Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT BARRiO (nº24):
BAR RESTAURANTE ASTURiANOS

Mi PETiT BARRiO (nº24):
BAR RESTAURANTE ASTURiANOS

Imagen
Imagen

   Tiene una fachada de las de “toda la vida”, de esas que te transportan al Madrid de principios del siglo XX. Es pequeño y angosto, poco más que una habitación sencilla con cuatro o cinco mesas, un pasillo oscuro que desemboca en otra salita con una ventana tan minúscula como la pomposidad del sitio y unas poquitas mesas más. Sin redundancias, sin estridencias, sin excesos, pero con toda la esencia y la magia de un negocio familiar que huele a historia y sabe a cocina tradicional en pleno Chamberí. Como no podía ser de otra manera, la sencilla casa de comidas, a la que acuden los más altos y reconocidos chefs españoles (e internacionales) cuando se cansan de experimentar con sutilezas en sus cocinas, se llama Asturianos. Sencillo y directo, el nombre no lleva a engaño, al igual que su carta plagada de platos caseros, de esos que requieren llenar bien las cucharas y la boca para saborear con gusto los sabores de la tierra más minera de España.


   Belarmino Fernández y Julia Bombín, asturiano él y burgalesa ella, llegaron -por separado- a Madrid hace mucho más de medio siglo, huyendo de la miseria de sus tierras. Belarmino fue el primero en aterrizar en suelo castizo con 13 años y trabajó en toda clase de locales, del más humilde al Hotel Palace. Julia trabajó en otros pero vino a ser lo mismo. Ambos mantuvieron estatus de empleados hasta que en los años 60 -ya eran marido y mujer- pudieron convertirse en dueños cuando la señora Argentina, que a pesar de su nombre no había nacido en la tierra de Maradona sino en la de Don Pelayo -como Belarmino-, decidió poner en venta su restaurante Asturianos.


   Entonces, Don Belarmino y Doña Julia cogieron el traspaso, que incluía una casa en el mismo edificio -en la que a día de hoy Julia, viuda ya, sigue viviendo-, y reunieron todas las fuerzas que tenían para construir su feudo culinario en la capital del Reino. De la señora Argentina, heredaron cierta clientela patria. El marido de la susodicha era sereno, y como casi todos los serenos de Madrid eran asturianos, solían reunirse en el castizo local y siguieron con la costumbre en el ahora hogar de Belarmino y Julia. “El restaurante siempre ha funcionado como sala de estar de la familia, y sigue siendo así” dice Alberto (retradado con gafas aquí), el madrileño hijo pequeño del matrimonio asturiano burgalés cuando se le pregunta por su casa. Su infancia son recuerdos -como diría Machado- del negocio familiar: “Los  muebles de mi casa están nuevos, porque solo se usaban un rato el sábado -día de cierre y libranza del personal-. Todas las comidas y la vida cotidiana, incluyendo los deberes de mi hermano y míos, el desayuno antes de ir al cole, etc… se han hecho en el bar”.


   Quizás sea esta la razón de que de las 100 veces que Alberto piensa en su madre “200 está vestida de cocinera”, porque Doña Julia (retratada aquí), castellana pura, prácticamente no sale de los fogones y “pasa de todo el mundo salvo de la gente a la que tiene cariño, y esto lo demuestra saliendo a saludarte, si no ni se molesta en salir de la cocina”. Y eso lleva haciendo desde que Alberto y Belarmino (su otro hijo) tienen uso de razón. Ella es el alma de los fuegos y “el día que se jubile Dios dirá” porque ella es la que maneja como nadie las sardinas -maravillosas sardinas maridadas-, los chorizos, los mejillones, la morcilla, las fabas que llegan directamente de Tineo, los guisos… Todo y casi todo 100% asturiano.


   Sin ser vista, Doña Julia es la que seduce a través de las viandas que han enamorado a jubilados “que vienen -apunta Alberto- cada día a comer el menú de 12 euros”, a políticos “especialmente del PSOE y entre los que se encuentra algún ministro”, a periodistas, a frikis del vino, a guiris y a algún crítico de postín del mismísimo New York Times, que descubrió el local chamberilero cuando a los mandos se encontraban los retoños (ya crecidos) de la entregada cocinera. Ninguno de los niños estudió para hostelero pero ambos lo llevaban en la sangre y todos sabemos lo que tira el líquido que corre por las venas.


   Alberto estudió económicas, tuvo tiendas de ropa de segunda mano en la calle de La Palma, llenas de prendas compradas en la Gran Manzana, y su hermano, Belarmino, era protésico dental. Cuando Belarmino padre se fue a jubilar a los hermanos les dio mucha pena que Asturianos tuviese que cerrar sus puertas; así que, “como no queríamos continuar con la fórmula de mis padres, que abrían a las 6h30 de la mañana y cerraban de madrugada con la única ayuda de un camarero, hicimos una reforma con dos perras y comenzamos a meternos en el mundo del vino”. La idea, fue darle una vuelta al negocio familiar, respetando su esencia pero dando algo más, trayendo a Madrid un modelo que. en Nueva York (donde Alberto pasaba largas temporadas). comenzaba a despuntar: el Wine bars.


   Así, con valentía y aprendizaje, renacieron Los Asturianos de hoy porque, como dice Alberto con la verborrea punki que le caracteriza y que le permite interrumpir la comida de cualquier comensal, robarle una croqueta y desviar la conversación hacia otra muy distinta, “no teníamos ni puta idea de vinos, así que nos apuntamos a un curso de cata de 3 días, liamos al profesos para que nos asesorara con la primera carta de vinos y con la pizarra de vinos por copas. Después nos hicimos sumilleres y Belarmino se matriculó en Enología, lo aprobó y se hizo el Master de la Escuela de Agrónomos”.


   A la sazón, en 2004, no contentos con el camino recorrido, elaboraron su primer vino, que llamaron “Tres patas”; bautizaron a su bodega Canopy y la DO Méntrida; y empezaron a llover las buenas puntuaciones en las guías de entendidos con el jugo de los viñedos que la familia Fernández tiene en el Real de San Vicente, en Gredos y donde, entre otros, se trabaja la  Garnacha… “aunque tenemos un shiraz cojonudo, Malpaso”, remata Alberto, y nos preguntamos… ¿A qué esperamos para brindar con uno de ellos?


PD: Asturianos tiene una carta de vinos de entre 250 y 300 referencias (depende del momento del año) de todo el mundo, servidos en copas de calidad, a la temperatura correcta pero, como dicen sus artífices, “sin gilipolleces de sumiller con delantal y concha de plata al cuello”: “Asturianos no es un sitio para gente que espere un marco incomparable y un servicio Old school. Tampoco lo recomendamos para citas románticas a no ser que tu pareja sea gourmet o la cantante de Las Vulpes”. Finalmente, también tienen una pequeña distribuidora que vende vinos tops a restaurantes y tiendas, entre las que están ¡Ojito! todos los Corte inglés de España.


                                            (De Noemí Z., el 20 de octubre de 2014)


Referencias útiles:
ASTURiANOS

Calle de Vallehermoso, 94
28003 Madrid
915 335 947
M Islas Filipinas /Alonso Cano

Horario:
- de Lunes a Viernes: de 12h a 17h y de 20h hasta medianoche.
- Los Sábados: cerrado.
- Los Domingos: de 12h a 17h y de 20h hasta medianoche.


Precios:
- Menú del día: 12 euros.
- Carta: entre 20 y 30 euros.


[Volver a Mi Petit Barrio, Gourmet, Callejero o Blogosfera]

   Tiene una fachada de las de “toda la vida”, de esas que te transportan al Madrid de principios del siglo XX. Es pequeño y angosto, poco más que una habitación sencilla con cuatro o cinco mesas, un pasillo oscuro que desemboca en otra salita con una ventana tan minúscula como la pomposidad del sitio y unas poquitas mesas más. Sin redundancias, sin estridencias, sin excesos, pero con toda la esencia y la magia de un negocio familiar que huele a historia y sabe a cocina tradicional en pleno Chamberí. Como no podía ser de otra manera, la sencilla casa de comidas, a la que acuden los más altos y reconocidos chefs españoles (e internacionales) cuando se cansan de experimentar con sutilezas en sus cocinas, se llama Asturianos. Sencillo y directo, el nombre no lleva a engaño, al igual que su carta plagada de platos caseros, de esos que requieren llenar bien las cucharas y la boca para saborear con gusto los sabores de la tierra más minera de España.


   Belarmino Fernández y Julia Bombín, asturiano él y burgalesa ella, llegaron -por separado- a Madrid hace mucho más de medio siglo, huyendo de la miseria de sus tierras. Belarmino fue el primero en aterrizar en suelo castizo con 13 años y trabajó en toda clase de locales, del más humilde al Hotel Palace. Julia trabajó en otros pero vino a ser lo mismo. Ambos mantuvieron estatus de empleados hasta que en los años 60 -ya eran marido y mujer- pudieron convertirse en dueños cuando la señora Argentina, que a pesar de su nombre no había nacido en la tierra de Maradona sino en la de Don Pelayo -como Belarmino-, decidió poner en venta su restaurante Asturianos.


   Entonces, Don Belarmino y Doña Julia cogieron el traspaso, que incluía una casa en el mismo edificio -en la que a día de hoy Julia, viuda ya, sigue viviendo-, y reunieron todas las fuerzas que tenían para construir su feudo culinario en la capital del Reino. De la señora Argentina, heredaron cierta clientela patria. El marido de la susodicha era sereno, y como casi todos los serenos de Madrid eran asturianos, solían reunirse en el castizo local y siguieron con la costumbre en el ahora hogar de Belarmino y Julia. “El restaurante siempre ha funcionado como sala de estar de la familia, y sigue siendo así” dice Alberto (retradado con gafas aquí), el madrileño hijo pequeño del matrimonio asturiano burgalés cuando se le pregunta por su casa. Su infancia son recuerdos -como diría Machado- del negocio familiar: “Los  muebles de mi casa están nuevos, porque solo se usaban un rato el sábado -día de cierre y libranza del personal-. Todas las comidas y la vida cotidiana, incluyendo los deberes de mi hermano y míos, el desayuno antes de ir al cole, etc… se han hecho en el bar”.


   Quizás sea esta la razón de que de las 100 veces que Alberto piensa en su madre “200 está vestida de cocinera”, porque Doña Julia (retratada aquí), castellana pura, prácticamente no sale de los fogones y “pasa de todo el mundo salvo de la gente a la que tiene cariño, y esto lo demuestra saliendo a saludarte, si no ni se molesta en salir de la cocina”. Y eso lleva haciendo desde que Alberto y Belarmino (su otro hijo) tienen uso de razón. Ella es el alma de los fuegos y “el día que se jubile Dios dirá” porque ella es la que maneja como nadie las sardinas -maravillosas sardinas maridadas-, los chorizos, los mejillones, la morcilla, las fabas que llegan directamente de Tineo, los guisos… Todo y casi todo 100% asturiano.


   Sin ser vista, Doña Julia es la que seduce a través de las viandas que han enamorado a jubilados “que vienen -apunta Alberto- cada día a comer el menú de 12 euros”, a políticos “especialmente del PSOE y entre los que se encuentra algún ministro”, a periodistas, a frikis del vino, a guiris y a algún crítico de postín del mismísimo New York Times, que descubrió el local chamberilero cuando a los mandos se encontraban los retoños (ya crecidos) de la entregada cocinera. Ninguno de los niños estudió para hostelero pero ambos lo llevaban en la sangre y todos sabemos lo que tira el líquido que corre por las venas.


   Alberto estudió económicas, tuvo tiendas de ropa de segunda mano en la calle de La Palma, llenas de prendas compradas en la Gran Manzana, y su hermano, Belarmino, era protésico dental. Cuando Belarmino padre se fue a jubilar a los hermanos les dio mucha pena que Asturianos tuviese que cerrar sus puertas; así que, “como no queríamos continuar con la fórmula de mis padres, que abrían a las 6h30 de la mañana y cerraban de madrugada con la única ayuda de un camarero, hicimos una reforma con dos perras y comenzamos a meternos en el mundo del vino”. La idea, fue darle una vuelta al negocio familiar, respetando su esencia pero dando algo más, trayendo a Madrid un modelo que. en Nueva York (donde Alberto pasaba largas temporadas). comenzaba a despuntar: el Wine bars.


   Así, con valentía y aprendizaje, renacieron Los Asturianos de hoy porque, como dice Alberto con la verborrea punki que le caracteriza y que le permite interrumpir la comida de cualquier comensal, robarle una croqueta y desviar la conversación hacia otra muy distinta, “no teníamos ni puta idea de vinos, así que nos apuntamos a un curso de cata de 3 días, liamos al profesos para que nos asesorara con la primera carta de vinos y con la pizarra de vinos por copas. Después nos hicimos sumilleres y Belarmino se matriculó en Enología, lo aprobó y se hizo el Master de la Escuela de Agrónomos”.


   A la sazón, en 2004, no contentos con el camino recorrido, elaboraron su primer vino, que llamaron “Tres patas”; bautizaron a su bodega Canopy y la DO Méntrida; y empezaron a llover las buenas puntuaciones en las guías de entendidos con el jugo de los viñedos que la familia Fernández tiene en el Real de San Vicente, en Gredos y donde, entre otros, se trabaja la  Garnacha… “aunque tenemos un shiraz cojonudo, Malpaso”, remata Alberto, y nos preguntamos… ¿A qué esperamos para brindar con uno de ellos?


PD: Asturianos tiene una carta de vinos de entre 250 y 300 referencias (depende del momento del año) de todo el mundo, servidos en copas de calidad, a la temperatura correcta pero, como dicen sus artífices, “sin gilipolleces de sumiller con delantal y concha de plata al cuello”: “Asturianos no es un sitio para gente que espere un marco incomparable y un servicio Old school. Tampoco lo recomendamos para citas románticas a no ser que tu pareja sea gourmet o la cantante de Las Vulpes”. Finalmente, también tienen una pequeña distribuidora que vende vinos tops a restaurantes y tiendas, entre las que están ¡Ojito! todos los Corte inglés de España.


                                            (De Noemí Z., el 20 de octubre de 2014)


Referencias útiles:
ASTURiANOS

Calle de Vallehermoso, 94
28003 Madrid
915 335 947
M Islas Filipinas /Alonso Cano

Horario:
- de Lunes a Viernes: de 12h a 17h y de 20h hasta medianoche.
- Los Sábados: cerrado.
- Los Domingos: de 12h a 17h y de 20h hasta medianoche.


Precios:
- Menú del día: 12 euros.
- Carta: entre 20 y 30 euros.


[Volver a Mi Petit Barrio, Gourmet, Callejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT BARRiO

Mi Petit Barrio te cuenta la historia que se esconde detrás de las fachadas centenarias de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº49): LOPE DE AiXELA
101 NOCHES EN MALASAÑA

Si hay un plan que se pueda calificar de peregrino es sin duda el que lleva a cabo en Malasaña el astrólogo Lope de Aixela. Convertido en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº48):
LA ViRGEN DEL CARMEN

Segundo nombre femenino más frecuente registrado en el patrón de España, según el Instituto Nacional de Estadísticas, Carmen significa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº47):
CiNEMA USERA

La esquina, formada por las calles Primitiva Gañán y San Basilio, vigila un cerro ventilado y con vistas en cuya cima, algunos crepúsculos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº47):
CiNEMA USERA

La esquina, formada por las calles Primitiva Gañán y San Basilio, vigila un cerro ventilado y con vistas en cuya cima, algunos crepúsculos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº45):
EL PALACiO DE LA PRENSA

Es lógico pensar que si 113 millones de personas pasan al año por la plaza más visitada de España, la del Callao, no sean pocos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº45):
EL PALACiO DE LA PRENSA

Es lógico pensar que si 113 millones de personas pasan al año por la plaza más visitada de España, la del Callao, no sean pocos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº44): CHAMBERí
(Y LAS FiESTAS DEL CARMEN)

Una reina consorte, un regimiento franchute y una actriz cantante se disputan, desde hace siglos, la autoría del nombre del castizo barrio que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO: CHAMBERí
(Y LAS FiESTAS DEL CARMEN)

Una reina consorte, un regimiento franchute y una actriz cantante se disputan, desde hace siglos, la autoría del nombre del castizo barrio que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº43):
LA BATALLA NAVAL DE VALLEKAS

Que Madrid no tenga mar es un hecho que no ha impedido a los madrileños disfrutar de una playa -como se conocía popularmente a...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº42):
RUTA POR LA CALLE DEL PEZ

Por tercer año consecutivo (tras 9 de interrupción municipal), las Fiestas de San Antonio vuelven a la emblemática calle del Pez...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº41):
¿QUÉ PASA CON LOS CiNES ROXY?

Durante la década de los 70, Madrid llegó a tener más de 500 salas de cine. En la actualidad, apenas quedan una treintena. Situadas en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº41):
¿QUÉ PASA CON LOS CiNES ROXY?

Durante la década de los 70, Madrid llegó a tener más de 500 salas de cine. En la actualidad, apenas quedan una treintena. Situadas en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº40):
MADRiD. CiUDADANíA Y PATRiMONiO

El Patrimonio Histórico español tiene una ley, promulgada en 1985, que explica cómo ciertos bienes comunes se convierten en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº40):
MADRiD. CiUDADANíA Y PATRiMONiO

El Patrimonio Histórico español tiene una ley, promulgada en 1985, que explica cómo ciertos bienes comunes se convierten en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº39):
CASA LABRA

A principios del siglo XX, se calcula que había 1.500 tabernas en Madrid para una población que no alcanzaba el millón de habitantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº39):
CASA LABRA

A principios del siglo XX, se calcula que había 1.500 tabernas en Madrid para una población que no alcanzaba el millón de habitantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº38):
EL PALENTiNO

Al pasar por la calle del Pez un viernes cualquiera, a eso de las 21h, llama la atención la cola de gente que se forma a la puerta de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº38):
EL PALENTiNO

Al pasar por la calle del Pez un viernes cualquiera, a eso de las 21h, llama la atención la cola de gente que se forma a la puerta de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº36):
¿QUÉ PASA CON LA PiSCiNA CLUB STELLA?

Con un nombre muy sofisticado para la época, 1947, y ciertas costumbres avanzadas, hasta entonces nunca vistas, la Piscina Club...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº35):
EL ESTAR CAFÉ SE TRASPASA

Mesas llenas de estudiantes tomando café y jugando al scrabble, al trivial o al parchís. En un rincón, una camarera, bandeja en mano...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº35):
EL ESTAR CAFÉ SE TRASPASA

Mesas llenas de estudiantes tomando café y jugando al scrabble, al trivial o al parchís. En un rincón, una camarera, bandeja en mano...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº34):
JOY ESLAVA

Tiene ya más de cien años, y sigue en plena forma. Conserva su fachada blanca y oro, y sus coquetos interiores rojos, donde se...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº33):
¿QUÉ PASA CON EL BETi-JAi?

Para verlo en su esplendor, hay que conformarse con evocadoras fotos en blanco y negro. Declarado Monumento del Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº33):
¿QUÉ PASA CON EL BETi-JAi?

Para verlo en su esplendor, hay que conformarse con evocadoras fotos en blanco y negro. Declarado Monumento del Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº32): LA BOLA,
EL COCiDO MAS CASTiZO
DE LA ViLLA

¿Quien le iba a decir a Cándida Santos, una asturiana de pro, que fundó La Bola en 1870 que, un siglo y medio después...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº32): LA BOLA,
EL COCiDO MAS CASTiZO
DE LA ViLLA

¿Quien le iba a decir a Cándida Santos, una asturiana de pro, que fundó La Bola en 1870 que, un siglo y medio después...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº31):
¿QUÉ PASA CON EL PALACiO DE LA MÚSiCA?

Su fachada es ahora tan solo un muro enorme y blanco, cuyo destino inmediato se adivina devorado por pintadas, carteles...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº30):
TABERNA LA CARMENCiTA

Abierta desde 1854, La Carmencita está considerada como la segunda taberna más antigua de Madrid, y uno de los rincones...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº29):
LA CERVECERíA ALEMANA

Puede que los veteranos del lugar recuerden esas apetitosas fuentes de ensaladilla rusa con langosta, diciendo “¡cómeme!”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº29):
LA CERVECERíA ALEMANA

Puede que los veteranos del lugar recuerden esas apetitosas fuentes de ensaladilla rusa con langosta, diciendo “¡cómeme!”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº27):
MUSEO CHiCOTE

Dicen que no conoces Madrid si no has estado en Chicote... Y lo cierto es que pocos bares pueden presumir de ser mencionado en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº26): EL DORÉ
DE PALACiO DE LAS PiPAS A FiLMOTECA

Entonces los cines, no se llamaban cines. Pero ahí estaba el Doré. Pequeño y elegante. Moderno y modernista. Y, un siglo después... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº25):
¿QUÉ PASA CON EL TEATRO ALBÉNiZ?

Se alzó justo en la desembocadura del Pasaje de los Relojeros, a partir de la calle de Carretas, un tramo de calzada peatonal...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº24):
BAR RESTAURANTE ASTURiANOS

Tiene una fachada de las de “toda la vida”, de esas que te transportan al Madrid de principios del siglo XX. Es pequeño y angosto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº23):
EL OLiVAR DE CASTiLLEJO

Atraído por la música de fondo, el paseante avanza por un camino flanqueado por almendros, jaras, retamas y romeros....

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº23):
EL OLiVAR DE CASTiLLEJO

Atraído por la música de fondo, el paseante avanza por un camino flanqueado por almendros, jaras, retamas y romeros...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº22):
EL KiNZE DE CUCHiLLEROS

No hay corte más castizo, ni sillón con más tradición que los de una pequeña peluquería cercana la playa Mayor y a las cuevas del bandolero...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº22):
EL KiNZE DE CUCHiLLEROS

No hay corte más castizo, ni sillón con más tradición que los de una pequeña peluquería cercana la playa Mayor y a las cuevas del bandolero...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº21):
CARAMELOS PACO

Las golosinas se disfrutan con los cinco sentidos. Al llegar a Caramelos Paco, antes incluso de que el olor a almíbar nos abrace...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº20):
TABERNA ANTONiO SÁNCHEZ

Dice la historia que se fundó en el año 1830, pero hay leyendas que dan fe de la existencia de una cantina en el número 13...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº20):
TABERNA ANTONiO SÁNCHEZ

Dice la historia que se fundó en el año 1830, pero hay leyendas que dan fe de la existencia de una cantina en el número 13...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº19): CASA MATEOS
UNA TABERNA EN EL CiNTURÓN DE LA LATiNA

Una colección de sifones, una cocina de carbón alojada en el pasillo lista para hacer calor de hogar el invierno que vendrá...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (19): CASA MATEOS
UNA TABERNA EN EL CiNTURÓN DE LA LATiNA

Una colección de sifones, una cocina de carbón alojada en el pasillo lista para hacer calor de hogar el invierno que vendrá...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº18): EL PENTA
(BiEN DE iNTERÉS MUSiCAL)

Hablar de la historia musical de Madrid sin mencionar El Penta Bar es como recordar la Revolución Francesa sin nombrar a Napoleón...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº18): EL PENTA
(BiEN DE iNTERÉS MUSiCAL)

Hablar de la historia musical de Madrid sin mencionar El Penta Bar es como recordar la Revolución Francesa sin nombrar a Napoleón...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº17):
LOS HEAViES DE MADRiZ

Tras 24 años de vida, la emblemática tienda de discos Madrid Rock cerró sus puertas a finales de febrero de 2005 por, según su gerente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº16): EL iBERiA,
EL BAR DE LOS TAXiSTAS

Situado en la Glorieta de San Bernardo para todos y de Ruiz Jiménez para el Ayuntamiento, el Bar Iberia le toma el pulso a la Villa... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº16): EL iBERiA,
EL BAR DE LOS TAXiSTAS

Situado en la Glorieta de San Bernardo para todos y de Ruiz Jiménez para el Ayuntamiento, el Bar Iberia le toma el pulso a la Villa... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº15):
EL JARDíN DEL ÁNGEL

Es un oasis en el centro de Madrid donde los cuerpos celestes bien podrían deambular y perderse, un lugar exquisito y bello en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº14):
LA FAVORiTA

En la Plaza Mayor, escondida en uno de sus soportales, La Favorita resiste al paso del tiempo, a los cambios climáticos...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail