Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT VERANO (nº66): EL ABANiCO
AiRE FRESCO, COQUETEO Y ESTiLO

Mi PETiT VERANO (nº66): EL ABANiCO
AiRE FRESCO, COQUETEO Y ESTiLO

Imagen
Imagen

   En la historia de la Humanidad, hay elementos del vestir que han ido adaptándose a los tiempos y otros que han desaparecido. En el caso del abanico -en su origen, indispensable para sobrellevar el calor y ahuyentar a los insectos-, no solo nunca olvidó su razón de ser sino que además se convirtió, primero, en un adorno de uso obligatorio para las damas con postín; luego, en un capricho para los intelectuales con pedigrí; y, hoy en día, en un objeto cotizado tanto por los invitados a bodas veraniegas como por los coleccionistas (casi) fetichistas.


   Aunque se desconoce al creador oficial del artefacto, se sabe que los orígenes del abanico se pierden en el tiempo. Si los pueblos persas, babilonios, egipcios, romanos, griegos, japoneses y chinos ya lo utilizaban muchos años antes de llegar Cristo a nuestras vidas; se podría afirmar que, hace 790.000 años, el Homo Erectus (prometeico) fue el primero en usarlo como utensilio para abanicar las brasas y prender fuego.


   En el Antiguo Egipto, una maza ceremonial de Narmer (el artífice de la unificación del Alto y Bajo Egipto), que data del 3.000 a.C. (y que hoy está en el Asmolean Museum de Oxford), muestra a un cortejo real en el que 2 esclavos portan abanicos de plumas, que todavía no se plegaban y que tenían largos mangos para dar más amplitud al movimiento. Pocos siglos después, hay constancia del uso del abanico en la China del emperador Hsien Yuan, en el año 2697 a.C. La leyenda atribuye su creación a la hija del emperador mandarín Kan-Sí, quien durante un baile utilizó su máscara para darse aire agitándola muy rápidamente sobre el rostro, evitando así que los hombres vieran sus facciones.


   En la Antigua Grecia (1200 a.C.-146 a.C.), había varios tipos de abanicos llamados miosoba, ripia y psigma, dependiendo del uso que tuvieran. El primero se utilizaba como espantamoscas, el segundo para mover el aire y el tercero para refrescarse. Los había de hojas de palma o de loto, y, con el tiempo, de plumas de cola de pavo real. En la tragedia “Helena” de Eurípides (412 a.C.) se cuenta que, mientras la esposa de Menelao dormía, un eunuco la abanicaba platónicamente para que el calor y los insectos no perturbaran su sueño.


   En cuanto a los romanos copiones, el gran César Augusto (que gobernó entre el 27 a.C. hasta su muerte en el 14 d.C.) también tenía a su servicio, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, a varios esclavos, cuya exclusiva tarea consistía en portar y agitar grandes abanicos (llamados flabelos), para impedir que el emperador romano pasara calor bajo ningún concepto (vamos que fueron el aire acondicionado humano del palacio).


   Aunque hay ciertas corrientes discrepantes, la mayoría de los estudiosos coincide en atribuir la invención del abanico plegable a Japón y, concretamente, a un obrero llamado Tamba que, observando el vuelo de los murciélagos, plasmó la manera de plegar las alas del quiróptero en varillas, y en el año 670 creó el Kawahori (murciélago), cuyo uso sencillo se extendió rápidamente. Mientras tanto, en Europa, el abanico pasó a formar parte de la liturgia cristiana durante la Edad Media. Se utilizaba para proteger la Eucaristía de los insectos durante la misa, así como para abanicar al celebrante. Pasado el siglo XIV, el uso del abanico quedó reducido a misas solemnes hasta su desaparición total tras el Concilio Vaticano II, en 1959.


   En las culturas incas y aztecas, los abanicos también constituían un refrescante signo exterior de riqueza y fueron uno de los regalos que Moctezuma (1466-1520) le hizo a Hernán Cortés ¿en son de paz? Fueron también uno de los presentes que Cristóbal Colón llevó a la reina Isabel la Católica a la vuelta de su primer viaje a las Américas (junto con el Oro que daría su nombre a un fructífero Siglo que, en realidad, duró 189 años, oficialmente desde la publicación de la Gramática castellana de Nebrija en 1492 hasta la muerte de Pedro Calderón de la Barca en 1681). Los originales abanicos del Nuevo Continente completaron la amplia colección de los Reyes de España, donde ya se usaban los abanicos como nos lo cuenta la Crónica de Pedro IV de Aragón, del siglo XIV, en la que se cita como oficio de nobles de la Corte “el que lleva el abanico”, así como el inventario de bienes del pintor Bartolomé Abella, de 1429.


   A partir del siglo XVI, el abanico pasó de ser un objeto con el que darse aire a otro con el que darse “aires” (valga la redundancia). En Inglaterra, Isabel I (que reinó de 1553 a 1603) solía decir a sus damas que “una reina sólo puede aceptar un regalo: el abanico”, porque consideraba desmerecedor cualquier otro presente que se le ofreciese.


   En el siglo XVII, su uso se popularizó y se extendió entre las mujeres pudientes, fundamentalmente en el París de Luis XV (1638-1715) y en la Corte. Se hacían con los materiales más sofisticados y, más allá del mero complemento, se desarrolló todo un lenguaje secreto con el que las damas se comunicaban con los caballeros para coquetear. Para hacerse una idea, era el watsapp de la época (con la particularidad de que el destinatario del mensaje tenía que estar delante), que servía para ligar a pesar de la presencia de madres, carabinas y señoritas de compañía. Cortos, sencillos pero contundentes, los mensajes no podían andar con rodeos. Por ejemplo, se movía el abanico alrededor de la mejilla para decir “te quiero”, se apoyaba a medio abrir sobre los labios para advertir “puedes besarme”, o se contestaba a la pregunta “¿a qué hora nos vemos?” según el número de varillas abiertas.


   Pero la verdadera revolución y futura democratización llegó en 1676, cuando se creó en Francia el gremio de los abaniqueros y París se convirtió en la capital de este complemento durante el siglo XVIII. Mientras tanto en España, en plena resaca dorada, también se desarrolló una floreciente industria artesana, principalmente en Madrid y Sevilla a finales del XVII, y en Valencia y zona de Levante a partir del siglo XVIII. Y artistas extranjeros, como el francés Eugenio Prost, se instalaron en España y ayudaron a que la artesanía local rivalizara con sus vecinos europeos. A finales del XVIII, se fundó en Valencia la Real Fábrica de Abanicos. Aunque se desconoce cuánto tiempo estuvo en funcionamiento, posiblemente fue el origen de la creación, ya en el XIX, del gremio de abaniqueros, que utilizaban técnicas cada vez más evolucionadas e incorporaban materiales exquisitos como el encaje de bolillos con el que se hacían los abanicos de pericón, utilizados en el flamenco y otras artes escénicas.


   A principios del siglo XX, los intelectuales de la Generación del 27 recuperaron su uso como complemento masculino. Lorca, Alberti, Cernuda, Aleixandre… todos lo utilizaron para refrescarse durante sus tertulias y, durante un tiempo, los abanicos fueron símbolo de intelectualidad. Como digno heredero de aquella tradición, en muchas ocasiones, se ha visto a Jaime de Marichalar con pañuelo blanco y abanico en el bolsillo de la solapa.


   Si bien es verdad que el abanico fue cayendo en desuso a lo largo del siglo XX y que, hoy en día, es un complemento apenas utilizamos para oxigenar nuestra rutina, hay que confesar que, en las ocasiones en las que vemos a una mujer refrescándose con uno, nos da una enviiiiidiaaaaaa...


                                       (De Abigail C., el 02 de septiembre de 2016)


PD (nº1) #Abanicos5Museos: Hoy, Viernes 02 de septiembre de 2016, de 11h a 14h, con una predicción en Madrid de 34º de máxima, #5Museos nacionales van a dar aire a sus colecciones de abanicos. Bajo el hashtag #Abanicos5Museos, el Museo del Romanticismo, el Museo Sorolla, el Museo Lázaro Galdiano, el Museo Cerralbo y el Museo Nacional de Artes Decorativas nos mostrarán en sus perfiles de Twitter un sinfín de variedades de estos complementos que nos han acompañado a lo largo de los siglos no sólo para "amortiguar" los calores estivales, sino también para aportar un toque de elegancia que estribaba tanto en la riqueza y variedad de sus materiales como en las peculiaridades de su manejo. ¿Te apuntas a conocer las historias que a lo largo del tiempo han escondido sus países, varillajes y guardas? #Abanicos5Museos te espera en Twitter con sus abanicos bien abiertos...


PD (nº2): Si lo que quieres es un abanico artesano para uso particular o de colección, una de las tiendas más históricas de la Villa es Casa de Diego (ver la ilustración), fundada en 1858. Hoy en día, tiene 2 tiendas: la primera en la Puerta del Sol (nº12), en la ilustración, y la segunda en la calle de los Mesoneros Romanos 4 (M Callao o Sol).


PD (nº3): Si quieres saber (aún) más sobre la historia del abanico sin moverte de casa, consulta la web de Todo Abanicos.


PD (nº4): Y finalmente, si eres un@ nostalgic@ romántic@ que no sale a la calle sin un abanico en el bolso, consulta la Pequeña Guía, elaborada por el blog El Rincón de la Novela Romántica para descubrir el lenguaje secreto del abanico, con la que podrás expresar sentimientos o pasar contraseñas...
- Abanicarse lentamente, o abrir y cerrar muy despacio el abanico: Estoy casada y me eres indiferente.
- Abanicarse rápidamente: Te amo intensamente.
- Cerrarlo despacio: Sí.
- Cerrarlo de forma rápida y airada: No.
- Abrir y cerrar el abanico rápidamente: Cuidado, estoy comprometida.
- Dejar caer el abanico: Te pertenezco.
- Abanicarse levantando los cabellos o mover el flequillo con el abanico: Pienso en ti, no te olvido.
- Cubrirse con él del sol: Eres feo, no me gustas.
- Apoyarlo sobre la mejilla derecha: Sí.
- Apoyarlo sobre la mejilla izquierda: No.
- Prestar el abanico al acompañante: Malos presagios.
- Dárselo a su madre: Te despido, se terminó.
- Dar un golpe con el abanico sobre un objeto: Impaciencia.
- Sujetar el abanico abierto con las dos manos: Es mejor que me olvides.
- Cubrirse los ojos con el abanico abierto: Te quiero
- Cubrirse el rostro con el abanico abierto: Cuidado, nos vigilan.
- Pasarse el abanico por los ojos: Lo siento, vete, por favor.
- Cerrar el abanico tocándose los ojos: ¿Cuando te puedo ver?
- Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios: Puede besarme.
- Apoyar los labios sobre el abanico: Desconfianza.
- Llevarlo en la mano izquierda: Deseo conocerte.
- Moverlo con la mano izquierda: Nos observan.
- Llevarlo o moverlo con la mano derecha: Amo a otro.
- Ponerse en el balcón con el abanico abierto, salir al balcón abanicándose o entrar en el salón abanicándose: Saldré pronto.
- Dejarse el abanico cerrado en el balcón, salir al balcón con el abanico cerrado, o entrar en el salón con el abanico cerrado: No saldré.
- Arrojar el abanico: Te odio, o adiós, se acabó.
- Presentarlo cerrado: ¿Me quieres?
- Pasarlo sobre la oreja izquierda: Déjame en paz no quiero saber nada de ti.
- Pasarlo sobre la oreja derecha: No reveles nuestro secreto.
- Contar tocándolas o abrir cierto número de varillas: La hora para quedar en una cita dependiendo del número de varillas abiertas o tocadas.


[Volver a Mi Petit Armario, Verano, Callejero o Blogosfera]

   En la historia de la Humanidad, hay elementos del vestir que han ido adaptándose a los tiempos y otros que han desaparecido. En el caso del abanico -en su origen, indispensable para sobrellevar el calor y ahuyentar a los insectos-, no solo nunca olvidó su razón de ser sino que además se convirtió, primero, en un adorno de uso obligatorio para las damas con postín; luego, en un capricho para los intelectuales con pedigrí; y, hoy en día, en un objeto cotizado tanto por los invitados a bodas veraniegas como por los coleccionistas (casi) fetichistas.


   Aunque se desconoce al creador oficial del artefacto, se sabe que los orígenes del abanico se pierden en el tiempo. Si los pueblos persas, babilonios, egipcios, romanos, griegos, japoneses y chinos ya lo utilizaban muchos años antes de llegar Cristo a nuestras vidas; se podría afirmar que, hace 790.000 años, el Homo Erectus (prometeico) fue el primero en usarlo como utensilio para abanicar las brasas y prender fuego.


   En el Antiguo Egipto, una maza ceremonial de Narmer (el artífice de la unificación del Alto y Bajo Egipto), que data del 3.000 a.C. (y que hoy está en el Asmolean Museum de Oxford), muestra a un cortejo real en el que 2 esclavos portan abanicos de plumas, que todavía no se plegaban y que tenían largos mangos para dar más amplitud al movimiento. Pocos siglos después, hay constancia del uso del abanico en la China del emperador Hsien Yuan, en el año 2697 a.C. La leyenda atribuye su creación a la hija del emperador mandarín Kan-Sí, quien durante un baile utilizó su máscara para darse aire agitándola muy rápidamente sobre el rostro, evitando así que los hombres vieran sus facciones.


   En la Antigua Grecia (1200 a.C.-146 a.C.), había varios tipos de abanicos llamados miosoba, ripia y psigma, dependiendo del uso que tuvieran. El primero se utilizaba como espantamoscas, el segundo para mover el aire y el tercero para refrescarse. Los había de hojas de palma o de loto, y, con el tiempo, de plumas de cola de pavo real. En la tragedia “Helena” de Eurípides (412 a.C.) se cuenta que, mientras la esposa de Menelao dormía, un eunuco la abanicaba platónicamente para que el calor y los insectos no perturbaran su sueño.


   En cuanto a los romanos copiones, el gran César Augusto (que gobernó entre el 27 a.C. hasta su muerte en el 14 d.C.) también tenía a su servicio, las 24 horas del día y los 7 días de la semana, a varios esclavos, cuya exclusiva tarea consistía en portar y agitar grandes abanicos (llamados flabelos), para impedir que el emperador romano pasara calor bajo ningún concepto (vamos que fueron el aire acondicionado humano del palacio).


   Aunque hay ciertas corrientes discrepantes, la mayoría de los estudiosos coincide en atribuir la invención del abanico plegable a Japón y, concretamente, a un obrero llamado Tamba que, observando el vuelo de los murciélagos, plasmó la manera de plegar las alas del quiróptero en varillas, y en el año 670 creó el Kawahori (murciélago), cuyo uso sencillo se extendió rápidamente. Mientras tanto, en Europa, el abanico pasó a formar parte de la liturgia cristiana durante la Edad Media. Se utilizaba para proteger la Eucaristía de los insectos durante la misa, así como para abanicar al celebrante. Pasado el siglo XIV, el uso del abanico quedó reducido a misas solemnes hasta su desaparición total tras el Concilio Vaticano II, en 1959.


   En las culturas incas y aztecas, los abanicos también constituían un refrescante signo exterior de riqueza y fueron uno de los regalos que Moctezuma (1466-1520) le hizo a Hernán Cortés ¿en son de paz? Fueron también uno de los presentes que Cristóbal Colón llevó a la reina Isabel la Católica a la vuelta de su primer viaje a las Américas (junto con el Oro que daría su nombre a un fructífero Siglo que, en realidad, duró 189 años, oficialmente desde la publicación de la Gramática castellana de Nebrija en 1492 hasta la muerte de Pedro Calderón de la Barca en 1681). Los originales abanicos del Nuevo Continente completaron la amplia colección de los Reyes de España, donde ya se usaban los abanicos como nos lo cuenta la Crónica de Pedro IV de Aragón, del siglo XIV, en la que se cita como oficio de nobles de la Corte “el que lleva el abanico”, así como el inventario de bienes del pintor Bartolomé Abella, de 1429.


   A partir del siglo XVI, el abanico pasó de ser un objeto con el que darse aire a otro con el que darse “aires” (valga la redundancia). En Inglaterra, Isabel I (que reinó de 1553 a 1603) solía decir a sus damas que “una reina sólo puede aceptar un regalo: el abanico”, porque consideraba desmerecedor cualquier otro presente que se le ofreciese.


   En el siglo XVII, su uso se popularizó y se extendió entre las mujeres pudientes, fundamentalmente en el París de Luis XV (1638-1715) y en la Corte. Se hacían con los materiales más sofisticados y, más allá del mero complemento, se desarrolló todo un lenguaje secreto con el que las damas se comunicaban con los caballeros para coquetear. Para hacerse una idea, era el watsapp de la época (con la particularidad de que el destinatario del mensaje tenía que estar delante), que servía para ligar a pesar de la presencia de madres, carabinas y señoritas de compañía. Cortos, sencillos pero contundentes, los mensajes no podían andar con rodeos. Por ejemplo, se movía el abanico alrededor de la mejilla para decir “te quiero”, se apoyaba a medio abrir sobre los labios para advertir “puedes besarme”, o se contestaba a la pregunta “¿a qué hora nos vemos?” según el número de varillas abiertas.


   Pero la verdadera revolución y futura democratización llegó en 1676, cuando se creó en Francia el gremio de los abaniqueros y París se convirtió en la capital de este complemento durante el siglo XVIII. Mientras tanto en España, en plena resaca dorada, también se desarrolló una floreciente industria artesana, principalmente en Madrid y Sevilla a finales del XVII, y en Valencia y zona de Levante a partir del siglo XVIII. Y artistas extranjeros, como el francés Eugenio Prost, se instalaron en España y ayudaron a que la artesanía local rivalizara con sus vecinos europeos. A finales del XVIII, se fundó en Valencia la Real Fábrica de Abanicos. Aunque se desconoce cuánto tiempo estuvo en funcionamiento, posiblemente fue el origen de la creación, ya en el XIX, del gremio de abaniqueros, que utilizaban técnicas cada vez más evolucionadas e incorporaban materiales exquisitos como el encaje de bolillos con el que se hacían los abanicos de pericón, utilizados en el flamenco y otras artes escénicas.


   A principios del siglo XX, los intelectuales de la Generación del 27 recuperaron su uso como complemento masculino. Lorca, Alberti, Cernuda, Aleixandre… todos lo utilizaron para refrescarse durante sus tertulias y, durante un tiempo, los abanicos fueron símbolo de intelectualidad. Como digno heredero de aquella tradición, en muchas ocasiones, se ha visto a Jaime de Marichalar con pañuelo blanco y abanico en el bolsillo de la solapa.


   Si bien es verdad que el abanico fue cayendo en desuso a lo largo del siglo XX y que, hoy en día, es un complemento apenas utilizamos para oxigenar nuestra rutina, hay que confesar que, en las ocasiones en las que vemos a una mujer refrescándose con uno, nos da una enviiiiidiaaaaaa...


                                       (De Abigail C., el 02 de septiembre de 2016)


PD (nº1) #Abanicos5Museos: Hoy, Viernes 02 de septiembre de 2016, de 11h a 14h, con una predicción en Madrid de 34º de máxima, #5Museos nacionales van a dar aire a sus colecciones de abanicos. Bajo el hashtag #Abanicos5Museos, el Museo del Romanticismo, el Museo Sorolla, el Museo Lázaro Galdiano, el Museo Cerralbo y el Museo Nacional de Artes Decorativas nos mostrarán en sus perfiles de Twitter un sinfín de variedades de estos complementos que nos han acompañado a lo largo de los siglos no sólo para "amortiguar" los calores estivales, sino también para aportar un toque de elegancia que estribaba tanto en la riqueza y variedad de sus materiales como en las peculiaridades de su manejo. ¿Te apuntas a conocer las historias que a lo largo del tiempo han escondido sus países, varillajes y guardas? #Abanicos5Museos te espera en Twitter con sus abanicos bien abiertos...


PD (nº2): Si lo que quieres es un abanico artesano para uso particular o de colección, una de las tiendas más históricas de la Villa es Casa de Diego (ver la ilustración), fundada en 1858. Hoy en día, tiene 2 tiendas: la primera en la Puerta del Sol (nº12), en la ilustración, y la segunda en la calle de los Mesoneros Romanos 4 (M Callao o Sol).


PD (nº3): Si quieres saber (aún) más sobre la historia del abanico sin moverte de casa, consulta la web de Todo Abanicos.


PD (nº4): Y finalmente, si eres un@ nostalgic@ romántic@ que no sale a la calle sin un abanico en el bolso, consulta la Pequeña Guía, elaborada por el blog El Rincón de la Novela Romántica para descubrir el lenguaje secreto del abanico, con la que podrás expresar sentimientos o pasar contraseñas...
- Abanicarse lentamente, o abrir y cerrar muy despacio el abanico: Estoy casada y me eres indiferente.
- Abanicarse rápidamente: Te amo intensamente.
- Cerrarlo despacio: Sí.
- Cerrarlo de forma rápida y airada: No.
- Abrir y cerrar el abanico rápidamente: Cuidado, estoy comprometida.
- Dejar caer el abanico: Te pertenezco.
- Abanicarse levantando los cabellos o mover el flequillo con el abanico: Pienso en ti, no te olvido.
- Cubrirse con él del sol: Eres feo, no me gustas.
- Apoyarlo sobre la mejilla derecha: Sí.
- Apoyarlo sobre la mejilla izquierda: No.
- Prestar el abanico al acompañante: Malos presagios.
- Dárselo a su madre: Te despido, se terminó.
- Dar un golpe con el abanico sobre un objeto: Impaciencia.
- Sujetar el abanico abierto con las dos manos: Es mejor que me olvides.
- Cubrirse los ojos con el abanico abierto: Te quiero
- Cubrirse el rostro con el abanico abierto: Cuidado, nos vigilan.
- Pasarse el abanico por los ojos: Lo siento, vete, por favor.
- Cerrar el abanico tocándose los ojos: ¿Cuando te puedo ver?
- Apoyar el abanico a medio abrir sobre los labios: Puede besarme.
- Apoyar los labios sobre el abanico: Desconfianza.
- Llevarlo en la mano izquierda: Deseo conocerte.
- Moverlo con la mano izquierda: Nos observan.
- Llevarlo o moverlo con la mano derecha: Amo a otro.
- Ponerse en el balcón con el abanico abierto, salir al balcón abanicándose o entrar en el salón abanicándose: Saldré pronto.
- Dejarse el abanico cerrado en el balcón, salir al balcón con el abanico cerrado, o entrar en el salón con el abanico cerrado: No saldré.
- Arrojar el abanico: Te odio, o adiós, se acabó.
- Presentarlo cerrado: ¿Me quieres?
- Pasarlo sobre la oreja izquierda: Déjame en paz no quiero saber nada de ti.
- Pasarlo sobre la oreja derecha: No reveles nuestro secreto.
- Contar tocándolas o abrir cierto número de varillas: La hora para quedar en una cita dependiendo del número de varillas abiertas o tocadas.


[Volver a Mi Petit Armario, Verano, Callejero o Blogosfera]

Imagen

2018

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el verano (pero que nunca te atreviste a preguntar)...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº): CECiL BEATON
(MiTOS DEL SiGLO XX)

Igual que no se entiende el siglo XIX sin los pintores impresionistas, es imposible concebir el siglo XX sin las imágenes de Robert Capa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº22): ¡FELiZ ECLiPSE TOTAL DE LUNA LLENA DE LOS TRUENOS!

La Luna, el único satélite natural de la Tierra, regula las mareas, ritma nuestra vida cotidiana y siempre nos enseña la misma cara...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº21):
¡FELiZ DíA (UNiVERSAL) DE LOS ABUELOS!

Coincidiendo con el día de San Joaquín -el abuelo materno del Niño Jesús- y de Santa Ana -la presunta inocente madre de la Virgen María...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº20):
LEO

Fruto del amor sin duda salvaje entre el repugnante Tifón -que se pasaba el día echando pestes y fuego por la boca cuando no estaba...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº19): OUKA LEELE
HAY QUE JUEGAR AL VACíO

Hoy, Ouka Leele presentará la primera de tres performances que desarrollará a lo largo del verano con el compositor Jerónimo Maesso en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº18): GREMLiNS
UN CLÁSiCO NAViDEÑO EN VERANO

Durante los años 80, Hollywood produjo una serie de películas que combinaron el éxito de taquilla, el entretenimiento y la calidad cinematográfica...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº):
EL LAGO DE LOS CiSNES EN LOS MADRiLES

Con motivo de la presencia en la cartelera teatral madrileña de “El lago de los cisnes”, he aquí (Mi Petit) Diccionario que repasa diferentes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº17):
PROSTíBULO POÉTiCO

El verso se hizo carne, o viceversa. En Prostíbulo Poético, se ofrenda sensualidad, placer y excitación a cambio de dinero, pero el trueque...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº16):
LA CABiNA DE ANTONiO MERCERO

A raíz de la muerte de Antonio Mercero (1936-2018) el pasado mes de mayo, se puso en marcha a través de change.org una petición...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº15): DEBUSSY
(I CENTENARiO)

En 2018, se cumple el I Centenario del compositor francés, Claude Debussy, vinculado al movimiento impresionista y cuyas obras transformaron...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº14):
LAS MENiNAS (MADRiD GALLERY)

Pintado al final de su carrera, “Las meninas” es la obra maestra de Diego Velázquez. Un cuadro que ha inspirado a artistas, escritores...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº13): SAN CRiSTÓBAL
EL SANTO “DESCANONiZADO”

Patrón de los viajeros a pie, en bici o en coche, cuya medalla, aún hoy, colgada del retrovisor, se balancea por encima del insuperable...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº12):
EL UNiVERSO DE GUS VAN SANT

Con motivo de la primera retrospectiva dedicada en España a la obra del cineasta estadounidense, Gus Van Sant, he aquí (Mi Petit) Diccionario...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº11):
XI DíA LiBRE DE BOLSAS DE PLÁSTiCO!

Ideada por el dueño de una tienda de ultramarinos de Minnesota en 1912, sustituyó sin hacer ruido y de la mano de los supermercados en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº10):
¡FARiÑA LiBRE!

En febrero de este año, una jueza del municipio madrileño de Collado Villalba ordenaba el secuestro cautelar de un ensayo titulado Fariña...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº9):
¡FELiZ LUNA LLENA DE LA FRESA!

Conocida como “Luna llena de la Fresa” por coincidir con el período de cosecha de la fruta en forma de corazón, cuyo color evoca la pasión...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº8): JEFF BECK
(NOCHES DEL BOTÁNiCO)

Considerado uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos y, sin duda, uno de los más influyentes, sigue, sin embargo, a la sombra...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº7): ANA CURRA
(MUJERES HECHAS DEL PUNK)

Es una de las estrellas indiscutibles de la música española. De formación clásica, ha explorado el pop, el punk, el after punk, el tecno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº6):
GEORGES MÉLiÈS

El pionero del cinematógrafo Georges Méliès (1861-1938) da nombre a un festival de cine organizado por adolescentes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº5):
CÁNCER

“De la Tortuga” para los babilonios, y “del Escarabajo” para los egipcios, la constelación con forma de pinza (echándole mucha imaginación)...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº4):
III REFUGEE FOOD FESTiVAL

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº3):
¡FELiZ DíA (EUROPEO) DE LA MÚSiCA!

Si bien es verdad, como dijo Platón, que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”, recuerda que “no basta con oírla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº2):
¡BUENOS DíAS LARGOS!

El Instituto Geográfico Nacional, nuestro colaborador involuntario, nos explica -mejor que nadie- que el verano 2018 llegará al hemisferio norte...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº1): I, ROBOT
BURNiNG MAN
, El FESTiVAL ARDiENTE

Lo que empezó hace más de dos décadas como una fiesta hippie entre amigos, cerveza y ¿tripi? mirando la puesta del sol al calor de...

[Leer más...]

Imagen

2017

Todo lo que siempre quisiste saber sobre el verano (pero que nunca te atreviste a preguntar)...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT PLAN (nº72):
¡FELiCES FiESTAS DE LA MELONERA!

Como reza el refrán, las Fiestas de La Melonera anuncian el final del verano. Detrás de esta castiza advocación mariana, se encuentra...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº71):
¡FELiZ LUNA DEL MAíZ!

La última luna llena del verano, que alcanzará su cénit de día, hoy, Miércoles 06 de septiembre de 2017, a las 9h04, se llama “luna del Maíz...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº70):
10 (+1) RAZONES PARA VOLVER A MADRiD

Después de un verano de farniente, pensar en las vacaciones del próximo año no ayuda a “aterrizar” en la rutina laboral de forma eficiente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº69):
ViRGO

A diferencia de las demás constelaciones, existen múltiples versiones o confusiones acerca del origen de Virgo que se asocia principalmente...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LOS JARDiNES DE SABATiNi

Que el transeúnte -madrileño o turista- esté atento, porque el paraíso que calza los pies del Palacio Real, no es lo que parece...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LA ViRGEN DE LA PALOMA

Si todos sabemos que la Virgen de La Paloma no es la patrona oficial de la Villa, se la considera tradicionalmente como la “patrona popular... 

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LAS FiESTAS DE SAN LORENZO

Como reza la tradición, tres días después de celebrar la Verbena de San Cayetano, comienzan las fiestas de San Lorenzo en Lavapiés...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LA LUNA LLENA ROJA

Conocida como “Luna llena Roja” al encontrarse nuestro planeta a igual distancia entre el Sol y la Luna; “del Esturión” en homenaje a dicho...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LA VERBENA DE SAN CAYETANO

Como cada año, durante el mes de agosto, tienen lugar las principales fiestas tradicionales de Madrid (a pesar de que sus orígenes... 

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
EL "GUERNiCA"

El 26 de abril de 1937, a las 16h40, aviones alemanes de la Legión Cóndor, en apoyo a las tropas nacionales sublevadas bajo el mando...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
EL CiNE DORÉ

Entonces los cines, no se llamaban cines. Pero ahí estaba el Doré. Pequeño y elegante. Moderno y modernista. Y, un siglo después...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
LA CUESTA MOYANO

Existe en la Villa un lugar muy especial, por el que (casi) cuatro generaciones de madrileños han pasado alguna vez. Desde hace 90 años...

[Leer más...]

Imagen

A LA SOMBRA DE...
EL BOSQUE ENCANTADO

Animales mitológicos, personajes de cuento, grupos de música, el monstruo del lago Ness… así hasta 320 figuras vegetales habitan...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº68):
LAS 50 SOMBRAS DE... LOS MADRiLES

¡¡Ufff!! ¡¡¡¡Qué caló!!!! Si te toca quedarte en la urbe este finde y el siguiente también hasta la “rentrée”, ¡no te pierdas las 50 sombras... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº67):
EL RESPLANDOR (EN CiNEMA USERA)

Para poder terminar de escribir su novela, Jack Torrance acepta un trabajo de mantenimiento en el Hotel Overlock durante la temporada...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº66): SABiNA URRACA,
PREGONERA DE LA PLAZA EN VERANO

Hoy, Viernes 28 de julio de 2017, Sabina Urraca le pondrá la guinda a su pastel o, como ella dice, la palmerita a ese cóctel que se...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº65):
HOMENAJE A SEGUNDO DE CHOMÓN

Pese al importante legado que dejó al mundo, pocos sabrían decir hoy en día quien fue Segundo de Chomón y a qué disciplina dedicó...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº64):
RUTA DEL FUTBOLíN

Presentes hasta hace poco en la mayoría de los bares europeos y norteamericanos, sus mesas han ido desapareciendo de nuestro entorno...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº63):
AMERiCAN GRAFFiTi

“¿Dónde estabas en el 62?”. Este era uno de los reclamos publicitarios de “American Graffiti”, de George Lucas, estrenada en 1973...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº62):
LAS CHANCLAS

Con el calor del verano, nuestros pies piden a gritos salir de su encierro y todos, sin excepción, sacamos del armario unos zapatos que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº61):
MADAMA BUTTERFLY

Aunque en un primer momento no fue bien recibida por el público y la crítica, “Madama Butterfly”, con música de Giacomo Puccini...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº60):
RUTA DEL GAZPACHO

Considerado -con razón- como uno de los platos estrella del verano y, por ende, de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº60):
RUTA DEL GAZPACHO

Considerado -con razón- como uno de los platos estrella del verano y, por ende, de la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº59):
¡FELiZ DíA (UNiVERSAL) DE LOS ABUELOS!

Coincidiendo con el día de San Joaquín -el abuelo materno del Niño Jesús- y de Santa Ana -la presunta inocente madre de la Virgen María...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail