Nuevas Ideas
Comer Beber

Mi PETiT VERANO (nº19):
EL CHiRiNGUiTO

Mi PETiT VERANO (nº19):
EL CHiRiNGUiTO

Imagen
Imagen

   De cocinilla de pescadores a fenómeno social, el chiringuito es hoy todo un símbolo de nuestra cultura, un refugio (casi siempre) de la gastronomía mediterránea y un reflejo de un estilo de vida, donde sol, arena y mar hacen olvidar las penas, y despiertan unas enormes ganas de beber y comer. Tan sana costumbre se remonta a una época incierta, cuando los pescadores se montaban un merendero cutre e improvisado, donde degustar las piezas frescas del día a base de platillos y recetas tradicionales, que se heredaban de madres a hijos como el más importante legado. Aunque ya en 1780 hay constancia de un chamizo en la gaditana playa de Cortadura, que bajo el nombre de El Ventorrillo “El Chato” (1), aliviaba a caminantes y al mismísimo Fernando VII, no fue hasta 1943 cuando se hizo oficial el nombre de “chiringuito” para designar a estas barracas culinarias de playa.


   Gracias a ese bautismo, un quiosco del Passeig de la Ribera, en la playa de Sitges, que aún hoy permanece abierto y en cuya fachada se lee: “desde 1913” (en la ilustración), presume de ser el más antiguo chiringuito de España. En realidad, desde mucho antes, en toda Cataluña eran bien conocidos los xiringuitos, que nacían alrededor de los balnearios, pero éste, fundado por el capitán Calafell como lugar de encuentro de pescadores y locales, se hizo con el honor de estrenar un nombre, que se popularizaría en todo el litoral.


   Tuvieron que pasar 3 décadas para que llegara a aquel lugar el polémico escritor, César González-Ruano (1903-1965) -hoy conocido sobre todo por sus artículos y novelas claramente antisemitas-, que nada más verlo, lo describió “como un café extraño sobre la arena, un pabellón de cristales donde me pareció que podía escribir cada mañana”. Y así fue durante los 4 años que estuvo en la ciudad, después de huir de París y de la Resistencia Francesa frente a la ocupación nazi. En Chiringuito (2), escribió sus crónicas, sobre una mesa de azulejos que aún hoy conservan, para La Vanguardia, de Luis Martínez de Galinsoga y la revista Destino, que dirigía su amigo y vecino, Ignacio Agustí. Mirando al mar, también terminó 12 novelas, entre ellas, La terraza de los Palau, con la que competía para el Premio Nadal de 1944, que finalmente se llevó una joven y reveladora, Carmen Laforet.


   En aquella época, el Chiringuito competía con el Pabellón del Mar, un local más acicalado, frecuentado por los indianos, los emigrantes españoles, que tras su periplo en América regresaron cargados de dinero, y se convirtieron de inmediato en líderes locales. Entre las costumbres que se trajeron como recuerdo, estaba la palabra ”chiringo”. Al parecer, en la Cuba del siglo XIX, era habitual que los trabajadores de la caña de azúcar aprovecharan los descansos para tomar esa bebida, que filtraban con un calcetín o una media para que saliera un pequeño chorro o “chiringo”. Con el tiempo, además de montárselo mejor y usar esas mismas cañas para fabricarse un cobertizo, donde tomar a la sombra su querida bebida y el merecido descanso, el término fue transformándose en “chiringuito”, y pasó a ser la forma de pedir un café corto en cualquier bar de La Habana. Mientras, en el local de al lado, el periodista González-Ruano con el rumor de aquel trago, recordó sus viajes por la isla, y pensó que aquella “choza” se parecía bastante a las de los jornaleros cubanos, y decidió llamarla así, chiringuito, contagiando después a todos los locales similares de la costa española.


   Con el avance del siglo, la gastronomía de los merenderos fue cogiendo fuerza, y de las instalaciones estacionales, exclusivas de la temporada playera, se pasó en los años 40, a espacios gastronómicos, abiertos durante todo el año, que atraían a la ilustre sociedad intelectual, y llamaban la atención de inquietos extranjeros, sobre todo artistas, rendidos ante el paisaje y el olor de sus guisos. En los años 50, cuando los autóctonos empezaban a entrever el potencial del turismo, un visionario marbellí, llamado Curro Romero (nada que ver con el torero), montó en 1957 una choza de paja y cañas en la playa de San Pedro Alcántara -hoy conocido como restaurante Nuevo Reino (3)-, que rápidamente se llenó de lo más glorioso de la época. Actores y famosos nacionales y extranjeros cogieron gusto al sabor local y a unas playas que ya no quisieron abandonar, provocando un boom inmobiliario sin precedentes en la zona.


   Entre todos los que vinieron para quedarse, hubo más de uno que buscó en la hostelería, y por ende, en su propio chiringuito, un nuevo medio de vida. Entre ellos, destaca el escocés David Stanley Thompson, un militar retirado que en 1959, junto a su mujer chilena Elisabeth, creó en Ibiza, en la zona de Port des Torrent, entonces sin vistas comerciales por su difícil acceso, El Viejo Gallo (4), al que llegaban las provisiones primero en barca, y luego, en un paciente paseo en burro hasta la cocina. Lo curioso de su historia, es que lejos de tirar de la cocina local, apostaron por lo que sabían hacer, y estando en los fogones la mujer, llenó de curry todos sus platos, que debían ser impresionantes pues los comensales no dudaban en recorrer lo indecible para catarlos. 


   En los años 60, cada vez más turistas, sobre todo alemanes y británicos, deseaban achicharrarse bajo nuestro sol, y mientras ellos se destapaban en la cocina, se impusieron las tapas. A partir de los 70, en plena transición, España se convirtió en destino predilecto de los hippies, y nuestras costas y sus chiringos vivieron una eclosión que también llegó a nuestras pantallas, o ¿hay alguien que no recuerde la paella del chiringuito Ayo de Nerja, famoso por la serie de televisión Verano Azul? Luego, llegaron los nudistas, y el rifirrafe continuo entre comensales y policía por el uso o no de vestimentas durante la comida.


   Más tarde, fue el turno del Windsurf, el surf, el Kite y los deportistas; y con los 80, entró en escena la Ley de Costas, que amenazó a esos bares playeros, y sublevó a los turistas y locales, pero también llegó el reconocimiento de la palabra “chiringuito” por la Real Academia Española en 1983, y unos añitos después, en el 89, el dolor de cabeza del ¿éxito? de Georgie Dann. Cuenta la leyenda que aquel verano, estando el artista de gira por la costa española, decidió invitar a su equipo a comer a un chiringuito, con la mala suerte de que todos los locales a los que iba tocando estaban cerrados. El cantante había elegido un mal año, pues la ley obligaba a reformarlos, y Dann y su troupe se quedaron sin comer, y del hambre y del chasco surgió la machacona canción.


   Hoy, dicen que este negocio genera al año unos 500 millones de euros, y da empleo a más de 40.000 personas, gracias a más de 3.000 chiringuitos, de los cuales, la mayoría ha dejado atrás la arena para instalarse en los paseos marítimos- excepto las casetas de temporada y los de zona del sur, que se aferran a sus costumbres como marineros a la red. Desde hace ya varios veranos, el concepto ha evolucionado permitiendo la entrada de nuevas y flamantes localizaciones, que trasladan su esencia a islas perdidas, cuevas, antiguas casetas donde los pescadores guardaban sus barcas, calas paradisiacas, acantilados increíbles y verdaderos mini resorts, con zona lounge o chill out, sesiones de dj, servicio de limpieza y de primeros auxilios, reservados, masajes, conciertos, puestas de sol y todo lo que huela a mar, verano y crema solar


                                              (De Lidia Martín, el 24 de julio de 2015)


Referencias útiles:
(1) Restaurante Ventorrillo El Chato (también en Facebook)
Vía Augusta Julia, s/n
Carretera de San Fernando-Cádiz
11011 Cádiz
956 250 025
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h30 a 16h30 y de 21h a 23h30.


(2) Chiringuito
Passeig de la Ribera, s/n
08870 Sitges
938 947 596
Horario: de Lunes a Domingo, de 10h hasta la 1h de la madrugada.
Precio medio: de 10 a 14 euros.


(3) Nuevo Reino (también en Facebook)
Urb. Castiglione Playa s/n
29670 San Pedro Alcántara
Marbella (Málaga)
952 786 666
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h a 23h30.


(4) El Viejo Gallo (también en Facebook)
Calle de Valencia, 2
07800 Port des Torrent, San José (Ibiza)
971 341 969
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h a 16h30 y de 19h hasta la 1h de la madrugada.


PD: Y si este año, te quedas en Madrid durante todo verano, también podrás disfrutar de “chiringuitos” urbanos efímeros:


(1) La Terraza de La Casa Encendida (también en Facebook y Twitter)
Ronda de Valencia, 2
28012 Madrid
902 430 322
M Atocha / Embajadores / Lavapiés
Bus C, 4, 27, 34, 36, y 148
Horario de La Terraza: de Jueves a Domingo, de 19h hasta medianoche, hasta el Domingo 27 de septiembre de 2015, pero los Sábados y Domingos, la entrada estará restringida al público que tenga entradas para el Ciclo de Cine “Marcianadas, a partir de las 21h30, y para la música en directo de los Soundays, a partir de las 19h45.


(2) Jameson Picnic & Friends
En el Espacio Bombay Lounge
Recinto Ferial
de la Casa de Campo
M Lago
Horario: El Viernes 24 y el Viernes 25 de julio de 2015, de 20h hasta la 1h de la madrugada.
Precio: Entrada gratuita. ¡Reserva tu entrada ya aquí!

(3) Manzana Mahou (también en Facebook y Twitter)
En el Palacio de Santa Bárbara
Calle de Hortaleza, 87
28004 Madrid
638 03 7 879
M Tribunal
Horario: de Lunes a Viernes, de 12h hasta medianoche; y los Sábados y Domingos, de 11h hasta medianoche, hasta el Jueves 24 de septiembre de 2015.


[Volver a Mi Petit GourmetCallejero Blogosfera]

   De cocinilla de pescadores a fenómeno social, el chiringuito es hoy todo un símbolo de nuestra cultura, un refugio (casi siempre) de la gastronomía mediterránea y un reflejo de un estilo de vida, donde sol, arena y mar hacen olvidar las penas, y despiertan unas enormes ganas de beber y comer. Tan sana costumbre se remonta a una época incierta, cuando los pescadores se montaban un merendero cutre e improvisado, donde degustar las piezas frescas del día a base de platillos y recetas tradicionales, que se heredaban de madres a hijos como el más importante legado. Aunque ya en 1780 hay constancia de un chamizo en la gaditana playa de Cortadura, que bajo el nombre de El Ventorrillo “El Chato” (1), aliviaba a caminantes y al mismísimo Fernando VII, no fue hasta 1943 cuando se hizo oficial el nombre de “chiringuito” para designar a estas barracas culinarias de playa.


   Gracias a ese bautismo, un quiosco del Passeig de la Ribera, en la playa de Sitges, que aún hoy permanece abierto y en cuya fachada se lee: “desde 1913” (en la ilustración), presume de ser el más antiguo chiringuito de España. En realidad, desde mucho antes, en toda Cataluña eran bien conocidos los xiringuitos, que nacían alrededor de los balnearios, pero éste, fundado por el capitán Calafell como lugar de encuentro de pescadores y locales, se hizo con el honor de estrenar un nombre, que se popularizaría en todo el litoral.


   Tuvieron que pasar 3 décadas para que llegara a aquel lugar el polémico escritor, César González-Ruano (1903-1965) -hoy conocido sobre todo por sus artículos y novelas claramente antisemitas-, que nada más verlo, lo describió “como un café extraño sobre la arena, un pabellón de cristales donde me pareció que podía escribir cada mañana”. Y así fue durante los 4 años que estuvo en la ciudad, después de huir de París y de la Resistencia Francesa frente a la ocupación nazi. En Chiringuito (2), escribió sus crónicas, sobre una mesa de azulejos que aún hoy conservan, para La Vanguardia, de Luis Martínez de Galinsoga y la revista Destino, que dirigía su amigo y vecino, Ignacio Agustí. Mirando al mar, también terminó 12 novelas, entre ellas, La terraza de los Palau, con la que competía para el Premio Nadal de 1944, que finalmente se llevó una joven y reveladora, Carmen Laforet.


   En aquella época, el Chiringuito competía con el Pabellón del Mar, un local más acicalado, frecuentado por los indianos, los emigrantes españoles, que tras su periplo en América regresaron cargados de dinero, y se convirtieron de inmediato en líderes locales. Entre las costumbres que se trajeron como recuerdo, estaba la palabra ”chiringo”. Al parecer, en la Cuba del siglo XIX, era habitual que los trabajadores de la caña de azúcar aprovecharan los descansos para tomar esa bebida, que filtraban con un calcetín o una media para que saliera un pequeño chorro o “chiringo”. Con el tiempo, además de montárselo mejor y usar esas mismas cañas para fabricarse un cobertizo, donde tomar a la sombra su querida bebida y el merecido descanso, el término fue transformándose en “chiringuito”, y pasó a ser la forma de pedir un café corto en cualquier bar de La Habana. Mientras, en el local de al lado, el periodista González-Ruano con el rumor de aquel trago, recordó sus viajes por la isla, y pensó que aquella “choza” se parecía bastante a las de los jornaleros cubanos, y decidió llamarla así, chiringuito, contagiando después a todos los locales similares de la costa española.


   Con el avance del siglo, la gastronomía de los merenderos fue cogiendo fuerza, y de las instalaciones estacionales, exclusivas de la temporada playera, se pasó en los años 40, a espacios gastronómicos, abiertos durante todo el año, que atraían a la ilustre sociedad intelectual, y llamaban la atención de inquietos extranjeros, sobre todo artistas, rendidos ante el paisaje y el olor de sus guisos. En los años 50, cuando los autóctonos empezaban a entrever el potencial del turismo, un visionario marbellí, llamado Curro Romero (nada que ver con el torero), montó en 1957 una choza de paja y cañas en la playa de San Pedro Alcántara -hoy conocido como restaurante Nuevo Reino (3)-, que rápidamente se llenó de lo más glorioso de la época. Actores y famosos nacionales y extranjeros cogieron gusto al sabor local y a unas playas que ya no quisieron abandonar, provocando un boom inmobiliario sin precedentes en la zona.


   Entre todos los que vinieron para quedarse, hubo más de uno que buscó en la hostelería, y por ende, en su propio chiringuito, un nuevo medio de vida. Entre ellos, destaca el escocés David Stanley Thompson, un militar retirado que en 1959, junto a su mujer chilena Elisabeth, creó en Ibiza, en la zona de Port des Torrent, entonces sin vistas comerciales por su difícil acceso, El Viejo Gallo (4), al que llegaban las provisiones primero en barca, y luego, en un paciente paseo en burro hasta la cocina. Lo curioso de su historia, es que lejos de tirar de la cocina local, apostaron por lo que sabían hacer, y estando en los fogones la mujer, llenó de curry todos sus platos, que debían ser impresionantes pues los comensales no dudaban en recorrer lo indecible para catarlos. 


   En los años 60, cada vez más turistas, sobre todo alemanes y británicos, deseaban achicharrarse bajo nuestro sol, y mientras ellos se destapaban en la cocina, se impusieron las tapas. A partir de los 70, en plena transición, España se convirtió en destino predilecto de los hippies, y nuestras costas y sus chiringos vivieron una eclosión que también llegó a nuestras pantallas, o ¿hay alguien que no recuerde la paella del chiringuito Ayo de Nerja, famoso por la serie de televisión Verano Azul? Luego, llegaron los nudistas, y el rifirrafe continuo entre comensales y policía por el uso o no de vestimentas durante la comida.


   Más tarde, fue el turno del Windsurf, el surf, el Kite y los deportistas; y con los 80, entró en escena la Ley de Costas, que amenazó a esos bares playeros, y sublevó a los turistas y locales, pero también llegó el reconocimiento de la palabra “chiringuito” por la Real Academia Española en 1983, y unos añitos después, en el 89, el dolor de cabeza del ¿éxito? de Georgie Dann. Cuenta la leyenda que aquel verano, estando el artista de gira por la costa española, decidió invitar a su equipo a comer a un chiringuito, con la mala suerte de que todos los locales a los que iba tocando estaban cerrados. El cantante había elegido un mal año, pues la ley obligaba a reformarlos, y Dann y su troupe se quedaron sin comer, y del hambre y del chasco surgió la machacona canción.


   Hoy, dicen que este negocio genera al año unos 500 millones de euros, y da empleo a más de 40.000 personas, gracias a más de 3.000 chiringuitos, de los cuales, la mayoría ha dejado atrás la arena para instalarse en los paseos marítimos- excepto las casetas de temporada y los de zona del sur, que se aferran a sus costumbres como marineros a la red. Desde hace ya varios veranos, el concepto ha evolucionado permitiendo la entrada de nuevas y flamantes localizaciones, que trasladan su esencia a islas perdidas, cuevas, antiguas casetas donde los pescadores guardaban sus barcas, calas paradisiacas, acantilados increíbles y verdaderos mini resorts, con zona lounge o chill out, sesiones de dj, servicio de limpieza y de primeros auxilios, reservados, masajes, conciertos, puestas de sol y todo lo que huela a mar, verano y crema solar


                                              (De Lidia Martín, el 24 de julio de 2015)


Referencias útiles:
(1) Restaurante Ventorrillo El Chato (también en Facebook)
Vía Augusta Julia, s/n
Carretera de San Fernando-Cádiz
11011 Cádiz
956 250 025
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h30 a 16h30 y de 21h a 23h30.


(2) Chiringuito
Passeig de la Ribera, s/n
08870 Sitges
938 947 596
Horario: de Lunes a Domingo, de 10h hasta la 1h de la madrugada.
Precio medio: de 10 a 14 euros.


(3) Nuevo Reino (también en Facebook)
Urb. Castiglione Playa s/n
29670 San Pedro Alcántara
Marbella (Málaga)
952 786 666
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h a 23h30.


(4) El Viejo Gallo (también en Facebook)
Calle de Valencia, 2
07800 Port des Torrent, San José (Ibiza)
971 341 969
Horario: de Lunes a Domingo, de 13h a 16h30 y de 19h hasta la 1h de la madrugada.


PD: Y si este año, te quedas en Madrid durante todo verano, también podrás disfrutar de “chiringuitos” urbanos efímeros:


(1) La Terraza de La Casa Encendida (también en Facebook y Twitter)
Ronda de Valencia, 2
28012 Madrid
902 430 322
M Atocha / Embajadores / Lavapiés
Bus C, 4, 27, 34, 36, y 148
Horario de La Terraza: de Jueves a Domingo, de 19h hasta medianoche, hasta el Domingo 27 de septiembre de 2015, pero los Sábados y Domingos, la entrada estará restringida al público que tenga entradas para el Ciclo de Cine “Marcianadas, a partir de las 21h30, y para la música en directo de los Soundays, a partir de las 19h45.


(2) Jameson Picnic & Friends
En el Espacio Bombay Lounge
Recinto Ferial
de la Casa de Campo
M Lago
Horario: El Viernes 24 y el Viernes 25 de julio de 2015, de 20h hasta la 1h de la madrugada.
Precio: Entrada gratuita. ¡Reserva tu entrada ya aquí!

(3) Manzana Mahou (también en Facebook y Twitter)
En el Palacio de Santa Bárbara
Calle de Hortaleza, 87
28004 Madrid
638 03 7 879
M Tribunal
Horario: de Lunes a Viernes, de 12h hasta medianoche; y los Sábados y Domingos, de 11h hasta medianoche, hasta el Jueves 24 de septiembre de 2015.


[Volver a Mi Petit GourmetCallejero Blogosfera]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido... 

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos... 

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores... 

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros...

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros... 

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail