Nuevas Ideas
Comer Beber

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

Imagen
Imagen

   A Raúl López (retratado aquí), la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había escapada o celebración que no estuviera ligada al buen yantar. Además, siendo niño, de la mano de sus abuelos, visitaba a menudo los mercados y los ultramarinos, y aquello sin darse cuenta, le marcó. Eran espacios plagados de comestibles y cierta magia, en los que los dependientes conocían el nombre y gusto de sus clientes, y el niño Raúl quedó enganchado deseando que le mandaran a devolver los cascos de las botellas, no por la propina, sino por lo que allí aprendía.


   Con el tiempo, este madrileño de 37 años regresó a ellos para obtener consejo a la hora de enfrentarse a sus primeros guisos, y sintió una gran pena cuando vio que desaparecían sin remedio. Así que cuando planeó una posible salida laboral, pensó en ellos como una opción, y en mayo de 2017 nació Acre, una tienda de productos de pueblo, eco y granel en uno de los barrios más modernos de Madrid.


   Pero, antes de fundar su negocio, Raúl dio muchas vueltas. Estudió ingeniería de telecomunicaciones por practicidad. Su padre había montado en 2002 una consultora de tecnología para bancos y aseguradoras, y ante un panorama que auguraba ya la crisis, el joven optó por la seguridad. Estuvo trabajando en este sector 12 años, y también en proyectos internacionales que le otorgaron una visión muy diferente, pues en países con conflictos, uno se da cuenta de lo mal acostumbrados que estamos.


   Entonces, cuando en 2014 el negocio familiar cerró, su hermana Paola le reclamó para abrir juntos una floristería online y low cost, algo inédito en aquel momento, y muy al estilo Silicon Valley, en 2015 nació Florea en el garaje de su casa hasta que los pedidos crecieron tanto que decidieron abrir también tienda física. Eligieron un local de la Plaza del Dos de Mayo, pero solo 3 horas después de haber firmado, Paola se echó para atrás... Y para asombro de todos, Raúl decidió seguir adelante, pero, eso sí, se mudó a Chamberí, a un local más pequeño y manejable, e impuso un “castigo” a su hermana: ser la encargada de los ramos de novia, que aún hoy día sigue elaborando.


   Raúl pronto aprendió que el público de flores no se distingue a simple vista. Pueden ser muy diferentes, pero si algo tienen en común es su necesidad de estar rodeados de la belleza de las flores. Así pasaron dos años, resistiendo en una calle complicada y nada comercial, satisfechos pero sufriendo, así que, cuando Raúl abrió en paralelo Acre y vio que funcionaba, cerró la tienda física de Florea y trasladó su esencia a una esquina de su nuevo negocio, donde se vende sobre todo, comida a granel ¿para huir de un género tan perecedero como las plantas y flores?


   En su oferta, dentro de cada familia, Acre ofrece una gran variedad, que según Raúl, es parte del secreto de su éxito. Por ejemplo, en su cajón de harinas, las encontramos con y sin gluten, integrales, de avena, e incluso gofio canario que alegra el día a más de uno. En la zona de arroces, hay producto nacional del Delta del Ebro, pero también de fuera como el arroz salvaje o el nerone italianos. También hay fruta deshidratada con y sin azúcar añadido, frutos secos chocolateados, cereales que incluyen su increíble granola natural que ellos mismos elaboran, o semillas que triunfan entre los veganos pues está más que demostrado que aportan la proteína que puede faltar en su alimentación.


   También destaca su gran esquinazo de legumbres, desde las más tradicionales, como la lenteja o el garbanzo castellano, a productos más específicas como la lenteja caviar, la roja pelada, la sémola de verduras o los frijoles negros. Y pastas, la mayoría sin gluten, con harinas de legumbres, castañas o setas; pero también leche (nada habitual en las tiendas tradicionales a granel), que Raúl trae de una pequeña vaquería que regentan unos amigos del pueblo donde veranea: Las Navas del Marqués, en Ávila. También hay pan que elabora su colega Moncho de Levadura Madre, y que se puede llevar por rebanadas. De hecho, hay clientes que acuden cada mañana a por la suya.


   En la medida de lo posible Raúl prescinde de los distribuidores, y trata directamente con los productores. Y aunque no todo es eco en Acre, lo intenta siempre que el precio sea competitivo, porque de lo que se trata es de lograr una compra equilibrada y con conciencia, para no llenar nuestras casas y despensas con comida que luego se estropea. Claro está que, para lograr esta gran variedad de oferta y acertar, Raúl pasó más de un año formándose e investigando, y aún hoy sigue aprendiendo.


   Lo hace sobre todo con algunos de sus clientes, pues muchos son jubilados y mayores que al entrar se dan codazos entre ellos y comentan por lo bajini y con ironía: “Estos nos van a enseñar ahora a nosotros…”. Raúl los escucha con atención y se lleva verdaderas lecciones de nutrición, recetas o diferentes y desconocidos usos de sus productos. En cambio, el resto de su público, el más joven, pregunta sin parar, pues quieren cuidarse o empezar a cocinar rico y muchas veces no saben por dónde empezar. De hecho, hay muchos que llegan receta en mano para comprar el peso exacto de cada ingrediente. Y lo bueno es que se puede, pues aunque los precios están marcados por kilo o 100 gramos, no hay un mínimo a la hora de comprar. Se trata, una vez más, de lograr un consumo responsable, que incluye también los recipientes donde llevarse la compra.


   En efecto, en Acre no hay bolsas de plástico, y se premian a los clientes que vuelven con sus propios envases, con % de descuento y puntos que acumulan para ganar bolsas de tela o tarros de cristal de Acre. Además, si alguien necesita una de sus bolsas, además de comprarla, puede alquilarla bajo una fianza que reintegran con su devolución.


   Finalmente, la decoración de Acre, hecha de palés, cajas de madera y sacos, sigue la misma línea de reutilización y reciclaje, aunque confiesa Raúl, fue una mezcla de falta de presupuesto y convencimiento. El mismo con el que apostó por algo básico que ya funcionaba hace décadas, y que ahora ha recuperado para hacernos la vida más fácil comprando solo lo que se necesita.


PD (nº1) conceptual: El reclamo de “Mercado amish”, que según Raúl le ha atraído polémica y gente por igual, surgió cuando hace 3 años, puso en marcha una tienda de ropa con la estética amish, que proponía gorros y petos de estilo tan modesto y sencillo como la vida despojada de comodidades que llevan los amish, cuyos mercados son conocidos por ofrecer, a precios muy razonables, alimentos que ellos mismos producen; así que Raúl pensó que este era un buen titular para definir y entender de un vistazo su negocio de venta a granel.


PD (nº2) colaborativa: Raúl ha establecido contacto con otros locales cercanos con los que se siente identificado. Así han surgido colaboraciones con los chicos de Santa Kafeina, Saint Georges Café o La Colectiva, que compran la materia prima a Raúl y luego venden sus ricos dulces o cookies veganas en Acre.


                                       (De Lidia Martín, el 23 de mayo de 2018)


Referencias útiles:
ACRE. MERCADO AMiSH
(ver la ilustración)
Calle del Noviciado, 18
28015 Madrid
918 274 836
M Noviciado / Plaza de España


Horario:
- De Lunes a Viernes: de 10h a 22h;
- Los Sábados, Domingos y Festivos: de 10h a 15h.


Para seguir los pasos gastronómicos de ACRE, conéctate a su web, su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

   A Raúl López (retratado aquí), la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había escapada o celebración que no estuviera ligada al buen yantar. Además, siendo niño, de la mano de sus abuelos, visitaba a menudo los mercados y los ultramarinos, y aquello sin darse cuenta, le marcó. Eran espacios plagados de comestibles y cierta magia, en los que los dependientes conocían el nombre y gusto de sus clientes, y el niño Raúl quedó enganchado deseando que le mandaran a devolver los cascos de las botellas, no por la propina, sino por lo que allí aprendía.


   Con el tiempo, este madrileño de 37 años regresó a ellos para obtener consejo a la hora de enfrentarse a sus primeros guisos, y sintió una gran pena cuando vio que desaparecían sin remedio. Así que cuando planeó una posible salida laboral, pensó en ellos como una opción, y en mayo de 2017 nació Acre, una tienda de productos de pueblo, eco y granel en uno de los barrios más modernos de Madrid.


   Pero, antes de fundar su negocio, Raúl dio muchas vueltas. Estudió ingeniería de telecomunicaciones por practicidad. Su padre había montado en 2002 una consultora de tecnología para bancos y aseguradoras, y ante un panorama que auguraba ya la crisis, el joven optó por la seguridad. Estuvo trabajando en este sector 12 años, y también en proyectos internacionales que le otorgaron una visión muy diferente, pues en países con conflictos, uno se da cuenta de lo mal acostumbrados que estamos.


   Entonces, cuando en 2014 el negocio familiar cerró, su hermana Paola le reclamó para abrir juntos una floristería online y low cost, algo inédito en aquel momento, y muy al estilo Silicon Valley, en 2015 nació Florea en el garaje de su casa hasta que los pedidos crecieron tanto que decidieron abrir también tienda física. Eligieron un local de la Plaza del Dos de Mayo, pero solo 3 horas después de haber firmado, Paola se echó para atrás... Y para asombro de todos, Raúl decidió seguir adelante, pero, eso sí, se mudó a Chamberí, a un local más pequeño y manejable, e impuso un “castigo” a su hermana: ser la encargada de los ramos de novia, que aún hoy día sigue elaborando.


   Raúl pronto aprendió que el público de flores no se distingue a simple vista. Pueden ser muy diferentes, pero si algo tienen en común es su necesidad de estar rodeados de la belleza de las flores. Así pasaron dos años, resistiendo en una calle complicada y nada comercial, satisfechos pero sufriendo, así que, cuando Raúl abrió en paralelo Acre y vio que funcionaba, cerró la tienda física de Florea y trasladó su esencia a una esquina de su nuevo negocio, donde se vende sobre todo, comida a granel ¿para huir de un género tan perecedero como las plantas y flores?


   En su oferta, dentro de cada familia, Acre ofrece una gran variedad, que según Raúl, es parte del secreto de su éxito. Por ejemplo, en su cajón de harinas, las encontramos con y sin gluten, integrales, de avena, e incluso gofio canario que alegra el día a más de uno. En la zona de arroces, hay producto nacional del Delta del Ebro, pero también de fuera como el arroz salvaje o el nerone italianos. También hay fruta deshidratada con y sin azúcar añadido, frutos secos chocolateados, cereales que incluyen su increíble granola natural que ellos mismos elaboran, o semillas que triunfan entre los veganos pues está más que demostrado que aportan la proteína que puede faltar en su alimentación.


   También destaca su gran esquinazo de legumbres, desde las más tradicionales, como la lenteja o el garbanzo castellano, a productos más específicas como la lenteja caviar, la roja pelada, la sémola de verduras o los frijoles negros. Y pastas, la mayoría sin gluten, con harinas de legumbres, castañas o setas; pero también leche (nada habitual en las tiendas tradicionales a granel), que Raúl trae de una pequeña vaquería que regentan unos amigos del pueblo donde veranea: Las Navas del Marqués, en Ávila. También hay pan que elabora su colega Moncho de Levadura Madre, y que se puede llevar por rebanadas. De hecho, hay clientes que acuden cada mañana a por la suya.


   En la medida de lo posible Raúl prescinde de los distribuidores, y trata directamente con los productores. Y aunque no todo es eco en Acre, lo intenta siempre que el precio sea competitivo, porque de lo que se trata es de lograr una compra equilibrada y con conciencia, para no llenar nuestras casas y despensas con comida que luego se estropea. Claro está que, para lograr esta gran variedad de oferta y acertar, Raúl pasó más de un año formándose e investigando, y aún hoy sigue aprendiendo.


   Lo hace sobre todo con algunos de sus clientes, pues muchos son jubilados y mayores que al entrar se dan codazos entre ellos y comentan por lo bajini y con ironía: “Estos nos van a enseñar ahora a nosotros…”. Raúl los escucha con atención y se lleva verdaderas lecciones de nutrición, recetas o diferentes y desconocidos usos de sus productos. En cambio, el resto de su público, el más joven, pregunta sin parar, pues quieren cuidarse o empezar a cocinar rico y muchas veces no saben por dónde empezar. De hecho, hay muchos que llegan receta en mano para comprar el peso exacto de cada ingrediente. Y lo bueno es que se puede, pues aunque los precios están marcados por kilo o 100 gramos, no hay un mínimo a la hora de comprar. Se trata, una vez más, de lograr un consumo responsable, que incluye también los recipientes donde llevarse la compra.


   En efecto, en Acre no hay bolsas de plástico, y se premian a los clientes que vuelven con sus propios envases, con % de descuento y puntos que acumulan para ganar bolsas de tela o tarros de cristal de Acre. Además, si alguien necesita una de sus bolsas, además de comprarla, puede alquilarla bajo una fianza que reintegran con su devolución.


   Finalmente, la decoración de Acre, hecha de palés, cajas de madera y sacos, sigue la misma línea de reutilización y reciclaje, aunque confiesa Raúl, fue una mezcla de falta de presupuesto y convencimiento. El mismo con el que apostó por algo básico que ya funcionaba hace décadas, y que ahora ha recuperado para hacernos la vida más fácil comprando solo lo que se necesita.


PD (nº1) conceptual: El reclamo de “Mercado amish”, que según Raúl le ha atraído polémica y gente por igual, surgió cuando hace 3 años, puso en marcha una tienda de ropa con la estética amish, que proponía gorros y petos de estilo tan modesto y sencillo como la vida despojada de comodidades que llevan los amish, cuyos mercados son conocidos por ofrecer, a precios muy razonables, alimentos que ellos mismos producen; así que Raúl pensó que este era un buen titular para definir y entender de un vistazo su negocio de venta a granel.


PD (nº2) colaborativa: Raúl ha establecido contacto con otros locales cercanos con los que se siente identificado. Así han surgido colaboraciones con los chicos de Santa Kafeina, Saint Georges Café o La Colectiva, que compran la materia prima a Raúl y luego venden sus ricos dulces o cookies veganas en Acre.


                                       (De Lidia Martín, el 23 de mayo de 2018)


Referencias útiles:
ACRE. MERCADO AMiSH
(ver la ilustración)
Calle del Noviciado, 18
28015 Madrid
918 274 836
M Noviciado / Plaza de España


Horario:
- De Lunes a Viernes: de 10h a 22h;
- Los Sábados, Domingos y Festivos: de 10h a 15h.


Para seguir los pasos gastronómicos de ACRE, conéctate a su web, su Instagram y su Facebook.


[Volver a Mi Petit Gourmet, Callejero o Menú Principal]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido...

[Leer más...]

Imagen

CATERiNG WOODS
COMER PARA CELEBRAR

Vicky López-Giraldo trabajaba en el departamento de prensa del Museo Reina Sofía, y aunque era lo que siempre había querido... 

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

DE ViNOS
TODO POR Y PARA EL ViNO

Yolanda Morán, valenciana de 45 años, estudió ingeniería topográfica, y en 2002 se vino a probar suerte a Madrid. Nada más llegar se...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

2DECOLÓGiCO
CONSUMO RESPONSABLE Y COLABORATiVO

Ya desde su adolescencia, en el barrio de Aluche, Tomás Fuentes y José Antonio Villareal, hoy de 47 años, compartían las mismas inquietudes...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

PEKO PEKO
BAO STREET KiTCHEN

La relación de Rocío Persson con Japón se remonta a su niñez, cuando sus padres le buscaron una profesora de violín...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

III REFUGEE FOOD FESTiVAL
iN MADRiD

En junio de 2016, gracias a la cooperación entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados), con el apoyo...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

A B O L E A
EL PLATO COMBiNADO REViSiTADO

La catalana Rus Ansón, de 33 años, y el sevillano Antonio Gavilán, de 34, se engancharon a la comida saludable durante su estancia en...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

ACRE
MERCADO AMiSH Y MÁS

A Raúl López, la nutrición y la cocina siempre le interesaron. En su familia era habitual hacer turismo gastronómico, y no había...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos...

[Leer más...]

Imagen

SiGUE LA TAPA GOURMET
EN ViCÁLVARO

Según los expertos, fue el rey Alfonso X El Sabio (1252-1284) quien inventó el concepto de la tapa al imponer que, en los mesones castellanos... 

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores...

[Leer más...]

Imagen

LA TENTACiÓN
LA TAQUERíA DEL MERCADO

Para Sandra Hernández, la gastronomía es un placer y no hay nada que le haga más feliz que dar de comer y probar nuevos sabores... 

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros...

[Leer más...]

Imagen

ViNÓMiCS
CÓMiCS CON SABOR A ViNO

Vinómics. Relatos gráficos con sabor a buen vino es una novela gráfica entretenida y original que une diferentes estilos de cómic y géneros... 

[Leer más...]

Imagen

CAFETERíA LiLY
COCiNA “CHiFA” DE MERCADO

Escondido tras la Gran Vía y arropado por la actividad de uno de los mercados de abastos más tradicionales de la capital, se encuentra...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail