Nuevas Ideas
Comer Beber

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
LA MODA CHULAPA

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
LA MODA CHULAPA

Imagen
Imagen

   Vestirse de chulapo es una tradición, que resiste a duras penas en el Madrid contemporáneo gracias a algunas asociaciones culturales madrileñas, que luchan para que no se pierda esta parte de la cultura popular; pero lo cierto es que solo pervive entre algunas personas mayores, que aún se visten para acudir a la verbena de la Paloma, las fiestas de San Antonio de la Florida, y sobre todo, las de San Isidro, así como entre los niños de algunos colegios de la capital, una vez al año. Muy reconocibles, los trajes de chulapos no han cambiado apenas con el tiempo ni las modas (a diferencias de los de flamenca, por ejemplo). Crónica sentimental de unos castizos ropajes elegantes pero populares, que tan bien representan la chulería de los madrileños, y que comparten con los goyescos el título de traje tradicional de Madrid.


   A finales del siglo XIX y primera década del siglo XX, los barrios de Madrid estaban poblados por gentes de la clase trabajadora, que adoptaban, de forma consciente, maneras de comportarse y hablar que les diferenciaba de los vecinos de otros puntos de la capital. Si nos cuesta entenderlo, no hay más que pensar en las tribus urbanas actuales. Para los manolos, los chulapos, los chisperos y los isidros, tenía que quedar claro que un joven de Lavapiés no era de Malasaña y viceversa, pero eso sí, todos compartían el mismo orgullo de pertenecer al pueblo llano, elevando su condición a la categoría de casta popular, para diferenciarse claramente de las clases sociales (clero, nobleza y alta burguesía). Y así fue, según la Asociación Madrid Eterno, como “en esta época especial, se forjó la identidad del madrileño actual, que aún perdura”.


   Pero los chulapos, vecinos del barrio de Maravillas (hoy Malasaña), se distinguían del resto “por cierta afectación y guapeza en el traje y en el modo de conducirse”, según la definición de la Real Academia Española. Su pose chulesca (fama que arrastran los madrileños en otras partes de España hasta hoy), suponía no solo una pose consciente un poco estirada sino también una determinada forma de vestir.


   Ellos debían llevar pantalones oscuros y ajustados (llamados alaros), una camisa blanca (o babosa), una chaquetilla corta o un chaleco estrecho con estampado de pata de gallo, un pañuelo blanco al cuello, un clavel en la solapa, una gorra con visera (o parpusa) a juego con el chaleco, y unos botines (calcos).


   Ellas se ponían una blusa blanca, ajustada a la cintura y con mangas de farol, y una falda de lunares hasta los pies, o bien un vestido de lunares hasta los pies, ajustado al cuerpo hasta la altura de la rodilla, donde se abre vuelo o volantes, un pañuelo de seda blanca en la cabeza atado a la barbilla, un delantal para proteger la falda, y un mantón de Manila sobre los hombros. El toque final del atuendo de chulapa lo ponían los claveles en la cabeza (frescos y no de plástico como ahora, por supuesto), donde el pelo se recogía en un moño, y todo se tapaba con el pañuelo.


   Pocos saben que la flor, según su número o color, tenían su propio lenguaje. Si la mujer llevaba 2 claveles rojos y 1 blanco, significaba que era viuda. Si llevaba 2 rojos, era casada. Si eran 2 blancos, estaba soltera, pero si llevaba 1 rojo y 1 blanco, es que tenía novio o estaba prometida. Por último, las jovencitas se ponían 2 claveles rosas. En resumen, a golpe de flor y color, los hombres ya sabían si podían invitarlas a una clara con limón o a unas rosquillas en la verbena de San Isidro.


   El chulapo por excelencia tenía que se chulo, un poco golfo, muy alegre, y tenía que notarse hasta en el habla, usando dichos que han perdurado (“Eres más chulo que un ocho”, “Eres más chulo andando que Neptuno meando”, o “Tienes más gazuza que un maestro de escuela”), y un acento castizo muy claro (que hoy aparece de vez en cuando en conversaciones con algunas personas mayores de la ciudad). Ellos solían ser carpinteros, zapateros, taberneros, alfareros… y ellas, planchadoras, modistas, cigarreras, floristas…


   Esos trajes tan castizos, que serían popularizados a golpe de Zarzuela y chotis por Chueca, Chapí o Bretón, comparten la representatividad de la indumentaria madrileña con los trajes de las majas y majos (conocidos como goyescos por los cuadros del pintor) tan de moda a partir de la segunda mitad del XVIII hasta mediados del XIX.


   ¡Felices fiestas chulapas de San Isidro!


Referencias útiles:
Para celebrar SAN iSiDRO en la Villa, consulta su web municipal.


[Volver a Mi Petit Armario, Callejero o Blogosfera]

   Vestirse de chulapo es una tradición, que resiste a duras penas en el Madrid contemporáneo gracias a algunas asociaciones culturales madrileñas, que luchan para que no se pierda esta parte de la cultura popular; pero lo cierto es que solo pervive entre algunas personas mayores, que aún se visten para acudir a la verbena de la Paloma, las fiestas de San Antonio de la Florida, y sobre todo, las de San Isidro, así como entre los niños de algunos colegios de la capital, una vez al año. Muy reconocibles, los trajes de chulapos no han cambiado apenas con el tiempo ni las modas (a diferencias de los de flamenca, por ejemplo). Crónica sentimental de unos castizos ropajes elegantes pero populares, que tan bien representan la chulería de los madrileños, y que comparten con los goyescos el título de traje tradicional de Madrid.


   A finales del siglo XIX y primera década del siglo XX, los barrios de Madrid estaban poblados por gentes de la clase trabajadora, que adoptaban, de forma consciente, maneras de comportarse y hablar que les diferenciaba de los vecinos de otros puntos de la capital. Si nos cuesta entenderlo, no hay más que pensar en las tribus urbanas actuales. Para los manolos, los chulapos, los chisperos y los isidros, tenía que quedar claro que un joven de Lavapiés no era de Malasaña y viceversa, pero eso sí, todos compartían el mismo orgullo de pertenecer al pueblo llano, elevando su condición a la categoría de casta popular, para diferenciarse claramente de las clases sociales (clero, nobleza y alta burguesía). Y así fue, según la Asociación Madrid Eterno, como “en esta época especial, se forjó la identidad del madrileño actual, que aún perdura”.


   Pero los chulapos, vecinos del barrio de Maravillas (hoy Malasaña), se distinguían del resto “por cierta afectación y guapeza en el traje y en el modo de conducirse”, según la definición de la Real Academia Española. Su pose chulesca (fama que arrastran los madrileños en otras partes de España hasta hoy), suponía no solo una pose consciente un poco estirada sino también una determinada forma de vestir.


   Ellos debían llevar pantalones oscuros y ajustados (llamados alaros), una camisa blanca (o babosa), una chaquetilla corta o un chaleco estrecho con estampado de pata de gallo, un pañuelo blanco al cuello, un clavel en la solapa, una gorra con visera (o parpusa) a juego con el chaleco, y unos botines (calcos).


   Ellas se ponían una blusa blanca, ajustada a la cintura y con mangas de farol, y una falda de lunares hasta los pies, o bien un vestido de lunares hasta los pies, ajustado al cuerpo hasta la altura de la rodilla, donde se abre vuelo o volantes, un pañuelo de seda blanca en la cabeza atado a la barbilla, un delantal para proteger la falda, y un mantón de Manila sobre los hombros. El toque final del atuendo de chulapa lo ponían los claveles en la cabeza (frescos y no de plástico como ahora, por supuesto), donde el pelo se recogía en un moño, y todo se tapaba con el pañuelo.


   Pocos saben que la flor, según su número o color, tenían su propio lenguaje. Si la mujer llevaba 2 claveles rojos y 1 blanco, significaba que era viuda. Si llevaba 2 rojos, era casada. Si eran 2 blancos, estaba soltera, pero si llevaba 1 rojo y 1 blanco, es que tenía novio o estaba prometida. Por último, las jovencitas se ponían 2 claveles rosas. En resumen, a golpe de flor y color, los hombres ya sabían si podían invitarlas a una clara con limón o a unas rosquillas en la verbena de San Isidro.


   El chulapo por excelencia tenía que se chulo, un poco golfo, muy alegre, y tenía que notarse hasta en el habla, usando dichos que han perdurado (“Eres más chulo que un ocho”, “Eres más chulo andando que Neptuno meando”, o “Tienes más gazuza que un maestro de escuela”), y un acento castizo muy claro (que hoy aparece de vez en cuando en conversaciones con algunas personas mayores de la ciudad). Ellos solían ser carpinteros, zapateros, taberneros, alfareros… y ellas, planchadoras, modistas, cigarreras, floristas…


   Esos trajes tan castizos, que serían popularizados a golpe de Zarzuela y chotis por Chueca, Chapí o Bretón, comparten la representatividad de la indumentaria madrileña con los trajes de las majas y majos (conocidos como goyescos por los cuadros del pintor) tan de moda a partir de la segunda mitad del XVIII hasta mediados del XIX.


   ¡Felices fiestas chulapas de San Isidro!


Referencias útiles:
Para celebrar SAN iSiDRO en la Villa, consulta su web municipal.


[Volver a Mi Petit Armario, Callejero o Blogosfera]

Imagen

GALiCiA
SABERES & SABORES

Llega a la Villa la tienda pop-up Galicia. Saberes y sabores, dedicada a la gastronomía, la artesanía y la cultura gallega y donde los visitantes...

[Leer más...]

Imagen

LOLA LO BORDA
COSER Y CONTAR

En plena corriente de bordado reivindicativo en Estados Unidos, este acto, por contradictorio que pueda parecer, ha pasado de femenino... 

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino…

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino…

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino… 

[Leer más...]

Imagen

PELAYO MUY A PECHO
THiNK PiNK!

Comprendido entre las calles de Fernando VI y Gravina, el colectivo Enjoy Pelayo Street, que reúne a numerosos comerciantes...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) HOMENAJE A...
MANUEL PERTEGAZ

Las generaciones más jóvenes oyeron su nombre por primera vez en 2004 cuando la Casa Real le encargó el vestido de novia de doña...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) HOMENAJE A...
MANUEL PERTEGAZ

Las generaciones más jóvenes oyeron su nombre por primera vez en 2004 cuando la Casa Real le encargó el vestido de novia de doña... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº62):
LAS CHANCLAS

Con el calor del verano, nuestros pies piden a gritos salir de su encierro y todos, sin excepción, sacamos del armario unos zapatos que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº62):
LAS CHANCLAS

Con el calor del verano, nuestros pies piden a gritos salir de su encierro y todos, sin excepción, sacamos del armario unos zapatos que...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº62):
LAS CHANCLAS

Con el calor del verano, nuestros pies piden a gritos salir de su encierro y todos, sin excepción, sacamos del armario unos zapatos que... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº45):
LA ALPARGATA

De las tierras de labranza a las pasarelas, esta cenicienta de los pies genuinamente mediterránea conquistó el mundo gracias a sus...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº45):
LA ALPARGATA

De las tierras de labranza a las pasarelas, esta cenicienta de los pies genuinamente mediterránea conquistó el mundo gracias a sus...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº45):
LA ALPARGATA

De las tierras de labranza a las pasarelas, esta cenicienta de los pies genuinamente mediterránea conquistó el mundo gracias a sus...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº45):
LA ALPARGATA

De las tierras de labranza a las pasarelas, esta cenicienta de los pies genuinamente mediterránea conquistó el mundo gracias a sus...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº45):
LA ALPARGATA

De las tierras de labranza a las pasarelas, esta cenicienta de los pies genuinamente mediterránea conquistó el mundo gracias a sus... 

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº44):
LAS GAFAS DE SOL

Además de su indiscutible función protectora frente a los rayos solares, las gafas de sol son el accesorio trendy indispensable tanto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº44):
LAS GAFAS DE SOL

Además de su indiscutible función protectora frente a los rayos solares, las gafas de sol son el accesorio trendy indispensable tanto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº44):
LAS GAFAS DE SOL

Además de su indiscutible función protectora frente a los rayos solares, las gafas de sol son el accesorio trendy indispensable tanto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº44):
LAS GAFAS DE SOL

Además de su indiscutible función protectora frente a los rayos solares, las gafas de sol son el accesorio trendy indispensable tanto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO (nº44):
LAS GAFAS DE SOL

Además de su indiscutible función protectora frente a los rayos solares, las gafas de sol son el accesorio trendy indispensable tanto...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT VERANO LLUViOSO (nº31):
EL PARAGUAS

Desde el origen de los tiempos, el hombre se ha protegido del sol y la lluvia. Y si no podía ponerse a cubierto, echaba mano de utensilios...

[Leer más...]

Imagen

SONiA DELAUNAY
ARTE, DiSEÑO Y MODA

Pionera de algunas de las vanguardias más importantes del siglo XX, Sonia Delaunay (1885-1979) se codeó con destacados artistas...

[Leer más...]

Imagen

LOS TACONES, COSA DE HOMBRES...
(HiSTORiA, ANÉCDOTAS Y CARRERA)

Hoy en día, símbolo por excelencia de la feminidad y arma de seducción fetichista (¡ummm!) por antonomasia, los tacones...

[Leer más...]

Imagen

YOLANDA DOMíNGUEZ
EL ARTE QUE PROVOCA

Jamás enfoca el objetivo de su cámara sin la intención de alterar nuestras conciencias, actitud que calca cuando enseña en sus talleres...

[Leer más...]

Imagen

YOLANDA DOMíNGUEZ
EL ARTE QUE PROVOCA

Jamás enfoca el objetivo de su cámara sin la intención de alterar nuestras conciencias, actitud que calca cuando enseña en sus talleres... 

[Leer más...]

Imagen

THE CLOSET CLUB
TU BiBLiOTECA DE ROPA

Hace un año y medio el madrileño Xácome Froufe, un emprendedor nato especializado en empresas de tecnología, convirtió su necesidad...

[Leer más...]

Imagen

THE CLOSET CLUB
TU BiBLiOTECA DE ROPA

Hace un año y medio el madrileño Xácome Froufe, un emprendedor nato especializado en empresas de tecnología, convirtió su necesidad...

[Leer más...]

Imagen

THE CLOSET CLUB
TU BiBLiOTECA DE ROPA

Hace un año y medio el madrileño Xácome Froufe, un emprendedor nato especializado en empresas de tecnología, convirtió su necesidad... 

[Leer más...]

Imagen

ZAPATELAS
COSiENDO EL PARO

Su nombre no deja mucho hueco a la imaginación, pero su significado reivindica la importancia de esas pisadas pequeñas que...

[Leer más...]

siguiente
1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 |
 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail