Nuevas Ideas
Comer Beber

DETRÁS DE LA FACHADA (nº52):
CALLE DE CASTELLÓ, 77

DETRÁS DE LA FACHADA (nº52):
CALLE DE CASTELLÓ, 77

Imagen
Imagen

   Hoy, hace exactamente 40 años, el barrio de Salamanca vio erguirse entre sus clásicos palacetes un edificio cúbico con piel de mármol de Carrara, cristal y esquinas pulidas, que miraba al futuro con ganas de democratizar el arte. Con 20 años de mecenazgo a sus espaldas y el aura de la ciencia, la música, la pintura y la escultura envolviendo unas nuevas formas arquitectónicas que consiguieron la (casi) inmediata aceptación del noble distrito madrileño, la Fundación Juan March inaugurada su nueva sede el 24 de enero de 1975, sin saber (¿o sí?) que se convertiría en la entidad cultural y benéfica (de carácter privado) más importante de España. Detrás de su moderna fachada, los madrileños tienen una cita diaria con las Artes.


   Todo comenzó en 1926, cuando el financiero y empresario mallorquín, Juan March Ordinas (1880-1962) -al que apodaban el “último contrabandista del Mediterráneo”-, fundó oficialmente la Banca March, que le convertiría en una de las mayores fortunas de España. Pero, en 1955, después de una larga vida al servicio de sus intereses políticos y económicos, y emulando a otros grandes magnates como Rockfeller, decidió crear una Fundación para promover la cultura y la ciencia -en un principio- española, con una dotación inicial de 1,5 millón de dólares (300 millones de pesetas). Y así fue. Al año siguiente, ya se estaban entregando los primeros premios, y un año después, las primeras becas, que fueron un soplo de aire fresco para la cultura nacional. Poco a poco, la Fundación fue doblando su aportación económica, y con el engranaje ya en marcha y en manos de su hijo, Juan March Servera (1940) como presidente, la necesidad de construir una sede para acoger todos los actos y celebraciones culturales a las que la entidad daba alas, se impuso por sí sola.


   El lugar elegido fue un solar cercano al Palacio de Luis Gallo (1907) de la calle Núñez de Balboa, la residencia capitalina de March Ordinas desde su compra en 1934 y hasta su muerte en 1962. Y, en 1970, convencido de la idoneidad del terreno -antes ocupado por la Casa de Gamazo-, March Servera pidió propuestas (atrevidas) a los arquitectos José Luis Picardo, Javier Carvajal y García Benito. Como el primogénito tenía las ideas bastante claras ya que, a lo largo de sus viajes, había ido apuntando detalles e inspiraciones de edificios que le habían llamado la atención, Picardo decidió poner rumbo a Grecia y a Nueva York, por ser, como él mismo contaría después, “dos referencias básicas arquitectónicas: la perfección clásica del Partenón y la audacia constructiva de los nuevos lenguajes de Nueva York”. Un año más tarde, los 3 candidatos presentaron sus diseños, y un jurado presidido por el urbanista mallorquín, Gabriel Alomar, eligió la apuesta de Picardo, que había conseguido salvar una de las mayores preocupaciones de la familia: integrar una construcción moderna en un barrio en absoluto acostumbrado a la modernidad.


   ¿Cómo? Las premisas fueron enterrar el máximo volumen de edificación para ganar jardín, dar importancia al cuerpo superior, que parece flotar sobre la base, y conseguir un inmueble simple y elegante en contenido y continente gracias a materiales nobles y una consonancia cromática... involuntaria. En efecto, el mármol gris dominante en la fachada, iba a ser blanco, pero un error y la imposibilidad de corregirlo a última hora, tornaron el blanco y negro del proyecto inicial por una gama de grises, que suavizó el resultado. Las obras arrancaron en 1972, y 3 años después, ya con el sucesor, Juan March Delgado al frente de la institución, se colocaría el último ladrillo, y el arquitecto declararía que había logrado su mejor obra hasta el momento: un espacio de 18.000 m² con 1.700 metros de jardín, 4 sótanos (de 3.000 m² cada uno), 1 planta baja y 6 superiores (de 1.400 m² por piso); y con, en el exterior, muros que mostraban una continuidad de aspecto, sólo interrumpida en la cara sur -que miraba al jardín- por una terraza contigua a la sala de Juntas del Patronato de la planta 4ª y una puerta maciza de bronce moldeada por el propio arquitecto.  


   Ya en su nacimiento, la sede contaba con varios salones de actos, nuemrosas dependencias para conferencias, conciertos, teatro y cine, y espacios polivalentes, diáfanos, prácticos, versátiles, y por supuesto, estéticos, que no robaran protagonismo a las piezas que fuesen a acoger, para exposiciones. Y, para demostrar su función, se dio un papel relevante a obras de grandes artistas como parte del diseño intrínseco del edificio: obras de Chillida y Sempere flanqueaban la entrada, y los halls fueron rematados con piezas de Pablo Serrano, Molezún y Joaquín Vaquero Turcios.


   Así, el impresionante mural de 50 m² de Turcios nos recibe nada más traspasar el umbral. Se trata de una de las muchas interpretaciones hechas a lo largo de la historia del conjunto escultórico, Laocoonte y sus hijos, levantado en el siglo I a.C., por el famoso colectivo helenístico Agesandro, Atenodoro de Rodas y Polidoro. Una obra que representa como pocas el dolor, reflejado en el sacerdote troyano y sus dos hijos atacados por serpientes, tras advertir en vano a su pueblo del regalo envenenado, que mandaban los aqueos. Turcios trasladó el instante de la muerte en formas geométricas, llenas de fuerza totalmente acordes al espacio arquitectónico. Un recibimiento que no debe ser casual, pues aquel sufrido sacerdote fue el único que sospechó del Caballo de Troya, y hoy en día siguen siendo muchos los peligros que nos acechan.


   Bajo tal preciada vigilancia, lo que ha entrado en la Fundación Juan March ha sido arte con mayúsculas, y a lo largo de los 60 años que lleva en marcha y los 40 bajo este techo, además de ser pionera a la hora de traer obra de primeras figuras internacionales, también ha tenido momentos inolvidables como las colas que se formaron, en 1977, para entrar en la primera gran muestra de Picasso en España desde el 36, la exposición de Kokoschka en el 75 o la de Lichtenstein en 1983. Pero aún hay más, su biblioteca es un paraíso que alberga una colección de libros de ilusionismo -que en sí es pura magia-, así como la biblioteca personal de Julio Cortázar, donada por su mujer en 1993; y el Poema del Mío Cid, en un manuscrito único de 1307, que en los años 60, Servera compró por 10 millones de pesetas y después donó al Estado Español.


   ¡Feliz aniversario!


PD (nº1) patrimonial: La Fundación es también titular del Museo de Arte Abstracto Español situado en Cuenca, del Museo Fundación Juan March en Palma de Mallorca, y gracias al Instituto Juan March de Estudios e Investigaciones, existe el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, integrado hoy en el Instituto mixto Carlos III/Juan March de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid.


PD (nº2) curiosa: Durante la construcción de la sede, se removieron 35.000 me­tros cuadrados de tierra, se emplearon 2.845 metros cuadrados de hormigonado y 115.000 kilos de acero corrugado de alta resistencia. El apuntalamiento corrió a cargo de estructuras metálicas de hierro con 475.000 kilos de acero y 7.500 metros cúbicos de hormigón.


PD (nº3) arquitectónica: Dicen que, después de la construcción de la sede de la Fundación March, al arquitecto Picardo nunca más le llegaron encargos de tal envergadura, pero a él también se deben la rehabilitación de los Paradores de Castillo de Santa Catalina de Jaén, Guadalupe, Castillo de Sigüenza o Arcos de la Frontera, y sobre todo la Real Escuela de Arte Ecuestre de Jerez de la Frontera, su ciudad natal.


                                  (De Lidia Martín, el 24 de enero de 2015)


Referencias útiles
FUNDACiÓN JUAN MARCH

Calle de Castelló, 77
28006 Madrid
914 354 240
M Núñez de Balboa


Horarios:
- Salas de exposición y Librería: de Lunes a Sábado, de 11h a 20h; y el Domingo, de 10h a 14h;
- Biblioteca: de Lunes a Viernes, de 9h a 18h;


Para seguir los pasos (re)creativos de la FUNDACiÓN JUAN MARCH, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit Pinacoteca, Discoteca, Filmoetca, Callejero o Blogosfera]

   Hoy, hace exactamente 40 años, el barrio de Salamanca vio erguirse entre sus clásicos palacetes un edificio cúbico con piel de mármol de Carrara, cristal y esquinas pulidas, que miraba al futuro con ganas de democratizar el arte. Con 20 años de mecenazgo a sus espaldas y el aura de la ciencia, la música, la pintura y la escultura envolviendo unas nuevas formas arquitectónicas que consiguieron la (casi) inmediata aceptación del noble distrito madrileño, la Fundación Juan March inaugurada su nueva sede el 24 de enero de 1975, sin saber (¿o sí?) que se convertiría en la entidad cultural y benéfica (de carácter privado) más importante de España. Detrás de su moderna fachada, los madrileños tienen una cita diaria con las Artes.


   Todo comenzó en 1926, cuando el financiero y empresario mallorquín, Juan March Ordinas (1880-1962) -al que apodaban el “último contrabandista del Mediterráneo”-, fundó oficialmente la Banca March, que le convertiría en una de las mayores fortunas de España. Pero, en 1955, después de una larga vida al servicio de sus intereses políticos y económicos, y emulando a otros grandes magnates como Rockfeller, decidió crear una Fundación para promover la cultura y la ciencia -en un principio- española, con una dotación inicial de 1,5 millón de dólares (300 millones de pesetas). Y así fue. Al año siguiente, ya se estaban entregando los primeros premios, y un año después, las primeras becas, que fueron un soplo de aire fresco para la cultura nacional. Poco a poco, la Fundación fue doblando su aportación económica, y con el engranaje ya en marcha y en manos de su hijo, Juan March Servera (1940) como presidente, la necesidad de construir una sede para acoger todos los actos y celebraciones culturales a las que la entidad daba alas, se impuso por sí sola.


   El lugar elegido fue un solar cercano al Palacio de Luis Gallo (1907) de la calle Núñez de Balboa, la residencia capitalina de March Ordinas desde su compra en 1934 y hasta su muerte en 1962. Y, en 1970, convencido de la idoneidad del terreno -antes ocupado por la Casa de Gamazo-, March Servera pidió propuestas (atrevidas) a los arquitectos José Luis Picardo, Javier Carvajal y García Benito. Como el primogénito tenía las ideas bastante claras ya que, a lo largo de sus viajes, había ido apuntando detalles e inspiraciones de edificios que le habían llamado la atención, Picardo decidió poner rumbo a Grecia y a Nueva York, por ser, como él mismo contaría después, “dos referencias básicas arquitectónicas: la perfección clásica del Partenón y la audacia constructiva de los nuevos lenguajes de Nueva York”. Un año más tarde, los 3 candidatos presentaron sus diseños, y un jurado presidido por el urbanista mallorquín, Gabriel Alomar, eligió la apuesta de Picardo, que había conseguido salvar una de las mayores preocupaciones de la familia: integrar una construcción moderna en un barrio en absoluto acostumbrado a la modernidad.


   ¿Cómo? Las premisas fueron enterrar el máximo volumen de edificación para ganar jardín, dar importancia al cuerpo superior, que parece flotar sobre la base, y conseguir un inmueble simple y elegante en contenido y continente gracias a materiales nobles y una consonancia cromática... involuntaria. En efecto, el mármol gris dominante en la fachada, iba a ser blanco, pero un error y la imposibilidad de corregirlo a última hora, tornaron el blanco y negro del proyecto inicial por una gama de grises, que suavizó el resultado. Las obras arrancaron en 1972, y 3 años después, ya con el sucesor, Juan March Delgado al frente de la institución, se colocaría el último ladrillo, y el arquitecto declararía que había logrado su mejor obra hasta el momento: un espacio de 18.000 m² con 1.700 metros de jardín, 4 sótanos (de 3.000 m² cada uno), 1 planta baja y 6 superiores (de 1.400 m² por piso); y con, en el exterior, muros que mostraban una continuidad de aspecto, sólo interrumpida en la cara sur -que miraba al jardín- por una terraza contigua a la sala de Juntas del Patronato de la planta 4ª y una puerta maciza de bronce moldeada por el propio arquitecto.  


   Ya en su nacimiento, la sede contaba con varios salones de actos, nuemrosas dependencias para conferencias, conciertos, teatro y cine, y espacios polivalentes, diáfanos, prácticos, versátiles, y por supuesto, estéticos, que no robaran protagonismo a las piezas que fuesen a acoger, para exposiciones. Y, para demostrar su función, se dio un papel relevante a obras de grandes artistas como parte del diseño intrínseco del edificio: obras de Chillida y Sempere flanqueaban la entrada, y los halls fueron rematados con piezas de Pablo Serrano, Molezún y Joaquín Vaquero Turcios.


   Así, el impresionante mural de 50 m² de Turcios nos recibe nada más traspasar el umbral. Se trata de una de las muchas interpretaciones hechas a lo largo de la historia del conjunto escultórico, Laocoonte y sus hijos, levantado en el siglo I a.C., por el famoso colectivo helenístico Agesandro, Atenodoro de Rodas y Polidoro. Una obra que representa como pocas el dolor, reflejado en el sacerdote troyano y sus dos hijos atacados por serpientes, tras advertir en vano a su pueblo del regalo envenenado, que mandaban los aqueos. Turcios trasladó el instante de la muerte en formas geométricas, llenas de fuerza totalmente acordes al espacio arquitectónico. Un recibimiento que no debe ser casual, pues aquel sufrido sacerdote fue el único que sospechó del Caballo de Troya, y hoy en día siguen siendo muchos los peligros que nos acechan.


   Bajo tal preciada vigilancia, lo que ha entrado en la Fundación Juan March ha sido arte con mayúsculas, y a lo largo de los 60 años que lleva en marcha y los 40 bajo este techo, además de ser pionera a la hora de traer obra de primeras figuras internacionales, también ha tenido momentos inolvidables como las colas que se formaron, en 1977, para entrar en la primera gran muestra de Picasso en España desde el 36, la exposición de Kokoschka en el 75 o la de Lichtenstein en 1983. Pero aún hay más, su biblioteca es un paraíso que alberga una colección de libros de ilusionismo -que en sí es pura magia-, así como la biblioteca personal de Julio Cortázar, donada por su mujer en 1993; y el Poema del Mío Cid, en un manuscrito único de 1307, que en los años 60, Servera compró por 10 millones de pesetas y después donó al Estado Español.


   ¡Feliz aniversario!


PD (nº1) patrimonial: La Fundación es también titular del Museo de Arte Abstracto Español situado en Cuenca, del Museo Fundación Juan March en Palma de Mallorca, y gracias al Instituto Juan March de Estudios e Investigaciones, existe el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, integrado hoy en el Instituto mixto Carlos III/Juan March de Ciencias Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid.


PD (nº2) curiosa: Durante la construcción de la sede, se removieron 35.000 me­tros cuadrados de tierra, se emplearon 2.845 metros cuadrados de hormigonado y 115.000 kilos de acero corrugado de alta resistencia. El apuntalamiento corrió a cargo de estructuras metálicas de hierro con 475.000 kilos de acero y 7.500 metros cúbicos de hormigón.


PD (nº3) arquitectónica: Dicen que, después de la construcción de la sede de la Fundación March, al arquitecto Picardo nunca más le llegaron encargos de tal envergadura, pero a él también se deben la rehabilitación de los Paradores de Castillo de Santa Catalina de Jaén, Guadalupe, Castillo de Sigüenza o Arcos de la Frontera, y sobre todo la Real Escuela de Arte Ecuestre de Jerez de la Frontera, su ciudad natal.


                                  (De Lidia Martín, el 24 de enero de 2015)


Referencias útiles
FUNDACiÓN JUAN MARCH

Calle de Castelló, 77
28006 Madrid
914 354 240
M Núñez de Balboa


Horarios:
- Salas de exposición y Librería: de Lunes a Sábado, de 11h a 20h; y el Domingo, de 10h a 14h;
- Biblioteca: de Lunes a Viernes, de 9h a 18h;


Para seguir los pasos (re)creativos de la FUNDACiÓN JUAN MARCH, conéctate a su web, su Facebook y su Twitter.


[Volver a Mi Petit Pinacoteca, Discoteca, Filmoetca, Callejero o Blogosfera]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA

Descubre los secretos mejor guardados que se esconden detrás de las fachadas madrileñas...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº74):
CALLE DE CLAUDiO COELLO, 99

En pleno barrio de Salamanca, a escasos metros de la milla de oro, se encuentra la fundación privada y sin ánimo de lucro más antigua...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº73):
CALLE DE LA ROSALEDA, 2

A partir de 1893, el primer parque público construido para este fin en la ciudad de Madrid empezó a instalarse a sus anchas en la denominada...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº73):
CALLE DE LA ROSALEDA, 2

A partir de 1893, el primer parque público construido para este fin en la ciudad de Madrid empezó a instalarse a sus anchas en la denominada...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº72):
LAS COCHERAS DE CUATRO CAMiNOS

Corría el año 1919 cuando el primer convoy de vagones de la Compañía Metropolitano daba sus primeros pasos para cubrir la Línea 1...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA SONORA (nº71):
PASEO DE LA CASTELLANA, 183

Al acabar el siglo XX, el edificio rectangular y perpendicular al moderno Paseo de la Castellana, construido en 1972 para albergar el...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA SONORA (nº71):
PASEO DE LA CASTELLANA, 183

Al acabar el siglo XX, el edificio rectangular y perpendicular al moderno Paseo de la Castellana, construido en 1972 para albergar el...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº70):
AVENiDA DEL PADRE HUiDOBRO, S/N

A los pies de El Pardo, con unas increíbles vistas de la capital, coronada por Las Cuatro Torres, resiste el que durante un tiempo fuera...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº70):
AVENiDA DEL PADRE HUiDOBRO, S/N

A los pies de El Pardo, con unas increíbles vistas de la capital, coronada por Las Cuatro Torres, resiste el que durante un tiempo fuera... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº69):
AVENiDA DE FELiPE II, S/N

Madrid crece, cambia y muta. El que fue en el siglo XIX un humilde huerto a las afueras de la ciudad acoge hoy cientos de conciertos y... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº68):
GLORiETA SAN ANTONiO DE LA FLORiDA, 5

Salvando las distancias y la temática, Madrid también posee una Capilla Sixtina que, aunque no es ni tan grande ni tan fastuosa como...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº67):
¿QUÉ PASA CON LOS CiNES ROXY?

Durante la década de los 70, Madrid llegó a tener más de 500 salas de cine. En la actualidad, apenas quedan una treintena. Situadas en...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA “FACHADA” (nº66):
EL PUENTE DE LOS FRANCESES

Situado en el distrito Moncloa-Aravaca de Madrid, el denominado Puente de los Franceses es un viaducto ferroviario, que se levantó...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº65):
PLAZA DE SANTA iSABEL II, S/N

Mirando al Palacio Real y dando su bella espalda a la actual Plaza de Isabel II, nació en 1850 un lugar donde se fue cuajando no solo...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº64):
EL MONTE DE PiEDAD DE MADRiD (I)

Hoy, Jueves 03 de diciembre de 2015, el Monte de Piedad de Madrid cumple 313 años. Es el pretexto ideal para repasar la historia de una...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº64):
LA CASA DE LAS ALHAJAS (II)

Hoy, Jueves 03 de diciembre de 2015, el Monte de Piedad de Madrid, una de las instituciones benéficas más antiguas del mundo y la más...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº64):
LA CASA ENCENDiDA (III)

Hoy, Jueves 03 de diciembre de 2015, el Monte de Piedad de Madrid, una de las instituciones benéficas más antiguas del mundo y la más...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº63):
CALLE DE CONDE DUQUE, 9-11

El acceso a la cultura siempre ha sido una de las grandes preocupaciones de los intelectuales y mandatarios que buscan lo mejor para...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº62):
CALLE DEL PRíNCiPE, 14

Debe su nombre a un Real Decreto del 07 de febrero de 1849 (que determinó que en la ciudad de Madrid existirían, entre otros, un teatro...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº62):
CALLE DEL PRíNCiPE, 14

Debe su nombre a un Real Decreto del 07 de febrero de 1849 (que determinó que en la ciudad de Madrid existirían, entre otros, un teatro...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº61):
¿QUÉ PASA CON LA PiSCiNA CLUB STELLA?

Con un nombre muy sofisticado para la época, 1947, y ciertas costumbres avanzadas, hasta entonces nunca vistas, la Piscina Club...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº60):
CALLE DE EUGENiA DE MONTiJO, 61

En la calle Eugenia de Montijo surge de repente, como una aparición en el entorno de construcciones del barrio, dos torretas...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº59):
CALLE DE L PiNAR, 21-23

Conocida sobre todo por ser el lugar en el que vivieron y se hicieron amigos Salvador Dalí, Federico García Lorca, Luis Buñuel y...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº58):
CALLE DE ARREGUi Y ARUEJ, 6

Símbolo de una reivindicación vecinal histórica e inspiradora, el Parque Martin Luther King, situado en el barrio de Las Adelfas... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº57):
AVENiDA DE LOS REYES CATÓLiCOS, S/N

Una primavera de 1992, siendo Madrid Capital Europea de la Cultura, se inauguró una torre de iluminación y comunicaciones...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº56):
¿QUÉ PASA CON EL BETi-JAi?

Para verlo en su esplendor, hay que conformarse con evocadoras fotos en blanco y negro. Declarado Monumento del Patrimonio...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº55):
PLAZA DE LA iNDEPENDENCiA, 7

Con sus 118 hectáreas y sus más de 15.000 árboles, el “pulmón de la Villa” no tiene nada que envidiar al Hyde Park londinense... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº54):
¿QUÉ PASA CON EL PALACiO DE LA MÚSiCA?

Su fachada es ahora tan solo un muro enorme y blanco, cuyo destino inmediato se adivina devorado por pintadas, carteles...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº53):
CALLE DEL MATADERO, S/N

¿Puede florecer un descampado? ¿Es posible una cosecha de frutas y verduras, en un rectángulo de terreno semiabandonado...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº52):
CALLE DE CASTELLÓ, 77

El 04 de noviembre de 1955, nacía la Fundación Juan March, sin saber nadie que, 20 años más tarde, el 24 de enero de 1975, el barrio de...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº51):
CALLE DE SANTA ENGRACiA, 125

En Madrid no hay playa, y aunque está el Manzanares, su escaso caudal y sus desniveles hicieron que sus aguas, o mejor dicho...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº50):
10 SECRETOS (¿A VOCES?) DE MADRiD

Madrid, ruidosa, faraónica y populachera, esconde curiosidades, leyendas, chollos y supersticiones como ninguna otra ciudad del mundo...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº50):
10 SECRETOS (¿A VOCES?) DE MADRiD

Madrid, ruidosa, faraónica y populachera, esconde curiosidades, leyendas, chollos y supersticiones como ninguna otra ciudad del mundo...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº50):
10 SECRETOS (¿A VOCES?) DE MADRiD

Madrid, ruidosa, faraónica y populachera, esconde curiosidades, leyendas, chollos y supersticiones como ninguna otra ciudad del mundo...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº50):
10 SECRETOS (¿A VOCES?) DE MADRiD

Madrid, ruidosa, faraónica y populachera, esconde curiosidades, leyendas, chollos y supersticiones como ninguna otra ciudad del mundo...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº49):
AVENiDA DE RAMÓN Y CAJAL, 2

Casualidades de la gran Historia, el madrileño Parque de Berlín se inauguró un 09 de noviembre de 1967 sin poder imaginar nadie que...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA(S) FACHADA(S) (nº48):
CALLE DE CEA BERMÚDEZ, 1

Antes de cambiar de milenio, el Madrid de Alberto Ruiz Gallardón, por aquel entonces presidente de la Comunidad, echaba en falta un...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº47):
EL MERCADO EFíMERO DE BARCELÓ (2010-2014)

Después de la destrucción total, a finales de 2009, del Mercado original de Barceló, la actividad comercial no desapareció sino que un total de...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº46):
LOS CEMENTERiOS OLViDADOS DE MADRiD

Con la fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, más de un millón de madrileños acudirán a lo largo del fin de semana a los más de 260...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº46):
LOS CEMENTERiOS OLViDADOS DE MADRiD

Con la fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, más de un millón de madrileños acudirán a lo largo del fin de semana a los más de 260...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº46):
LOS CEMENTERiOS OLViDADOS DE MADRiD

Con la fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, más de un millón de madrileños acudirán a lo largo del fin de semana a los más de 260...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº46):
LOS CEMENTERiOS OLViDADOS DE MADRiD

Con la fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, más de un millón de madrileños acudirán a lo largo del fin de semana a los más de 260...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº46):
LOS CEMENTERiOS OLViDADOS DE MADRiD

Con la fiesta de Todos los Santos y de los Difuntos, más de un millón de madrileños acudirán a lo largo del fin de semana a los más de 260...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº45):
PLAZA DEL REY, 1

Pasear de noche por Madrid puede ser la experiencia más placentera o la más terrorífica, y no hablamos de tráfico, aforos completos...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº44): EL DORÉ
DE PALACiO DE LAS PiPAS A FiLMOTECA

Entonces los cines, no se llamaban cines. Pero ahí estaba el Doré. Pequeño y elegante. Moderno y modernista. Y, un siglo después...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº43):
¿QUÉ PASA CON EL TEATRO ALBÉNiZ?

Se alzó justo en la desembocadura del Pasaje de los Relojeros, a partir de la calle de Carretas, un tramo de calzada peatonal...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº42):
PLAZA DE MURiLLO, 2

Nació hace -exactamente hoy- 259 años, en un momento de gloria para la botánica nacional gracias al capricho y sensibilidad verde de la Corona...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº41):
PASEO DEL PRADO, 36

A su paso, son pocos los que se resisten a girar la cabeza -con más o menos disimulo-, para deleitarse con un inmueble que, tanto por su...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº40):
CALLE DE ALBACETE, 5

Desde la M-30, Madrid parece otra ciudad. La visión panorámica, que nos ofrece la carretera, da buena cuenta de la arquitectura que nos rodea...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº39):
CALLE DE FERNANDO VI, 4

Fue un capricho, un deleite semejante a un pedazo del mejor pastel, de hecho, su pomposa fachada le valió el sobrenombre de “casa tarta”...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº39):
CALLE DE FERNANDO VI, 4

Fue un capricho, un deleite semejante a un pedazo del mejor pastel, de hecho, su pomposa fachada le valió el sobrenombre de “casa tarta”...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº38):
PASEO DE LA REPÚBLiCA DE CUBA, 4

El 30 de junio de 1887, la Reina Regente y viuda de Alfonso XII, doña María Cristina, se puso sin duda sus mejores galas para acudir a la inauguración...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº38):
PASEO DE LA REPÚBLiCA DE CUBA, 4

El 30 de junio de 1887, la Reina Regente y viuda de Alfonso XII, doña María Cristina, se puso sin duda sus mejores galas para acudir a la inauguración...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº38):
PASEO DE LA REPÚBLiCA DE CUBA, 4

El 30 de junio de 1887, la Reina Regente y viuda de Alfonso XII, doña María Cristina, se puso sin duda sus mejores galas para acudir a la inauguración...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº38):
PASEO DE LA REPÚBLiCA DE CUBA, 4

El 30 de junio de 1887, la Reina Regente y viuda de Alfonso XII, doña María Cristina, se puso sin duda sus mejores galas para acudir a la inauguración...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº37):
CALLE DE RODRíGUEZ SAN PEDRO, 72

Delimitada por las calles Hilarión Eslava, Rodríguez San Pedro, Gaztambide y Meléndez Valdés, en (el barrio de Gaztambide, distrito de) Chamberí... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA(S) FACHADA(S) (nº36):
CALLE DE HORTALEZA, 63

Por extraño que parezca, en la confluencia de los barrios de Malasaña, Chueca y Chamberí, permanece medio escondido un impresionante edificio...

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DE LA FACHADA (nº35):
EL MERCADO DE BARCELÓ DE 1956 A 2009

Construido en 1956, siguiendo -según Almudena Grandes- “los dudosos criterios de modernidad que han logrado que tantos edificios... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DEL FACHÓN DEL TORO DE OSBORNE: ¡CARRETERA Y... PLAYA!

Diseñado en 1956 por Manolo Prieto, instalado en 1957 por la geografía accidentada española, tuneado en 1983 por Keith Haring... 

[Leer más...]

Imagen

DETRÁS DEL FACHÓN DEL TORO DE OSBORNE: ¡CARRETERA Y... PLAYA!

Diseñado en 1956 por Manolo Prieto, instalado en 1957 por la geografía accidentada española, tuneado en 1983 por Keith Haring... 

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail