Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT BARRiO (nº13):
CALZADOS CANTERO

Mi PETiT BARRiO (nº13):
CALZADOS CANTERO

Imagen
Imagen

  ¿Famosos en el mundo entero? Puede que no pero deberían serlo porque el negocio familiar de José Cantero Peláez lleva abierto, día sí, día también, desde 1956. Situados en la céntrica Plaza de Olavide, Calzados Cantero, especializados en zapatillas, sandalias y playeras, siempre han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. 


   Antes de zapatería, el local era una tienda de esas en las que se podía encontrar un poquito de todo. Sus dueños eran otros y cuando se murieron, sus herederos, ocupados en diferentes menesteres, se encontraron con un local gigantesco con el que no sabían qué hacer. Para encontrar una salida, recurrieron a un tío suyo que sabía de comercio: “Tío, ¿lo querría llevar usted?”. El tío se sintió sin duda alagado por la confianza y la oferta pero, como ya tenía varias tiendas de zapatos a su cargo, declinó la oferta proponiéndoles una alternativa: “Se llama José y trabaja como encargado de confianza en una de mis zapaterías”. Y así comenzó todo.


   José y su mujer, Catalina (en la ilustración) -empleada de una administración de lotería- abandonaron sus respectivos trabajos y se convirtieron en propietarios de la noche a la mañana. Bueno, de la noche en que decidieron aceptar la propuesta a la mañana en que pagaron la última letra del traspaso: “Estuvimos varios años pagando letras mensuales de 2.000 pesetas hasta que saldamos la deuda”, cuenta Catalina, sentada en una silla junto a una estufa de gas, dentro del mostrador.


   Viuda desde hace 23 años, Catalina Blanco Heredero, menuda, de tez pálida y memoria prodigiosa, lleva una falda de tela que le cubre las rodillas, una chaqueta de punto fino a juego con el tinte dorado de su pelo y unos pendientes de perlas grises tan brillantes como sus ojos para contarnos su historia.


   Llegó a Madrid para trabajar, desde su Valladolid natal, con 14 años: “Vivía en la calle Churruca con un tío hermano de mi padre que trabajaba en el Banco Alemán Transatlántico (el actual Museo Thyssen Bornemisza)” dice, mientras se le ilumina la mirada al recordar: “En cuanto tuve un buen empleo, me traje a mis padres a la capital y nos fuimos juntos a vivir al piso de una señora en la calle Montera. Lo compartíamos con ella y con sus dos hijos”. La señora tenía hijos, pero no tenía marido, así que Catalina solía salir con ella de paseo. Un día de verano (“era verano porque recuerdo que llevaba una camisita blanca”), en uno de esos paseos, conoció a su José: “Nos tropezamos con él” y, como quien no quiere la cosa, el tropiezo fue seguido de una disculpa y de una educadamente tímida batería de cumplidos, que hoy tardaríamos poco en clasificar de tonteo en toda regla: “Yo no sé si ya le gusté entonces, pero él a mí sí” dice Catalina con la desprejuiciada picardía que se autopermite a su edad. Desgraciadamente, José no está aquí para aclarárnoslo, pero teniendo en cuenta que el joven (4 años mayor que ella) le acompañó hasta el portal “y ya no se separó”; podemos asegurar que aquello fue un flechazo digno del mejor de las mejores obras de Cupido. 


   Noviazgo y matrimonio feliz sin hijos: “y casi mejor -se consuela Catalina al recordar lo que siempre contestaba su marido cuando la gente se compadecía de la, por otro lado, perfecta relación- no hemos tenido hijos porque él quería tener 8 y que, ante eso, Dios se había apiadado de mí”. No tuvieron descendencia, pero juntos construyeron un negocio donde vieron crecer a generaciones de madrileños, que acudieron por primera vez de la mano de sus padres y regresaron, más tarde, una vez convertidos en padres. Juntos custodiaban, en Navidad, las cajas de dulces que el hermano de Catalina acumulaba en el almacén porque “su mujer decía que en la cocina no había sitio y mi hermano necesitaba comprar mucha cantidad en esas fechas, porque cuantas más comprarse más baratas le salían y más dinero se podía ganar en la venta”. Juntos contrataron a sus primeros empleados (algunos de los cuales se jubilaron en la zapatería) y juntos pasaron sus vacaciones, año tras año, en Cercedilla.


   José ya no está, pero es fácil imaginárselos juntos en su zapatería, entre miles de cajas de alpargatas (el producto estrella), pisacacas, zapatillas de andar por casa y zapatos de esos que se ponen las señoras mayores para caminar cómodas y calientes. Es fácil imaginar cómo fue porque sigue siendo igual. Calzados Cantero es una fotografía en color de una época en la que las imágenes eran en blanco y negro: “Todo está como entonces, únicamente se ha cambiado el suelo de la tienda (el del almacén sigue siendo el original de madera) y la caja registradora porque la que teníamos (guardada a buen recaudo en una salita al lado de la puerta de entrada) solo marcaba hasta 169 pesetas”. Y claro, de momento, a Zapatos Cantero le quedan por marcar muchos euros más.


                                                            (De Noemí Z., el … de marzo de 2014)


Referencias útiles:
CALZADOS CANTERO

Plaza de Olavide, 12
28010 Madrid
914 470 735
M Quevedo / iglesia / Bilbao


Horario:
De Lunes a Viernes: de 10h a 14h y de 17h a 20h.
Los Sábados: de 10h a 14h.


[Volver a Mi Petit Armario, Callejero o Blogosfera]

  ¿Famosos en el mundo entero? Puede que no pero deberían serlo porque el negocio familiar de José Cantero Peláez lleva abierto, día sí, día también, desde 1956. Situados en la céntrica Plaza de Olavide, Calzados Cantero, especializados en zapatillas, sandalias y playeras, siempre han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. 


   Antes de zapatería, el local era una tienda de esas en las que se podía encontrar un poquito de todo. Sus dueños eran otros y cuando se murieron, sus herederos, ocupados en diferentes menesteres, se encontraron con un local gigantesco con el que no sabían qué hacer. Para encontrar una salida, recurrieron a un tío suyo que sabía de comercio: “Tío, ¿lo querría llevar usted?”. El tío se sintió sin duda alagado por la confianza y la oferta pero, como ya tenía varias tiendas de zapatos a su cargo, declinó la oferta proponiéndoles una alternativa: “Se llama José y trabaja como encargado de confianza en una de mis zapaterías”. Y así comenzó todo.


   José y su mujer, Catalina (en la ilustración) -empleada de una administración de lotería- abandonaron sus respectivos trabajos y se convirtieron en propietarios de la noche a la mañana. Bueno, de la noche en que decidieron aceptar la propuesta a la mañana en que pagaron la última letra del traspaso: “Estuvimos varios años pagando letras mensuales de 2.000 pesetas hasta que saldamos la deuda”, cuenta Catalina, sentada en una silla junto a una estufa de gas, dentro del mostrador.


   Viuda desde hace 23 años, Catalina Blanco Heredero, menuda, de tez pálida y memoria prodigiosa, lleva una falda de tela que le cubre las rodillas, una chaqueta de punto fino a juego con el tinte dorado de su pelo y unos pendientes de perlas grises tan brillantes como sus ojos para contarnos su historia.


   Llegó a Madrid para trabajar, desde su Valladolid natal, con 14 años: “Vivía en la calle Churruca con un tío hermano de mi padre que trabajaba en el Banco Alemán Transatlántico (el actual Museo Thyssen Bornemisza)” dice, mientras se le ilumina la mirada al recordar: “En cuanto tuve un buen empleo, me traje a mis padres a la capital y nos fuimos juntos a vivir al piso de una señora en la calle Montera. Lo compartíamos con ella y con sus dos hijos”. La señora tenía hijos, pero no tenía marido, así que Catalina solía salir con ella de paseo. Un día de verano (“era verano porque recuerdo que llevaba una camisita blanca”), en uno de esos paseos, conoció a su José: “Nos tropezamos con él” y, como quien no quiere la cosa, el tropiezo fue seguido de una disculpa y de una educadamente tímida batería de cumplidos, que hoy tardaríamos poco en clasificar de tonteo en toda regla: “Yo no sé si ya le gusté entonces, pero él a mí sí” dice Catalina con la desprejuiciada picardía que se autopermite a su edad. Desgraciadamente, José no está aquí para aclarárnoslo, pero teniendo en cuenta que el joven (4 años mayor que ella) le acompañó hasta el portal “y ya no se separó”; podemos asegurar que aquello fue un flechazo digno del mejor de las mejores obras de Cupido. 


   Noviazgo y matrimonio feliz sin hijos: “y casi mejor -se consuela Catalina al recordar lo que siempre contestaba su marido cuando la gente se compadecía de la, por otro lado, perfecta relación- no hemos tenido hijos porque él quería tener 8 y que, ante eso, Dios se había apiadado de mí”. No tuvieron descendencia, pero juntos construyeron un negocio donde vieron crecer a generaciones de madrileños, que acudieron por primera vez de la mano de sus padres y regresaron, más tarde, una vez convertidos en padres. Juntos custodiaban, en Navidad, las cajas de dulces que el hermano de Catalina acumulaba en el almacén porque “su mujer decía que en la cocina no había sitio y mi hermano necesitaba comprar mucha cantidad en esas fechas, porque cuantas más comprarse más baratas le salían y más dinero se podía ganar en la venta”. Juntos contrataron a sus primeros empleados (algunos de los cuales se jubilaron en la zapatería) y juntos pasaron sus vacaciones, año tras año, en Cercedilla.


   José ya no está, pero es fácil imaginárselos juntos en su zapatería, entre miles de cajas de alpargatas (el producto estrella), pisacacas, zapatillas de andar por casa y zapatos de esos que se ponen las señoras mayores para caminar cómodas y calientes. Es fácil imaginar cómo fue porque sigue siendo igual. Calzados Cantero es una fotografía en color de una época en la que las imágenes eran en blanco y negro: “Todo está como entonces, únicamente se ha cambiado el suelo de la tienda (el del almacén sigue siendo el original de madera) y la caja registradora porque la que teníamos (guardada a buen recaudo en una salita al lado de la puerta de entrada) solo marcaba hasta 169 pesetas”. Y claro, de momento, a Zapatos Cantero le quedan por marcar muchos euros más.


                                                            (De Noemí Z., el … de marzo de 2014)


Referencias útiles:
CALZADOS CANTERO

Plaza de Olavide, 12
28010 Madrid
914 470 735
M Quevedo / iglesia / Bilbao


Horario:
De Lunes a Viernes: de 10h a 14h y de 17h a 20h.
Los Sábados: de 10h a 14h.


[Volver a Mi Petit Armario, Callejero o Blogosfera]

Imagen

Mi PETiT BARRiO

Mi Petit Barrio te cuenta la historia que se esconde detrás de las fachadas centenarias de la Villa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº49): LOPE DE AiXELA
101 NOCHES EN MALASAÑA

Si hay un plan que se pueda calificar de peregrino es sin duda el que lleva a cabo en Malasaña el astrólogo Lope de Aixela. Convertido en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº48):
LA ViRGEN DEL CARMEN

Segundo nombre femenino más frecuente registrado en el patrón de España, según el Instituto Nacional de Estadísticas, Carmen significa...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº47):
CiNEMA USERA

La esquina, formada por las calles Primitiva Gañán y San Basilio, vigila un cerro ventilado y con vistas en cuya cima, algunos crepúsculos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº47):
CiNEMA USERA

La esquina, formada por las calles Primitiva Gañán y San Basilio, vigila un cerro ventilado y con vistas en cuya cima, algunos crepúsculos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº46):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº45):
EL PALACiO DE LA PRENSA

Es lógico pensar que si 113 millones de personas pasan al año por la plaza más visitada de España, la del Callao, no sean pocos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº45):
EL PALACiO DE LA PRENSA

Es lógico pensar que si 113 millones de personas pasan al año por la plaza más visitada de España, la del Callao, no sean pocos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº44): CHAMBERí
(Y LAS FiESTAS DEL CARMEN)

Una reina consorte, un regimiento franchute y una actriz cantante se disputan, desde hace siglos, la autoría del nombre del castizo barrio que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO: CHAMBERí
(Y LAS FiESTAS DEL CARMEN)

Una reina consorte, un regimiento franchute y una actriz cantante se disputan, desde hace siglos, la autoría del nombre del castizo barrio que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº43):
LA BATALLA NAVAL DE VALLEKAS

Que Madrid no tenga mar es un hecho que no ha impedido a los madrileños disfrutar de una playa -como se conocía popularmente a...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº42):
RUTA POR LA CALLE DEL PEZ

Por tercer año consecutivo (tras 9 de interrupción municipal), las Fiestas de San Antonio vuelven a la emblemática calle del Pez...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº41):
¿QUÉ PASA CON LOS CiNES ROXY?

Durante la década de los 70, Madrid llegó a tener más de 500 salas de cine. En la actualidad, apenas quedan una treintena. Situadas en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº41):
¿QUÉ PASA CON LOS CiNES ROXY?

Durante la década de los 70, Madrid llegó a tener más de 500 salas de cine. En la actualidad, apenas quedan una treintena. Situadas en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº40):
MADRiD. CiUDADANíA Y PATRiMONiO

El Patrimonio Histórico español tiene una ley, promulgada en 1985, que explica cómo ciertos bienes comunes se convierten en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº40):
MADRiD. CiUDADANíA Y PATRiMONiO

El Patrimonio Histórico español tiene una ley, promulgada en 1985, que explica cómo ciertos bienes comunes se convierten en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº39):
CASA LABRA

A principios del siglo XX, se calcula que había 1.500 tabernas en Madrid para una población que no alcanzaba el millón de habitantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº39):
CASA LABRA

A principios del siglo XX, se calcula que había 1.500 tabernas en Madrid para una población que no alcanzaba el millón de habitantes...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº38):
EL PALENTiNO

Al pasar por la calle del Pez un viernes cualquiera, a eso de las 21h, llama la atención la cola de gente que se forma a la puerta de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº38):
EL PALENTiNO

Al pasar por la calle del Pez un viernes cualquiera, a eso de las 21h, llama la atención la cola de gente que se forma a la puerta de...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº37):
CASA BOTiN

¿Sabías que en las calles de Madrid se encuentra el restaurante más antiguo del mundo? Así lo reconoce el Libro Guinness...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº36):
¿QUÉ PASA CON LA PiSCiNA CLUB STELLA?

Con un nombre muy sofisticado para la época, 1947, y ciertas costumbres avanzadas, hasta entonces nunca vistas, la Piscina Club...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº35):
EL ESTAR CAFÉ SE TRASPASA

Mesas llenas de estudiantes tomando café y jugando al scrabble, al trivial o al parchís. En un rincón, una camarera, bandeja en mano...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº35):
EL ESTAR CAFÉ SE TRASPASA

Mesas llenas de estudiantes tomando café y jugando al scrabble, al trivial o al parchís. En un rincón, una camarera, bandeja en mano...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº34):
JOY ESLAVA

Tiene ya más de cien años, y sigue en plena forma. Conserva su fachada blanca y oro, y sus coquetos interiores rojos, donde se...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº33):
¿QUÉ PASA CON EL BETi-JAi?

Para verlo en su esplendor, hay que conformarse con evocadoras fotos en blanco y negro. Declarado Monumento del Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº33):
¿QUÉ PASA CON EL BETi-JAi?

Para verlo en su esplendor, hay que conformarse con evocadoras fotos en blanco y negro. Declarado Monumento del Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº32): LA BOLA,
EL COCiDO MAS CASTiZO
DE LA ViLLA

¿Quien le iba a decir a Cándida Santos, una asturiana de pro, que fundó La Bola en 1870 que, un siglo y medio después...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº32): LA BOLA,
EL COCiDO MAS CASTiZO
DE LA ViLLA

¿Quien le iba a decir a Cándida Santos, una asturiana de pro, que fundó La Bola en 1870 que, un siglo y medio después...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº31):
¿QUÉ PASA CON EL PALACiO DE LA MÚSiCA?

Su fachada es ahora tan solo un muro enorme y blanco, cuyo destino inmediato se adivina devorado por pintadas, carteles...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº30):
TABERNA LA CARMENCiTA

Abierta desde 1854, La Carmencita está considerada como la segunda taberna más antigua de Madrid, y uno de los rincones...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº29):
LA CERVECERíA ALEMANA

Puede que los veteranos del lugar recuerden esas apetitosas fuentes de ensaladilla rusa con langosta, diciendo “¡cómeme!”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº29):
LA CERVECERíA ALEMANA

Puede que los veteranos del lugar recuerden esas apetitosas fuentes de ensaladilla rusa con langosta, diciendo “¡cómeme!”...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº28):
LHARDY CUMPLE 175 AÑOS

Si fuera del todo cierto que nada es para siempre, Lhardy sería la excepción que confirma toda regla...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº27):
MUSEO CHiCOTE

Dicen que no conoces Madrid si no has estado en Chicote... Y lo cierto es que pocos bares pueden presumir de ser mencionado en...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº26): EL DORÉ
DE PALACiO DE LAS PiPAS A FiLMOTECA

Entonces los cines, no se llamaban cines. Pero ahí estaba el Doré. Pequeño y elegante. Moderno y modernista. Y, un siglo después... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº25):
¿QUÉ PASA CON EL TEATRO ALBÉNiZ?

Se alzó justo en la desembocadura del Pasaje de los Relojeros, a partir de la calle de Carretas, un tramo de calzada peatonal...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº24):
BAR RESTAURANTE ASTURiANOS

Tiene una fachada de las de “toda la vida”, de esas que te transportan al Madrid de principios del siglo XX. Es pequeño y angosto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº24):
BAR RESTAURANTE ASTURiANOS

Tiene una fachada de las de “toda la vida”, de esas que te transportan al Madrid de principios del siglo XX. Es pequeño y angosto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº23):
EL OLiVAR DE CASTiLLEJO

Atraído por la música de fondo, el paseante avanza por un camino flanqueado por almendros, jaras, retamas y romeros....

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº23):
EL OLiVAR DE CASTiLLEJO

Atraído por la música de fondo, el paseante avanza por un camino flanqueado por almendros, jaras, retamas y romeros...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº22):
EL KiNZE DE CUCHiLLEROS

No hay corte más castizo, ni sillón con más tradición que los de una pequeña peluquería cercana la playa Mayor y a las cuevas del bandolero...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº22):
EL KiNZE DE CUCHiLLEROS

No hay corte más castizo, ni sillón con más tradición que los de una pequeña peluquería cercana la playa Mayor y a las cuevas del bandolero...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº21):
CARAMELOS PACO

Las golosinas se disfrutan con los cinco sentidos. Al llegar a Caramelos Paco, antes incluso de que el olor a almíbar nos abrace...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº20):
TABERNA ANTONiO SÁNCHEZ

Dice la historia que se fundó en el año 1830, pero hay leyendas que dan fe de la existencia de una cantina en el número 13...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº20):
TABERNA ANTONiO SÁNCHEZ

Dice la historia que se fundó en el año 1830, pero hay leyendas que dan fe de la existencia de una cantina en el número 13...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº19): CASA MATEOS
UNA TABERNA EN EL CiNTURÓN DE LA LATiNA

Una colección de sifones, una cocina de carbón alojada en el pasillo lista para hacer calor de hogar el invierno que vendrá...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (19): CASA MATEOS
UNA TABERNA EN EL CiNTURÓN DE LA LATiNA

Una colección de sifones, una cocina de carbón alojada en el pasillo lista para hacer calor de hogar el invierno que vendrá...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº18): EL PENTA
(BiEN DE iNTERÉS MUSiCAL)

Hablar de la historia musical de Madrid sin mencionar El Penta Bar es como recordar la Revolución Francesa sin nombrar a Napoleón...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº18): EL PENTA
(BiEN DE iNTERÉS MUSiCAL)

Hablar de la historia musical de Madrid sin mencionar El Penta Bar es como recordar la Revolución Francesa sin nombrar a Napoleón...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº17):
LOS HEAViES DE MADRiZ

Tras 24 años de vida, la emblemática tienda de discos Madrid Rock cerró sus puertas a finales de febrero de 2005 por, según su gerente...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº16): EL iBERiA,
EL BAR DE LOS TAXiSTAS

Situado en la Glorieta de San Bernardo para todos y de Ruiz Jiménez para el Ayuntamiento, el Bar Iberia le toma el pulso a la Villa... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº16): EL iBERiA,
EL BAR DE LOS TAXiSTAS

Situado en la Glorieta de San Bernardo para todos y de Ruiz Jiménez para el Ayuntamiento, el Bar Iberia le toma el pulso a la Villa... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT BARRiO (nº15):
EL JARDíN DEL ÁNGEL

Es un oasis en el centro de Madrid donde los cuerpos celestes bien podrían deambular y perderse, un lugar exquisito y bello en...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail