrededores. En ellos, la plebe criticaba, reía, recordaba, satirizaba y anunciaba desde amoríos a cotilleos políticos, pasando por buenas nuevas, nacimientos y como no, muertes. Ya entonces, la costumbre era alternar estrofas pensadas para un solista, con estribillos para ser cantados por un coro.


   La muestra más antigua que se conserva de esta tradición oral es el Cancionero de Stúñiga (1458), que debe su nombre al autor del tema que abre el manuscrito, Lope de Zúñiga, un aristócrata y rapsoda navarro. Conservada en la Biblioteca Nacional de España, la obra recopila la producción poética de la corte de Alfonso V de Aragón, que emocionado al conquistar Nápoles en 1443, se rodeó de juglares castellanos, aragoneses y catalanes que dieron rienda suelta a su arte bajo el influjo del Quattrocento italiano. Con los Reyes Católicos, llegó el Cancionero de la Colombina (1490), un ejemplar que, compró en el siglo XVI un gran amante de los libros, Hernando, hijo del mismísimo Cristóbal Colón, que añadió ese tesoro a su impresionante biblioteca de más de 15.000 volúmenes que tras su muerte, pasó al fondo literario de la Catedral de Sevilla, conocida como la Colombina. También de aquella época se remonta el Cancionero de Palacio o Barbieri, un compendio de la música que se estilaba durante las casi 4 décadas (de 1479 a 1516) de mandato de los Católicos Fernando e Isabel, cuando el villancico y el romance eran lo más.


   En aquellos tiempos, el maestro en la materia era Juan de Encina (1468-1529), un poeta y dramaturgo considerado el precursor del teatro español y cuya interpretación, en 1492, ante los duques de Alba -a los que prestaba servicio organizando fiestas y escribiendo música y comedias-, de 2 poemas en los que unos pastores anunciaban el nacimiento de Cristo, le hizo de oro y llamó la atención del poder eclesiástico. En efecto, la Iglesia, siempre al acecho de las más efectivas maneras de evangelizar, empezó a echar mano de los villancicos para amenizar sus oficios religiosos en fechas señaladas como el Corpus Christi o la Navidad. De cantar a los amores y desamores se pasó a hablar de la anunciación y la Trinidad y, sobre todo, del nacimiento de Jesús.


   El despliegue de medios fue tal, que las grandes catedrales añadieron a su personal un maestro de capilla, es decir, un compositor de prestigio, que ayudado por varios músicos se dedicaban exclusivamente a inventar nuevas melodías como, por ejemplo, el cura Francisco Guerrero, un compositor cuya fama por entonces podría ser comparable a la actual de Alejandro Sanz. El afán conquistador de la Iglesia llevó estos cánticos y su mensaje también a la América colonial, donde tuvieron la delicadeza de añadir palabras de los idiomas o dialectos indígenas para conseguir una mayor aceptación. De aquella época, se conserva el Cancionero del Duque de Calabria o de Upsala -ciudad sueca donde se guarda la única copia-, y el Cancionero de Medinaceli. A estas alturas, a las voces ya se le había sumado una viola de arco que luego daría paso a la guitarra, hoy protagonista junto a la botella de anís de los típicos arranques navideños.


   Con el tiempo, las composiciones llegaron a ser tan populares que acapararon la producción musical del siglo XVII y no había celebración religiosa o fecha señalada en el calendario católico, sin villancico al canto. Además, el órgano hizo su aparición en escena, es decir, en la Iglesia, adquiriendo una solemnidad cada vez mayor. Pero, el villancico había llegado a su máximo esplendor ya que la entrada del nuevo siglo firmaría el principio del fin. Aunque la influencia italiana de la época hizo que los poetas buscaran mayor calidad, el pueblo siguió a lo suyo multiplicando las versiones y de paso, las parodias, lo que provocó que, en 1765, la Iglesia más conservadora, cansada de ser objeto de burla, prohibiera los villancicos en las liturgias.


   Aún así, los que hoy canturreamos sin parar vienen de estos años y uno de sus mayores exponentes fue el padre (Antonio) Soler, organista y director del coro del monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Una música que a pesar de cantar a Jesús, despierta el ansia consumista, las ganas de comer turrón, la necesidad de adornar un árbol y el deseo de esquiar, mucho más que el afán de adorar a la Virgen, a San José y al niño que está en la cuna…… Ande, ande, ande


PD histórico-popular (nº1): Tal vez el villancico patrio por excelencia sea precisamente la “Marimorena”, del que dicen podría estar inspirado en una tabernera de la Cava Baja madrileña llamada María Morena o María la morena, que en 1702 formó parte de los escandalosos que celebraban a su manera la Navidad, con tambores, panderetas y zambombas, cuyo sonido entorpecía la misa de San Francisco. Aunque los hay que defienden que es en honor a la Virgen María, conocida en varios puntos de España como la Morena o la Moreneta, y que la tabernera sólo se lleva el ruidoso honor de dar sentido a la frase “armar la marimorena”.


PD histórico popular (nº2): Otro de los grandes hit es “Noche de paz” del que cuentan que nació la tarde del 23 de diciembre de 1818, cuando el párroco austríaco Joseph Mohr que estaba preparando la Misa del Gallo, se dio cuenta de que su órgano (bueno, el de la iglesia), había dejado de funcionar. Lejos de venirse abajo, el joven sacerdote compuso en un santiamén, nunca mejor dicho, una cancioncita para que pudiera interpretarse con lo que tenía a mano, una guitarra, y así nació Stille nacht.


PD (nº3) internacional: En Inglaterra, los villancicos se dieron a conocer en el siglo XV, como dignos herederos de un género musical llamado “carol” (del francés “carole”), que acompañaba a los bailes populares que celebraban fechas especiales como la cosecha o la Navidad.


PD (nº4) de récord: El que ostenta “Blanca Navidad” de Irving Berlin, cantada por Bing Crosby. Un villancico que llegó a vender más de 50 millones de copias en el mundo, pasando a engrosar el libro Guinness de los récords como el tema más vendido de la historia.


                                               (De Lidia Martín, el 03 de diciembre de 2015)


Referencias útiles:
¿DÓNDE ESCUCHAR ViLLANCiCOS EN MADRiD?


(1) En todas las tiendas y grandes superficies que tengan hilo musical, durante todo el periodo navideño.


(2) En el Museo del Prado
¿CUÁNDO? Los 22, 23, 29 y 30 de diciembre de 2015, a las 19h.


¿QUÉ? Como cada año por estas fechas, el Museo del Prado organiza el Ciclo de Música Navideña con 4 conciertos de villancicos clásicos y populares, música religiosa afroamericana, góspel y jazz, interpretados por agrupaciones corales con acompañamiento instrumental.


¿DÓNDE? En el Museo del Prado
Paseo del Prado, s/n
28014 Madrid
913 302 800
M Atocha / Banco de España


¿CUÁNTO? 5 euros (Venta anticipada online hasta el 14 de diciembre de 2015 aquí).


Más info en la web del MUSEO DEL PRADO (también en Facebook y Twitter).


[Volver a Mi Petit Discoteca, Callejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº1):
EL LAGO DE LOS CiSNES EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

2017

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el otoño (pero que nunca te atreviste a preguntar)...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº83):
LA CASA DE LAS ALHAJAS

El 25 de octubre de 1838, gracias a la consecuente aportación económica de Joaquín Vizcaíno, Marqués viudo de Pontejos (cuya estatua...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº82):
LA RiSA iNTELiGENTE

A pesar de su importancia en el teatro español de los años 30 y 40, su figura no ha sido justamente valorada. Pionero de movimientos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº81):
EL UNiVERSO DE DAViD LYNCH

Hoy, Domingo 17 de diciembre de 2017, Susanita’s Little Gallery inaugura una exposición dedicada al personal universo de David Lynch...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº80): WU MiNG
THiS REVOLUTiON iS FACELESS

Mucho antes de que el debate sobre los derechos de autor, la piratería y las licencias Creative Commons saltase a los medios de comunicación...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº79): “MAÑANA”
(IX CiCLO DE CiNE POR LA PAZ)

Hoy, Miércoles 13 de diciembre de 2017, el Ciclo de Cine por la Paz proyectará el documental “Mañana”. Una bofetada de realidad en forma...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº78):
TU PETiT PAJE SOLiDARiO

Por quinto año consecutivo, Mi Petit Madrid participa en la campaña “Tu Regalo de Reyes”, impulsada por Ricardo Martínez hace 10 años...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº77):
ME GUSTA JUGAR

Durante 3 días, el Palacio de Cibeles se convertirá en una gran ludoteca abierta al público gracias a la exposición interactiva y sensorial...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº76):
ANSELMO LORENZO Y EL ANARQUiSMO

Fue uno de los primeros en dar a conocer en nuestro país el pensamiento libertario, doctrina política que conoció después de entrevistarse...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº75):
LA [DOBLE] ViDA DE SAN NiCOLÁS

Al origen de la figura (post)moderna del Papa Noel, el patrón de los niños, las esposas, los solteros, los prestamistas, los viajeros, los pelegrinos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº74):
EL CONGRESO DE DiPUTADXS

Hoy, Miércoles 06 de diciembre de 2017, se celebra el Día de la Constitución en conmemoración de la celebración del referéndum de 1978...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº73):
LA QUiNTA DE TORRE ARiAS

En el nº 551 de la calle de Alcalá, la antigua vía pecuaria de Madrid, la misma que fue carretera de Aragón y Camino Real, se esconde...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº72):
¡FELiZ LUNA LLENA DE LAS LARGAS NOCHES!

En su origen, el Yule era una fiesta pagana, que hoy en día está vinculada a la Navidad (después de la cristianización de la zona), y que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº71):
SANTA ANA STREET MARKET

Situada en el entramado callejero del Rastro, toma su nombre de una de las numerosas leyendas ¿urbanas o cristianas? habituales en la...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº70): HAZ
CONSUME MENOS, CREA MÁS

Este fin de semana, Greenpeace te propone consumir menos y crear más gracias a HAZ, un evento lleno de talleres creativos para...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº69):
RUTA POR LA CiUDAD UNiVERSiTARiA

Con motivo del 90º aniversario de la creación del campus, la Comunidad de Madrid y la Universidad Complutense de Madrid organizan...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº68):
WE EAT DESiGN

Este fin de semana, la Central del Diseño de Matadero Madrid abre sus puertas al festival We Eat Design, que trae a la Villa las propuestas...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº67):
LAS PiSTAS DE HiELO EFíMERAS DE LA ViLLA

Patinar sobre hielo se ha convertido en uno de los planes más divertidos y típicos para hacer con niños durante las Navidades en la Villa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº66):
MALASAÑA SABE A GALiCiA

En colaboración con el Clúster Alimentario de Galicia, la Asociación de Comerciantes Vive Malasaña organiza una semana gastronómica en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº65): CARLA LONZi
O EL FEMiNiSMO DE LA DiFERENCiA

Carla Lonzi fue una historiadora del arte y militante feminista clave para el desarrollo de ese movimiento de liberación de la mujer en la Italia...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº64):
MÁS QUE PiÑATAS

Una tarde de Halloween de 2014, María C. de 41 años, se encontró con varias horas por delante al cuidado de sus sobrinos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº63):
HOMENAJE A LiLí ÁLVAREZ

Aunque siempre se asocia su nombre al mundo del tenis, Lilí Álvarez (1905-1998) fue una talentosa mujer que también destacó en otros...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº62):
MUJERES OLViDADAS DE LAS ARTES

Amante del color, Sue Christian, madrileña de nacimiento “y por casualidad”, comenzó estudiando fotografía en un primer intento de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº61): RETiRO
II RUTA DE TAPAS A FUEGO LENTO

Es tiempo de tapas… en 16 emblemáticos establecimientos de la zona Retiro, donde sabrosas y muy cuidadas tapas, elaboradas con la técnica...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº61): RETiRO
II RUTA DE TAPAS A FUEGO LENTO

Es tiempo de tapas… en 16 emblemáticos establecimientos de la zona Retiro, donde sabrosas y muy cuidadas tapas, elaboradas con la técnica...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº60):
EL CAMPO DE CEBADA SE DESPiDE

En 2011, los vecinos y las vecinas del Distrito Centro de Madrid hicieron suyo el lema de Albert Einstein, “Si lo puedes imaginar, lo puedes crear”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº59):
II RUTA DE LA TAPA POR PACíFiCO

Icono indiscutible de nuestra cultura popular, la tapa es la embajadora gastronómica perfecta de la cocina en miniatura de un territorio...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº58):
¡FELiZ XXVI DíA SiN COMPRAS!

“Comprar o no comprar, esa es la cuestión”. Con este lema, cada año, se celebra el Día Mundial sin Compras, el cuarto viernes del mes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº57): THANKSGiViNG
¡FELiZ RUTA DEL PAVO!

Considerado como el día festivo favorito de las familias norteamericanas, el Día de Acción de Gracias, que hoy en día abre las puertas...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº56):
EL PASEO DE HOWARD

No es el funeral la única opción para honrar a los ausentes. A veces, su nombre se incorpora al callejero, se le adjudica a una plaza...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº55):
MENTENGUERRA Y POESíA O BARBARiE

“Están matando al mundo. Y los asesinos tienen nombres y apellidos. ¡Joder! ¡Por eso escribo!”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº54):
SAGiTARiO

Criaturas fantásticas por excelencia en la mitología greco-latina, los salvajes centauros de naturaleza mixta -con un (prometedor)...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº53):
7 COSAS QUE NO SABES DE LOS MOCOS

Mientras algunos niegan haberlos probado, la mayoría concuerda en que son el sabor de nuestra infancia. He aquí 7 cosas que no sabes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº52):
HARRY POTTER (THE EXHiBiTiON)

En 2017 se ha cumplido el vigésimo aniversario de la publicación del primer título de Harry Potter: Harry Potter y la Piedra Filosofal...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº51): iNÉS SANTAMARíA
EL ARTE QUE FLOTA

Desde pequeña, Inés Santamaría supo que tenía una sensibilidad especial. Para ella observar algo tan cotidiano como el aire rozando el trigo...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº50):
¡FELiZ DíA MUNDiAL DE LA FiLOSOFíA!

Como bien dice la UNESCO, “la Filosofía es una disciplina que estimula el pensamiento crítico e independiente, y es capaz de trabajar...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº49): GALiCiA
SABERES & SABORES

Llega a la Villa la tienda pop-up Galicia. Saberes y sabores, dedicada a la gastronomía, la artesanía y la cultura gallega y donde los visitantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº48): LOLA LO BORDA
COSER Y CONTAR

En plena corriente de bordado reivindicativo en Estados Unidos, este acto, por contradictorio que pueda parecer, ha pasado de femenino...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº47): ALiCE GUY
(ALCiNE EN ALCALÁ)

Durante décadas, su obra permaneció olvidada, o mejor dicho, borrada de la historia del séptimo arte a pesar de ser una mujer que tenía...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº46):
ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino…

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº45):
(LA ViRGEN DE) LA ALMUDENA

Oficialmente desde 1908, pero desde siempre en los corazones de los madrileños, incluso mucho antes de que la ciudad fuera Villa y Corte...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº44): MARTE
LA CONQUiSTA DE UN SUEÑO

Quimera para algunos, objetivo inaplazable para otros, lo cierto es que la llegada a Marte alimenta con fuerza el poderoso motor...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº43):
HAPPY I MADRiD HOTEL WEEK!

Con motivo de su 40º aniversario, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) ha lanzado la I edición de Madrid Hotel Week...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº43):
HAPPY I MADRiD HOTEL WEEK!

Con motivo de su 40º aniversario, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) ha lanzado la I edición de Madrid Hotel Week...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº42):
ANTONiO GRAMSCi

Hoy, Martes 07 de noviembre de 2017, Juan Dal Maso presentará su libro El marxismo de Gramsci, que revisita algunas de las principales...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº41):
¡FELiZ LUNA LLENA DEL CASTOR!

Inventados por las tribus Algonquinas (los primeros pueblos nativos de Canadá, Estados Unidos y del Norte de México), los nombres de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº40):
XXXIII DON JUAN EN ALCALÁ

Coincidiendo con la festividad de Todos Los Santos, Alcalá de Henares recupera, por 33º año consecutivo, la tradición de representar...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº39):
¡SABROSO MES DEL VEGANiSMO!

Desde 1994, noviembre es el Mes Mundial de Concientización Vegana, gracias a Louise Wallis, entonces presidente de la Sociedad Vegana...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº38): MOVEMBER
LET iT GROW!

De Dalí a Gandhi o Freddie Mercury, pasando por Tom Selleck, Teodoro Roosevelt, Charlie Chaplin, José Stalin, Mario Bros, los Tres Mosqueteros... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº37):
EL PASTAFARiSMO

El pastafarismo es una nueva religión surgida originariamente en Estados Unidos. Su objetivo era contrarrestar las pretensiones de los...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº36):
HAPPY HALLOWEEN!

Hoy, Martes 31 de octubre de 2017, fantasmas, muertos vivientes, brujas malévolas, espíritus merodeadores, almas en pena, calabazas...

[Leer más...]

Imagen

MI PETiT OTOÑO (nº35):
(TU PETiT) HALLOWEEN

Si buscas planes para celebrar Halloween en Madrid, tanto de día como de noche, en familia, sol@, en pareja o con tus amig@s...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº34): CAMBiO DE HORA,
POR ALGÚN AHORRO SERÁ...

Cada año, el último domingo de octubre, se repite la misma historia: a las 3 de la madrugada, serán las 2h y ganaremos una hora de sueño...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº33):
MADRiD SE LLENA DE PiANOS

Promovida por el Concurso Internacional de Música María Canals y la Fundación Jesús Serra, la iniciativa "Madrid se llena de pianos" vuelve...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº32):
¡FELiZ XX DíA MUNDiAL DE LA PASTA!

Hoy, Miércoles 25 de octubre de 2017, se celebra la vigésima edición del Día Mundial de la Pasta. Una fecha señalada en el calendario de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº31):
VII TAPAPiÉS

Por séptimo año consecutivo, la Ruta Multicultural de la Tapa y de la Música tomará Lavapiés durante 10 días, con sus 122 tapas inéditas...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº30):
ESCORPiO

Primos hermanos de las arañas, los escorpiones o alacranes llevan más de 400 millones años en la tierra molestando a unos y matando...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº29):
XXIV FiESTA DE LA TRASHUMANCiA

Mañana, Domingo 22 de octubre de 2017, 2.000 ovejas merinas (la raza ovina más extendida por el mundo) cruzarán tan campantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº28):
HOMENAJE A MARiA CALLAS

Los amantes de la ópera reaccionan como forofos de equipos de fútbol rivales cuando se trata de dirimir si la mejor soprano del siglo XX...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 | 4 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail