No existe página Sin ra��ces propias, el legendario mu��rdago -con sus verdes hojas perennes y sus blancas bayas venenosas a la vez que curativas- lleva desde la noche de los tiempos (sobre)viviendo adherido o, mejor dicho, ���mordiendo��� -.