Nuevas Ideas
Comer Beber

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

Imagen
Imagen

   La relación de Rocío Persson (retratada aquí) con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín. Querían un sistema de enseñanza diferente al tradicional, y así descubrieron el método Suzuki y a Isako, una mujer nipona que encadiló el oído de Rocío en todos los sentidos. Más allá de la música, aquel idioma tan diferente atrapó a una niña que con el tiempo enfocó su vida a la cultura japonesa. Así nació en octubre de 2016 Peko Peko, un restaurante de comida asiática para alimentar cuerpo y alma.


   Rocío, hoy de 41 años, estudió traducción e interpretación en el iCADE de Madrid. Eligió este centro porque era el único que le permitía cursar tres idiomas, y así incluir el japonés. Tanto le apasionó que el verano de sus 21 años, se fue a continuar sus estudios a Tokyo, y al finalizar, la universidad le ofreció quedarse unas semanas más con una familia para sumergirse en la auténtica cultura nipona, y al año siguiente, regresó, pero esta vez para trabajar en el departamento de traducción de una empresa. Para entonces ya había montado su propio negocio en Madrid con una compañera de carrera, pero tras muchas idas y venidas, decidió incluir la gastronomía en su conocimiento de la cultura nipona, y se apuntó a la Tokyo Sushi Academy, que le cambió la vida.


   A su regreso, vendió a su compañera su parte del negocio, y se centró en los fogones. Hizo una lista de los restaurantes japoneses de la capital, que le parecían auténticos, para intentar trabajar en ellos, pero se llevó una gran decepción. Mucho de los integrantes de aquella cultura de fuerte tradición veían en ella a una intrusa, mujer y extranjera, en un mundo históricamente de hombres nipones. Y tras varias negativas por este motivo, aparcó su idea y se puso a dar clases privadas en escuelas como Kitchen Club, hasta que decidió plantarse y montar su propio restaurante.


   Su apuesta, sin duda, iba a ser más flexible e informal que el purismo anquilosado que se había encontrado en su acercamiento al sushi, y como conocer un país asiático te acerca a los demás, decidió ampliar su oferta a la cocina oriental en general. Rocío creó la carta, con una sección por ejemplo de baos, en los que quiso dar un paso más al elaborar ella misma los panes; pero también dumplings o ramen, no el tradicional, sino una fusión que mezcla el fideo japonés con sabores de otros lugares, como su Thai Curry Ramen, es decir, fideos japo-tailandeses al curry, o los Chongquing Ramen, con caldo de especias a base de guindilla y pimienta de sichuan, bok choi y huevo, una mezcla chino nipona muy, muy picante. También quiso ofertar street food filipino, japonés y coreano, y así descubrió el Lechón kawali, una panceta filipina acompañada de una salsa agripicante que bien podrían ser nuestros torreznos; el dumpling de rabo de toro, que no roba nuestra receta, sino que también es un manjar habitual en la gastronomía coreana; o guisos más extremos como las patas de pollo, que en filipinas llaman Adidas, como las zapatillas, y que acompañadas de salsa picante y fruta, sorprenden a casi todos los comensales.


   En cuanto al local, tras dar muchas vueltas, encontró uno diáfano, con barra y cocina al fondo y una apertura al exterior para tomar el sol aún sin terraza, en una calle tranquila de Chueca, lo que suponía que iba a tener que conseguir que la gente acudiera ex profeso a su local, y ¡lo logró! Hoy, entre sus clientes (que rondan entre los 25 y los 50 años), hay apasionados de la cocina asiática, comensales con ganas de probar sabores y texturas nuevas, japoneses, chinos o coreanos, que quieren recordar el sabor de su hogar, y amantes del picante más extremo. Y a quien lo solicite Rocío explica los ingredientes, el origen de la receta, e incluso la forma de comer los platos o el orden adecuado para que ningún picante pueda entorpecer saborear después otro bocado.


   Finalmente, el nombre Peko Peko corresponde a la onomatopeya japonesa del ruido que hacen las tripas cuando se tiene mucha hambre. ¡Buen provecho! o, mejor dicho, 良い利益 (Yoi rieki)!


                                                  (De Lidia Martín, el 04 de julio de 2018)


Referencias útiles:
PEKO PEKO
(ver la ilustración)
Calle de los Colmenares, 13
28004 Madrid
912 775 803
M Banco de España / Chueca / Gran Vía


Horario:
- De Lunes a Jueves: de 13h30 a 16h30 y de 20h30 a 23h30;
- Los Viernes: de 13h30 a 16h30 y de 20h30 hasta medianoche;
- Los Sábados: de 13h30 a 17h y de 20h30 a 0h30;
- Los Domingos: de 13h30 a 17h.


Para seguir los pasos de PEKO PEKO, conéctate a su web, su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

   La relación de Rocío Persson (retratada aquí) con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín. Querían un sistema de enseñanza diferente al tradicional, y así descubrieron el método Suzuki y a Isako, una mujer nipona que encadiló el oído de Rocío en todos los sentidos. Más allá de la música, aquel idioma tan diferente atrapó a una niña que con el tiempo enfocó su vida a la cultura japonesa. Así nació en octubre de 2016 Peko Peko, un restaurante de comida asiática para alimentar cuerpo y alma.


   Rocío, hoy de 41 años, estudió traducción e interpretación en el iCADE de Madrid. Eligió este centro porque era el único que le permitía cursar tres idiomas, y así incluir el japonés. Tanto le apasionó que el verano de sus 21 años, se fue a continuar sus estudios a Tokyo, y al finalizar, la universidad le ofreció quedarse unas semanas más con una familia para sumergirse en la auténtica cultura nipona, y al año siguiente, regresó, pero esta vez para trabajar en el departamento de traducción de una empresa. Para entonces ya había montado su propio negocio en Madrid con una compañera de carrera, pero tras muchas idas y venidas, decidió incluir la gastronomía en su conocimiento de la cultura nipona, y se apuntó a la Tokyo Sushi Academy, que le cambió la vida.


   A su regreso, vendió a su compañera su parte del negocio, y se centró en los fogones. Hizo una lista de los restaurantes japoneses de la capital, que le parecían auténticos, para intentar trabajar en ellos, pero se llevó una gran decepción. Mucho de los integrantes de aquella cultura de fuerte tradición veían en ella a una intrusa, mujer y extranjera, en un mundo históricamente de hombres nipones. Y tras varias negativas por este motivo, aparcó su idea y se puso a dar clases privadas en escuelas como Kitchen Club, hasta que decidió plantarse y montar su propio restaurante.


   Su apuesta, sin duda, iba a ser más flexible e informal que el purismo anquilosado que se había encontrado en su acercamiento al sushi, y como conocer un país asiático te acerca a los demás, decidió ampliar su oferta a la cocina oriental en general. Rocío creó la carta, con una sección por ejemplo de baos, en los que quiso dar un paso más al elaborar ella misma los panes; pero también dumplings o ramen, no el tradicional, sino una fusión que mezcla el fideo japonés con sabores de otros lugares, como su Thai Curry Ramen, es decir, fideos japo-tailandeses al curry, o los Chongquing Ramen, con caldo de especias a base de guindilla y pimienta de sichuan, bok choi y huevo, una mezcla chino nipona muy, muy picante. También quiso ofertar street food filipino, japonés y coreano, y así descubrió el Lechón kawali, una panceta filipina acompañada de una salsa agripicante que bien podrían ser nuestros torreznos; el dumpling de rabo de toro, que no roba nuestra receta, sino que también es un manjar habitual en la gastronomía coreana; o guisos más extremos como las patas de pollo, que en filipinas llaman Adidas, como las zapatillas, y que acompañadas de salsa picante y fruta, sorprenden a casi todos los comensales.


   En cuanto al local, tras dar muchas vueltas, encontró uno diáfano, con barra y cocina al fondo y una apertura al exterior para tomar el sol aún sin terraza, en una calle tranquila de Chueca, lo que suponía que iba a tener que conseguir que la gente acudiera ex profeso a su local, y ¡lo logró! Hoy, entre sus clientes (que rondan entre los 25 y los 50 años), hay apasionados de la cocina asiática, comensales con ganas de probar sabores y texturas nuevas, japoneses, chinos o coreanos, que quieren recordar el sabor de su hogar, y amantes del picante más extremo. Y a quien lo solicite Rocío explica los ingredientes, el origen de la receta, e incluso la forma de comer los platos o el orden adecuado para que ningún picante pueda entorpecer saborear después otro bocado.


   Finalmente, el nombre Peko Peko corresponde a la onomatopeya japonesa del ruido que hacen las tripas cuando se tiene mucha hambre. ¡Buen provecho! o, mejor dicho, 良い利益 (Yoi rieki)!


                                                  (De Lidia Martín, el 04 de julio de 2018)


Referencias útiles:
PEKO PEKO
(ver la ilustración)
Calle de los Colmenares, 13
28004 Madrid
912 775 803
M Banco de España / Chueca / Gran Vía


Horario:
- De Lunes a Jueves: de 13h30 a 16h30 y de 20h30 a 23h30;
- Los Viernes: de 13h30 a 16h30 y de 20h30 hasta medianoche;
- Los Sábados: de 13h30 a 17h y de 20h30 a 0h30;
- Los Domingos: de 13h30 a 17h.


Para seguir los pasos de PEKO PEKO, conéctate a su web, su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido... 

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos... 

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores... 

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros...

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros... 

[Leer más...]

Imagen

CAFETERíA LiLY
COCiNA “CHiFA” DE MERCADO

Escondido tras la Gran Vía y arropado por la actividad de uno de los mercados de abastos más tradicionales de la capital, se encuentra...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail