Nuevas Ideas
Comer Beber

TASCA BAREA
LA TRADiCiÓN REViSiTADA

TASCA BAREA
LA TRADiCiÓN REViSiTADA

Imagen
Imagen

   Jaime Fernández (a la derecha, en la ilustración), madrileño de 50 años, dejó hace un lustro su puesto en el banco Santander con la idea de cambiar de vida. Hasta aquí, podría ser la típica historia de reciclaje, pero en este caso ni la crisis tuvo que ver, ni el objetivo era el autoempleo. Lo que Jaime tenía en su mente era el acto nostálgico de recuperar la auténtica tasca de El Rastro. Nada de cupcakes, sino buenos caldos, boquerones en vinagre y rica ensaladilla, como los que servían en comercios míticos como Casa García, ya desaparecido, pero que Jaime tuvo la suerte de conocer junto a su pareja, Benja Ortega (en el centro de la ilustración), de 45 años, como vecinos de un barrio que vio morir a la mayoría de estas pequeñas tabernas. 


   Con esta idea, la pareja buscó un local, pequeño pero con encanto, en una de las zonas más transitadas de Lavapiés. Lo encontraron en un cruce de caminos, entre Rodas y Embajadores, en un antiguo negocio de kebabs del que les enamoró su esquina soleada, y sobre todo, recordar que antes había sido una tasca. Como si se tratase de una señal, decidieron comprarlo, y mientras Benja seguía con su trabajo en la multinacional Siemens, Jaime se asoció con Roberto Masi (a la izquierda, en la ilustración), un italiano de Milán, que llegó de Erasmus a Madrid y se quedó.


   Ambos, se habían conocido en el grupo de consumo del barrio, y con esta especial preocupación por la compra de proximidad, se dieron cuenta de que este trato directo con el productor se quedaba de puertas para adentro de las casas de algunos vecinos, pero no había ni un solo bar del barrio que tuviera esta filosofía de consumo responsable. Fue la clave de su tasca tradicional revisitada.


   Abrieron el 06 de octubre de 2017, un viernes a medio hacer, aún faltos de algunos elementos de decoración, pero con el grifo de cerveza en plena forma. Ya sabían lo que podían esperar. Habían vivido cinco pre-inauguraciones con amigos y familiares, y en agosto, con motivo de las Fiestas de San Cayetano, hicieron, como ellos mismos dicen, el mayor spoiler de su propia taberna.


   Con su nombre, Tasca Barea, quisieron rendir homenaje al escritor extremeño Arturo Barea, vecino de Lavapiés y autor de La forja de un rebelde, de lo mejor de la narrativa del exilio. Fue Roberto, metido en el mundo editorial, el que tuvo la idea. Conocía bien la obra de un autor que no llegó a ver sus libros publicados en España, y contagió a Jaime y Benja, que se empaparon de su literatura reconociendo su barrio como nunca. Por entonces, el dramaturgo no tenía ni una calle ni un rincón que le recordara, y los chicos pensaron que sería bonito tenerle presente en su tasca, así que cogieron prestado su apellido. Poco después, en marzo de 2017, Manuela Carmena, por iniciativa ciudadana, le dio su nombre a la plaza donde se alzan las Escuelas Pías de San Fernando, el mismo lugar donde pasó su infancia el escritor.


   Para conseguir su acogedor ambiente, los chicos también pensaron en Barea y se hicieron expertos en derribos. Querían lograr, salvando las distancias, la atmósfera que podría haber tenido una tasca frecuentada por el escritor. Este es el motivo de los particulares portones de madera, que protegen sus ventanales, o del maravilloso suelo hidráulico traído de una visita a la madre de Jaime en Oropesa. Todo lo que decora Tasca Barea procede del reciclaje en una combinación propia con la que quisieron alejarse de la multitud de locales, que han surgido en los últimos años en Madrid, y que, según Benja con mucha razón, podrían ser intercambiables. La globalización también ha tocado a la hostelería, y hoy en día, continúa Benja, “entras en un bar o restaurante y no sabes si estas en Sídney o en Fuenlabrada”.


   Esta diferencia también se palpa dentro con las viandas que sirven a sus clientes. Desde quesos de pequeños productores, que ya conocían del grupo de consumo, o los que trae Benja cuando se va de visita a su pueblo de Ávila, e incluso los que le sirve el hermano de una vecina del edificio, que regenta una quesería tradicional en León. Junto a estos manjares, también hay embutidos, anchoas o su famosa y demandada marinera, una ensaladilla murciana imprescindible cuando la probaron. Y por supuesto, caldos, pero nada de Ribera o Rioja, que asegura Benja, “los de Madrid no sabemos pedir vinos”, sino bodegas de autor con vinos de Calatayud o de Toro. Con esta misma filosofía han optado por la Pomada de Menorca y no por la ginebra comercial, que casi todo el mundo pide. Y una lucha aún mayor, su propio refresco de cola, llamado Fixen y hecho en Zaragoza por unos locos como ellos, que creen que algo pueden cambiar el mundo al ofrecer productos honestos, artesanos y fuera del monopolio de determinadas empresas.


   Con tanto cariño, han logrado en poco tiempo tener ya a sus fieles parroquianos, pues quien va, repite, y aunque la gente no se conoce, todos acaban entablando conversación. Es el encanto casi obligado de las pequeñas tascas, en las que conviven los del barrio con los visitantes y turistas atraídos por El Rastro o por el Mercado de San Fernando, que tienen casi enfrente. Un lugar en el que viajar en el tiempo y saborear lo mejor y, sin embargo, más desconocido de nuestro país.


                                            (De Lidia Martín, el 26 de febrero de 2018)


Referencias útiles:
TASCA BAREA
(ver la ilustración)
Calle de Rodas, 2
28005 Madrid
649 965 222
M Latina


Horario:
- Los Lunes, Miércoles y Jueves: de 19h30 a 1h;
- Los Viernes: de 19h30 a 2h;
- Los Sábados: de 12h30 a 2h;
- Los Domingos: de 12h a 18h.


Para seguir los sabrosos pasos de TASCA BAREA, conéctate a su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

   Jaime Fernández (a la derecha, en la ilustración), madrileño de 50 años, dejó hace un lustro su puesto en el banco Santander con la idea de cambiar de vida. Hasta aquí, podría ser la típica historia de reciclaje, pero en este caso ni la crisis tuvo que ver, ni el objetivo era el autoempleo. Lo que Jaime tenía en su mente era el acto nostálgico de recuperar la auténtica tasca de El Rastro. Nada de cupcakes, sino buenos caldos, boquerones en vinagre y rica ensaladilla, como los que servían en comercios míticos como Casa García, ya desaparecido, pero que Jaime tuvo la suerte de conocer junto a su pareja, Benja Ortega (en el centro de la ilustración), de 45 años, como vecinos de un barrio que vio morir a la mayoría de estas pequeñas tabernas. 


   Con esta idea, la pareja buscó un local, pequeño pero con encanto, en una de las zonas más transitadas de Lavapiés. Lo encontraron en un cruce de caminos, entre Rodas y Embajadores, en un antiguo negocio de kebabs del que les enamoró su esquina soleada, y sobre todo, recordar que antes había sido una tasca. Como si se tratase de una señal, decidieron comprarlo, y mientras Benja seguía con su trabajo en la multinacional Siemens, Jaime se asoció con Roberto Masi (a la izquierda, en la ilustración), un italiano de Milán, que llegó de Erasmus a Madrid y se quedó.


   Ambos, se habían conocido en el grupo de consumo del barrio, y con esta especial preocupación por la compra de proximidad, se dieron cuenta de que este trato directo con el productor se quedaba de puertas para adentro de las casas de algunos vecinos, pero no había ni un solo bar del barrio que tuviera esta filosofía de consumo responsable. Fue la clave de su tasca tradicional revisitada.


   Abrieron el 06 de octubre de 2017, un viernes a medio hacer, aún faltos de algunos elementos de decoración, pero con el grifo de cerveza en plena forma. Ya sabían lo que podían esperar. Habían vivido cinco pre-inauguraciones con amigos y familiares, y en agosto, con motivo de las Fiestas de San Cayetano, hicieron, como ellos mismos dicen, el mayor spoiler de su propia taberna.


   Con su nombre, Tasca Barea, quisieron rendir homenaje al escritor extremeño Arturo Barea, vecino de Lavapiés y autor de La forja de un rebelde, de lo mejor de la narrativa del exilio. Fue Roberto, metido en el mundo editorial, el que tuvo la idea. Conocía bien la obra de un autor que no llegó a ver sus libros publicados en España, y contagió a Jaime y Benja, que se empaparon de su literatura reconociendo su barrio como nunca. Por entonces, el dramaturgo no tenía ni una calle ni un rincón que le recordara, y los chicos pensaron que sería bonito tenerle presente en su tasca, así que cogieron prestado su apellido. Poco después, en marzo de 2017, Manuela Carmena, por iniciativa ciudadana, le dio su nombre a la plaza donde se alzan las Escuelas Pías de San Fernando, el mismo lugar donde pasó su infancia el escritor.


   Para conseguir su acogedor ambiente, los chicos también pensaron en Barea y se hicieron expertos en derribos. Querían lograr, salvando las distancias, la atmósfera que podría haber tenido una tasca frecuentada por el escritor. Este es el motivo de los particulares portones de madera, que protegen sus ventanales, o del maravilloso suelo hidráulico traído de una visita a la madre de Jaime en Oropesa. Todo lo que decora Tasca Barea procede del reciclaje en una combinación propia con la que quisieron alejarse de la multitud de locales, que han surgido en los últimos años en Madrid, y que, según Benja con mucha razón, podrían ser intercambiables. La globalización también ha tocado a la hostelería, y hoy en día, continúa Benja, “entras en un bar o restaurante y no sabes si estas en Sídney o en Fuenlabrada”.


   Esta diferencia también se palpa dentro con las viandas que sirven a sus clientes. Desde quesos de pequeños productores, que ya conocían del grupo de consumo, o los que trae Benja cuando se va de visita a su pueblo de Ávila, e incluso los que le sirve el hermano de una vecina del edificio, que regenta una quesería tradicional en León. Junto a estos manjares, también hay embutidos, anchoas o su famosa y demandada marinera, una ensaladilla murciana imprescindible cuando la probaron. Y por supuesto, caldos, pero nada de Ribera o Rioja, que asegura Benja, “los de Madrid no sabemos pedir vinos”, sino bodegas de autor con vinos de Calatayud o de Toro. Con esta misma filosofía han optado por la Pomada de Menorca y no por la ginebra comercial, que casi todo el mundo pide. Y una lucha aún mayor, su propio refresco de cola, llamado Fixen y hecho en Zaragoza por unos locos como ellos, que creen que algo pueden cambiar el mundo al ofrecer productos honestos, artesanos y fuera del monopolio de determinadas empresas.


   Con tanto cariño, han logrado en poco tiempo tener ya a sus fieles parroquianos, pues quien va, repite, y aunque la gente no se conoce, todos acaban entablando conversación. Es el encanto casi obligado de las pequeñas tascas, en las que conviven los del barrio con los visitantes y turistas atraídos por El Rastro o por el Mercado de San Fernando, que tienen casi enfrente. Un lugar en el que viajar en el tiempo y saborear lo mejor y, sin embargo, más desconocido de nuestro país.


                                            (De Lidia Martín, el 26 de febrero de 2018)


Referencias útiles:
TASCA BAREA
(ver la ilustración)
Calle de Rodas, 2
28005 Madrid
649 965 222
M Latina


Horario:
- Los Lunes, Miércoles y Jueves: de 19h30 a 1h;
- Los Viernes: de 19h30 a 2h;
- Los Sábados: de 12h30 a 2h;
- Los Domingos: de 12h a 18h.


Para seguir los sabrosos pasos de TASCA BAREA, conéctate a su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido... 

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos... 

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores... 

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros...

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros... 

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail