Nuevas Ideas
Comer Beber

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN
(EN MADRiD)

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN
(EN MADRiD)

Imagen
Imagen

   Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación se vuelve absoluta. Volver a flotar como cuando lo hacíamos dentro del útero materno o como si levitásemos por el espacio, es la experiencia que ofrece los tanques de flotación, lo más “in” (nunca mejor dicho) en tratamiento antiestrés y muy en boga entre los amantes del yoga, deportistas, ejecutivos, e incluso, Homer Simpson, quien llegó a sumergirse en uno de ellos, acompañando a Lisa, la más new age de toda la familia.


   Por muy futurista que sea su aspecto, los tanques de flotación tienen más de 60 años de historia. Su origen data de 1954, cuando el controvertido, pero no menos fascinante neurocientífico John C. Lilly (retratado aquí) diseñó el primero con el fin de estudiar el fenómeno de la deprivación sensorial y sus efectos en el cerebro, y de paso, también exploraría las fronteras de la ciencia con la ayudita del LSD y la ketamina...


   John Cunningham Lilly nació en la ciudad de Saint Paul, capital de Minnesota, el 06 de enero de 1915. Al acabar el instituto, su padre, un exitoso y adinerado banquero, quiso que continuara su legado en el mundo de las finanzas, pero el joven Lilly quien ya había (de)mostrado su interés por la química desde la adolescencia, decidió encaminar su vida hacia otros derroteros, y en 1933 comenzó a estudiar Física sin saber que la lectura de Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley le cambiaría la vida.


   En efecto, la novela (distópica) más famosa del escritor británico le animó a dejar la física para iniciar una prometedora carrera de Medicina con especialización en neurofísica. Sin embargo, después de moverse durante un tiempo entre los círculos científicos y gubernamentales, Lilly, en su “búsqueda hacia la realidad”, empezó a utilizarse a sí mismo como cobaya y a recurrir a sus propias experiencias como objeto de estudio, llegando incluso a arriesgar su propia vida para tratar de encontrar con exactitud aquello que la mente encierra. Si bien es verdad que su carrera fue brillante, y que sus múltiples estudios y experimentos contribuyeron en los campos de la biofísica, la neurología, la electrónica, e incluso, en el desarrollo de los ordenadores, John C. Lilly acabó generando desconfianza entre la comunidad científica por el extenso uso y apología que hizo de las drogas, al tiempo que se convertía en el gurú científico de toda una generación de hippies, que encontraron en él a una autoridad que afianzaba su modo de vida.


   Especialmente interesado en la fisiología y la psicología de los estados meditativos, Lilly, entonces médico en el Instituto Nacional de Salud Mental de Bethesda, comenzó a trabajar en los tanques de flotación para analizar en los efectos que la privación sensorial causaba. Después de varios intentos, en 1954 mandó construir contenedores con forma ovalada, que contenían una solución salina a 37º en la que los individuos se introducían con una máscara que anulaba toda su visión, y descubrió que las personas, que participaban en sus experimentos en aquellos tanques entonces llamados “de aislamiento”, no solo disfrutaban con la experiencia, sino que también alcanzaban unos estados de relajación sólo vistos en meditadores avanzados. Entonces, cuando Lilly empezó a tener migrañas, comenzó a utilizar sus tanques, y cuando las drogas psicodélicas resurgieron en los años 60, se animó a combinar el uso de LSD y ketamina con el tanque de flotación como terapia extrema de exploración del interior de su mente.


   Durante los 20 años siguientes, sus tanques de flotación fueron utilizados no solo por los aficionados y seguidores de Lilly para su relajación y viajes particulares, sino también por parte de organismos gubernamentales, algunos más secretos que otros, pero todos ansiosos de encontrar el modo de controlar la mente de sus enemigos. Pero habría que esperar mucho más tiempo para que sus aplicaciones terapéuticas y comerciales estuvieran a la orden del día, para que se estableciera un formato básico para los tanques con una disolución de agua y sales epsom, y para que se convirtieran en la última moda entre los spas más sofisticados del planeta.


   En 1970, Lilly abandonó el Instituto de Salud Mental de Betheseda para sumergirse en otro sorprendente experimento: estudiar la capacidad de comunicación entre los humanos y los delfines, una idea que, según el propio científico, surgió cuando estaba flotando: “Durante una sesión en una cámara de aislamiento, construida sobre una piscina donde nadaban delfines, participé en una conversación entre ellos, y me mareó toda la información que había”. Entonces, Lilly decidió encontrar la manera de comunicarse de forma fluida con los cetáceos para que le pudieran contar particularidades de su vida submarina.


   Para esa nueva etapa, John consiguió convencer a la joven experta en delfines Margaret Howe para que conviviera 24 horas seguidas con un delfín llamado Peter con el fin de enseñarle a hablar un inglés rudimentario. Los dos cobayas se instalaron en un apartamento inundado con medio metro de agua marina, y tal y como estaba previsto, compartieron comidas, vivienda, e incluso, horas de sueño. Pero rápidamente Peter dejó de mostrar interés por las clases de Margaret, y empezó a interesarse por la mujer... humana, pero hembra al fin y al cabo, y lo único que buscaba -a veces violentamente- era copular con ella. Entonces, la abrumada doctora Howe decidió masturbar al delfín para que se concentrara en su lección, y finalmente, consiguieron avanzar en las clases y ver un leve progreso en la comunicación humano-delfín: Peter llegó a repetir las frases de Margaret utilizando el mismo número de sílabas y el tiempo en el que ella las pronunciaba, aunque en lugar de sílabas, el delfín emitía sonidos, algo muy parecido a lo que hacemos los humanos cuando intentamos aprender otro idioma, pero Lilly decidió ir más allá.


   El inventor de los tanques suministró LSD al delfín, pensando que así avanzarían en la comunicación. Fue la gota que colmó el vaso. La comunidad científica condenó aquellas prácticas deplorables, canceló todas las subvenciones acordadas, y la fama del “hombre de los delfines” -como se le conocía ya en la época- comenzó a caer en picado. Según Lilly, tuvo que cerrar su centro no sólo por la falta de fondos, sino también por la falta de resultados, además de no querer ser “el responsable de un campo de concentración para mis amigos, los delfines”. Si aquellos experimentos no sirvieron para avanzar en la comunicación entre especies, sí que impulsó en 1972 la adopción de la Ley de Protección de los Mamíferos Marinos, que contribuyó de manera decisiva en su recuperación en las aguas de Estados Unidos, y que hoy continúa siendo una de las leyes de conservación más importantes del país norteamericano.


   John C. Lilly murió en Los Ángeles el 30 de septiembre de 2001 de un ataque al corazón, con 86 años, de los cuales más de la mitad los pasó intentando superar los límites de la mente humana. El uso extremo que hizo de las drogas, sumado a su gran inteligencia y conocimientos de la mente, le auparon como un científico visionario y pionero en los campos de la neurociencia y la informática.


   En cuanto a su legado, en Madrid existen varios centros que ofrecen la posibilidad de relajarnos en sus tanques de flotación, para reducir el estrés, la tensión muscular, los ritmos cardíacos y respiratorios, la ansiedad, la fatiga, el Jet Lag, el dolor premenstrual, las migrañas, los dolores crónicos... además de mejorar la circulación sanguínea y linfática así como el metabolismo celular, la capacidad de aprendizaje y la concentración ya que, al dejar nuestra mente en relajación absoluta, se puede alcanzar el estado theta, un estado mental en el que se dice que surgen las soluciones e ideas más creativas. ¿List@ para experimentar intensas sensaciones de bienestar?


                                            (De María Glück, el 31 de mayo de 2016)


Referencias útiles:
¿DÓNDE “FLOTAR” EN MADRiD
(por orden alfabético)?


(1) City Yoga (también en Facebook y Twitter) (en la ilustración)
Calle de Los Artistas, 43
28020 Madrid
915 534 751
M Cuatro Caminos / Nuevos Ministerios
Horario: de Lunes a Domingo, de 10h a 22h.


(2) Flotexperience (también en Facebook y Twitter) (ver la ilustración)
Campo de la Estrella, 7
28050 Madrid
911 737 540
M Las Tablas
Horario: de Lunes a Sábado, de 10h a 22h.


(3) Sens & Float (también en Facebook) (ver la ilustración)
Calle Relatores, 7
28012 Madrid
647 207 073
M Tirso de Molina
Horario: de Lunes a Sábado, de 10h a 21h.


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

   Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación se vuelve absoluta. Volver a flotar como cuando lo hacíamos dentro del útero materno o como si levitásemos por el espacio, es la experiencia que ofrece los tanques de flotación, lo más “in” (nunca mejor dicho) en tratamiento antiestrés y muy en boga entre los amantes del yoga, deportistas, ejecutivos, e incluso, Homer Simpson, quien llegó a sumergirse en uno de ellos, acompañando a Lisa, la más new age de toda la familia.


   Por muy futurista que sea su aspecto, los tanques de flotación tienen más de 60 años de historia. Su origen data de 1954, cuando el controvertido, pero no menos fascinante neurocientífico John C. Lilly (retratado aquí) diseñó el primero con el fin de estudiar el fenómeno de la deprivación sensorial y sus efectos en el cerebro, y de paso, también exploraría las fronteras de la ciencia con la ayudita del LSD y la ketamina...


   John Cunningham Lilly nació en la ciudad de Saint Paul, capital de Minnesota, el 06 de enero de 1915. Al acabar el instituto, su padre, un exitoso y adinerado banquero, quiso que continuara su legado en el mundo de las finanzas, pero el joven Lilly quien ya había (de)mostrado su interés por la química desde la adolescencia, decidió encaminar su vida hacia otros derroteros, y en 1933 comenzó a estudiar Física sin saber que la lectura de Un Mundo Feliz, de Aldous Huxley le cambiaría la vida.


   En efecto, la novela (distópica) más famosa del escritor británico le animó a dejar la física para iniciar una prometedora carrera de Medicina con especialización en neurofísica. Sin embargo, después de moverse durante un tiempo entre los círculos científicos y gubernamentales, Lilly, en su “búsqueda hacia la realidad”, empezó a utilizarse a sí mismo como cobaya y a recurrir a sus propias experiencias como objeto de estudio, llegando incluso a arriesgar su propia vida para tratar de encontrar con exactitud aquello que la mente encierra. Si bien es verdad que su carrera fue brillante, y que sus múltiples estudios y experimentos contribuyeron en los campos de la biofísica, la neurología, la electrónica, e incluso, en el desarrollo de los ordenadores, John C. Lilly acabó generando desconfianza entre la comunidad científica por el extenso uso y apología que hizo de las drogas, al tiempo que se convertía en el gurú científico de toda una generación de hippies, que encontraron en él a una autoridad que afianzaba su modo de vida.


   Especialmente interesado en la fisiología y la psicología de los estados meditativos, Lilly, entonces médico en el Instituto Nacional de Salud Mental de Bethesda, comenzó a trabajar en los tanques de flotación para analizar en los efectos que la privación sensorial causaba. Después de varios intentos, en 1954 mandó construir contenedores con forma ovalada, que contenían una solución salina a 37º en la que los individuos se introducían con una máscara que anulaba toda su visión, y descubrió que las personas, que participaban en sus experimentos en aquellos tanques entonces llamados “de aislamiento”, no solo disfrutaban con la experiencia, sino que también alcanzaban unos estados de relajación sólo vistos en meditadores avanzados. Entonces, cuando Lilly empezó a tener migrañas, comenzó a utilizar sus tanques, y cuando las drogas psicodélicas resurgieron en los años 60, se animó a combinar el uso de LSD y ketamina con el tanque de flotación como terapia extrema de exploración del interior de su mente.


   Durante los 20 años siguientes, sus tanques de flotación fueron utilizados no solo por los aficionados y seguidores de Lilly para su relajación y viajes particulares, sino también por parte de organismos gubernamentales, algunos más secretos que otros, pero todos ansiosos de encontrar el modo de controlar la mente de sus enemigos. Pero habría que esperar mucho más tiempo para que sus aplicaciones terapéuticas y comerciales estuvieran a la orden del día, para que se estableciera un formato básico para los tanques con una disolución de agua y sales epsom, y para que se convirtieran en la última moda entre los spas más sofisticados del planeta.


   En 1970, Lilly abandonó el Instituto de Salud Mental de Betheseda para sumergirse en otro sorprendente experimento: estudiar la capacidad de comunicación entre los humanos y los delfines, una idea que, según el propio científico, surgió cuando estaba flotando: “Durante una sesión en una cámara de aislamiento, construida sobre una piscina donde nadaban delfines, participé en una conversación entre ellos, y me mareó toda la información que había”. Entonces, Lilly decidió encontrar la manera de comunicarse de forma fluida con los cetáceos para que le pudieran contar particularidades de su vida submarina.


   Para esa nueva etapa, John consiguió convencer a la joven experta en delfines Margaret Howe para que conviviera 24 horas seguidas con un delfín llamado Peter con el fin de enseñarle a hablar un inglés rudimentario. Los dos cobayas se instalaron en un apartamento inundado con medio metro de agua marina, y tal y como estaba previsto, compartieron comidas, vivienda, e incluso, horas de sueño. Pero rápidamente Peter dejó de mostrar interés por las clases de Margaret, y empezó a interesarse por la mujer... humana, pero hembra al fin y al cabo, y lo único que buscaba -a veces violentamente- era copular con ella. Entonces, la abrumada doctora Howe decidió masturbar al delfín para que se concentrara en su lección, y finalmente, consiguieron avanzar en las clases y ver un leve progreso en la comunicación humano-delfín: Peter llegó a repetir las frases de Margaret utilizando el mismo número de sílabas y el tiempo en el que ella las pronunciaba, aunque en lugar de sílabas, el delfín emitía sonidos, algo muy parecido a lo que hacemos los humanos cuando intentamos aprender otro idioma, pero Lilly decidió ir más allá.


   El inventor de los tanques suministró LSD al delfín, pensando que así avanzarían en la comunicación. Fue la gota que colmó el vaso. La comunidad científica condenó aquellas prácticas deplorables, canceló todas las subvenciones acordadas, y la fama del “hombre de los delfines” -como se le conocía ya en la época- comenzó a caer en picado. Según Lilly, tuvo que cerrar su centro no sólo por la falta de fondos, sino también por la falta de resultados, además de no querer ser “el responsable de un campo de concentración para mis amigos, los delfines”. Si aquellos experimentos no sirvieron para avanzar en la comunicación entre especies, sí que impulsó en 1972 la adopción de la Ley de Protección de los Mamíferos Marinos, que contribuyó de manera decisiva en su recuperación en las aguas de Estados Unidos, y que hoy continúa siendo una de las leyes de conservación más importantes del país norteamericano.


   John C. Lilly murió en Los Ángeles el 30 de septiembre de 2001 de un ataque al corazón, con 86 años, de los cuales más de la mitad los pasó intentando superar los límites de la mente humana. El uso extremo que hizo de las drogas, sumado a su gran inteligencia y conocimientos de la mente, le auparon como un científico visionario y pionero en los campos de la neurociencia y la informática.


   En cuanto a su legado, en Madrid existen varios centros que ofrecen la posibilidad de relajarnos en sus tanques de flotación, para reducir el estrés, la tensión muscular, los ritmos cardíacos y respiratorios, la ansiedad, la fatiga, el Jet Lag, el dolor premenstrual, las migrañas, los dolores crónicos... además de mejorar la circulación sanguínea y linfática así como el metabolismo celular, la capacidad de aprendizaje y la concentración ya que, al dejar nuestra mente en relajación absoluta, se puede alcanzar el estado theta, un estado mental en el que se dice que surgen las soluciones e ideas más creativas. ¿List@ para experimentar intensas sensaciones de bienestar?


                                            (De María Glück, el 31 de mayo de 2016)


Referencias útiles:
¿DÓNDE “FLOTAR” EN MADRiD
(por orden alfabético)?


(1) City Yoga (también en Facebook y Twitter) (en la ilustración)
Calle de Los Artistas, 43
28020 Madrid
915 534 751
M Cuatro Caminos / Nuevos Ministerios
Horario: de Lunes a Domingo, de 10h a 22h.


(2) Flotexperience (también en Facebook y Twitter) (ver la ilustración)
Campo de la Estrella, 7
28050 Madrid
911 737 540
M Las Tablas
Horario: de Lunes a Sábado, de 10h a 22h.


(3) Sens & Float (también en Facebook) (ver la ilustración)
Calle Relatores, 7
28012 Madrid
647 207 073
M Tirso de Molina
Horario: de Lunes a Sábado, de 10h a 21h.


[Volver a Mi Petit Callejero o Blogosfera]

Imagen

7 COSAS QUE NO SABES DE LOS MOCOS
(RUTA POR FARMACiAS DE LA ViLLA)

Mientras algunos niegan haberlos probado, la mayoría concuerda en que son el sabor de nuestra infancia. He aquí 7 cosas que no sabes...

[Leer más...]

Imagen

HAPPY I MADRiD HOTEL WEEK!

Con motivo de su 40º aniversario, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) ha lanzado la I edición de Madrid Hotel Week...

[Leer más...]

Imagen

PELAYO MUY A PECHO
THiNK PiNK!

Comprendido entre las calles de Fernando VI y Gravina, el colectivo Enjoy Pelayo Street, que reúne a numerosos comerciantes...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) HOMENAJE A...
FREDDiE MERCURY

Más de dos décadas después de su muerte, Freddie Mercury (1946-1991) continúa siendo uno de los iconos pop más populares...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ III DíA iNTERNACiONAL DEL YOGA
EN LA ViLLA!

Desde la más ancestral y profunda tradición de la India, generación tras generación, de maestro a discípulo, el yoga ha llegado a nuestros...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ III DíA iNTERNACiONAL DEL YOGA
EN LA ViLLA!

Desde la más ancestral y profunda tradición de la India, generación tras generación, de maestro a discípulo, el yoga ha llegado a nuestros...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA MUNDiAL (Y ViDA) SiN TABACO!

Como cada año desde 1988, hoy, Miércoles 31 de mayo de 2017, se celebra el Día Mundial Sin Tabaco para concienciar al mayor número...

[Leer más...]

Imagen

LA (ENiGMÁTiCA) PRiNCESA DE ÉBOLi
(EN EL MERCADO DE LAS RANAS)

Doña Ana de Mendoza de la Cerda nació en pleno dominio de Carlos I de España y V de Alemania, pero conquistó el poder durante...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA (Y RUTA) DEL (PARA)NiRVANA!

Hoy, Miércoles 08 de febrero de 2017, se celebra el Día del Nirvana en conmemoración de la mañana (¿o fue por la tarde?) en la que...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA (Y RUTA) DEL (PARA)NiRVANA!

Hoy, Miércoles 08 de febrero de 2017, se celebra el Día del Nirvana en conmemoración de la mañana (¿o fue por la tarde?) en la que...

[Leer más...]

Imagen

¡SABROSO MES DEL VEGANiSMO!

Desde 1994, noviembre es el Mes Mundial de Concientización Vegana, gracias a Louise Wallis, entonces presidente de la Sociedad Vegana...

[Leer más...]

Imagen

MOVEMBER: EL BiGOTE SOLiDARiO
¡MO-ViLíZATE!

De Dalí a Gandhi o Freddie Mercury, pasando por Tom Selleck, Teodoro Roosevelt, Charlie Chaplin, José Stalin, Mario Bros, los Tres...

[Leer más...]

Imagen

MOVEMBER: EL BiGOTE SOLiDARiO
¡MO-ViLíZATE!

De Dalí a Gandhi o Freddie Mercury, pasando por Tom Selleck, Teodoro Roosevelt, Charlie Chaplin, José Stalin, Mario Bros, los Tres...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT OTOÑO (nº11):
LA GRiPE

¿Te sientes cansad@? ¿Te duele todo el cuerpo? ¿Parece que tu cabeza va a estallar? Y ¿pongas donde te pongas el termómetro...

[Leer más...]

Imagen

MiNDFULNESS
(HABiTAR EL TiEMPO)

Pasó de ser una completa desconocida a imponerse con fuerza en los últimos años. Después de años de magníficos resultados en...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) RUTA DE LA TARiFA PLANA
EN LA ViLLA

¿Te imaginas ir cuando quieras a la peluquería o asistir a una clase de baile o pilates para relajarte? Pocos bolsillos pueden permitírselo...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA MUNDiAL DE LA BARBA!
(Y RUTA BARBUDA POR LA ViLLA)

Los hipsters no han inventado nada. La barba siempre ha estado de moda. Desde los faraones a Sócrates, desde los piratas a los persas...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA MUNDiAL DE LA BARBA!
(Y RUTA BARBUDA POR LA ViLLA)

Los hipsters no han inventado nada. La barba siempre ha estado de moda. Desde los faraones a Sócrates, desde los piratas a los persas...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ DíA UNiVERSAL DEL TOPLESS!

Hoy, Domingo 28 de agosto de 2016, se celebra en numerosas playas y plazas de los 5 continentes y por séptimo año consecutivo el Día...

[Leer más...]

Imagen

LA LAVANDA DE LA “A” A LA “Z”
LA PLANTA MÁS FESTiVALERA DEL VERANO

De tallos leñosos y flores aromáticas de color morado, la lavanda es una planta perenne, capaz de sobrevivir en terrenos con poca agua...

[Leer más...]

Imagen

MULAFEST 2016
LAS TENDENCiAS URBANAS DE LA “A” A LA “Z”

Por quinto año consecutivo, ¡vuelve el Festival de Tendencias Urbanas de Madrid! Dedicado desde sus inicios a la cultura Garaje, la danza...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ II DíA iNTERNACiONAL DEL YOGA!

Desde la más ancestral y profunda tradición de la India, generación tras generación, de maestro a discípulo, el yoga ha llegado a nuestros días...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ II DíA iNTERNACiONAL DEL YOGA!

Desde la más ancestral y profunda tradición de la India, generación tras generación, de maestro a discípulo, el yoga ha llegado a nuestros días...

[Leer más...]

Imagen

¡FELiZ II DíA iNTERNACiONAL DEL YOGA!

Desde la más ancestral y profunda tradición de la India, generación tras generación, de maestro a discípulo, el yoga ha llegado a nuestros días...

[Leer más...]

Imagen

VII DECORACCiÓN
(HiSTORiA Y RUTA)

Han pasado 8 años desde que, un día lluvioso de 2009, delante de un café humeante, el interiorista Javier Muñoz y la periodista Marta Riopérez...

[Leer más...]

Imagen

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN
(EN MADRiD)

Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación...

[Leer más...]

Imagen

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN DE JOHN C. LiLLY
(EN MADRiD)

Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación...

[Leer más...]

Imagen

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN
(EN MADRiD)

Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación...

[Leer más...]

Imagen

EL ARTE DE LA FLOTACiÓN
(EN MADRiD)

Cuando no hay que preocuparse ni por lo que vemos, ni por lo que escuchamos, ni por nuestro propio peso anclados a la tierra, la relajación...

[Leer más...]

Imagen

¡SABiO DíA DEL (PARA)NiRVANA!

Hoy, Lunes 08 de febrero de 2016, coincidiendo de casualidad lunisolar con el inicio del Nuevo Año Chino, se celebra el Día del Nirvana en...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail