Nuevas Ideas
Comer Beber

1914-2014: EL SOSTÉN CUMPLE 100 AÑOS

1914-2014: EL SOSTÉN CUMPLE 100 AÑOS

Imagen
Imagen

   Paradojas del destino, no fue la moda sino la I Guerra Mundial la que potenció la venta desatada y el uso generalizado de este nuevo invento que prometía libertad para la mujer. En 1914, acuciadas por la necesidad de metales con los que construir munición y barcos, las autoridades de EE.UU. hicieron un llamamiento a la población femenina para que entregase sus corsés... La respuesta no se hizo esperar. Cerca de 28.000 toneladas de metal pasaron de los armarios de las amas de casa estadounidenses a los hornos de fundición de la gran máquina de guerra norteamericana, propiciando así el uso de una nueva prenda como sustituto: el sujetador, que lleva 100 años cumpliendo con su deber.


   Echando la vista atrás, podemos ver que el busto de la mujer ha requerido de prendas específicas desde muy antiguo. Las mujeres griegas y romanas, envolvían sus pechos en una especie de faja regulable (para reducir o enaltecer el tamaño) según las modas del momento y como seña de civismo que las diferenciaba de las mujeres bárbaras del norte de Europa que no llevaban sujeción ni cobertura ninguna.


   Recientemente, se han descubierto pruebas arqueológicas que indican que, en la Edad Media, las mujeres ya llevaban ropa interior como la que hoy conocemos. En un castillo del Tirol del Este (Austria), un grupo de investigadores de la Universidad de Innsbruck encontró 4 sostenes de lino cuyo patrón es, sin duda alguna, el hermano mayor de los sujetadores modernos.


   En pleno Renacimiento (siglo XVI), la noble italiana Catalina de Medicis, convertida en reina consorte de Francia al casarse con el Rey Enrique II, decidió prohibir la entrada a la Corte a todas aquellas mujeres cuya cintura excediera de una determinada medida, provocando así el nacimiento de uno de los inventos estéticos más represores de la mujer: el corsé (el que ya hemos dicho que sirvió, siglos después, para levantar los almacenes de guerra y no la silueta femenina). Durante siglos, las mujeres fueron esclavas de la dictadura de la asfixia, el dolor y el malestar físico en pos de la belleza. ¿Quién no se acuerda de la escena de “Lo que el viento se llevó” en la que Escarlata O’Hara se agarra al dosel de su cama exhalando quejidos y suspirando el nombre de su amado Ashley mientras Mammy, entregada a la causa, le indica que aguante la respiración antes de apretarle el corsé? Al final de esa escena, Escarlata augura cómo terminará su tarde por culpa del invento: “sin poder evitar el flato”. ¡Y ese era solo un mal menor!


   Llegamos, por suerte, a los primeros años del siglo XX, cuando un hombre, el diseñador parisino Pierre Poiret, empezó a investigar para encontrar una manera menos aparatosa de envolver el pecho de las mujeres; algo que no se marcase tanto en las prendas y que pudiese quedar bien debajo de sus famosos vestidos de corte imperio. Lo logra en 1904 al desarrollar un ligero armazón a base de tela y alambres que da mayor libertad de movimiento a las mujeres. Muchos dicen que marcó el nacimiento del sujetador moderno, pero el mérito para la historia no lo tiene Monsieur Poiret, sino la norteamericana Mary Phelps Jacob quien, 10 años más tarde, patentó la idea con algunos retoques.


   El 3 de noviembre de 1914, la neoyorkina de familia bien dio con el feliz invento cuando, por necesidades de su ajetreada vida social, la joven de 19 años tuvo que acudir a una fiesta llevando un traje que no permitía usar corsé. Buscó un remedio y, siguiendo la lógica del Sr. Poiret y con la ayuda de su doncella, confeccionó un sujetador a base de unir dos pañuelos con un lazo. Su sencilla idea -que más que sujetar, cubriría lo suficiente- arrasó entre sus conocidas. Tanto, que la joven lo patentó e hizo sus pinitos como empresaria vendiéndolos en una sola tienda. Sin embargo, no tuvo el éxito que esperaba y terminó por vender los derechos de la prenda por 1.500 dólares a la Warner Brothers Corset Company.


   Fue otra mujer, Ida Rosenthal, emigrante judía de origen ruso, quien transformó la talla única en la que se comercializaba el sujetador, en las diferentes medidas de copas que existen hoy en día, midiendo el pecho y la espalda de centenares de mujeres. Aprovechó la ocasión para crear su propia marca de ropa interior, la mundialmente conocida Maidenform.


   Finalmente, durante los años 70, muchas de las feministas que lucharon por la liberación de la mujer rechazaron el uso del sujetador que percibían como el símbolo de la opresión ejercida por la sociedad sobre el cuerpo de la mujer. Todo empezó en septiembre de 1968 cuando un grupo de feministas neoyorkinas salieron a la calle con la firme intención de quemar sus sujetadores en signo de protesta contra la retrógrada elección de Miss América. Aunque, al final, solo los tiraron a la basura al no haber obtenido a tiempo la autorización de prender fuego a la diabólica prenda en la vía pública, las feministas hippies se quedaron con la copla y, durante la década prodigiosa de los 70, se manifestaron reiteradas veces delante de las tiendas de lencería fina.


   Hoy en día, mientras las marcas de sujetadores de cuarta generación se devanan los sesos para encontrar la manera de cuadrar sus cuentas y nuestras tetas, se multiplican los estudios científicos que ponen en duda la utilidad del sujetador. Parece ser que el dichoso sostén impide que el aparato suspensorio, natural al cuerpo, funcione correctamente e incomoda la respiración de la mayoría de las mujeres (estudiadas). Entonces, ¡liberémonos de  nuestras cadenas de encaje y que la gravitación nos acompañe!... o no.


                                                             (De Noemí Z., el 17 de marzo de 2014)


PD: ¿Sabías que… la talla de la copa del sujetador se determina calculando la diferencia que existe entre la medida del contorno del busto justo debajo del pecho y la del contorno del busto alrededor del pecho? Concretamente, significa que la copa A corresponde a una diferencia de 12/13 cm; la B de 15; la C de 17; la D de 19; la E de 21; y la F de 23. En cuanto a la talla (80, 85, 90, 95, 100 y 105), corresponde en centímetros al contorno del busto debajo del pecho. Queda dicho... y ¡comprobado!


[Volver a Mi Petit Armario o Blogosfera]

   Paradojas del destino, no fue la moda sino la I Guerra Mundial la que potenció la venta desatada y el uso generalizado de este nuevo invento que prometía libertad para la mujer. En 1914, acuciadas por la necesidad de metales con los que construir munición y barcos, las autoridades de EE.UU. hicieron un llamamiento a la población femenina para que entregase sus corsés... La respuesta no se hizo esperar. Cerca de 28.000 toneladas de metal pasaron de los armarios de las amas de casa estadounidenses a los hornos de fundición de la gran máquina de guerra norteamericana, propiciando así el uso de una nueva prenda como sustituto: el sujetador, que lleva 100 años cumpliendo con su deber.


   Echando la vista atrás, podemos ver que el busto de la mujer ha requerido de prendas específicas desde muy antiguo. Las mujeres griegas y romanas, envolvían sus pechos en una especie de faja regulable (para reducir o enaltecer el tamaño) según las modas del momento y como seña de civismo que las diferenciaba de las mujeres bárbaras del norte de Europa que no llevaban sujeción ni cobertura ninguna.


   Recientemente, se han descubierto pruebas arqueológicas que indican que, en la Edad Media, las mujeres ya llevaban ropa interior como la que hoy conocemos. En un castillo del Tirol del Este (Austria), un grupo de investigadores de la Universidad de Innsbruck encontró 4 sostenes de lino cuyo patrón es, sin duda alguna, el hermano mayor de los sujetadores modernos.


   En pleno Renacimiento (siglo XVI), la noble italiana Catalina de Medicis, convertida en reina consorte de Francia al casarse con el Rey Enrique II, decidió prohibir la entrada a la Corte a todas aquellas mujeres cuya cintura excediera de una determinada medida, provocando así el nacimiento de uno de los inventos estéticos más represores de la mujer: el corsé (el que ya hemos dicho que sirvió, siglos después, para levantar los almacenes de guerra y no la silueta femenina). Durante siglos, las mujeres fueron esclavas de la dictadura de la asfixia, el dolor y el malestar físico en pos de la belleza. ¿Quién no se acuerda de la escena de “Lo que el viento se llevó” en la que Escarlata O’Hara se agarra al dosel de su cama exhalando quejidos y suspirando el nombre de su amado Ashley mientras Mammy, entregada a la causa, le indica que aguante la respiración antes de apretarle el corsé? Al final de esa escena, Escarlata augura cómo terminará su tarde por culpa del invento: “sin poder evitar el flato”. ¡Y ese era solo un mal menor!


   Llegamos, por suerte, a los primeros años del siglo XX, cuando un hombre, el diseñador parisino Pierre Poiret, empezó a investigar para encontrar una manera menos aparatosa de envolver el pecho de las mujeres; algo que no se marcase tanto en las prendas y que pudiese quedar bien debajo de sus famosos vestidos de corte imperio. Lo logra en 1904 al desarrollar un ligero armazón a base de tela y alambres que da mayor libertad de movimiento a las mujeres. Muchos dicen que marcó el nacimiento del sujetador moderno, pero el mérito para la historia no lo tiene Monsieur Poiret, sino la norteamericana Mary Phelps Jacob quien, 10 años más tarde, patentó la idea con algunos retoques.


   El 3 de noviembre de 1914, la neoyorkina de familia bien dio con el feliz invento cuando, por necesidades de su ajetreada vida social, la joven de 19 años tuvo que acudir a una fiesta llevando un traje que no permitía usar corsé. Buscó un remedio y, siguiendo la lógica del Sr. Poiret y con la ayuda de su doncella, confeccionó un sujetador a base de unir dos pañuelos con un lazo. Su sencilla idea -que más que sujetar, cubriría lo suficiente- arrasó entre sus conocidas. Tanto, que la joven lo patentó e hizo sus pinitos como empresaria vendiéndolos en una sola tienda. Sin embargo, no tuvo el éxito que esperaba y terminó por vender los derechos de la prenda por 1.500 dólares a la Warner Brothers Corset Company.


   Fue otra mujer, Ida Rosenthal, emigrante judía de origen ruso, quien transformó la talla única en la que se comercializaba el sujetador, en las diferentes medidas de copas que existen hoy en día, midiendo el pecho y la espalda de centenares de mujeres. Aprovechó la ocasión para crear su propia marca de ropa interior, la mundialmente conocida Maidenform.


   Finalmente, durante los años 70, muchas de las feministas que lucharon por la liberación de la mujer rechazaron el uso del sujetador que percibían como el símbolo de la opresión ejercida por la sociedad sobre el cuerpo de la mujer. Todo empezó en septiembre de 1968 cuando un grupo de feministas neoyorkinas salieron a la calle con la firme intención de quemar sus sujetadores en signo de protesta contra la retrógrada elección de Miss América. Aunque, al final, solo los tiraron a la basura al no haber obtenido a tiempo la autorización de prender fuego a la diabólica prenda en la vía pública, las feministas hippies se quedaron con la copla y, durante la década prodigiosa de los 70, se manifestaron reiteradas veces delante de las tiendas de lencería fina.


   Hoy en día, mientras las marcas de sujetadores de cuarta generación se devanan los sesos para encontrar la manera de cuadrar sus cuentas y nuestras tetas, se multiplican los estudios científicos que ponen en duda la utilidad del sujetador. Parece ser que el dichoso sostén impide que el aparato suspensorio, natural al cuerpo, funcione correctamente e incomoda la respiración de la mayoría de las mujeres (estudiadas). Entonces, ¡liberémonos de  nuestras cadenas de encaje y que la gravitación nos acompañe!... o no.


                                                             (De Noemí Z., el 17 de marzo de 2014)


PD: ¿Sabías que… la talla de la copa del sujetador se determina calculando la diferencia que existe entre la medida del contorno del busto justo debajo del pecho y la del contorno del busto alrededor del pecho? Concretamente, significa que la copa A corresponde a una diferencia de 12/13 cm; la B de 15; la C de 17; la D de 19; la E de 21; y la F de 23. En cuanto a la talla (80, 85, 90, 95, 100 y 105), corresponde en centímetros al contorno del busto debajo del pecho. Queda dicho... y ¡comprobado!


[Volver a Mi Petit Armario o Blogosfera]

Imagen

(Mi PETiT) ADELiTA DEL MES:
CARMEN RiCO GODOY

Desde octubre de 2016, la historiadora de arte de formación y agitadora cultural y social de profesión o por obligación (en estos tiempos...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) ADELiTA DEL MES:
CARMEN RiCO GODOY

Desde octubre de 2016, la historiadora de arte de formación y agitadora cultural y social de profesión o por obligación (en estos tiempos...

[Leer más...]

Imagen

ERNESTO ARTiLLO
Y LA MUJER QUE LLEVA FUERA

De la piel para afuera todos podemos ser mujeres. “El machismo no se discute, se interviene”, asegura el diseñador Ernesto Artillo...

[Leer más...]

Imagen

ERNESTO ARTiLLO
Y LA MUJER QUE LLEVA FUERA

De la piel para afuera todos podemos ser mujeres. “El machismo no se discute, se interviene”, asegura el diseñador Ernesto Artillo...

[Leer más...]

Imagen

ERNESTO ARTiLLO
Y LA MUJER QUE LLEVA FUERA

De la piel para afuera todos podemos ser mujeres. “El machismo no se discute, se interviene”, asegura el diseñador Ernesto Artillo... 

[Leer más...]

Imagen

V FASHiON REVOLUTiON DAY (& WEEK)
O LA (R)EVOLUCiÓN DE LA MODA

Se conoce como el efecto mariposa. Cada gesto diario, cada paso, palabra, sonrisa o ritual, cada elección que hacemos -desde la ducha...

[Leer más...]

Imagen

V FASHiON REVOLUTiON DAY (& WEEK)
O LA (R)EVOLUCiÓN DE LA MODA

Se conoce como el efecto mariposa. Cada gesto diario, cada paso, palabra, sonrisa o ritual, cada elección que hacemos -desde la ducha...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
VOGUE

Para muchos, es la revista de tendencias más influyente del mundo. Para otros tantos, la Biblia de la moda. Su sencilla cabecera almacena...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
VOGUE

Para muchos, es la revista de tendencias más influyente del mundo. Para otros tantos, la Biblia de la moda. Su sencilla cabecera almacena...

[Leer más...]

Imagen

CRÓNiCA SENTiMENTAL:
VOGUE

Para muchos, es la revista de tendencias más influyente del mundo. Para otros tantos, la Biblia de la moda. Su sencilla cabecera almacena... 

[Leer más...]

Imagen

(LADY) ViViENNE WESTWOOD
(CiNE POR MUJERES)

A punto de cumplir 77 años, Vivienne Westwood continúa manteniendo intactas sus irreverencias, excentricidades y sus ganas de escandalizar...

[Leer más...]

Imagen

(LADY) ViViENNE WESTWOOD
(CiNE POR MUJERES)

A punto de cumplir 77 años, Vivienne Westwood continúa manteniendo intactas sus irreverencias, excentricidades y sus ganas de escandalizar...

[Leer más...]

Imagen

(LADY) ViViENNE WESTWOOD
(CiNE POR MUJERES)

A punto de cumplir 77 años, Vivienne Westwood continúa manteniendo intactas sus irreverencias, excentricidades y sus ganas de escandalizar...

[Leer más...]

Imagen

(Mi GRAN) HOMENAJE A…
HUBERT DE GiVENCHY

Si bien es verdad que la Alta Costura es un reducto cada vez más pequeño, no quita que se inscribe en la memoria histórica colectiva...

[Leer más...]

Imagen

(Mi GRAN) HOMENAJE A…
HUBERT DE GiVENCHY

Si bien es verdad que la Alta Costura es un reducto cada vez más pequeño, no quita que se inscribe en la memoria histórica colectiva... 

[Leer más...]

Imagen

8M Y EL DíA (A DíA) DE LA MUJER
HACiA LA HUELGA FEMiNiSTA

“El feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente” (Simone de Beauvoir)...

[Leer más...]

Imagen

MANOLO BLAHNiK
THE ART OF SHOES

Nacido en Canarias en 1942, de padre checo y madre española, Manolo Blahnik comenzó a hacer zapatos con hojas de árboles para ponérselos...

[Leer más...]

Imagen

MANOLO BLAHNiK
THE ART OF SHOES

Nacido en Canarias en 1942, de padre checo y madre española, Manolo Blahnik comenzó a hacer zapatos con hojas de árboles para ponérselos...

[Leer más...]

Imagen

MANOLO BLAHNiK
THE ART OF SHOES

Nacido en Canarias en 1942, de padre checo y madre española, Manolo Blahnik comenzó a hacer zapatos con hojas de árboles para ponérselos... 

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) DOMiNGUERA:
DiANA ALLER

Orgullosa como ella sola y, a veces, muy chula (como otros muchos pero que nunca lo reconocerán), Diana acabó estudiando Filosofía...

[Leer más...]

Imagen

2017

En el armario (muy personal) de Mi Petit Madrid, encontrarás todas las tiendas y las firmas de moda y de complementos...

[Leer más...]

Imagen

Mi PETiT iNViERNO (nº1):
¡BUENOS DíAS (CORTOS)!

El Instituto Geográfico Nacional, nuestro colaborador involuntario, nos explica mejor que nadie que el invierno este año llegará oficialmente...

[Leer más...]

Imagen

(Mi PETiT) ADELiTA DEL MES:
CONCHA MÉNDEZ

La Revolución mexicana, que se inició el 20 de noviembre de 1910, contra el régimen del presidente casi vitalicio, Porfirio Díaz, se transformó...

[Leer más...]

Imagen

TU PETiT MERCAD(iLL)O DE NAViDAD (I)
(Del 15 al 17 de diciembre de 2017)

Este fin de semana, Madrid se llenará de Mercad(ill)os de Navidad para ayudarte a encontrar el regalo perfecto... 

[Leer más...]

Imagen

GALiCiA
SABERES & SABORES

Llega a la Villa la tienda pop-up Galicia. Saberes y sabores, dedicada a la gastronomía, la artesanía y la cultura gallega y donde los visitantes...

[Leer más...]

Imagen

LOLA LO BORDA
COSER Y CONTAR

En plena corriente de bordado reivindicativo en Estados Unidos, este acto, por contradictorio que pueda parecer, ha pasado de femenino... 

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino…

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino…

[Leer más...]

Imagen

ALiEXPRESS
Y EL 11 DEL 11

Alibaba, el mejor enemigo de Amazon, llega a la Villa con una tienda pop up para promocionar el Día del soltero... chino… 

[Leer más...]

Imagen

PELAYO MUY A PECHO
THiNK PiNK!

Comprendido entre las calles de Fernando VI y Gravina, el colectivo Enjoy Pelayo Street, que reúne a numerosos comerciantes...

[Leer más...]

 Colaborador
 Patrocinador
 Patrocinador 2
 Anunciante Grande
Anunciante peq

Descarga la app Mi Petit Madrid en tu iPhone y en tu iPad
Suscríbete a mipetitMadrid y recibe las últimas noticias
Enviar a un amigo
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail
Mi Petit Mail